¿Cuándo están listos los niños para el bautismo?

 

Todo énfasis suplido a menos que se indique lo contrario.

 Hace 12 años – por la gracia de Di-s – abracé la fe cristiana adventista. Fui criado en un hogar donde mi madre era Bautista. Se me enseñó cuando niño que el bautismo lo podía tomar hasta que tuviese edad suficiente para comprender los principios fundamentales del cristianismo y el arrepentimiento junto al cambio de vida se hiciesen notorios.

 Pasaron los años y llegué a la iglesia Adventista. Un día me quedé sorprendido al ver un niño muy pequeño entrando a la pila bautismal. Pensé que era un pequeño error. Pero con el tiempo para dolor de mi corazón  miré que esa práctica es  continua.

 Como nuestro culto a Di-s debe de ser racional (Romanos 12:1), me he propuesto hacer un estudio al respecto (no exhaustivo, por supuesto). La pregunta es: ¿Es bíblico bautizar a un niño o infante? ¿Hay evidencia en la Biblia, los escritos del Espíritu  de Profecía (E d P)  y otras fuentes?

 Para nuestros lectores no adventistas nos referimos como escritos del Espíritu de Profecía a los escritos inspirados de la Hna. Elena G. de White (Ellen G. White).

 Todo lo que nosotros creemos y practicamos debe estar respaldado por un sólido escrito está de la Biblia.

Así que buscamos  en la Biblia los textos que hablan sobre bautismo, por la brevedad del espacio solo damos las citas:
(Mat 3:7)
, (Mat 20:22) , (Mat 20:23) , (Mat 21:25) , (Mar 1:4)  , (Mar 10:38)  , (Mar 10:39)  , (Mar 11:30)  , (Luc 3:3)  , (Luc 7:29)  (Luc 12:50) , (Luc 20:4)  , (Hechos 1:22)  , (Hechos 10:37),  (Hechos 13:24) , (Hechos 18:25) , (Hechos 19:3)  , (Hechos 19:4)  (Rom 6:4) , (Efe 4:5)  , (Col 2:12) , (1Pe 3:21).

 En ninguna de ellas encontré el bautismo de infantes. Así que me dirigí al Comentario Adventista a ver que encontrábamos:

 “En esos mismos tiempos se estaba efectuando un cambio mucho más significativo en la práctica y el significado del bautismo.  Tertuliano sostenía a comienzos del  siglo III que no había necesidad de bautizar a los párvulos, porque el bautismo no era necesario para su salvación.  Prefería un bautismo "cuando han llegado a conocer a Cristo" (De baptismo 18).  El hecho de que se opusiera al bautismo de los párvulos, señala que se practicaba en ese tiempo.  Orígenes (m. c. 254), contemporáneo más joven de Tertuliano, declaró que el bautizar a los niños era una "tradición de los apóstoles" (Comentario sobre Romanos, v. 9).  Y Cipriano instaba, casi al mismo tiempo, que el bautismo no debía ser negado a un párvulo "que se acerca con más facilidad, por esta misma razón, a la recepción del perdón de pecados; que a él le son perdonados, no sus propios pecados, sino los pecados de otro" (Epístola 58, A Fidus).  Este concepto de que el bautismo lava el pecado original heredado de Adán se convirtió, especialmente en el Occidente, en la razón dominante para administrar el rito a los niños.  El bautismo llegó a ser considerado como un rito salvador.  Se creía que el pecador estaba condenado si no recibía el bautismo.  De este modo el bautismo se transformó de un sencillo rito simbólico, con un profundo significado interno espiritual, en un sacramento.”

Comentario Bíblico Adventista del Séptimo Día (CBASD) T6  Artículos generales. La Iglesia Cristiana Primitiva, IX de los ritos a los sacramentos.”

 ¿Creemos los adventistas en el pecado original? O sea que los niños deben de ser bautizados para quitarles el pecado original, de lo contrario si mueren – aun siendo inocentes- se perderán eternamente.

 “El bautismo llegó a ser un rito que salva a los niños, quienes, según se creía, habían heredado la culpa de sus padres.  Para administrar este rito con propiedades salvadores se necesitaba otra vez un sacerdote.  La comprensión errada de la expiación y de los ritos que la representaban, hicieron posible el establecimiento de un sacerdocio humano que de una manera blasfema ocupó el lugar, en la creencia de la gente, del sacerdocio de Jesucristo en el santuario celestial.”

CBASD T6  Artículos generales. La Iglesia Cristiana Primitiva, XIV El impacto de la tradición  sobre la iglesia., Pág. 68”

 

 Comentando Hechos 16:15:

(Hechos 16:15)  Y cuando fué bautizada, y su familia, nos rogó, diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad: y constriñónos.

