Consejos sobre convivencia
 

Por el Pastor Norberto Restrepo

Vamos a compartir una de las cosas más hermosas del campo. Pero al mismo tiempo, una de las cosas más complejas. Quizás tendremos que tocar eso a grandes rasgos ya que estos temas de vivir es difícil ponerlos en palabras.

Muchas gente a mi me ha dicho que le explique cosas especialmente algunos pastores me han dicho. Y yo les digo vengan conmigo. Los invito que me acompañen, porque esto se aprende asociados, caminando juntos. Esta educación se efectúa en compañerismo. Bueno, así educó Jesús a los discípulos, así dice el libro la Educación, que educó a los discípulos caminando juntos, comiendo juntos, durmiendo juntos y haciendo todas las actividades en comunión. Bajo el calor de la relación nosotros podemos aprender más rápido y directo. Este aprendizaje no es teórico, este aprendizaje es haciendo. Haciendo es como aprendemos.

Algunas personas me han dicho a mí que les enseñe como ser médicos misioneros y van con la ilusión de hacerse médicos misioneros. Y llegamos al lugar, y nosotros tenemos allá un terreno especializado en piedras. Así que el primer curso para ser médico misionero es sacar las piedras. Tres meses sacando piedras, seis meses sacando piedras, un año sacando piedras y la gente dice: “Bueno y cuándo es que me van a enseñar donde está el esternoclestomastoideo? Bueno el esternoclestomastoideo está allí pegado que sepan o no sepan el nombre, el musculo está allí. Ese no va a cambiar de posición.

Los hermanos no entienden que antes de tocar una persona y antes de acercase a una persona, nosotros debemos de haber desarrollado la solemnidad de lo que implica convivir, la solemnidad de lo que implica acercase a una persona, a un individuo. La mayoría de personas se acercan, y  a la medida que se acercan se destruyen. Y ahora que Ustedes están hermanos, en el proyecto de salir al campo, yo quiero decirle que lo más hermoso de esta experiencia es convivir. Pero lo más difícil de aprender es convivir. Una vez nosotros nos acercamos a una hermana en la ciudad de Bogotá, una buena hermana. El único problema de ella es que no podía convivir con la mamá. Yo no sé si aquí hay de esos casos, que la madre y la hija no pueden convivir. Ella tenía cincuenta años, 48 años y la mamá por supuesto tenía más años que ella. Y ella quería estar con nosotros y bueno, la llevamos a la casa. Estuvo con nosotros y recuerdo muy bien, ella estuvo con nosotros como tres veces. La primera vez, ella tenía una perrita viviendo con ella en su apartamento. Y me dijo a mí, que no podía dejar la perrita, que que hacía. Le dije bueno hermana si no puede ir sin la perrita, pues váyase con la perrita. Y tuvo que ir al consulado y sacarle papeles a la perrita, casi le saca pasaporte a le perrita, diligencias a la perrita. Así que hizo un viaje largo ella con la perrita y un poco de maletas. Recuerden, tenía dificultades en convivir con la mama. Y una de las razones por las cuales salió fue porque sabía que con la mama no podía vivir. Bueno, estuvo con nosotros un tiempo con la intención de hacerse médica misionera.

Y la base hermanos, la base de esta experiencia, es comunión, convivir. Para convivir en el espíritu de Jesús, nosotros debemos de recibir la persona como la persona es. Usted no puede pretender cambiar la persona como Usted pretende cambiar la persona. Así que, una de las primeras cosas que hay que hacer es aceptar a  alguien como es. Si es robusto, acéptelo robusto, ¿Verdad Mario? Si es flaco acéptelo flaco. Si ronca, acéptelo roncando. Si cuando él se toma la sopa - o ¿Cómo le llaman aquí? ¿El tapado es que llaman? – Cuando se toma el tapado y si  la persona coge la cuchara y en vez de ponerse la cuchara suavemente en la boca, chupa y sorbe (ruido de persona tomando sopa ruidosamente), pues acéptelo que sorba. Acéptelo así. Si la persona cuando habla  le tira a usted babas  y lo escupe y le saca saliva por la boca; acéptelo así. Tenemos que aprender a aceptar la persona como es.

