UN ANÁLISIS somero del relato bíblico de la creación pone de manifiesto su similitud con las explicaciones dadas por
cualquier libro de ciencias naturales de los primeros años escolares. En ambos casos se trata de una exposición real de los hechos, pero simplificada para ser pedagógica.

El relato bíblico se adapta a partir de una complejidad extrema para hacerse comprensible. Es lo que ocurre en la explicación que se da en un libro de texto para niños, o para quien no es entendido. Si no somos biólogos y queremos saber lo que es una célula, empezaremos consultando un diccionario y un libro de ciencias del colegio, para ir escalando en conocimiento con libros que van ampliando nuestra visión de esa entidad básica de la vida. Finalmente nos daremos cuenta de lo complicado que es mantenerse al día sobre los últimos avances en la materia, de modo que agradeceremos tener los elementos  básicos que nos permitan entender el fundamento de la cuestión.

El marco básico

El libro de Génesis no es sino una introducción, un esquema; presenta lo básico para entender el origen del universo y de la
historia de la salvación. Así pues, las primeras explicaciones que damos a los niños sobre los orígenes no necesitan superar
el ámbito bíblico, y son tan lógicas para una mente en formación y sin prejuicios que nos es suficiente con nuestros conocimientos cotidianos ara sacar buena nota al hablar del origen de todo cuanto nos rodea. Conforme el niño se va desarrollando, sus necesidades intelectuales aumentan y las primeras explicaciones no le resultan suficientes, pero tampoco es necesario salir del marco establecido por el relato de la creación.

Es el momento de poner ejemplos que a todos nos resultan familiares. Cualquiera de los seres vivos tiene un principio, pero
¿cómo apareció el primer animal de cualquier especie? El niño entenderá perfectamente que sus padres tienen a su vez sus
propios padres, los que para él son los abuelos, y así sucesivamente, en una cadena que en algún momento debió iniciarse con unos primeros padres. Sin embargo, los mayores problemas surgen cuando se producen informaciones contradictorias y surge en escena la idea de que la vida y el universo son producto de un proceso de evolución.

Los libros de texto utilizados por los niños en el colegio comienzan a introducir las ideas de la evolución desde edades
tempranas y, si no es en el colegio, los medios de comunicación realizarán esa labor. Existen documentales realizados a la
perfección que nos muestran cómo un ser vivo se transforma en otro con tal grado de realismo, que pueden confundir inclusive a los adultos (cuánto más a una mente en formación).

Entonces surgen las preguntas difíciles y la confrontación entre autoridades: lo que dicen los padres o la iglesia frente a
lo que proponen el colegio o los "científicos". Es conveniente enfrentar todo cuestionamiento. De ese modo, podremos seguir
ejerciendo una influencia positiva sobre nuestros hijos, y no concluirán que nos escabullimos del problema.

No es que tengamos que convertimos en expertos, aunque sería muy útil que adquiriéramos algunos conocimientos básicos.
Además, tenemos que aprovecharlos conocimientos de expertos que puedan orientamos y orientar a nuestros hijos. Es importante buscar quienes puedan enseñar a los jóvenes. También es muy útil buscar información en Internet, pero con cuidado, porque allí también hay mucho material desechable que provoca confusión.

Estos "íconos de la evolución" son ejemplos que pretenden ilustrar el evolucionismo, y que aparecen con frecuencia en los
libros de texto que usan nuestros hijos.

La evolución de la mariposa (Biston betularia). La variedad clara de esta mariposa, que pasa desapercibida sobre la corteza
limpia de los árboles, impide que se convierta en alimento para los pájaros. Al contaminarse el ambiente, las cortezas de los
árboles se oscurecieron, por lo que se decía que esas mariposas claras resaltarían sobre la corteza oscura y serían eliminadas
por las aves que harían fácil presa de ellas. Por este motivo, se pensó que serían seleccionadas las mariposas oscuras, mejor
adaptadas a su nuevo ambiente. Sin embargo, ha quedado demostrado que las imágenes de los libros han sido falsificadas.
Las mariposas han sido puestas allí para ser fotografiadas, pegadas o clavadas ya muertas. En la naturaleza se posan entre el
follaje y no se encuentran nunca posadas sobre los troncos, y no se ha demostrado que los pájaros las utilicen como alimento. En definitiva, el ejemplo ha quedado desacreditado, aunque sigue expuesto en los libros.

El caso de los embriones.

Haeckel, un contemporáneo de Darwin, hizo famoso este ejemplo, que aún perdura, a pesar de que es erróneo. Los embriones de diferentes especies animales, al principio del desarrollo, aparecen dibujados como prácticamente idénticos, para ir adquiriendo sus particularidades conforme avanza el desarrollo embrionario. Esto sería evidencia de un ancestro común a partir del cual habrían evolucionado los diferentes tipos de animales. Pero la ciencia reconoció hace unos cuantos años que esto es falso y que los embriones en sus primeros estadios de desarrollo son claramente diferentes. Esto no ha sido
obstáculo para que muchos libros sigan repitiendo el error y mantengan una imagen que puede ser retenida en la mente con facilidad, como si eso constituyese una evidencia de la transformación de los seres vivos.



Los hombres fósiles. Aunque la lista de "íconos de la evolución" es más amplia, nos fijaremos por último en un detalle que nos habla de la falta de objetividad y del pensamiento tendencioso. Cuando se representan cadenas evolutivas humanas, los neandertales aparecen como más antiguos al hombre actual. Aunque tenían el cerebro tan o más grande que el
nuestro, suelen figurar cifras de tamaño cerebral inferiores a las del humano actual, para expresar que eran menos
inteligentes.
Además, tengamos en cuenta que los neandertales vivieron de manera simultánea que los humanos actuales y son verdaderamente humanos, no intermedios semi animales. Incluso los llamados Homo Erectus, también humanos, vivieron sobre la tierra al mismo tiempo que los humanos anatómicamente modernos y neandertales. En consecuencia, vemos que la imagen de la progresión evolutiva es una simplificación muy eficaz pero confusa.
Por último, recordemos que la teoría de la evolución no tiene que ser presentada como una tontería ni con desprecio.
Tenemos que respetar a los que piensan de manera diferente, pero se trata de un gran desafío que debemos afrontar.

Recursos en Internet
* www.aula7activa.org. Noticias y documentos creacionistas. Revista Ciencia de los Orígenes, en español.
www.answersingenesis.org. En inglés. Material para niños.
www.grisda.org. Página del Geoscience Research Institute de Loma Linda, California. Revista Ciencia de los Orígenes, en
español.
www.creationontheweb.com. Materiales creacionistas en español.
www.creationresearch.org. Materiales en inglés
------------------
Céledonio García-Pozuelo es diplomado en Historia y presidente de la Asociación para el Estudio y Defensa de la Naturaleza
(Naturalia), España. Es especialista en temas sobre creación y evolución.