 “Quizá en el mismo río junto al cual "solía hacerse la oración".  Ver com.  Mat. 3: 6; Hech. 8: 38.  No es necesario saber que el bautismo tuvo lugar ese mismo sábado.  La frase verbal "estaba oyendo" (vers. 14) bien puede sugerir una acción repetida.  Lidia fue instruida, y transcurrido algún tiempo desde la primera reunión entre las mujeres y los apóstoles, fue bautizada.  El que hayan sido bautizados miembros de "su familia" ("los de su casa", BJ) no indica que los apóstoles hubieran bautizado a niños pequeños.  Además de sus Hijos, Lidia sin duda tenía en su "casa" esclavos y empleados (cf. com. cap. 10: 2; 16: 32-33).  Posiblemente ellos también eran prosélitos (ver com. cap. 10: 2).  Para estas personas el judaísmo había sido como un "ayo" que los había llevado a Cristo (Gál. 3: 24).  Es posible que entre las mujeres del vers. 13 se hubieran encontrado Evodia y Síntique y otras mujeres de Filipos, a quienes Pablo consideró más tarde como colaboradoras en la proclamación del Evangelio (Fil. 4: 2-3).  Este grupo de mujeres constituyó la primera iglesia cristiana fundada por Pablo en Europa.  Por causa de su amable hospitalidad y su firme permanencia en la fe, esa congregación ganó un lugar especial en el afecto de Pablo.” Comentario Bíblico Adventista del Séptimo Día,  T6 Comentario sobre Hechos: 16:15. Pág. 328.

 Ahora voy a citar un libro denominacional autorizado:

Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día. El Bautismo, Pág. 216.

 “¿Deberían ser bautizados los niños y los recién nacidos?”

 “El bautismo incorpora a lo nuevos creyentes a la iglesia, dentro del contexto del “nuevo nacimiento”. Su conversión los ha hecho dignos de recibir el bautismo y llegar a ser miembros de la iglesia.  La incorporación tiene lugar en el momento del “nuevo nacimiento” y no en el nacimiento del infante. Es por esto  que los creyentes eran bautizados, “hombres y mujeres” (Hechos 8:12,13, 29-38; 9:17; 18:1; I Corintios 1:14). “En ninguna parte del Nuevo Testamento –admitió Kart Barth-, se permite o se manda que se bautice a los infantes” 25. G.R. Beasly- Murray confesó: “Me hallo incapaz de reconocer en el bautismo de los infantes el bautismo de la iglesia del Nuevo Testamento.”26.

 Por cuanto los infantes y los niños pequeños no pueden experimentar la conversión, no se los puede bautizar. ¿Significa esto que se verán excluidos de la comunidad del nuevo pacto? ¡Por cierto que no! Jesús no los excluyó de su reino de gracia. “Dejad los niños venid a mi, y no se los impidáis – mandó el Señor; porque de los tales es el reino de los cielos” (Mat. 9:14,15). Los padres creyentes cumplen un papel vital al conducir a sus niños a una relación con Cristo que eventualmente los lleve al bautismo.

            La respuesta positiva de Jesús a las madres que llevaban  sus hijitos a Él para que los bendijera, ha llevado a la práctica de la dedicación de los niños.

Para este servicio, los padres llevan sus hijos a la iglesia para que sean presentados o dedicados a Dios.

 ¿A que edad debiera una persona estar lista para el bautismo? Los individuos pueden ser bautizados (1) si tienen edad suficiente para comprender el significado del bautismo, (2) si se han entregado a Cristo y están convertidos, (3) si comprenden los principios fundamentales del cristianismo, y (4)  si entienden el significado de ser miembros de la iglesia.

Una persona hace peligrar su salvación únicamente si al llegar a la edad de la responsabilidad personal rechaza la influencia del Espíritu Santo. ”

Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día. El Bautismo, Pág. 216.

 Por último, pero no de menos consultamos el CD del los escritos de la Hna. White:

No permitáis nunca que vuestros hijos supongan que no son hijos de Dios hasta que tengan suficiente edad para ser bautizados.  El bautismo no transforma en cristianos a los niños, ni los convierte.  Es tan sólo un signo externo que muestra que comprenden que debieran ser hijos de Dios reconociendo que  creen en Jesucristo como su Salvador y que por lo tanto vivirán para Cristo (Manuscrito 5, 1896).” Énfasis suplido.

Los padres cuyos hijos deben ser bautizados tienen una obra que hacer, tanto en lo que se refiere a examinarse a sí mismos como en cuanto a dar instrucciones fieles a sus hijos.  El bautismo es un rito muy sagrado e importante, y su significado debe comprenderse cabalmente.  Significa arrepentirse del pecado e iniciar una nueva vida en Cristo Jesús.  No debe haber indebido apresuramiento para recibir este rito.  Calculen el costo tanto los padres como los hijos.  Al consentir en que sus hijos sean bautizados, los padres se comprometen solemnemente a ser fieles mayordomos para con estos hijos, a guiarlos en la edificación de su carácter.  Se comprometen a cuidar con interés especial estos corderos del rebaño, a fin de que no deshonren la fe que profesan. . . .