Muy bien, así que nosotros hemos aprendido algo de eso. Así que aceptamos a la hermana con la perrita y estuvo con nosotros un buen tiempo. De pronto, le dio nostalgia con la mamá. Y dijo: “Bueno, mi mamá está enferma, hace tiempo que no veo a mi mama. Me hace falta mi mamá, quién  sabe cómo estará comiendo ella sin mí. Así que yo tengo que irme a ver a mi mamá.”
 Así que dijimos, bueno si la hermana quiere ver a la mamá después de que peleaba con la mamá, pues entonces vamos a llevarla para que coja los buses y las cosas y el transporte. Y pues nos fuimos con la hermana a la estación de buses en Barquisimeto y había que llevarla con la perrita, porque dijo que no podía dejar  la perrita. Así que llegamos a la estación de buses, con las maletas y con todas las cosas. Y en el autobús no la querían a ella con la perrita. Finalmente le dijeron que si iba con la perrita, tenía que pagarle el puesto. Así que nos tocó aceptarla con la perrita y nos tocó pagarle el puesto a la perrita para despachar a la hermana. Hay que recibir a la gente como es.

Convivir es muy hermoso. Es lo más importante de aprender en esta experiencia en el campo. Aprender a echar machete es fácil. La gente puede soportar las ampollas del machete. Y la gente puede soportar las ampollas de la piocha, de la pala y de ponerse un racimo de bananos en la espalda y sacarlo de un hoyo. Alguno de ustedes lo han hecho, ¿Verdad? Lo que es ponerse un racimo o dos racimos en la espalda y subirlos cuesta arriba. Óigame, cuando usted se come esos bananos, son muy sabrosos cuando usted los come, porque Usted los ha cargado. Bueno, despachamos a la hermana, dos días y medio de viaje desde Barquisimeto hasta la capital de Colombia. Cuando llegó el momento en que la visitamos allá me dijo: “No me entiendo con mi mamá. Estamos peleando, que problema, yo tengo que volverme otra vez.” Así que otra vez volvimos a traerla. Y bueno, ha sido una experiencia muy interesante. Ahorita mismo ella está en la fundación, en Colombia y yo creo que está dando pasos de aprender a convivir después de estar ya como seis, siete años en esta experiencia bajo ese cielo de aprender a convivir.

