COMO VENCER EL ALCOHOLISMO

Por Wyane Judd

"El vino es arrogante, las bebi­das, insolentes; quien en ellas se pierde, no llegará a sabio". —Proverbios 20: 1.

 

EN LOS PAÍSES SUDAMERICANOS viven millones de alcohólicos. Lo mismo ocurre en Europa. En los Estados Unidos solamente, hay más de nueve millones. Estas personas, por causa de su enfermedad no disfrutan la vida. El alcohólico es una persona enferma psicológicamente, socialmente y tal vez hasta moralmente. El ya lo sabe. Probablemente ya tenía serios problemas antes de convertirse en alcohólico.

¡Millones de personas incapacitadas por el alcohol!

Eso es un hecho. La mayor parte de esas personas entra y sale de sus casas todos los días. Son gente que trabaja, o que por lo menos trata de hacerlo, y que sabe que debe seguir haciéndole frente a la vida. Pero como no pueden se convierten en bebedores. En algunos lugares los Alcohólicos Anónimos tratan a niños de diez a trece años de edad que ya están atrapados en el vicio, pobres niños que comienzan a beber por el deseo de imitar a sus padres o a otros adultos, o bien, confundidos y desanimados porque sus padres no se preocupan de ellos.

Los niños y los adolescentes que experimentan con bebidas alcohólicas no saben que están jugando con fuego. Pronto se encuentran más confundidos que nunca y ya ni siquiera saben quiénes son. Cuanto más beben, más empeora su situación. Llegan a perder la fe en sí mismos y hasta el respeto por su persona.

 

A continuación mencionaremos algunas de las cosas que el alcohol hace por los adolescentes o adultos que se aficionan a él.

1. Las bebidas alcohólicas envician.

 

El alcohol es una trampa que difícilmente suelta. Hasta puede matar al bebedor cuando una cantidad excesiva, transportada por la sangre, llega al cerebro. El alcohólico es incapaz de controlar su hábito de beber. No es capaz de abandonar el vicio. Necesita seguir bebiendo. Está aprisionado en sus garras. Aunque todos quieren ser independientes, y no desean que otra persona gobierne sus vidas ni que nadie les diga lo que deben hacer en el hogar o en el trabajo, con todo, el alcohol cuenta con millones de esclavos. Si la gente supiera con cuánta facilidad puede aficionarse al alcohol y lo difícil que es libertarse de él, pensaría dos veces antes de comenzar a beber, o bien dejaría de beber cuando todavía puede hacerlo sin dificultad.

2. El alcohol destruye el cuerpo.

 

Consideremos el corazón. Es un órgano maravilloso y capaz de llevar a cabo un trabajo enorme. Sin embargo, cuando la sangre contiene demasiado alcohol se altera el funcionamiento del corazón y éste deja de latir rítmicamente. Su marcha se acelera y deja de ser eficiente. Cuando la persona ha bebido durante demasiado tiempo, el corazón falla.

El alcohol reduce el tamaño del cerebro. Produce una contracción de los vasos sanguíneos que irrigan este órgano. Por eso la gente se siente tan mal después de beber. Además, destruye las delicadas células del cerebro, y eso es algo muy malo, porque ellas no pueden regenerarse; es decir no se reproducen. Lo que una vez era una parte útil del cerebro se convierte en tejido cicatrizal inútil. Y sabido es que las células cerebrales muertas no ayudan en el colegio a pasar los exámenes ni a resolver los complicados problemas de la vida.

 

 

El vino es arroganteVeamos ahora cómo reacciona el cerebro cuando entra en contacto con el alcohol:
(a) Elimina las inhibiciones, (b) Neutraliza el dominio de sí mismo y de la voluntad, (c) Echa a perder el juicio, (d) Proporciona una falsa sensación de confianza. (e) Hace hablar demasiado, (f) Entorpece los sentidos, (g) Impide hablar clara y correctamente, (h) Desorganiza la coordinación de los movimientos, (i) Hace ver doble, (j) Hace más lenta la respiración, (k) Hace descender la temperatura por debajo de la normal. (1) Hace caer al bebedor en el estupor de la inconsciencia, (m) Si el bebedor ingiere suficiente alcohol, termina por matarlo.
 

 

Además, el alcohol enferma el hígado, los riñones, las arterias y otros órganos importantes del cuerpo. Hasta afecta a las criaturas en el vientre materno.

La Biblia, que tiene enseñanzas admirables que pueden aplicarse a cada fase de la vida, dice lo siguiente: "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios" (1 Corintios 6: 19, 20). Según este pasaje bíblico ni usted ni yo somos dueños de nuestro cuerpo, porque no fuimos nosotros quienes lo creamos. Dios lo hizo. Y lo creó a su propia imagen. "Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó" (Génesis 1: 26, 27).

ALGUNOS HECHOS IMPORTANTES

Hecho número 1:
 

Hemos sido creados por Dios y él desea que cuidemos el cuerpo y la mente. Repitamos el versículo ya citado: "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?" (1 Corintios 6: 19). Una persona borracha no puede proporcionar una morada agradable al Espíritu Santo.

