Laicos.org
CADA DÍA CON DIOS

Enero



Otras Matutinas ¡CRISTO TRIUNFANTE!  ¡MARANATA: EL SEÑOR VIENE!

1 DE ENERO PROMESA DE PAZ

Tu guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.  Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos. Isa. 26: 3, 4.

Le deseo un feliz año nuevo.  Dejemos de lado para siempre toda desconfianza con respecto a Jesús.  Comencemos una vida de confianza sencilla, semejante a la de un niño, que no se base en los sentimientos sino en la fe.
No deshonre al Señor dudando de sus preciosas promesas.  Quiere que creamos en él con fe resuelta.  Hay quienes dicen: "¡Creo, creo!" y desean recibir todas las promesas que se otorgan sobre la base de la obediencia.  Mientras reclaman el cumplimiento de todas las promesas de Dios, no hacen las obras de Cristo.  No se honra a Dios con esa fe, pues es falsa.  Hay quienes tratan de guardar todos los mandamientos de Dios, pero muchos de ellos no están a la altura de sus privilegios, y no le piden nada al Señor. Las promesas de Dios son para los que guardan sus mandamientos y hacen las cosas que le agradan. . .
Tengo que librar cada día la buena batalla de la fe.  Tengo que ejercer al máximo el poder de la fe y no confiar en los sentimientos, y obrar como si el Señor ya me hubiera escuchado, contestado y bendecido.  La fe no es un revuelo de los sentimientos.  Es simplemente aceptar las palabras de Dios y creer, porque él dijo que lo hará. . .
Espero que no se desanime por ningún motivo. . .
Dios quiere que sea libre, que crea, que tenga confianza y que deje de dudar. Quiera Dios ayudarla. . . Un nuevo año se abre ante nosotros.  Sea éste un año feliz. . . Refúgiese en los brazos de Jesús y no se esfuerce por desprenderse de ellos.  Crea en Dios, alábelo y siga adelante. Ya así hemos llegado a casa.
El Señor viene.  Levante la vista y regocíjese, porque su redención está cerca.  Veo en Jesús a un Redentor compasivo y amante, que puede salvar hasta lo sumo a los que acuden a él.  Deposite todo el peso de su ser en las promesas de Dios.  Crea; tiene el privilegio de creer (Carta 31, del 1º de enero de 1887, dirigida a Martha Bourdeau, esposa de uno de los primeros pastores enviados a Europa). 10


2 DE ENERO UNÁNIMES

El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. 1 Juan 2: 6.

Muchos están en el territorio encantado del enemigo.  Cosas superfluas como fiestas fatuas, cantos, bromas y chistes ocupan sus mentes, de modo que sirven a Dios con corazón dividido.  Cuando hacen estas cosas un ser invisible se encuentra entre ustedes.  Satanás está presente con regocijo infernal.  No se presta atención a esta declaración de Cristo: "Ninguno puede servir a dos señores"  (Mat. 6: 24).
Después de la ascensión de Cristo, el Espíritu Santo no descendió inmediatamente.  Pasaron diez días antes que el Espíritu Santo fuera derramado. Los discípulos dedicaron ese tiempo a prepararse con mucho fervor a fin de recibir tan precioso don. Los ricos tesoros del cielo fueron derramados sobre ellos después de escudriñar diligentemente sus corazones y sacrificar todo ídolo.  Estaban ante Dios para humillar sus almas, fortalecer su fe y confesar sus pecados.  Sus corazones latían al unísono.  "Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban unánimes juntos.  Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados" (Hech. 2: 1, 2).  La iglesia necesita una experiencia similar aquí mismo, en el gran corazón de la obra.* ¿Estamos examinando nuestros corazones y preparándonos para recibir la gracia celestial?  El Señor está esperando para poder derramarla.
Dios se revelará a su pueblo, pero todos debemos estar empeñados en la obra de buscarlo. . . La tarea que se debe llevar a cabo en este tiempo es de lo más importante.  Esta es una cuestión de vida o muerte. . .
¿Se le permitirá al enemigo, precisamente en este tiempo solemne, que cree tal ambiente de diversión y placer, que absorba las mentes y las llene de cosas vanas y pensamientos frívolos que no tienen nada que ver con Dios, ni con la eternidad ni con el cielo? (Diario, 1890, del 2 de enero de 1890, Manuscrito 38). 11



3 DE ENERO EL CIELO ESTA MUY CERCA

Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.  Mat. 18: 20.

Trabajen, velen y oren por las almas como quienes tienen que dar cuenta.  Este año prueben el remedio que el Señor prescribe para contrarrestar el mal.  Haga cada cual lo que el Señor le pide, mirando a Jesús, que es el dueño de toda alma. . .
Congréguense pequeños grupos en la tarde o en la mañana temprano para estudiar la Biblia.  Celebren una reunión de oración para que el Espíritu Santo los pueda fortalecer, iluminar y santificar. . .
Si lo hacen serán grandemente bendecidos por Aquel que dedicó totalmente su vida al servicio, y que nos redimió por medio de ella.  Deben recibir el poder del Espíritu Santo; en caso contrario, no podrán vencer. ¡Qué testimonio deberían dar de la cordial relación que mantienen con sus compañeros de labor en esos preciosos momentos cuando buscan la bendición de Dios! Cada cual cuente con palabras sencillas lo que le ha ocurrido...
La obra de cada creyente debe ser agresiva.  Es una lucha diaria. Cristo nos dice. . .: "Vosotros sois mis testigos" (Isa. 43: 10).  Piensen en esto, hablen acerca de ello, háganlo.  El cielo está muy cerca.  Abran la puerta que conduce al cielo y cierren la que lleva a la tierra. . . ¿Escucharán ustedes la voz de Jesús y le abrirán la puerta del corazón? ¿Amarán al que dio su vida por ustedes?
Reúnanse pequeños grupos para estudiar las Escrituras.  No perderán nada y ganarán mucho.  Los ángeles del cielo asistirán a sus reuniones y al alimentarse con el pan de vida recibirán fortaleza espiritual.  Se estarán alimentando, por así decirlo, con las hojas del árbol de la vida.  Sólo así mantendrán su integridad.  La lealtad a Jesucristo les asegurará la más preciosa recompensa.  Procure cada alma la vida eterna, aceptando a Cristo en palabra y en espíritu.  Ha empeñado su palabra de que nos reconocerá alegre, cordial y gozosamente ante su Padre que está en los cielos: ¿No vale acaso la pena luchar por esto?  Vean qué pueden hacer personalmente para ser fieles a los principios, para mantenerse incontaminados en todo aspecto de la vida, y entonces contemplarán su gloria (Carta 2, del 3 de enero de 1900, dirigida a la Hna. y el Hno.  Sisley). 12



4 DE ENERO CULTIVEMOS EL SUELO

Porque como la tierra produce su renuevo, y como el huerto hace brotar su semilla, así Jehová el Señor hará brotar justicia y alabanza delante de todas las naciones.  Isa. 61: 11.

Los oráculos vivientes de Dios, un "Escrito está", son las hojas del árbol de la vida, del cual el ser humano ha de alimentarse para obtener la vida espiritual.  Cuando comemos las palabras del Señor Jesucristo, nos dan vida eterna.  "Las palabras que yo os he hablado -dijo él-, son espíritu y son vida" (Juan 6: 63).  La corriente vital y restauradora de Cristo cura las heridas causadas por el pecado.
 "¡Oh, qué amigo nos es Cristo!

  El sintió nuestra aflicción

  y nos manda que llevemos

  todo a Dios en oración".
No importa qué conducta sigan los demás, nosotros, individualmente, tenemos que obrar nuestra propia salvación con temor y temblor. ¿Por qué?  Porque es Dios quien obra en nosotros tanto el querer como el hacer según su buena voluntad.  Sí, para glorificar su propio nombre, obra en los corazones y las mentes de los seres humanos, a quienes considera valiosos, si le permiten actuar.
Cuando el hombre cayó, Dios comenzó a desbaratar los planes de Satanás.  Dios obra en los seres humanos.  "Vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios" (1 Cor. 3: 9).  En el principio el Señor ordenó a Adán que cultivara la tierra.  Esta tarea resultó mucho más difícil debido a la transgresión de la ley de Dios.  Al pecar, el hombre obró contra su propio bien presente y eterno.  La tierra fue maldita porque debido a la desobediencia humana Satanás tuvo la oportunidad de sembrar en el corazón la semilla del mal.  La tierra, que al principio producía sólo lo bueno, comenzó a producir cizaña, y su desarrollo produjo una lucha continua.
El cultivo de la tierra es una escuela en la cual el hombre puede aprender lecciones espirituales.  Al cultivarla ve, como en un espejo, la obra de Dios en el alma humana.  El cultivo divino produce perfección.  Si al relacionarnos con Dios la obra progresa, el instrumento humano, por medio de Cristo, logrará cada día victorias y honores en medio de la lucha.  Vencerá debido a la gracia, y se pondrá en terreno ventajoso (Carta 5, del 4 de enero de 1900, dirigida al Hno.  Colcord). 13



5 DE ENERO  DIOS ME VE

Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas  las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.   Heb. 4: 13