Convivir hermanos, aceptar a otros como es, es un tremendo privilegio que el Señor nos da. Y usted debe de prepararse para eso. ¿Necesariamente sabe que implica convivir? Convivir implica crucificar su yo. No podemos aprender a convivir a menos que Gálatas 2:20 se cumpla en su experiencia. Y ustedes saben que Gálatas 2:20, no ocurre un momento en la historia, sino que Gálatas 2:20 es una presente continuado, ¿Qué quiere decir eso? Gálatas 2:20 es un experiencia que debe suceder minuto a minuto, momento a momento, instante a instante, desde el momento en que conocemos a Jesús hasta el momento en que Usted reciba, por así decirlo la extremaunción, cuando usted reciba el ungimiento para morir, hasta ese momento Usted debe crucificar su yo momento a momento. ¿San Pablo dijo, que el moría cada cuanto? Que cada día el tenia que morir. En esa experiencia de campo, hermanos, a la cual nosotros estamos llamando y que es un anticipo de la experiencia del reavivamiento final donde la piedad práctica y la piedad de la iglesia primitiva se van a reproducir en nosotros, la base de esa experiencia es la crucifixión de su yo. Yo no sé hermanos, si ustedes tienen eso como teoría, lo tienen como doctrina, como teología, pero eso debe ser una experiencia momento a momento, y déjeme  entonces lee aquí una sentencia del Ministerio de Curación y yo les recomiendo que en este campo aquí tenemos una Biblia de relaciones humanas, está en el capítulo del Ministerio de Curación que lleva por título: “En el trato con los demás”, Pág. 384. La página 384 del Ministerio de Curación el Capitulo que titula: “En el trato con los demás” sería el primer aprendizaje y lo que primero nosotros deberíamos de estudiar e incorporar si Usted va a convivir con alguien, de paso, tenemos que convivir con la esposa  y con los hijos, será muy bueno que apliquemos esto a la convivencia primero con la familia. Escuchen esta sentencia: “TODA asociación en la vida requiere el ejercicio…” ¿Toda qué? Cualquier asociación, “TODA asociación, todo trato con un ser humano, ¿Qué requiere? “Requiere”,  escuchen el lenguaje: “Requiere” escuche lo que requiere y en esta área examinémonos en esta noche: “TODA asociación en la vida requiere el ejercicio…” y aquí menciona tres cosas. ¿Saben cuál es la primera? Dominio propio. Toda asociación con la esposa, con el esposo, con la suegra, con el suegro, con el yerno, con la nuera, con el cuñado, con la cuñada, con el amigo, con el vecino, con el enemigo, con el que nos calumnia, ¿Qué requiere? Tres cosas: dominio propio la primera, la segunda: tolerancia y tercero: simpatía. “Toda asociación…” cada vez que usted se vaya a asociar, cada vez que usted vaya a tratar con alguien, ¿Qué se requiere? Tres cosas, ¿y cuál es la primera? Dominio propio. Cuando yo he encontrado lo siguiente, y déjeme colocar una comparación: ¿Conocen ustedes la palabra quisquilloso? ¿La conocen? Muy bien, déjeme hacer una comparación, un quisquilloso, es como un huevito, ¿Dónde está Elías? Allí está Elías, Elías sabe que son los huevos, ¿verdad Elías? Un quisquilloso, es como la cáscara del huevo, cuan fácil es que la cascara del huevo se totee, se rompa, cuan fácil es. ¿Es fácil o no es fácil? La mayoría de seres humanos o mejor dicho digamos de la siguiente manera: Si Ud. no le ha permitido al Señor con Cristo estar juntamente crucificado, usted es una cascarita de huevo y cualquier gesto, y cualquier cosa que le hagan inmediatamente usted se totea, se revienta. Hermanos para que Ustedes convivan en el campo, Usted no debe de ser cascarita de huevo. Si usted es conchita de huevo es mejor que se quede aquí. Porque es mejor totearse aquí donde hay platica, donde hay mercado, que irse a reventar allá en el campo. Yo no sé hermanos con qué facilidad Usted explota, con facilidad usted rechaza. Hay algunas personas, escuchen bien, las conozco en Colombia, aquí todavía no alcanzo a conocerlos. ¿Verdad? ¿Seguro Mario? Muy bien. Algunas personas se jactan de que son francos. Algunas personas repito, se jactan de que son francos: “Yo le digo la verdad a cualquiera.”  Y yo no sé si esa franqueza es más egoísmo o es más grosería, porque al tratar con cada persona, toda asociación requiere y exige de mi primero: “Dominio propio”, segundo: “Tolerancia”, tercero: “Simpatía”, de lo contrario hermanos, no se asocie, porque se van a destruir. Seguro que se van a destruir. Y el Señor no tiene interés en que nos destruyamos. Y por eso hemos dicho en estos días: “Que el primer experimento para asociarse, la escuela es la familia”. Y el Señor dice: que el primer requisito es que dos primero se pongan de acuerdo. Y yo he encontrado en esta experiencia, que lo más difícil es encontrar un matrimonio de acuerdo. Pero,  allí es donde nosotros debemos de comenzar la ciencia de la convivencia. La ciencia de la comunión, la ciencia de aceptarnos como somos. Y de permitir que nosotros mediante la asociación experimentemos la crucifixión de nuestro yo. ¿Que implica la crucifixión del yo? La crucifixión  del yo implica que mi voluntad, mi voluntad y mis deseos deben de ceder a otro. Es muy interesante que usted recuerde lo que implica la crucifixión, ¿A quién se crucificaba? ¿A los muertos o a los vivos? La crucifixión es una estado vivo, la crucifixión no es un estado muerto. Tan pronto la persona moría crucificada ¿qué le hacían? La bajaban y la sepultaban. El proceso de Jesús primero fue un proceso de juicio, después del juicio vino la sentencia y después de la sentencia vino la crucifixión y el permaneció crucificado hasta el momento en que murió. San Pablo toma la experiencia de la crucifixión de Jesús para decir que nosotros en nuestra experiencia cristiana debemos de vivir crucificados. Digo y dice él: “Y ya no vivo yo, más vive Cristo en mi.” ¿Como estoy viviendo? Crucificado. ¿Que implica eso? Que mis deseos, mi voluntad, en cierto sentido mi bienestar, mi comodidad es crucificada ¿Para qué? Para que poder tener dominio propio en relación con mis semejantes, para poder tolerarlo y para poder desarrollar simpatía con un segundo o con un tercero. La experiencia del campo hermanos se presta de una manera muy especial para que Usted aprenda a convivir, a medida que se vaya acabando el dinero y los recursos, Ustedes se van a dar cuenta que será más necesario convivir. En la medida en que tengamos recursos, seremos más independientes y nos bastaremos unos a otros. Y mientras tengamos capacidad de comprar, no necesitaremos mucho de la convivencia. Pero, no se preocupen que los recursos en el campo se acaban pronto y usted va a tener que echar mano del auxilio, de la bondad, de la fuerza, de la capacidad, de la compañía de otro hermano. Entonces allí usted tendrá que experimentar que para poder entrar con él, para convivir con él nosotros necesitamos crucificar nuestro yo. Es el mismo principio del cristianismo de Jesús, cuando el dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a si mismo…” antes de tomar la cruz, antes de ser crucificado en esta experiencia, la experiencia es: negarse a sí mismo. Eso es crucial.