Hecho número 2:
 

Dios envió a su Hijo único a rescatarnos porque el mundo desobediente se rebeló contra él. Dios hizo ese sacrificio voluntariamente, y no porque tenía que hacerlo. ¡Asombroso! Por eso cuando una persona arruina su vida con el uso de alcohol, Dios no vacila en ponerse a su lado para rescatarla de la confusión que el alcohol le ha creado. Dios lo hace así porque la ama y se interesa en ella. Aunque el alcohólico reniegue del cielo, Dios permanece junto a él y con tierna compasión le ofrece su apoyo y lo invita a reformar su vida. En vista de su gran amor por nosotros, ¿qué pide Dios que hagamos? "Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios" (1 Corintios 10: 31).

Hecho número 3:
 

El alcohol destruye la mente. El alcohol no sólo arruina el cuerpo, sino también la mente. El ser humano no es sólo huesos, músculos y piel. Tiene además una mente, que es asiento defunciones nobles, como la voluntad, el juicio crítico, el razonamiento, la responsabilidad y el amor a Dios y a los semejantes.

El bebedor pierde su identidad y se convierte en una persona sin voluntad. Por eso la Biblia declara:

"El vino es arrogante, las bebidas, insolentes; quien en ellas se pierde, no llegará a sabio" (Proverbios 20:

1, versión católica llamada Biblia de Jerusalén).

El alcohólico no debe desesperar, ya que si acepta a Cristo como su Salvador y decide obedecer sus enseñanzas, recibirá poder para regenerarse: "Si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas" (2 Corin­tios 5: 17).

 

El cuerpo, la mente y la voluntad, todo se renueva mediante el poder de Dios.

Hecho número 4:
 

El hábito de tomar bebidas alcohólicas daña a otras personas. Miles mueren en accidentes causados por ebrios. Decenas de miles quedan mutilados o desfigurados por el resto de sus vidas. Pero eso no es todo. Los bebedores perjudican a su familia. Privan a sus hijos de alimentación adecuada y de ropa decente. Hacen sufrir cruelmente a su cónyuge. Castigan injustamente a los hijos y los privan de su compañía. Además, muchos crímenes se cometen bajo la influencia del alcohol. Y numerosas mujeres bebedoras dan a luz hijos con defectos físicos o con problemas cerebrales.

 

Los que dejan de beberHecho número 5:

Echa a perder la moral. Nadie puede pensar bien cuando se encuentra bajo la influencia del alcohol. Y al no pensar bien, tampoco puede obrar correctamente. ¡Y eso es peligroso! Consideremos el sexo, por ejemplo. Es uno de los dones más placenteros y bellos que Dios dio al hombre y a la mujer; pero las personas bajo la influencia del alcohol lo rebajan y lo envilecen. Dios creó al sexo para el amor y el matrimonio, como fuente de unión y placer; pero los que se dedican a las bebidas alcohólicas con frecuencia desvirtúan completamente esta finalidad, manteniendo relaciones sexuales premaritales si son solteros, o bien extramaritales si son casados. Con esto deshonran a Dios y amontonan sobre ellos culpa y deshonra, y sobre otros aflicción y desgracia. Como evidencia del debilitamiento de los  principios morales por el alcohol tenemos hijos ilegítimos y enfermedades venéreas.

Hecho número 6:
 

El hábito de beber destruye la amistad. Aunque algunos alcohólicos parecen ser amigos de todo el mundo, en realidad el hábito de beber no ayuda a encontrar buenos amigos ni a conservarlos. Lamentablemente muchos piensan que deben consumir bebidas alcohólicas para ser aceptados por los de más. Si una persona tiene que beber para encontrar amigos, ¿qué tiene que hacer para conservarlos? ¿Tal vez seguir bebiendo hasta arruinarse el hígado, el corazón y el cerebro? Hay miles de personas que no beben y que sin embargo tienen amigos excelentes.

El alcohol no sirve para fortalecer la amistad. Hace perder los amigos. El alcohólico primero se pelea consigo mismo. Sabe que el alcohol dañará su organismo, y sin embargo continúa bebiendo. El alcohol le provoca un conflicto que él no está preparado para resolver. Si sigue bebiendo, llegará a aborrecerse. Pero cuando una persona hace lo que sabe que es correcto, se siente muy a gusto consigo misma, se acepta a sí misma y termina siendo mejor amiga de los demás.

La peor experiencia del alcohólico, sin embargo, es su abandono de Dios. El hábito de beber comienza como algo que la persona puede tomar o dejar a voluntad. Luego se convierte en una muleta y la persona se da cuenta de que ya no puede dejarlo. Final mente las bebidas alcohólicas se convierten en un dios que es adorado por el alcohólico. Pero nuestro bondadoso Padre celestial y Dios, no quiere perder ni siquiera al borracho más empedernido. Aunque los alcohólicos reniegan de él, en su amor y paciencia los busca para ayudarles a rehabilitarse.

