Laicos.org

La alimentación: arma secreta para evitar problemas cardiovasculares.


Padecer problemas cardiovasculares es algo más que un problema.
Quién los padece lo sabe: obstrucción vascular provocada por el temible colesterol, que incluso puede provocar grandes dolores en el pecho (la angina de pecho), cálculos biliares...Un tormento. Pero, recuerde, que la alimentación es la principal fuente de salud de que puede servirse si quiere evitarlos. Por eso, le ofrecemos un repaso a los mejores alimentos de que se puede hacer servir para mejorar su calidad de vida.

1) Aumentar el consumo de fibra.
El consumo de fibra vegetal sirve para prevenir el riesgo de padecer una enfermedad coronaria, especialmente el  cereal (considerado como la mejor protección a padecer una cardiopatía isquemia y arteriosclerosis).
Entre los alimentos recomendados destacan: el salvado sin procesar, los albaricoques secos y sin huesos, las almendras, las ciruelas, el pan integral, los guisantes y otros como el maíz dulce, las espinacas hervidas y el apio.
Y en cuanto a los alimentos desaconsejados, evite los exentos de fibra, como helados, chocolate, tocino, salchichas.

2) Comer menos grasas saturadas.
Lo recomendable es seguir una dieta pobre en grasa, concretamente la llamada “dieta depresora del colesterol”. Evite: grasas saturadas como la que contienen los siguientes alimentos: mantequilla, manteca, carne de cerdo, cordero, res, la leche entera o condensada, frutos secos o en almíbar, hamburguesas, pastelería, helados, pasteles, vísceras (riñones, lengua, sesos, corazón), quesos cremosos o secos huevos hervidos (si están permitidos en tortilla, duros, o pasados por agua) atún, pescado en aceite.

3) Reducir el consumo de sal.
La  sal puede suponer un riesgo para la gente con problemas cardiovasculares, ya que parece estar relacionada con el aumento de la presión sanguínea (hipertensión). Y para evitar la hipertensión, ignora alimentos como: leche condensada o en polvo, quesos salados o blandos, carnes ahumadas o curadas, mortadela, salami, salchichas, jamón, el pescado ahumado o en conserva o aceite, las sopas de sobre, el pan refinado (es mejor que el pan integral), la pastelería,  las verduras, y zumos envasados, las aceitunas y los frutos secos salados, los mariscos, la margarina, la mantequilla..y por supuesto.., está prohibido el exceso de sal. En todo caso, pueden utilizarse condimentos tales como el comino, la mostaza, las hiervas aromáticas o el limón.

Tomado de Diario La Prensa, San Pedro Sula, Honduras.  Suplemento Pura Vida del Jueves 1 de marzo del 2001.

Vea también: 
 

Última actualización 18 de marzo  2,001

02/05/2010