Vuelvo aquí al párrafo y escuchen todo lo que dice este párrafo hermanos, que es oro en polvo en relación de aprender a convivir y tener esta experiencia cristiana: “TODA asociación en la vida requiere el ejercicio del dominio propio, la tolerancia y la simpatía.  Diferimos…” ¿Qué es la palabra diferir? ¿Qué quiere decir la palabra diferir? Muy bien, escuchen bien: “…Diferimos tanto en disposición, hábitos y educación, que nuestra manera de ver las cosas varía mucho.” Cada uno de nosotros difiere ¿De quién? ¿Es diferente a quien? ¿Es distinto a quien? ¿Piensa diferente a quien?: A otro.  Y posiblemente cada uno de nosotros diferimos en distinta manera de acuerdo como cuantos individuos halla en una comunidad. Si hay cinco, vamos a diferir. Por ejemplo: Muchos de ustedes aquí saben manejar y tienen su vehículo. Hay tantas maneras de manejar un vehículo, ¿verdad? Hay tantas maneras. Yo he sufrido mucho en Colombia con un chofer. Tenemos un hermano en la koinonia, óigame, ¡como ese hermano maneja! Bueno, cuando ve un hueco, es cuando acelera. Cuando ve un hueco.  Y a medida que ve más huecos, el aparato pareciera que volara, el hombre va volando. Volando. Y yo he tenido que aprender a aceptarlo como es. He querido influenciarlo para que el cambie, hemos trabajado juntos en muchas oportunidades, ahorita mismo el está haciendo la construcción del sanatorio allá en Armenia en Colombia. Lo apreciamos mucho, pero yo sé: Yo no lo puedo cambiar. El carro Mario, lo ha destruido varias veces. Tres veces lo ha destruido y nos ha tocado a nosotros reparar el carro. Caja, motor por segunda vez, cauchos, bueno…todas esas cosas.

 ¿Cómo aceptar a alguien con el que nosotros profundamente diferimos? Y darnos cuenta que más importante es la persona que la conducta y que en términos de persona hay que aprender  tres cosas. Y ustedes que están interesados en la eclesiología y entender la iglesia y comprenderla la iglesia, ¿Saben hermanos que es lo más importante de la iglesia? A ver si Ustedes saben que es lo más importante de la iglesia. ¿La tesorería?  ¿A cuánto les gusta ser tesoreros? ¿A cuántos les gusta manejar el pisto? ¿A cuando les gusta ser administradores y saber que pasa en la administración?  Y si no manejan bien la administración ¿Qué hacemos nosotros?: Les decimos que es lo que hay que hacer con la administración, ¿Verdad? 1 Corintios capítulo 12 es un capitulo eclesiástico. Es un capitulo de eclesiología y allí dice San Pablo muchas cosas interesantes hermanos de la eclesiología. Allí en 1 Corintios 12 está uno de los versículos más hermosos de las comparaciones que la Biblia hace en cuanto a que es la iglesia. Y allí dice que la iglesia es un cuerpo. Y que ese cuerpo los miembros como son los miembros y coloca que la relación de nosotros, la asociación de nosotros como miembros en la iglesia debe ser igual que el cuerpo. 
A ver a quien colocamos: A Mario que está aquí cerquita, que nos sirva de ejemplo esta noche. El cuerpo de Mario  tiene pies, ¿Verdad? ¿Alguna vez el pie izquierdo y el pie derecho le han hecho huelga a Mario? ¿Y se han puesto molestos con el estómago, con los músculos de Mario y con la espalda de Mario? Alguna vez los pies de Mario se han resistido y le han dicho: “Nosotros los pies de Mario hacemos huelga y nos resistimos porque siempre estamos debajo. Siempre Mario nos está pisando. El ombligo de Mario siempre nos pisa. Hoy queremos ser ombligo. Hoy queremos ser cabeza y no queremos ser mas pies”. ¿Alguna vez sucede eso? Cuarenta años, cincuenta años, ochenta años y el pie siempre cumple con su función de pie. ¿Y nunca quiere ser más grande que quién? Que los músculos, ni la cabeza, ni el ojo, ni el cerebro. Las Escrituras colocaron esta comparación para decirnos a nosotros que así debe de ser la convivencia ¿Entre quienes? Entre los hermanos, si somos el cuerpo de Cristo y si estamos en la verdad. Pero es muy interesante que después de que la Escritura hace esa comparación y nos dice a nosotros como convivir, habla de los puestos. Y de los puestos dice, en  1 Corintios 12, note lo que dice de los puestos, en versículo 28: “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas, son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Son todos maestros? ¿Hacen todos milagros? ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos?”