El triunfo de la verdad es posible solamente cuando los obreros llevan consigo conscientemente la permanente presencia de Dios.  Deben comprender que cada palabra, cada transacción, tanto en la vida del hogar como en la comunidad, se registra fielmente.  Cristo debe dirigir cada plan que se trace y cada esfuerzo que se haga.  En cada concilio los miembros debieran hablar y actuar como si el telón estuviera levantado, y se vieran a sí mismos deliberando en la presencia del universo celestial.  Porque en realidad las cosas son así: Todo el cielo está observando a los obreros.  Al trazar planes para una campaña agresiva, no permitan que el yo sobresalga; debe estar oculto, bien oculto en Cristo. . .
Todo lo que pueda ser sacudido, lo será y lo que no lo pueda ser, permanecerá.
El Señor pide la totalidad de nuestro afecto.  Si los hombres no se entregan totalmente, fallarán en el día de la prueba.  Cuando el enemigo despliegue sus fuerzas contra ellos, y la batalla arrecie, en el momento preciso cuando se necesiten toda la fuerza y la capacidad intelectual, y toda sabiduría y estrategia para rechazar al enemigo, los medio convertidos volverán sus armas contra sus propios compañeros de milicia y debilitarán las manos qué debieran ser fuertes para el combate.  Dios está probando a todos los que tienen el conocimiento de la verdad a fin de ver si se puede confiar en ellos para librar las batallas del Señor cuando los ataquen acerbamente los principados, potestades y gobernadores de las tinieblas de este siglo, y las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Nos esperan tiempos peligrosos, y nuestra única seguridad consiste en poseer cada día el poder regenerador de Dios y someternos completamente a él para hacer su voluntad y caminar en la luz de su rostro. (1 Ped.  2: 9.)
Ahora, cuando estamos llegando justamente a los límites de la tierra prometida, nadie debe volver a cometer el pecado de los espías infieles. . . Exageraron todas las dificultades y las convirtieron en obstáculos insuperables. . .
De ese modo transmitieron su incredulidad a toda la congregación (Manuscrito 6, del 5 de enero de 1892, "Obremos de acuerdo con Cristo"). 14


6 DE ENERO EL CONFLICTO HA TERMINADO

Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.  Mat. 5: 18.

Cuando Cristo inició su campaña, Satanás le salió al encuentro y le disputó cada centímetro de terreno, ejerciendo al máximo su poder para vencerlo.  Muchas cosas estaban implicadas en ese conflicto.  Intereses vitales estaban en juego.  Los interrogantes que había que responder eran: "¿Es imperfecta la ley de Dios y es necesario enmendarla o abrogarla? O, en cambio, ¿es inmutable? ¿Es estable el gobierno de Dios, o necesita algunas rectificaciones?" No sólo en presencia de los que vivían en la ciudad de Dios había que responder a esas preguntas, sino ante los habitantes de todo el universo celestial. . .
Desde el pesebre hasta la cruz Satanás persiguió al Hijo de Dios.  Las tentaciones se acumularon sobre él como una tempestad.  Pero cuanto más fiero era el conflicto más se familiarizaba con las tentaciones que asedian a los hombres, y más preparado estaba para socorrer a los tentados.
La dureza de la prueba por la cual tuvo que pasar Cristo guardaba proporción con el objeto que había que ganar o perder mediante su éxito o su fracaso.  No estaba en juego sólo el interés de un mundo.  Este planeta era el campo de batalla, pero todos los mundos que Dios ha creado se verían afectados por el resultado del conflicto... Satanás trató de causar la impresión de que estaba trabajando por la libertad del universo.  Incluso cuando Cristo estaba en la cruz, el enemigo decidió imprimir a sus argumentos tal alteración, tanto engaño, un carácter tan insidioso, que todos se convencieran de que la ley de Dios es tiránica. El mismo trazó todo plan, ideó todo mal, encendió toda mente para causar aflicción a Cristo.  El mismo instigó las falsas acusaciones que se lanzaron contra Aquel que sólo había obrado el bien.  El mismo inspiró los crueles actos que añadieron sufrimientos al puro, santo e inocente Hijo de Dios.
Mediante su conducta Satanás forjó una cadena con la cual él mismo será encadenado.  El universo celestial será testigo de cuán justo es Dios al castigarlo.  El cielo mismo vio lo que hubiera llegado a ser, si Satanás hubiera estado en él. . .
No sólo en las mentes de unas pocas criaturas finitas que habitan este mundo, sino en las de todos los habitantes del universo celestial, ha quedado establecida la inmutabilidad de la ley de Dios. . . A una voz alaban a Dios por su justicia, misericordia, abnegación y equidad (Manuscrito 1, del 6 de enero de 1902 "La justicia de Dios"). 15


7 DE ENERO APRECIEMOS LAS PROMESAS
No sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres.  Efe. 6: 6, 7.

Esforcémonos constantemente al realizar la obra de nuestra vida para responder a la oración de Cristo de que permanezcamos unidos los unos con los otros y con él.  Procuremos siempre hacernos la pregunta a nosotros mismos antes de formularla: "¿Le agradará esto a mi Señor? ¿Está en armonía con la voluntad de Dios?" La conciencia de que estamos incorporando la vida de Cristo a la experiencia diaria, le dará una sagrada dignidad a los deberes cotidianos.  Todo lo que hagamos con lealtad, honrará al Maestro.  De este modo mostraremos al mundo lo que los cristianos pueden hacer en favor de los pecaminosos seres humanos, al ayudarles a aumentar constantemente la eficiencia en el servicio en sus vidas y preparándolos para una vida más plena en el mundo venidero (Manuscrito 1, del 7 de enero de 1903, "Un llamamiento").
Alabo al Señor. Esta mañana dormí hasta las cuatro.  Pero no me desperté como otras veces.  Fue una bendición para mí, de la cual estoy agradecida.  He llevado una carga muy grande al considerar la condición espiritual del pueblo de Dios, que se encuentra muy por debajo de sus privilegios.  Permanecí despierta rogándole a mi Salvador celestial que venga en nuestra ayuda y suscite heraldos que traigan un mensaje adecuado.  "Tu palabra es verdad" (Juan 17: 17).  Anhelo fortaleza y poder físico para que de la abundancia del corazón impulsado por el Espíritu Santo pueda hablar la boca.
A menudo en las visiones de la noche hablo a grandes grupos y con vehementes llamamientos insto constantemente a la gente que está delante de mí:  "Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.  Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.  Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.  Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria"  (Col. 3: 1-4).
¡Qué rica promesa se nos presenta!  Demostremos entonces que la apreciamos y trabajemos con miras a estar llenos de fervor y a sentirnos agradecidos por esa seguridad.  Nos beneficiará, y beneficiará a todos aquellos con quienes nos asociamos, si en nuestras labores públicas se ve que estamos buscando las cosas de arriba (Diario, Manuscrito 173, del 7 de enero de 1905). 16


8 DE ENERO HUMILDAD CRISTIANA
Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros.  Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.  Sant. 4: 8.

El Señor tiene mucha paciencia con los hombres, y cuando manifiestan la determinación de seguir su propio juicio, les permite que lo hagan.  Se me mostró la debilidad y la ignorancia del hombre caído, aun en su mejor condición.  A medida que el hombre profundiza su estudio, para conocer mejor la voluntad y los caminos del Señor, percibe con más claridad su propia ignorancia, con lo que pone de manifiesto que está progresando.
Cuanto más cerca vive el cristiano de Dios, más luz divina penetra en su mente. Tiene más conciencia de su propia pequeñez, discierne sus defectos de carácter y ve sus obligaciones tal como Dios se las presenta.  Cuanto más cerca esté de Jesús, más clara y nítida será la impresión de sus propios defectos, que antes ni siquiera percibía, y entonces verá la necesidad de humillarse a sí mismo bajo la poderosa mano de Dios.  Si se eleva, no será porque él mismo se está elevando, sino porque el Señor lo exalta.  Con sus ojos fijos en la pureza y la perfección de Cristo Jesús, al reconocer y obedecer a Dios en todos sus caminos, no estará ciego a sus propias faltas e imperfecciones.  Aunque su conducta a los ojos de los hombres sea sin tacha e irreprochable, Dios lee las intenciones y los propósitos del corazón.
La humildad cristiana es un don maravilloso, un antídoto eficaz contra la apostasía de Satanás, que está lleno de ambición impía y de todo engaño que puede idear.  La gracia de la humildad otorgada por medio de Cristo Jesús, inducirá al hombre imperfecto a descubrir sus imperfecciones, y a prepararlo para participar de la herencia de los santos, donde Dios es todo y está en todo. . .
¿No ha reprobado el Señor su conducta?. . . Se le han confiado dones que pueden mejorar muchísimo y resultar eficaces bajo la disciplina de Dios.  Entonces su justicia irá delante de usted, y la gloria del Señor será su retaguardia.  "Separados de mí -dice Cristo-,  nada podéis hacer"  (Juan 15: 5). Si rechaza su consejo, entonces estará en peligro (Carta 21, del 8 de enero de 1892). 17


9 DE ENERO LA HERMOSA TÚNICA

Despierta, despierta, vístete de poder, oh Sion; vístete tu ropa hermosa, oh Jerusalén, ciudad santa. Isa. 52: 1 .