Cuando llega el período más feliz de su vida, y en su corazón aman a Jesús y desean ser bautizados, obrad fielmente con ellos.  Antes que reciban el rito, preguntadles si es su primer propósito en la vida trabajar para Dios.  Entonces explicadles cómo principiar.  Las primeras lecciones significan mucho.  Con sencillez, enseñadles a prestar su primer servicio a Dios.  Presentadles esta obra de la manera que haga más fácil su comprensión.  Explicadles lo que significa darse al Señor, haced exactamente lo que su Palabra indica, bajo el consejo de padres cristianos."
 (Joyas de los Testimonios, tomo 2, págs. 391, 392). Énfasis suplido.

 El deber de los padres después del bautismo. 

"Después de trabajar fielmente, si estáis convencidos de que vuestros hijos comprenden el significado de la conversión y el bautismo, y de que son verdaderamente convertidos, sean bautizados.  Pero, repito, ante todo preparaos a vosotros mismos a fin de actuar como fieles pastores para guiar sus pies inexpertos  por la senda estrecha de la obediencia.  Dios debe obrar en los padres para que ellos puedan dar a sus hijos un buen ejemplo de amor, cortesía y humildad cristiana, y así de una entrega completa del yo a Cristo.  Si consentís en el bautismo de vuestros hijos y luego los dejáis hacer como quieren, no sintiendo el deber especial de mantener sus pies en la senda recta, vosotros mismos sois responsables si pierden la fe, el valor y el interés en la verdad" (Id., pág. 392). Énfasis suplido.

"Dios os insta a enseñarles para que se preparen y sean miembros de la familia real, hijos del Rey celestial.  Cooperad con Dios trabajando diligentemente para su salvación.  Si yerran, no los regañéis.  Nunca los vilipendiéis haciéndoles notar que son bautizados y sin embargo cometen errores.  Recordad que tienen mucho que aprender acerca de los deberes de un hijo de Dios" (Manuscrito 80, 1901).

 “Las enseñanzas de Lutero hallaron muy propicio terreno en los Países Bajos, y levantáronse hombres fieles y sinceros a predicar el Evangelio. De una de las provincias de Holanda vino Menno Simonis. Educado católico romano, y ordenado para el sacerdocio, desconocía por completo la Biblia, y no quería leerla por temor de ser inducido en herejía. Cuando le asaltó una duda con respecto a la doctrina de la transubstanciación, la consideró como una tentación de Satanás, y por medio de oraciones y confesiones trató, pero en vano, de librarse dé ella. Participando en escenas de disipación, procuró acallar la voz acusadora de su conciencia, pero inútilmente. Después de algún tiempo, fue inducido a estudiar el Nuevo Testamento, y esto unido a los escritos de Lutero, le hizo abrazar la fe reformada. Poco después, presenció en un pueblo vecino la decapitación de un hombre por el delito de haber sido bautizado de nuevo. Esto le indujo a estudiar las Escrituras para investigar el asunto del bautismo de los niños. No pudo encontrar evidencia alguna en favor de él, pero comprobó que en todos los pasajes relativos al bautismo, la condición impuesta para recibirlo era que se manifestase arrepentimiento y fe.”

El Gran Conflicto, Pág. 280

 BAUTISMO EN IGLESIAS PROTESTANTES

 "La mayoría de las iglesias protestantes adoptaron puntos de vista y prácticas tradicionales con respecto al bautismo, aunque con frecuencia, haciendo hincapié en su carácter de alianza más que en su relación con el pecado. Baptistas y anabaptistas, sin embargo, insisten en el bautismo en la edad adulta, apoyándose en la doctrina de que sólo los adultos pueden ser culpables de actos pecaminosos, de arrepentimiento, y la comprensión de la doctrina de la salvación, punto de vista también adoptado por las iglesias pentecostales y los grupos neopentecostales.” Enciclopedia Encarta 2004.

 La gran pregunta queda es : ¿Es bíblico bautizar infantes? La respuesta es un gran no.

¿Se perderá eternamente un bebé o un niño pequeño por no ser bautizado? Tenemos otro no por respuesta.

Si fuese un si la respuesta tendríamos que creer en la doctrina del pecado original,  en la cual no creemos.

Esperamos en el Señor que un día las cosas en cuanto respecta al bautismo vuelva a ser  lo que una vez fue.

 Espero que este artículo sea iluminador para muchos y no sea tomado como crítica, ataque o algo semejante. Solo queremos saber el porqué de las cosas.

 Si Usted tiene un artículo a favor o en contra de este artículo, por favor envíemelo para su publicación, previa lectura.

 Bendiciones para todos.

 Laicos.org