¿Que come? ¡Pasión y adulterio! Déjenme decir lo siguiente ya que estamos hablando de eso y lo escuché de un científico que participo en el experimento. Un especialista en…como se llama esa especialidad…se me escapa ahora…un psicólogo clínico. Un especialista en psicología clínica. A él y a un grupo de psicólogo clínicos se les encomendó el trabajo de investigar, a hacer un estudio ¿Por qué los pastores cometían adulterio? Un estudio interesante. Cuando yo estaba muchacho, yo solamente escuchaba que eran los curas los que adulteraban. Pero a medida que fui creciendo que los curas de todas las religiones también adulteran. Bueno, esta gente en los Estados Unidos comenzaron a hacer estudios serios de porque los pastores protestantes cometen adulterio. ¿Saben a qué conclusión llegaron los estudios de los psicólogos clínicos? Pastor que coma carne y coma huevos termina en adulterio. Elena G. de White lo dijo hace mucho tiempo desde el siglo pasado. Y en ese tiempo no había trabajo hormonal. Hoy es todavía más peligroso ¿Por qué? Las gallinas criadas con hormonas, los pollos engordados con hormonas, ¿Ustedes han visto los niños que comen huevos y comen gallina y comen pollo? Bueno son hormonales. Y nosotros pensamos que eso es precocidad. Eso no es precocidad. Eso es completamente atrofia, hermanos nuestros valores están completamente trastornados. Hoy se sabe: alimentos criados con hormonas, ya sea huevo o sea carne, ¿Sabe que produce? Homosexualidad. Dios en su misericordia nos ha dado el consejo de cómo vivir, como desarrollar nuestra vida y con cuánta razón el clamor del cielo es: regresa al plan original. Regresa a los orígenes. Regresemos al comienzo. En todas las cosas. Entonces estaremos seguros.
(Alguien del público interviene) “Aquí se tiene la idea que los huevos de gallina india no son malos. ¿Qué opina referente a eso? “

Pastor Restrepo:
Hermanos, yo no sé como Ustedes leen el consejo del Señor. Cada uno de ustedes debe leer el consejo del Señor y aceptar consejo del Señor. Yo he encontrado que muchas personas leen el consejo del Señor que les conviene. Y leen el consejo del Señor de acuerdo con su gusto.  Entonces los que les gusta la miel de abeja, leen los textos de la miel de abeja que están en la Escrituras y que son positivos, pero no leen los textos de la miel de abeja que dicen que hay que manejarla con moderación, porque cada uno lee con su conveniencia.

Lo que quieren conseguir otra señora, pues entonces leen el texto que hay que dejar la señora, que hay que dejar el papá, que hay que dejar los hijos. ¿Verdad? Los que quieren cambiar de hogar. Cada uno lee conforme su conveniencia. Él que lee las Escrituras y el Espíritu de Profecía conforme su conveniencia, está leyendo las Escrituras como las lee Satanás. Satanás lee la Biblia y aplica la Biblia para su conveniencia. A Jesús le dijo: A sus ángeles mandará acerca de ti para que tu pie no tropiece en piedra: ¡Arrójate! Allí está: escrito está. Y la gran mayoría de cristianos leen las Escrituras de esa manera. Cuando nosotros aprendemos a leer las Escrituras para ser santificados, para ser purificados, el Espíritu Santo le va a decir a Ustedes que comer, que beber, que dejar, que abandonar  y de seguro que usted llegará a acercarse más al plan original de Dios. Todo eso dependerá si realmente Usted y yo queremos ser santificados y vivir para la gloria de Dios.