Durante la noche pasé por una experiencia similar a la que había tenido en Salamanca, Nueva York, dos años atrás.  Cuando desperté después de dormir un poco, me pareció que estaba rodeada de luz y que la habitación estaba llena de ángeles celestiales.  El Espíritu de Dios descendió sobre mí, y mi corazón rebozaba. ¡Oh, cuánto amor ardía en mi corazón! Exclamé en alta voz: "Señor Jesús, te amo; tú sabes que te amo.  Mi Padre celestial, te alabo con todo mi corazón. ' De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna' (Juan 3: 16).  'Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto' (Prov. 4: 18).  Jesús, mi Redentor, representante del Padre, en ti confío".
Mi paz era como un río.  Me pareció que estaba muy junto a Dios, en dulce comunión con él tanto durante mis horas de vigilia como de sueño. Qué grandes y santos privilegios me parecía poseer en el amor de Jesús, en su vida y bajo su protección. . .
¡Oh, por qué no se levanta la iglesia de Cristo, y se viste de su hermosa túnica! ¿Por qué no resplandece?  La razón más importante que explica esa debilidad en la cristiandad es que los que pretenden creer la verdad conocen tan poco a Cristo, y tienen tan poco aprecio por lo que él puede ser para ellos y por lo que ellos pueden ser para él.  Tenemos las más solemnes y estupendas verdades que jamás se hayan confiado a los mortales.
Si nuestras palabras, nuestros pensamientos y nuestras acciones fueran más puros y elevados, de acuerdo con la santa fe que profesamos, veríamos nuestras responsabilidades desde un punto de vista muy diferente. ¡Cuán solemnes y sagradas nos parecerían!  Tendríamos un profundo sentido de nuestras obligaciones, y sería nuestra meta constante perfeccionar la santidad en el temor de Dios.  Las cosas terrenales y temporales estarían subordinadas a las celestiales y eternas. . .
Estoy tan agradecida por el privilegio de relacionarme con Dios de alguna manera.  Me siento sumamente honrada.  Todo lo que pido al Señor en su gran misericordia, amor y bondad es que me dé fuerza para usarla en su servicio (Carta 20 a, del 9 de enero de 1893, dirigida al capitán C. Eldridge). 18


10 DE ENERO EL ANTÍDOTO DE LA APATÍA
Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.  Rom. 1: 16.

No hay defecto en el plan de Dios para salvar a los hombres.  Si el Evangelio no es poder de Dios para la salvación de cada alma, no se debe a que haya fallado, sino a que los hombres no creen ni reciben en forma práctica la justicia de Cristo. . . Los profesos creyentes no consideran a Cristo su Salvador personal, sino que lo siguen a bastante distancia. Una de las razones de esta carencia de religión personal consiste en que no han sido educados en estos principios vitales.
Otra causa de la apatía y la indiferencia que se manifiesta en nuestras iglesias consiste en que los jóvenes no han sido enseñados con paciencia y perseverancia en cuanto a cómo trabajar como fieles soldados en el ejército de Cristo. . .
Muchos han aceptado la verdad sin cavar profundamente para comprender sus principios fundamentales, y cuando tienen que hacer frente a la oposición se olvidan de los argumentos y las evidencias que les debieran servir de apoyo.  En todos debiera grabarse la verdad de que un conocimiento bien cimentado se puede obtener sólo mediante ferviente esfuerzo y energía perseverante.  Si las mentes de la gente se sometieran a la disciplina por medio de un cabal escudriñamiento de las Escrituras, habría cientos de conversos a la verdad donde actualmente hay sólo uno. . .
Muchos son tan ignorantes como los mismos paganos con respecto a cómo puede un pecador acudir a Dios y ser justificado.  Su ignorancia no tiene excusa, porque el oráculo inspirado afirma: "La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples" (Sal. 119: 130).  "El temor de Jehová es el principio de la sabiduría" (Prov. 9: 10).
Una experiencia religiosa que no se funda en Cristo y sólo en él, no vale nada. . . Los hombres de gran capacidad intelectual necesitan una presentación clara y bíblica del plan de salvación.  Presénteseles la verdad en su sencillez y con su poder.  Si esto no les llama la atención ni despierta su interés, nunca se interesarán en las cosas celestiales y divinas.  En toda congregación hay almas insatisfechas.  Cada sábado necesitan escuchar algo definido acerca de cómo pueden ser salvos y cómo pueden llegar a ser cristianos.  Lo más importante que quieren saber es: ¿Cómo puede el pecador justificarse delante de Dios? (Carta 23 a, del 10 de enero de 1893, dirigida al Hno.  E. H. Gates). 19


11 DE ENERO TODO LO QUE NECESITAMOS

Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.  Sant. 1: 5.

Si hemos de ser colaboradores con Dios, debemos tener comunión directa con él; debemos solicitar su dirección en todo lo que emprendamos. . . Pero cuán pocos saben lo que significa tener comunión con Dios.  Con cuánta facilidad depositan algunos la responsabilidad de sus deberes en los demás, y les piden que les digan lo que tienen que hacer.  A ellos les decimos: "Tenéis que conocer vuestros deberes por indicación directa de Dios".  Muchos han dependido de tal manera de sus semejantes que no tienen una experiencia personal.  Se dejan arrastrar como un bote por un navío.
Todos deben ver y comprender por sí mismos cuáles son sus deberes, después de solicitar sabiduría a Dios.  A él solamente se le puede encomendar la protección del alma. Si acuden a Dios con fe, les revelará personalmente sus misterios. Se pueden sentar en lugares celestiales con Cristo. Podemos comprender individualmente cuál es la voluntad de Dios. Podemos saber por nosotros mismos qué quiere que hagamos. Porque nos dirigirá si nos disponemos a consagrarnos y a ser humildes de corazón delante de él. A menudo nuestros corazones arderán dentro de nosotros cuando Alguien se acerque para comulgar con nosotros como lo hizo con Enoc.  "¿Quién es ése que oscurece el consejo con palabras sin sabiduría?" (Job 38: 2).  Necesitamos al que es la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene a este mundo.
Se debe hacer una obra que se ha descuidado inexplicablemente.  Debemos dar testimonio de la luz.  Podemos hacerlo, bajo la dirección del Espíritu Santo, mediante un lenguaje puro, refinado, sencillo y claro como la corriente cristalina.  Muchas nubes y tinieblas se agolpan sobre nosotros. Sometan a Dios su yo, ese yo de cada cual, para que puedan ser purificados, limpiados y santificados, a fin de que reciban el poder de difundir luz en medio de las tinieblas de un mundo que ama el pecado.
El Espíritu Santo colabora con los instrumentos humanos que lo reconocen y cooperan con él, a fin de presentar a Cristo como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. ¿No sufrió Jesús acaso por la redención del mundo? (Carta 55, del 11 de enero de 1897, a "Mis hermanos que se van a reunir en el congreso de la Asociación General"), 20


12 DE ENERO NO NOS DURMAMOS EN MEDIO DE LA TAREA

Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte. Eze. 3: 17.

Dios tiene un deber para cada uno de ustedes.  No quiere que sean sólo fieles centinelas, sino obreros a carta cabal.  Nunca pierdan el interés, nunca sean descuidados e inactivos, nunca se duerman en su puesto, y nunca dejen de cumplir exactamente sus deberes de acuerdo con el cargo que se les ha confiado.
Se necesita agilidad, rapidez, ferviente energía, profundo interés y una fidelidad inquebrantable.  Tienen que aprender a levantarse rápidamente para cumplir su deber en cuanto les llegue la intimación.  Por cuánto tiempo se nos permitirá que trabajemos, no lo sabemos.  Es un secreto de Dios y, debido a un sabio propósito suyo, no lo ha revelado.  Pero mientras tengamos que trabajar, empleemos el tiempo como quienes tenemos que dar cuenta.  Pensemos con seriedad, teniendo en vista la eternidad, cuánto hay que hacer en este mundo para despertar las mentes de los descuidados, desatentos e ignorantes, para que lleguen a conocer las leyes de Dios y sientan la necesidad de obedecerlas para su propio bien y para la gloria del Señor.  Porque la transgresión produce no sólo mucho sufrimiento, sino pérdida de vidas en este mundo y la pérdida de la vida eterna en el venidero.  Tienen que considerar detenidamente este asunto y comprender en qué medida la felicidad y la desgracia de los hombres y las mujeres dependen de ustedes.
La fidelidad de parte de ustedes puede salvar muchas almas, mientras que la negligencia y el descuido pueden significar la pérdida de la vida presente y futura para nuestros semejantes.  Pueden impedir mucha miseria y transgresión de la ley de Dios mediante su fidelidad, al permanecer despiertos en su puesto.  Debemos levantarnos como un solo hombre y, con el poder y la fortaleza de Dios, abrir nuestros sentidos a las demandas de los tiempos actuales. . .
Clamemos a Dios con fe, para que derrame su luz y su gracia por medio de los canales que ha señalado para el bien de los que están sufriendo por falta de conocimiento.  Mientras oran y se mantienen despiertos, con ferviente diligencia, para suprimir males y permanecer en guardia contra la disipación y los errores que están de moda, aférrense con fe viviente a la fortaleza que pueden recibir y que va a bendecir todas sus labores (Carta 4 a, del 12 de enero de 1879, para dos jóvenes médicos del Sanatorio de Battle Creek). 21


13 DE ENERO INSTRUMENTOS DEL CIELO

Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables.    1 Ped. 3: 8.