Algunos sostienen que hay ventajas ocultas en el hábito de beber; pero deben estar muy escondidas porque resulta muy difícil encontrarlas. En cambio, es sumamente fácil hallar las ventajas de la abstinencia. A continuación enumeraremos algunas.

 

VENTAJAS DE LA ABSTINENCIA

Primera ventaja:
Mejor salud.
Cada vez que una persona introduce en su cuerpo sustancias perjudiciales se expone a tener problemas de salud. La persona que no bebe puede evitar las muchas enfermedades producidas por el alcohol. Se verá libre de la permanente ansiedad y nerviosismo provocados por la posibilidad de convertirse en alcohólico. Los hará dueños de una mente despejada, de buena coordinación de los movimientos y de un funcionamiento excelente de sus órganos internos.

Segunda ventaja:

Vida más larga. El abstemio disfruta de mejor salud durante más años que el bebedor. Como promedio, el no bebedor vive doce años más que el alcohólico. Tal vez esto no parezca demasiado para el muchacho o el joven, pero tiene un inmenso valor para los que han llegado a los 50 ó 55 años.

Tercera ventaja:

Seguridad en el trabajo. Nadie puede mantener a una familia sin trabajar. Lamentablemente el hábito de beber hace perder su trabajo a muchos que lo necesitan. En cambio, el alcohol no puede privar de su trabajo a los abstemios.

Cuarta ventaja:

Un mejor juicio. El juicio y las reacciones de los abstemios son de mejor calidad que el juicio y las reacciones de los que se entregan a las bebidas alcohólicas. Los abstemios evitan numerosos errores y ridiculeces mentales y físicos que pueden costarles muy caros.

Quinta ventaja:

Vida familiar más feliz. Los abstemios tienen hogares más felices. Un hogar donde reinan la paz y la tranquilidad es un lugar ideal para el desarrollo de los hijos. Mucha gente desea tener felicidad en el hogar pero no lo consiguen. El abandono de las bebidas alcohólicas es un primer paso dado hacia la felicidad de la familia.

Sexta ventaja:

Más éxito en el colegio. Si a veces los estudios resultan difíciles y complicados, lo serán más aún si el alumno se dedica a las bebidas alcohólicas. Además, el alumno que bebe se arriesga a ser expulsado si lo sorprenden bebiendo dentro de los límites de la insti­tución. Es evidente que los alumnos abstemios aprenden más y adelantan mejor en sus estudios que los bebedores.

 

Séptima ventaja:

Armonía personal. Los que no beben disfrutan de mayor armonía en la mente, en el cuerpo y en el espíritu. Les causa satisfacción el hecho de no estar esclavizados al alcohol, sirven de ejemplo para sus amigos y mantienen una relación satisfactoria con Dios, quien desea lo mejor de la vida para sus hijos.

LA MEJOR ESPERANZA DEL ALCOHÓLICO

Supongamos ahora que el lector ya se ha iniciado en el consumo de las bebidas alcohólicas. ¿Significa eso que no hay esperanza para él? ¿Hay un camino para escapar de la trampa del alcoholismo? Si el bebedor desea rehabilitarse, entonces hay esperanza para él.

 

Veamos primero por qué bebe la gente. Algunos beben porque tienen problemas. En ese caso, las bebidas alcohólicas no solucionan nada sino que empeoran la situación. Si los problemas personales, la inseguridad o un complejo llevan a alguien a beber, es mejor que esa persona encare valerosamente su situación negativa. Debe tratar de identificar su problema. Si no puede hacerlo, consiga ayuda. En el caso de los adolescentes y los jóvenes, si tienen padres comprensivos y juiciosos, pueden acudir a ellos y recibirán la ayuda necesaria.
 

 Lamentablemente los padres son las últimas personas en el mundo con quienes los hijos quieren compartir sus problemas. También pueden consultar con un profesor comprensivo, un médico, un sacerdote o un ministro evangélico o protestante. Cualquiera de ellos puede ayudarle. Los adultos, además de hacerlo con los profesionales mencionados, pueden acudir a los Alcohólicos Anónimos o a otra agencia de rehabilitación. Por otra parte, también tienen a su disposición los pastores, dirigentes y miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, porque todos ellos son abstemios y cuentan con medios eficaces para ayudar a los que desean dejar de beber.

 

La verdadera solución para el problema del alcohólico se encuentra en Jesús. El es la mejor solución para todos los problemas, incluso el alcoholismo. El es la solución para los problemas y las presiones que empujan a una persona hacia la bebida. Cristo no amenaza a nadie. No se aleja de los que lo desprecian. Escucha con paciencia. Promete ayuda. Cumple sus numerosas promesas. Ama a los bebedores y desea su rehabilitación.

Aun el bebedor que se encuentra vencido, sin fuerza de voluntad, sin esperanza y sin futuro, puede encontrar salvación en Jesús. Él es el único médico que puede garantizar la curación del alcohólico. Todavía no ha perdido ningún caso. Nunca ha abandonado a los que han acudido a Él en busca de ayuda. Tampoco ha dejado luchar solo al alcohólico que se ha vuelto hacia Él.

 

  

 

Índice