Nosotros vivimos leyendo  disque los tres mensajes y estamos preocupados que porque cambiaron los  símbolos. Hermanos más importante que cambiar el logo de los tres ángeles, es vivir el  primer mensaje. ¿Saben cuál es el primer mensaje de Apocalipsis capitulo 14? Y es la base de los otros mensajes. ¿Saben cuál es la base? Hermanos, la base del mensaje de los tres ángeles es la justicia de Dios por la fe. Y la justificación por la fe es…la obra de Dios que abate en el polvo, ¿Qué cosa? Mi gloria, mi yo, mi orgullo, mi suficiencia y luego que me abate en el polvo, entonces puede hacer por mí, lo que yo no puedo hacer por mí mismo.
Escuchen lo que dice el primer mensaje: “Y dadle gloria” ¿A quién? Y dale honra… ¿A quién? Y cuando a Usted le da rabia, ¿A quién le da gloria? Pero Usted está en los tres ángeles… Usted está en los tres ángeles…cada vez que a usted le da rabia contra su prójimo, ¿A quién le esta glorificando? Está glorificando su yo. ¿Cual mensaje entonces de los tres ángeles? Y cada vez que usted como huevo, porque a Usted le gusta el huevo y le gusta la carne, ¿a quién esta glorificando? El vientre, el vientre, su gusto, ¿Está glorificando a Dios? ¿Está glorificando a Dios? Hermanos, la esencia y la base del mensaje de los tres ángeles, se inicia cuando todo lo que hagamos, todo lo que pensemos, todo lo que nos mueva, sea solamente para Él  y usted y yo desaparezcamos anonadados, abnegados, humillados, desaparecidos al pie del calvario, porque el amor de Cristo nos constriñe, para que yo muera y para que solamente sea exaltado. Entonces estaremos en condiciones de proclamar el segundo mensaje y el tercer mensaje de Apocalipsis 14. De lo contrario estaremos tomando el logotipo o estaremos tomando los mensajes y la Palabra ¿en qué? ¡En vano! Este asunto hermanos no es teoría, este asunto no es hablado. Este asunto es ¿que cosa? Vivir y experimentar porque la que palabra debe ser encarnada en nosotros como seres humanos.

 

¿Hermanos, que hora es?  Estamos aquí en el párrafo de la convivencia, muy bien.  Bueno espero que me comprendan o me perdonen la desviación de la cuestión del noviazgo, ¿OK? Pero de eso hay mucho que decir, eh, el Señor les va a dar a Usted sabiduría a para manejar eso. De paso déjenme decir lo siguiente: Y lo digo en manera personal, ustedes me corrigen yo quiero aprender a ser corregido, me gusta que los niños y muchachos me corrijan. Es mi  apreciación hermanos, en la mente de Dios, en el plan de Dios para el matrimonio, no hay noviazgo. Es la apreciación que tengo del plan original. En el plan original hay entrega de la ayuda idónea a una persona. Y esa entrega la hace el Cielo.
Y yo no sé hermanos, si ustedes todavía pueden creer que el Señor puede hacer esa entrega en su vida, en su ser, en su persona. Pues yo creo todavía que Di-s puede utilizar canales y medios para que cuando alguien llegue a la edad de casarse y tenga la idoneidad por entrar en matrimonio y en familia, el Señor todavía pueda realizar esa obra con usted y para usted. Si Ud. viene al Señor y le pide al Señor que haga Su voluntad en su vida. Nosotros hemos aceptado un evangelio donde solamente el Señor entró en el calvario y no ha entrado más en ninguna otra esfera de la vida. Pero yo encuentro hermanos, que en las Escrituras el Señor entra en la experiencia de la vida de cada ser humano tantas veces como Usted y yo se lo permitimos. Para que no solamente me dirija a mí hacia al calvario, para que no solamente me perdón los pecados. Si no para que todos los actos de mi vida, Él dirija, ordene y maneje nuestra experiencia y nuestra vida y nuestro ser.

Si Usted lo permite, el Señor se lo va a dar. Pero déjeme decirle, para esto se efectúe en un hijo suyo, en un niño Usted debe comenzar a educarlo, en la voluntad de Dios, ¿Desde qué edad? Desde los nueve meses de gestación, Usted debe de comenzar a orientar su hijo. El ejemplo que tenemos de obediencia en las escrituras y de educación de la voluntad tenemos varios ejemplos. Pero uno de los clásicos es el caso de Abraham e Isaac. A los 25 años, ¿UD.  sabe que son 25 años? Que usted le diga a su hijo: “Bueno hijo mío, tu vas a ser cordero, hoy.” Isaac sabía lo que implicaba ser cordero, porque el tenia 25 años viendo al codero que el papá le enterraba el cuchillo y lo que salía era sangre. Y a los 25 años cuando Abraham le dice a su hijo: “Tú eres el cordero para el holocausto hoy en esta mañana”. ¿Se asustó Isaac? ¿Salió corriendo Isaac? ¿Insultó a su papá? ¿Desobedeció al papá? ¡Hermanos, eso no fue un fenómeno¡ ¡Eso no fue un milagro¡ ¡Eso no fue resultado de la casualidad¡ Esa es la cosecha de un proceso, de un manejo de voluntad. De un proceso educativo de una voluntad, de tal manera que a los 25 años, Isaac es tan obediente como Abraham para así aceptar la voluntad revelada de Dios. Isaac ayudó a tenderse sobre el altar, acostarse sobre el altar y colaborar con su padre para que hiciera el sacrificio conforme a la Palabra revelada. Lejos estaba Abraham e Isaac de saber que en la mente de Dios era solamente una prueba para revelarles a ellos en carne viva, lo que le iba a costar al Padre celestial el sacrificio y la entrega de Su Hijo por nuestros pecados. Hermanos, ese es el ejemplo clásico de lo que nosotros en esta experiencia debemos de hacer con la voluntad ¿De quién? De nuestros hijos.