Cuánta necesidad hay de cultivar la ternura y la gentileza.  Nadie debería avergonzarse por manifestar un espíritu tierno y compasivo con los que yerran; porque los que piensan que no cometen errores están muy lejos de no tener falta alguna delante de Dios.  Nadie piense que al manifestar compasión está haciendo algo de lo cual se debería avergonzar. . .
Cuando sobreviene una crisis en la vida de un alma, y alguien intenta aconsejarla, ese consejo sólo tendrá el peso de la influencia para bien que pueda ejercer el ejemplo del consejero.  Es la vida consecuente, la revelación de un interés sincero y cristiano por las almas en peligro, lo que le dará eficacia al consejo para persuadir y lograr que dicha alma retorne a la senda segura.  Los que se apresuran a censurar a los demás, los que pronuncian palabras que cortan y maltratan al alma herida, están haciendo la obra de Satanás y cooperan con el príncipe de las tinieblas. . .
Recuerden las almas tentadas y probadas que cuando cae sobre ellas el castigo, se debe a que el Señor los quiere salvar de la muerte.  Recuerden las almas que son reprendidas que  "yo reprendo y castigo a todos los que amo" (Apoc. 3: 19).
El instrumento humano, imbuido del Espíritu de Cristo, velará por las almas como quien tiene que dar cuenta.  Estamos a las órdenes de Cristo y debemos comprender cuál es nuestro deber y cumplirlo en el temor a Dios, con la mira puesta en su gloria, y no ser infieles.  No alberguemos pensamientos egoístas ni sentimientos que silencien nuestros labios.  Hablen sin temor.  Con el corazón lleno de ternura y amor por las almas, adviertan, exhorten y supliquen.
No dejen de trabajar por las almas mientras haya un rayo de esperanza. Hay palabras que pueden herir el corazón. ¡Oh!  Sean cuidadosos entonces, y revístanse del amor y la ternura de Jesús.  El amor y la simpatía deben suavizar el tono de la voz. . . Así como tratan a los demás, así como juzgan a otros, así los tratará y juzgará el Señor.  Quien pretenda ser hijo de Dios debe poner en práctica las lecciones de Cristo.  Si cree que tiene que herir, siéntase obligado a curar también.  Siempre hay que comunicar la verdad con amor, con el Espíritu de Cristo en el alma (Carta 70, del 13 de enero de 1894, para los "queridos hermanos dirigentes de la Review and Herald"). 22


14 DE ENERO ¿QUE HAS PEDIDO?

Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca.  Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová.  Lam. 3: 25, 26.

El Señor quiere que pidamos para que podamos recibir.  Hay mensajeros celestiales que esperan una petición sincera para acercarse al alma hambrienta y sedienta.  Busquen a Dios, entonces, con toda el alma.  Esperen en el Señor.  Los mensajeros celestiales se vaciarán a sí mismos por medio de los tubos de oro en los recipientes de oro para iluminar a los demás.  Si piden creyendo, recibirán.  Nunca, nunca se priven del aceite dorado porque de esa manera conservarán sus lámparas encendidas.
Crean que van a recibir las cosas que piden y las tendrán.  Acudan con corazón humilde, pero invoquen la promesa.  Entonces crean que van a recibir.  El nombre supremo de nuestro Salvador es nuestra seguridad y la razón de nuestra osadía.  Dios se nos presenta como quien escucha las oraciones.  Mantengan buenas relaciones con Dios, para que puedan tener el testimonio del Espíritu de que se cuentan entre los elegidos y fieles, en quienes él confía.
Nunca permitan que Satanás los desanime.  No se pongan en las manos de M     , sino en las de Dios.  Oren; cultiven la humildad y la mansedumbre; encomienden el cuidado del alma a Dios.  Dependan del Espíritu Santo en todo cuanto hagan, pues él es nuestra fuerza y nuestra eficiencia.  El Señor siempre nos está preparando por medio de las dificultades: Oren, oren, manténgase siempre en condición de orar.  Encomienden todo a Dios en oración: preocupaciones de trabajo, desengaños, gozos y temores.
Haga esto, N       , y tendrá la sensación de estar ante la presencia de Dios, y la gratitud fluirá de su corazón y de sus labios por medio de la alabanza. Su corazón se enternecerá y con él entonará melodías para Dios. . .
Mantengan una norma elevada.  No se dediquen a conversaciones vanas; en cambio, expresen sus almas el amor de Jesús por medio de sus labios.
Seamos siempre sobrios y reverentes en nuestra relación con la Palabra de Dios.  Hay consecuencias eternas implicadas en el uso adecuado de los talentos del lenguaje, la voz y todo don que se nos haya dado para que lo ejerzamos y lo mejoremos. Nuestro lenguaje debe ser puro, nuestra conducta debe ser santa, para que nos podamos acercar a Dios y él se pueda acercar a nosotros (Carta 166, del 14 de enero de 1897, dirigida a una pareja de obreros). 23


15 DE ENERO SE PROMETE AYUDA
¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?  Jer. 23: 29.

El Señor anhela que sus hijos se desempeñen bien y que estén en paz los unos con los otros mediante Cristo, el pacificador. Cuando Jesús mora en el corazón, las facultades del ser funcionan armoniosamente.  La razón y los afectos, al saber cómo tienen que desempeñarse, trabajan unidos.  Como el rey en su trono, la razón dirige todo el mecanismo.
Puede ser que se necesite mucho trabajo para edificar el carácter y que ustedes sean piedras toscas que deben ser escuadradas y pulidas antes que estén listas para ocupar su lugar en el templo de Dios.  No tienen por qué sorprenderse si con martillo y cincel Dios elimina sus defectos de carácter, hasta que estén en condiciones de ocupar el lugar que Dios les ha preparado.  Nadie puede hacer esta obra.  Sólo Dios puede hacerla.  Pueden estar seguros de que él no dará un golpe en vano.  De cada golpe con amor, para el eterno bien y la felicidad perdurable de ustedes.  Conoce sus flaquezas y obra para restaurar, no para destruir.
¿Por qué nos apartamos de la sabiduría divina en procura de la humana?  Dios ve cómo lo deshonramos.  Sabe que en los seres humanos no encontraremos consuelo para nuestros males, y se apiada de nosotros porque estamos tan necesitados y al mismo tiempo tan poco dispuestos a hacer de él nuestro confidente, el portador de nuestras cargas.  Ve que los seres humanos menosprecian el amor y la misericordia provista para ellos, y dice tristemente: "Y no queréis venir a mí para que tengáis vida" (Juan 5: 40).
Nuestra desconfianza es un insulto para Aquel que ha hecho tanto por nosotros.  Nunca abandonará a los que acuden a él.  Del alma pobre y desfalleciente, cansada de acudir a los seres humanos, solamente para recibir traición y olvido, Cristo dice: "¿O forzará alguien mi fortaleza?  Haga conmigo paz; sí, haga paz conmigo" (Isa. 27: 5).
Cristo anhela decir hoy de su pueblo lo que dijo del Israel de antaño: "Y salió tu renombre entre las naciones a causa de tu hermosura; porque era perfecta, a causa de mi hermosura que yo puse sobre ti, dice Jehová el Señor" (Eze. 16: 14). (Manuscrito 5, del 15 de enero de 1901, "Nuestro pronto auxilio"). 24


16 DE ENERO LA USINA DEL UNIVERSO

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isa. 41: 10.