Luego continua la experiencia y llegado a los 30 años y a los 35 años y cuando el muchacho llegó a los 40 años, ¿Qué estaba haciendo el muchacho? De allí tienen ustedes otra razón por la cual, salir de las ciudades los que tienen niños y tienen jóvenes. A los 40 años ¿qué estaba haciendo Isaac? Sembrando maíz, quemando la milpa, sembrando el trigo, atendiendo los corderos, en las actividades del campo, en la agricultura. Y déjenme decirles: toda la persona que ha aceptado la agricultura como el ABC, le aseguro que a las 7 de la noche no ve noticias, ni va a prender el televisor, sino que a las 7 de la noche les va a decir: Papá la pijama, dame la pijama porque me estoy durmiendo. Lo que necesito es dormir. Y ese muchacho no va a buscar la muchacha a la vecindad, ni a la casa del vecino, ni va a buscar otros entretenimientos, ¿Por qué? Porque el Señor ha dado hermanos, tres elementos para que las hormonas de su hijo duerman, estén tranquilos y no tenga arrebatos emocionales, porque los padres de familia me dicen a mí: El muchacho a los catorce años, quince años se vuelve loco. Y que la muchacha a los 14 años, 13 años también se vuelve loca. Y que están en un periodo como de 5 ó 6 años que están locos. Y que hay que dejarlos que sean locos. A mí me enseñó eso la psicología del adolescente cuando leí un libro secular, estudiando por allá unas clases de psicología. Y yo dije: “Señor, a mi me va a pasar lo mismo. ¿Qué hay que hacer?” Y el Señor me rebeló a mi 3 secretos, que están en Génesis, para que el muchacho llegue a los 15 años y más bien se duerma, en vez de estar excitado. ¿Cuáles son los tres secretos? El primero: un hábito de comunión con Dios. Es el primero. ¿A qué edad su hijo puede tener un hábito de comunión con Dios? ¿A qué edad? Hermanos déjenme dar un ejemplo bíblico. ¿A qué edad Samuel, el niño Samuel, desarrolló el hábito de comunión con Dios? ¿A qué edad? Hermanos, si nuestros niños pueden desarrollar hábitos de fútbol y si nuestros niños pueden desarrollar hábitos de comunión con la pelota, ¿Verdad? Y vuelven su yo y su tú la pelota. ¿No podrán desarrollar también el hábito de la comunión con el Señor? ¿Dónde está la falla? ¿Dónde está la falla? ¿Por qué su niño no ha desarrollado el hábito de orar, de conversar y sentarse con el Señor una hora diaria? ¿Por qué? ¿Quién tiene la culpa? Porque Ana le enseño a su hijo a tener comunión con Dios. Primer hábito, primera salvaguardia para que su hijo no se vuelva loco a los 14, 15 años. El hábito de comunión personal con Dios.

Segundo remedio: La dieta. Sin huevos y menos los hormonales. Porque por todo sentido son muerte a su hijo. Y créale al consejo del Señor y experiméntelo en su vida. Nosotros lo experimentamos en los nuestros. La dieta de huevos y de carne, de leche y de queso, es excitable pruébelo. Toda gente que se ha vuelto vegetariana, se da cuenta que desarrolla más fácil dominio propio y temperancia. Y se vuelven tranquilos y tienden a dormir más tranquilo y agradablemente. Pruébelo, experiméntelo.