Jesucristo es el Maestro más grande del mundo.  Yo he comprobado esta bendita verdad.  Me ha hecho su mensajera para comunicar grandes verdades espirituales a miles de personas.  Mediante la pluma y la voz lo he estado haciendo durante medio siglo. ¡Cuánto anhelo presentar sus instrucciones de tal manera que muchos sean conducidos a él!  Nunca dudo de su dirección, y sé que me sostiene el que ordenó a sus discípulos que salieran a proclamar el mensaje del Evangelio con estas palabras: "Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mat. 28: 20).
Desde 1844 he estado empeñada en labores públicas.  El Señor siempre me fortalece.  Me doy cuenta de que recibo un poder superior que me da eficiencia física, mental y espiritual.  Tengo la completa seguridad de que Cristo me concede su gracia, y la evidencia de que él es la Luz del mundo.  Reconozco su poder.  Quiero hacer por él todo lo posible mientras viva.  Deseo, con perfecta calma y confianza, encomendar a Dios el cuidado de mi alma hasta aquel día.  Cuando termine mi trabajo aquí, entonces descansaré.  El dormir en Jesús no me atemoriza.  En la mañana de la resurrección lo veré tal como él es.  Alabo al Señor por el consuelo de su gracia. . .
Asegurémonos de que nuestras almas están en perfecta relación con Dios, de modo que el Señor pueda enseñarnos, guiarnos y revelarnos su voluntad.  Por favor, consideremos estas cosas.  Dediquemos mucho tiempo a orar.  El Señor es nuestro auxilio, nuestra fuerza y nuestro bastión.  Si caminamos humildemente con Dios y tememos y glorificamos su nombre, estará en nuestros pensamientos y corazones, y llegaremos a ser semejantes a él.  Examinemos diligentemente nuestro corazón, y obtengamos la sabiduría que sólo Dios puede otorgar.
Recordemos que es peligroso dudar.  Si se las alimenta, las dudas conducen a la incredulidad. . . Todo nuestro pueblo necesita tratar ahora de recibir el Espíritu Santo.  No participemos de discusiones; por el contrario, dejemos a un lado las disensiones y contiendas, y tratemos de contestar la oración que aparece en el capítulo 17 de Juan.  Les ruego que oren, con el corazón, el alma y la voz (Carta 58, del 16 de enero de 1906, dirigida a los Hnos.  Washburn, Prescott, Daniells y Colcord). 25


17 DE ENERO LA MEDIDA DEL CRISTIANISMO

Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciera, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.  Mat. 5: 13.

Los que ocupan cargos de responsabilidad, deben disponer de autoridad para poder actuar, pero nunca deben usarla para negar ayuda a los necesitados y desamparados.  Nunca se la debe ejercer para desanimar y deprimir a un alma que lucha. Los que ocupan puestos de influencia recuerden siempre que Dios desea que tengan la actitud de Cristo quien, tanto por creación como por redención, es el dueño de todos los hombres. . .
La verdadera piedad se mide por el trabajo realizado. La profesión de fe no vale nada; el cargo que se ocupa, tampoco.  Un carácter semejante al de Cristo es la evidencia que debemos dar de que Dios envió a su Hijo al mundo.  Los que profesan ser cristianos, pero no actúan como Cristo lo haría en su lugar, perjudican grandemente la causa de Dios.  Representan mal a su Salvador y están en una posición falsa.
El verdadero discípulo, en cuyo corazón Cristo habita, manifiesta ante el mundo el amor de Jesús por la humanidad.  Es la mano ayudadora de Dios.  El resplandor de la salud espiritual vivifica todo su ser a medida que recibe gracia del Salvador para proporcionarla a los demás. . .
La religión pura e incontaminada no es un sentimiento, sino obras de amor y misericordia.  Esta religión es necesaria para la salud y la felicidad.  Entra en el templo contaminado del alma, y con un azote expulsa al pecaminoso usurpador.  Al tomar posesión del trono, lo santifica todo con su presencia, e ilumina el corazón con los resplandecientes rayos del Sol de Justicia.  Abre las ventanas del alma hacia el cielo, para permitir que penetren los rayos del amor de Dios.  Esto trae serenidad y tranquilidad.  Aumenta la fuerza física, mental y moral, porque la atmósfera del cielo, como un medio viviente y activo, llena el alma.  Cristo, la esperanza de gloria se forma en el corazón. . .
Cuando los cristianos no revelan a Cristo, ¿cuánto valen? ¿No son como la sal insípida que "no sirve para nada"?  Pero cuando manifiestan en sus vidas las propiedades salvadores de la verdad, las pobres almas pecadoras no quedan abandonadas para perecer en su corrupción. . . (Carta 7, del 17 de enero de 1901, dirigida a los hermanos que ocupan puestos de confianza). 26


18 DE ENERO HAZ TODO LO QUE PUEDAS

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.  Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. 1 Cor. 12: 4-6.

Contemplen al que es la luz y la vida del mundo.  Contemplen, repito, a quien ha prometido ser su ayudador en todo momento de necesidad.  Dios ha dado a cada hombre su obra, de acuerdo con sus diversas habilidades. . .
No siempre los hombres que aparentemente poseen las más notables capacidades logran más éxito en algunos ramos de la obra.  El Señor usa gente que se considera menos capaz.  Es posible que no sean elocuentes, pero si están en comunión con Dios, él los bendice ricamente. Sus palabras toscas y contundentes, que provienen directamente del corazón, son de gran valor y el Señor las aprecia.
Los que están relacionados con el servicio del Maestro no deben buscar a hombres de notables habilidades para que hagan la obra en lugar de ellos.  Dios respalda al que hace lo mejor que puede.  Confíe cada nombre en su capacidad, y Dios impresionará los corazones de aquellos por quienes trabaja.  Mucho bien puede realizar el obrero sincero y humilde que sabe que el éxito no depende de las apariencias, sino del que le encomendó su tarea. . .
Dios anhela que se dé a su obra una forma diferente.  Salgan los hombres a trabajar, confiando en el Señor, y él irá con ellos convenciendo y convirtiendo a las almas.  Un obrero puede tener facilidad de palabra, otro puede ser un escritor de pluma fácil, otro puede tener el don de orar sincera, ardiente y fervientemente, otro el don del canto.  Otro puede tener la capacidad especial de exponer la Palabra de Dios con claridad.  Cada don debe llegar a ser poderoso para Dios, porque él trabaja con los obreros.  A uno da Dios el don de la sabiduría, a otros del conocimiento y a otros de la fe.  Pero todos deben trabajar a las órdenes de la misma Cabeza.  La diversidad de dones conduce a una diversidad de operaciones, "pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo" (1 Cor. 12: 6).
Dios ciertamente bendecirá a los obreros que se dedican de todo corazón a la tarea.  Si el Señor les pide que dediquen sus pies a la obra, denle los pies.  Con los pies pueden ganar almas (Carta 1, del 18 de enero de 1902 dirigida al pastor S. N. Haskell y señora, que estaban empeñados en tareas de evangelización). 27


19  DE ENERO UN DÍA A LA VEZ
Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio.   Sal. 62: 8.

Qué privilegio es que nosotros, mortales pecadores, tengamos la oportunidad de hablar con Dios.  En nuestra habitación, cuando caminamos por la calle, cuando estamos trabajando, nuestros corazones pueden ascender a Dios para requerir su consejo; podemos elevar el alma a Dios para recibir el aliento celestial.  Dios escuchará todas las súplicas del alma.  Podemos llevar al Señor todos nuestros problemas.  Sus manos llenas de amor infinito se mueven para suplir nuestras necesidades.  Cuán agradecida estoy porque sólo tenemos que vivir un día a la vez.  Un día para mantener nuestras almas en el buen camino, un día para velar, un día para progresar en nuestra vida espiritual de modo que nuestros días puedan ser fructíferos, preciosos para nosotros.
Tenemos que llevar a cabo la tarea de un soldado, ganar victorias, porque no debemos ignorar las artimañas de Satanás.  Oremos y velemos, no sea que Satanás aparezca de repente y nos induzca a olvidar nuestra necesidad de hacerlo.
En la lucha cristiana, a menos que mantengamos la vista fija en el adversario y en nosotros mismos, caeremos en la trampa de Satanás.  Nuestra seguridad depende del estado de nuestro corazón.  Dios nos ayude a estar en guardia; de lo contrario, ciertamente perderemos el cielo.  El apartarnos un poquito de lo que es correcto, las pequeñas complacencias, parecen sin importancia en el momento, pero Satanás lo usará todo para conducirnos por un sendero que nos separará de la justicia y de Dios.  No queremos seguir nuestros caminos sino los de Dios.  Queremos luchar con todas nuestras fuerzas para aplastar a Satanás y para estar seguros de que estamos en buenas relaciones con Dios, para que podamos disponer de credenciales impecables que garanticen nuestra herencia inmortal.
Tenemos que despojarnos de todo antes de presentarnos en humilde sumisión para ser conducidos, dirigidos y dominados por la voluntad de Dios.  Necesitamos ser humildes y confiados como un niño, además, ser mansos; no tener confianza propia sino una humilde confianza en Jesús. ¿Qué rasgos de carácter estamos cultivando? ¿Los que perdurarán por toda la eternidad? ¿Dedicamos nuestro tiempo a muchas actividades, pero nuestras almas no gozan de bendición y no glorificamos a nuestro Padre celestial? (Carta 81, del 19 de enero de 1887, dirigida a Edson y Emma White). 28


20 DE ENERO EL CIELO ESTA DE MI PARTE
La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz.  Mat. 6: 22.

La tarea que desempeña hoy Satanás es la de engañador y acusador.  El Señor declara que acusa a los hermanos de día y de noche.  Debido a su experiencia, se ha puesto muy diestro en su oficio de criticar, y preparará a todo hombre que pueda usar para que se le una en su tarea.  Está engañando a muchos que avanzan a ciegas por los senderos que él mismo traza.
El poder central de la tierra le pertenece a un demonio.  Su trono está en medio del mundo, donde tendría que haber estado el trono de Dios.  Recibe el apoyo de la iglesia que se ha amoldado al mundo, y que está transgrediendo la santa ley de Dios.
Cristo se dio a sí mismo para rescatar al hombre del poder del destructor.  Al convertirse en el portador del pecado, quebrantó el poder de Satanás.  Dice: "Llegaré a ser el Centro del mundo redimido". . .
"Pondré en actividad todo santo instrumento -dice Dios-, para que se oponga al ejército del enemigo invisible; para destruir su poder.  El eterno poder del Espíritu Santo rescatará al hombre de los efectos del pecado, y restaurará en él la imagen de Dios". . .
El Señor no permitirá que su tesoro humano, ganado por Cristo, la Cabeza, se pase a las filas del enemigo, sin hacer todos los esfuerzos posibles en su favor.  La única esperanza de los redimidos consiste en cumplir los mandamientos de Dios.  Este es el Evangelio que ha resonado a través de los siglos hasta llegar a nuestros días.
A todos Cristo nos hace llegar la invitación: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil y ligera mi carga" (Mat. 11: 28-30).  Por mucho tiempo esta invitación, venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, ha resonado en claros tonos en medio de un mundo confundido y lleno de problemas.  Dios no dejará que el hombre siga sus propios caminos y haga su propia voluntad, para que se pierda, sin hacer un esfuerzo definido para recuperarlo.  El propósito del ministerio de Cristo, el ámbito de su misericordia y su poder, no tienen límites (Carta 78, del 20 de enero de 1900, dirigida al Hno.  Haysmer y Sra.). 29


21 DE ENERO EL MAS BRILLANTE Y EL MEJOR

Y hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo; yo hice, yo llevaré, yo soportaré y guardaré.      Isa. 46: 4.

Me preocupa que en nuestra vejez nosotros, los que conocimos la verdad hace tanto tiempo, perdamos el vigor tanto en nuestro espíritu como en nuestros métodos de trabajo; que entendamos verdaderamente las verdades sencillas pero importantes y abarcantes del mensaje del tercer ángel; y que las recibamos en el amor de Dios, para impartirlas a los demás. . .
Revístanse cada día de Cristo.  Mantengan firme, hasta el fin, la confianza que tuvieron al comienzo.  El Señor no los ha abandonado.  Quiere que crezcan en la gracia, que aumenten su capacidad de ayudar a la gente.  Pero si han logrado interesarla, deben hablar en forma concreta, y deben terminar antes de impartir la mitad de lo que podrían decir.
No puedo soportar el pensamiento de que disminuya la influencia y la eficiencia de nuestros creyentes de edad.  El Señor desea que ustedes cooperen haciendo todo lo que esté de su parte.  Si se unen voluntariamente a él en su obra, sus últimos días serían los más brillantes y mejores.
Abran hacia el cielo la ventana del alma y cierren la que da hacia la tierra.  Permitan que los rayos del Sol de Justicia resplandezcan en las cámaras de su mente.  Cultivar la mansedumbre y la bondad de Cristo, para llevar su yugo y sus cargas, es la lección que deben aprender, y que es de interés para ustedes y para todos los que se relacionan con ustedes.  Cultiven las virtudes celestiales.  Purifiquen el alma de toda contaminación.  Prepárense para dedicarse a realizar todas las diversas formas de ministerio que él llevó a cabo.  Con fervor y sinceridad deben hablar a los hombres acerca de las inescrutables riquezas y de los inmortales tesoros del cielo.  Tienen que estar llenos del Espíritu Santo.  Deben repetir el ofrecimiento celestial de paz y perdón.  Han de señalar hacia los portales de la ciudad de Dios, y decir: "Bienaventurados los que lavan sus ropas [guardan sus mandamientos], para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad" (Apoc. 22: 14).
Dios espera que cada uno trabaje para él de acuerdo con sus diversas capacidades. Las actividades del hombre no han de ser reprimidas, sino santificadas y correctamente dirigidas (Manuscrito 27, del 22 de enero de 1907, "El Sanatorio de Nueva Inglaterra"). 30


22 DE ENERO OBSERVA EL MODELO

Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.  Sal. 119: 105.

Al obrero de Dios no se lo deja sin un modelo que imitar. Se le ha dado un ejemplo que, si lo sigue, hará de él un espectáculo para el mundo, los ángeles y los hombres. Se le pide que glorifique a Dios mediante la realización de propósitos desinteresados. El Señor comprende la naturaleza humana, y le muestra  las leyes del reino celestial, que debe honrar y obedecer. Pone la Biblia en sus manos, el Libro guía que le mostrará la verdad, y le dirá lo que debe hacer para heredar la vida eterna. Este Libro desvía la atención de los intereses temporales a las realidades espirituales. Le dice al hombre que, a pesar  de haber caído y pecado, puede llegar a ser príncipe y rey en las cortes celestiales, heredero de Dios y coheredero de Cristo.
Dios sabe cuán fuerte es la inclinación del hombre a acumular tesoros en la tierra.  Por eso, por los caminos y senderos del mundo se escucha su voz que dice: "Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?" (Mar. 8: 36).  "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla, ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.  Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón" (Mat. 6: 19-21).
Los mensajeros de Dios han sido comisionados para realizar exactamente la misma obra que Cristo hizo en esta tierra.  Deben dedicarse a realizar todas las diversas formas de ministerio que él llevó a cabo.  Con fervor y sinceridad deben hablar a los hombres acerca de las inescrutables riquezas y de los inmortales tesoros del cielo.  Tienen que estar llenos del Espíritu Santo.  Deben repetir el ofrecimiento celestial de paz y perdón.  Han de señalar hacia los portales de la ciudad de Dios, y decir: "Bienaventurados los que lavan sus ropas [guardan sus mandamientos], para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad" (Apoc. 22: 14).
Dios espera que cada uno trabaje para él de acuerdo con sus diversas capacidades.  Las actividades del hombre no han de ser reprimidas, sino santificadas y correctamente dirigidas (Manuscrito 27, del 22 de enero de 1907, "El Sanatorio de Nueva Inglaterra"). 31


23 DE ENERO DIVIDENDOS CELESTIALES

Has dado a los que te temen bandera, que alcen por causa de la verdad. Sal. 60: 4.

Asegúrese de que la verdad está inscripta en su bandera en todas las ocasiones y en todos los lugares.
Todos los humanos son seres queridos para el corazón de Dios; porque han sido comprados por precio.  Como nación, los judíos no quisieron aceptar a Cristo.  Los había conducido en sus viajes, como su invisible e infinito Guía.  Les había comunicado su voluntad, pero cuando fueron puestos a prueba, lo rechazaron a él que era su única esperanza, su única salvación; y Dios los rechazó a ellos.  "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1: 12).  Para todos los que aceptan y obedecen las condiciones, los dones de Dios fluyen continuamente, sin arrepentirse por otorgarlos y sin retaceos.  Dios impartió dones al hombre para que los use, no de acuerdo con ideas heredadas o antojadizas, no de acuerdo con impulsos o inclinaciones naturales, sino de acuerdo con su voluntad. . .
Los que temían a Dios debían pensar por sí mismos.  No debían permitir que otros pensaran por ellos.  Sus mentes ya no debían estar encadenadas a máximas, teorías y doctrinas erróneas.  La ignorancia y el vicio, el crimen y la violencia, la opresión que se ejerce desde las altas esferas, debían ser desenmascarados.  La Luz de la vida vino a este mundo a resplandecer en medio de la oscuridad moral.  El Evangelio debía ser proclamado entonces entre los pobres y los oprimidos.  A los humildes se les daría la oportunidad de entender cuáles son los verdaderos requisitos que hay que llenar para entrar en el reino de Dios.
Los instrumentos del Señor son muchos.  Pero todos los que se sienten inclinados a trabajar de acuerdo con los planes de Dios, están comprendidos en las palabras "porque. . . vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios" (1 Cor. 3: 9).  Los siervos de Dios deben avanzar de manera que no se pierda ni uno solo de los dones del Señor.  Su voluntad debe estar completamente sometida a Dios, de manera que cuando llegue el momento establecido por él, su vara reverdezca.  Nadie sabe exactamente qué rumbo tomará la obra, pero los siervos del Altísimo deben estar siempre dispuestos, en condiciones de comprender los procedimientos y la voluntad de su Jefe (Carta 8, del 23 de enero de 1889, dirigida al Dr. J. H. Kellogg, director médico del Sanatorio de Battle Creek, Míchigan). 32


24 DE ENERO PERFECTOS EN EL

Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.  Mat.  5: 48.

Dios requiere perfección moral en todo.  Los que han recibido luz y oportunidades deberían, como administradores de Dios, apuntar hacia la perfección, y nunca, nunca rebajar la norma de la justicia para acomodarla a las tendencias hacia el mal, ya sean heredadas o cultivadas.  Cristo tomó nuestra naturaleza humana y vivió nuestra vida para demostrarnos que podemos ser semejantes a él al participar de la naturaleza divina.  Podemos ser santos, como Cristo lo fue en su condición de ser humano. ¿Por qué, entonces existen tantos personajes desagradables en el mundo?  Se debe a que se imaginan que su desagradable y tosca manera de ser y su lenguaje descortés son el resultado de un corazón impío. . .
La fragancia de nuestro amor hacia nuestros semejantes revela nuestro amor a Dios.  La paciencia en el servicio imparte descanso al alma.  Por medio de obreros humildes, diligentes y fieles se promueve el bienestar de Israel.  Dios sostiene y fortalece a quien está dispuesto a aprender los métodos de Cristo para lograr la semejanza divina.
Dios quiere que los obreros de cada rama de trabajo lo consideren el Dador de todo lo que poseen.  Todos los inventos útiles y las mejoras adecuadas tienen su origen en Aquel que es maravilloso en consejo y excelente para obrar.  No importa qué hagamos, no importa en qué departamento de la obra estemos ubicados, Dios anhela refinarnos y ennoblecernos.  Anhela controlar la mente del hombre para que pueda hacer un trabajo perfecto.
El suave toque de la mano del médico, su poder sobre los músculos y nervios, sus conocimientos acerca del delicado funcionamiento de nuestro cuerpo, es sabiduría que proviene del poder divino para ser usada en favor de la sufriente humanidad.  La habilidad con que el carpintero usa el martillo, el vigor con que el herrero hace sonar el yunque, provienen de Dios.  Le ha dado capacidades a los hombres, y espera que ellos lo busquen para requerir su consejo.  Así podrán usar sus dones con exactitud y pericia dando testimonio, para gloria de Dios, de que son sus colaboradores.  De este modo purificarán sus almas por la santificación que les imparta el Espíritu por medio de la verdad.  En su experiencia se cumplen las palabras de Cristo:  "Los de limpio corazón verán a Dios"  (Véase Mat. 5: 8.) (Carta 9, del 24 de enero de 1889, para los que ocupan cargos importantes en la Asociación General). 33


25 DE ENERO EL TRABAJO NO ES MALDICIÓN

Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase.  Mar. 13: 34.

Tenemos ante nosotros una gran tarea.  No ha sido ideada ni planificada por nosotros.  Todo el cielo está interesado en esta obra, y los que están empeñados en ella deben estar en pie bajo la bandera ensangrentada del Príncipe Emanuel.  Dios quiere que estemos en pie con nuestros rostros hacia el frente, observando cada movimiento de nuestro Jefe, preparados para obedecer sus órdenes.  A cada hombre ha dado su obra.  Dios concedió dones a los hombres y las mujeres, que no han de ser malgastados en consideraciones ociosas y emociones sin sentido, sino empleados en acciones decididas.  Nuestros talentos no deben ser absorbidos por lo abstracto ni malgastados en palabrerías.  Todo lo que ocurre en el mundo exterior tiene su origen en un poder infernal.  Los que conocen la verdad debieran estar llenos de la inspiración de Dios.  Las lámparas del alma debieran mantenerse preparadas y encendidas.
No es la obra que hacemos lo que nos cansa más.  Lo que nos fatiga en realidad es el pecado que impregna todo lo que hacemos.  Dios quería que el trabajo fuera sólo una bendición.  El hombre nunca podría ser feliz sin tener algo que hacer.  Antes de la entrada del pecado, cuando el hombre no tenia pensamientos tenebrosos que lo condenaban, su propia compañía no era una carga gravosa.  Podía contemplar la naturaleza con suma satisfacción.  Pero el tenue rastro de la serpiente dejó su huella de miseria en la conciencia endurecida.  El trabajo no produce fatiga; lo que agota las facultades de la mente y el cuerpo es el exceso en la realización de tareas lícitas.  Una vida de ardua labor produce más satisfacciones que una de ociosidad.
La Palabra de Dios es clara y definida con respecto al trabajo.  Todo el que se haya convertido a Dios no puede ser otra cosa sino un trabajador. . .
Se está extendiendo ahora la última invitación a la cena.  La lámpara del alma debiera estar preparada y encendida mediante la provisión del aceite santo. (Véase Zac. 4: 11-14.) En el nombre del Señor intimo a cada alma a que se aparte ahora de toda iniquidad, para que el día del Señor no la sorprenda como ladrón.  La verdad debe ser proclamada en forma clara y definida, pero siempre tal como es en Jesús (Carta 11, del 25 de enero de 1889, dirigida a "mis queridos hermanos"). 34


26 DE ENERO PASAPORTE PARA EL CIELO

Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. 2 Cor. 4: 17, 18.

Me dirijo a usted y a sus hijos.  Simpatizo con usted en estos momentos de aflicción.  Si estuviera con usted, podría hablarle palabras que lo confortarían.  Pero como no lo estoy, solamente puedo escribir unas pocas líneas.  Deseo que sepa que no lo he olvidado en su aflicción.  No estamos llegando a los peligros de los últimos días; estamos en medio de ellos.
Estamos en el ocaso de la historia terrenal y podemos dejar a nuestros muertos sabiendo que estarán ocultos por un corto tiempo hasta que pase la indignación.  No necesitamos lamentarnos por ellos como los que no tienen esperanza, porque su vida está escondida con Cristo en Dios.  Tenemos toda la razón del mundo para regocijarnos. . .
Las dificultades que tienen que enfrentar los que han aceptado a Cristo y guardan sus mandamientos no proviene de él. "Si alguno quiere venir en pos de mí -dice-, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame" (Mat. 16: 24).  El deber de las almas inteligentes es aferrarse de la verdad y practicar la virtud.  Hemos nacido con un desafecto congénito hacia ambas.  Es triste comprobar que nuestro propio carácter se opone a las virtudes que son agradables a la vista de Dios, tales como la sumisión, la caridad, la dulzura de espíritu y la paciencia que no se altera frente a la provocación.  Díganse, queridos hijos: "Somos débiles, pero Dios es fuerte.  Nos ha asignado nuestro deber.  El General a quien servimos nos intima a ser vencedores".
Sea una bendición para todos ustedes la aflicción que les ha sobrevenido.  Nuestra querida hermana, la madre de ustedes, amaba a Jesús.  Su lucha ha terminado.  Recuerden que descansa en paz.  "Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria" (Col. 3: 4).  Llenen cada corazón la paz y el consuelo del Espíritu Santo.  Abran la puerta de sus corazones, para que Jesús pueda entrar como un huésped honrado, y tendrán un Consolador. "Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros" (Juan 15:12). Únanse estrechamente los corazones de los que quedan vivos.  Trate cada cual de ser una bendición para el otro, y no un tropiezo. . .
Preparémonos para la venida del Hijo del hombre.  Seamos fieles a Dios y recibiremos la corona de la vida (Carta 10, del 26 de enero de 1898, dirigida al Hno.  Hare). 35


27 DE ENERO ¡FORMEN FILA!

Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.
1 Cor. 1: 10.

Anoche me pareció estar de pie ante un gran número de personas que no estaban unidas.  Unos deseaban quedarse mientras otros querían avanzar.  No estaban unidos.  Vi a un ser celestial que apareció ante ellos, y le escuché decir: "¡Formen fila!  Nadie va al combate por su propia cuenta.  El Dirigente de la congregación dice: ¡Formen fila!"
Después de esto no pude dormir más.  Me preguntaba si en esa reunión nuestros hermanos estarían formando fila. Frecuentemente es muy difícil que un grupo numeroso de obreros esté perfectamente de acuerdo. Pero todos deben formar fila y ocupar su lugar. Quiera Dios ayudar a sus siervos a hacerlo, es mi oración.
Aunque algunos hayan hecho las cosas a su manera por un tiempo, es posible que se rectifiquen y se pongan en la fila.  El Señor  ve que no es lo mejor para sus hijos que hagan las cosas a su manera, y que no quieran unirse con sus hermanos que ven ciertas cosas en una forma un poco diferente a como ellos las ven.  Invita a los que pretenden creer las verdades de su Palabra a que formen fila mientras todavía tienen la oportunidad de hacerlo, para que armonicen con sus hermanos.
Hay quienes no responden rápidamente a la invitación a abandonar sus propios caminos para seguir los de Dios.  Prefieren seguir su camino.  Los que quieran hacerlo tienen el privilegio de seguir caminando por sus propios caminos no consagrados, pero sepan que el fin de esa senda es dolor y destrucción.
El Señor tiene hombres a quienes ha asignado para trabajar en su obra con la condición de que se dejen usar de acuerdo con los planes divinos.  Nunca usará a alguien que trate de humillar a los demás.  Humíllense, hermanos.  Si lo hacen, es posible que los santos ángeles se comuniquen con ustedes, y los coloquen en terreno ventajoso.  Entonces su experiencia, en lugar de ser defectuosa, rebosará de felicidad. Traten de estar en armonía con la dirección de Dios, y entonces serán sensibles a las impresiones del Espíritu Santo.
El Señor viene.  El fin de todas las cosas está cerca.  Nos queda poco tiempo para desarrollar el carácter (Manuscrito 47, del 27 de enero de 1910, "Formen fila"). 36


28 DE ENERO !SEÑOR, TU LO SABES TODO!

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.  Efe. 6: 12.

Desde que vine a esta reunión [el congreso bienal de la Unión del Pacífico], he pasado por una experiencia extraña.  Cierto día, después de presentarme ante el congreso para leerles algo, la carga que me oprimía el alma continuó manifestándose después de regresar a mi habitación.  Me sentía angustiada.  Esa noche no pude conciliar el sueño.  Me pareció que los ángeles malignos estaban en la misma habitación donde yo me encontraba. Y mientras sufría mentalmente me pareció que estaba sufriendo al mismo tiempo un gran dolor corporal.  Mi brazo derecho, que por años ha sido preservado casi siempre de enfermedades y sufrimientos, parecía no tener fuerza.  No lo podía levantar.  Después me sobrevino un dolor fuerte y casi insoportable en el oído; a continuación un dolor terrible en la mandíbula.  Tuve ganas de gritar.  Pero seguí diciendo: "Señor, tú lo sabes todo".
Mi angustia era total.  Tenía la impresión de que el cerebro y cada órgano de mi cuerpo padecía algún dolor.  Quise levantarme y pensé: "No me quedaré aquí ni un instante más".  Pero acto seguido reflexioné: "Lo único que conseguirás será despertar a los que están en la casa, y tampoco podrán hacer nada por ti".  De manera que me mantuve con la vista fija en el Señor, mientras decía: "Señor, tú sabes todo lo concerniente a mi dolor".  El sufrimiento continuó, a veces en la mandíbula, otras en el cerebro, y otras en los diversos miembros del cuerpo, casi hasta el amanecer.  Poco antes que amaneciera me quedé dormida y descansé por espacio de una hora.
Mi  brazo está bien esta mañana.  Había legiones de ángeles malos en esa habitación, y si no me hubiera aferrado por fe al Señor, no sé qué hubiera sido de mí. . .
He comenzado a recibir luz en el sentido de que a menos que tengamos manifestaciones más evidentes del Espíritu de Dios y mayores demostraciones del poder divino entre nosotros, muchos de los miembros del pueblo de Dios serán vencidos.  Vendrán instrumentos satánicos, como en mi caso.  Pero no podemos ceder ante la fuerza del enemigo.
Hermanos: Dios nos está hablando en serio (Manuscrito 25, del 28 de enero de 1910, "Un mensaje a los obreros reunidos en el congreso de la Unión del Pacífico"). 37


29 DE ENERO EL DESCANSO DEL CRISTIANO

Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.  Mat. 11: 29.

[Addie Walling], tú eres para mí como mi propia hija.  He desempeñado por mucho tiempo, desde que tenías seis años, el deber de una madre para ti. Te has incorporado a mi vida; eres parte de mí misma, y si estás en dificultades, si tienes necesidad de algo, si te faltan medios económicos, espero que vengas a verme como si fuera tu madre.
Confío en que se cumpla mi propósito al adoptarlas [a Addie y May Walling], es a saber, verlas convertidas en mujeres útiles, en hijas de Dios cuyos caracteres sean adecuados para las mansiones que Cristo ha ido a preparar en beneficio de los que lo aman.  Mi gran anhelo es que ustedes hagan de esto el principal motivo de sus vidas.  La formación del carácter es una obra de suma importancia.  Es una tarea que no termina en esta vida, sino que continúa en la futura.  Lo que hagan de sí mismas ahora por medio de los méritos y la gracia de Cristo, perdurará por los edades eternas, y me intereso mucho en que no se conformen con una norma baja.  "Aprended de mí -dice el gran Maestro-, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas".  La paz que Cristo da, nunca nos causará tristeza y dolor.  Estoy deseosa de que aprendan diariamente en la escuela de Cristo.  Espero mucho de ustedes.
Sean sobrias y velen en oración.  Examínense rigurosamente y trabajen con diligencia.  Sean sinceras. . .
Addie, trata de ser una mujer noble, una cristiana sincera.  Toma en serio la verdad.  Quiero que conozcas por ti misma cuán precioso es el amor del Salvador.  Si Jesús, la esperanza de gloria, se forma en ti, con toda seguridad lo pondrás de manifiesto al hablar acerca de él.  Si su paz mora en tu corazón, lo expresarás mediante tus palabras y tus acciones.  Sé sincera contigo misma y sé humilde.  No te apresures a hablar; sé discreta. Nunca te alabes; por el contrario, piensa cada vez menos en ti, habla menos de ti misma y deposita todas tus cargas en Jesús.  Deseo que el Señor te ayude a lograr la vida eterna. . .
Con mucho amor,
tu tía Elena
(Carta 92, del 29 de enero de 1886, dirigida a su sobrina Addie Walling, hija adoptiva de Elena G. de White, a quien, con su hermana May, llevó a su hogar para criarlas después de la muerte de su madre). 38


30 DE ENERO SU CASO NO ES DESESPERADO

Pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra. Isa. 62: 2.

Se me presentó su caso como el de alguien dominado por la duda y la desesperación.  Cristo le dice lo mismo que le dijo a Pedro: "He aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte"  (Luc. 22: 31, 32).  Le traigo buenas noticias: Jesús lo ama, alma sacudida por la tempestad.  Su fe no ha naufragado, aunque Satanás ha tratado de hacerle creer que esto es precisamente lo que ha ocurrido, Mire y viva.  Venga a Cristo tal como está.  Acéptelo como su Salvador personal.
Ha cometido errores, pero no premeditadamente. Ha sido arrastrado por la tentación.  La posesión de grandes sumas de dinero intoxicó su mente y pervirtió su juicio.  No sabía cómo usar sabiamente esos medios para la gloria de Dios.  No obstante, invirtió medios en su causa, y donde podían ser usados para la gloria de Dios.  Mi hermano, aunque usted no ha manifestado toda la sabiduría que podría y debería haber ejercido, Dios acepta todo lo que ha hecho con el deseo de promover su gloria.
Estas fueron las palabras que se me dijeron acerca de usted: "Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados de¡ pueblo" (Heb. 2: 17).  El pecador arrepentido debe creer que Cristo es su Salvador personal.  Es su única esperanza.  Puede recurrir a la sangre de Cristo para presentar a Dios, como propios, los méritos del Salvador crucificado y resucitado.  De ese modo, mediante la ofrenda de sí mismo hecha por Cristo, el inocente en lugar del culpable, se remueven todos los obstáculos y el amor perdonador de Dios puede fluir en ricos raudales de misericordia en favor del hombre caído.
Acuda a Jesús ahora mismo, entretanto que se dice hoy.  La experiencia por la cual ha pasado le resultará sumamente valiosa cuando se una en yugo juntamente con Cristo para ser colaborador de Dios.  Se ha deleitado en la verdad, la ha creído, y la cree aún creyendo contra toda esperanza, porque el Espíritu Santo está luchando con usted.
Se ha desviado de la senda por causa de la tentación, pero resista al diablo y él huirá de usted; alléguese a Dios y él se allegará a usted (Carta 91, del 30 de enero de 1895, dirigida a un comerciante adventista de buena posición económica). 39


31 DE ENERO DIOS TRABAJARA CON USTED

Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de  Jehová, haciendo justicia y juicio. Gén. 18: 19.

Quisiera escribirle palabras de consuelo y aliento.  El Señor no la ha abandonado; sus brazos eternos la están sosteniendo.  Le ha dado una experiencia en la vida cristiana que es del más alto valor.  Ha permitido que su luz ilumine a su familia, y ya se siente en ella la influencia de los rayos divinos.  Pero existe el peligro de que usted permita que el afecto por sus hijos la induzca a aceptar las peticiones de ellos que su buen criterio le dice no son ni para su bien ni para la gloria de Dios.
Usted ha sido el instrumento elegido del Señor, por medio del cual ha trabajado y trabajará para la salvación de las almas de sus hijos.  Tiene que dar el testimonio que dio Juan, cuando repitió las palabras de Cristo de amarnos los unos a los otros como él los amó.  El Espíritu Santo dará testimonio de que están unidos a Cristo, y creyentes e incrédulos reconocerán que han estado con Cristo y que han aprendido de él.  A medida que conozcan más al Señor, irán reflejando el carácter de Cristo.
Estará sujeta a las debilidades de la humanidad, y sin duda cometerá equivocaciones, pero el compasivo y amante Salvador perdonará todos sus errores, porque usted se lo pide, y porque ama a Jesús.  Su espíritu exhalará la mansedumbre de Cristo, y será una luz en su hogar.  Su conversación estará sazonada por la gracia, y una santa unción impregnará sus oraciones.  El Señor colaborará con sus esfuerzos, como lo ha hecho en el pasado, y su justicia irá delante de usted y la gloria de Jehová será su retaguardia.
Tiene toda la razón del mundo para alabar a Dios por su bondad y su tierna misericordia.  Su sangre que todo lo expía está a disposición de todos sus hijos.  Si no abusa de sus facultades físicas, usted puede hacer mucha obra preciosa en el nombre de Jesús. . . Para usted, que es creyente, él es precioso. . . Caminen en amor como hijos amados.  El Espíritu de Dios está contendiendo con sus hijos y los invita a venir a Cristo con estas palabras: "Venid, que ya todo está preparado" (Luc. 14: 17). ¿No obedecerán? (Carta 94, del 31 de enero de 1895, dirigida a una viuda, madre de una familia numerosa, con hijos adultos). 40


Última actualización 26 de Diciembre  2,001