Tercero: El Ejercicio. Y el ejercicio no es la pelota, y el ejercicio no es el básquetbol, no es el deporte. El ejercicio de Dios fue: labra la tierra y cuida la tierra. Y por eso el Señor dice en Génesis capitulo  3, dice: Cada vez que comas, que sea con dolor. Cada vez que comas hasta que vuelvas al polvo, ¿Entienden eso? Cada vez que comas, ¿hasta cuándo? ¡Hasta cuando vuelvas al polvo! ¿Qué hay que hacer? ¡Sudar! Búsqueme muchachos ahora que sudan desde que nacen hasta que vuelven al polvo. Si los muchachos nosotros los tenemos sentados y pagamos fortunas para que se sienten. Y allá unos dizque están graduados en maestrías, les dicen: Ga, la g con la a: ga, la G con la E:ge, la g con la i: gi, la G con O: go. Y así pasamos 20 años, dizque aprendiendo español y si variamos un poco entonces tenemos más orgullo, ahora no le vamos a enseñar la a,e,i,o,u. Ahora le vamos a enseñar la: ei(a), bi(b), ci(c), di(d),ef(f)…¡Mi hijo es bilingüe! y ¡Sentado! ¡Sentado! ¡Sentado! ¿Diferente al plan de Dios? ¿Diferente al plan de Dios? El plan de Dios dijo: El azadón, la agricultura, es el ABC de la educación. ¿Quien ha creído? ¿Quién ha creído de los reformadores aquí? ¿Quién ha creído? No,  los padres dicen: “Yo pasé una infancia muy dura, mis hijos no van a sufrir. Les voy a dar todo a mis hijos”. Ya les están dando hasta Toyota, 15 años ya saben manejar, ya saben manejar. ¿Qué es lo que necesitan? Hermanos el Señor por su misericordia me dijo a mí: ¡Tierra!, dales tierra. ¿Saben que pensaban una vez los hijos míos? ¡Que yo estaba loco! y que era fanático. ¿Saben que pensaron? Y allí está el problema de las imágenes. Ellos habían visto en los primeros ocho años de su vida, ¿qué cosa? ¡Las imágenes de la ciudad! Y las imágenes de la ciudad son: Toyota, Honda, Izuzu, ¿ha? ¿Cómo? Mazda, ¡ok! ¿Y saben que hice yo con ellos? ¿Qué me enseñó el Señor? ¡Llévatelos para el monte! ¡Llévatelos para el monte. Un día, un día, la esposa mía me dijo: Los muchachos tienen que caminar. Vivíamos en el lugar donde estamos ahora, recién llegando. Teníamos que caminar dos horas para llegar  a la casa, como dice Carla: Con puro jarrete, puro jarrete, en el once (a pie).

Allí no necesitamos gasolina, ni aceite, ni cambiarle válvulas, platinos, nada de eso. ¡Puro jarrete! Sale más económico. Muy bien. Y de pronto llego la esposa. Yo no sé si Sara es más sensible o Moisés es el más sensible. En las conversadas que hemos hecho con Moisés, él me dice que no es sensible, que él es de los duros. ¡Muy bien! A veces las hermanas, son como más sensibles ¿Verdad? Más sensibles, más blanditas y los hijos míos siempre han utilizado a ella para hacerme blandito a mí. Un día llego ella con la historia: Los niños necesitan una bicicleta. Para que en vez de caminar, ellos bajen los doce kilómetros en bicicleta. Yo le dije a ella: Corazón, yo creo que no. ¿Saben porque le dije a ella que no? Porque yo quería, en esta escuela, que es  a veces sin libros, sin tiza, sin tablero, sin títulos, sin birrete, sin cumpleaños, cuando  la única fiesta es el azadón y la piocha. ¿Les gusta eso? ¡Bueno por algo me dicen que soy fanático! Yo le dije: Corazón, bicicleta no. Ellos necesitan aprender a caminar y que aprendan a caminar con alegría, con sonrisa, con gusto, que se le salgan las babas por la boca, que se chupen la boca, porque es agradable caminar, porque es parte de este proceso. Ella no me entendió mucho. Pasaron los meses, los muchachos tenían que caminar dos veces en la semana y con ella tenían que caminar e iban con ella. Y de pronto ella me dice: Bueno,  bicicleta no. ¡Una moto! ¿Moto? ¡Corazón! ¡Imposible! ¡Moto peor! Para que se maten por ahí. ¡Jarrete! ¡Que caminen corazón! Y los muchachos llegaron a la conclusión que yo estaba loco. Imagínense ellos ven en Venezuela que todo mundo anda en carro, que todo mundo tiene carro. Así como Honduras en San Pedro todo mundo con carro. El que menos tiene, tiene Mazda, Toyota, ¿verdad? ¿Cuál es el de Moisés? Hasta Moisés tiene carro, imagínense. ¿Ha?

¿Primero que es?…los valores de sacrificio y cuando el muchacho aprenda a caminar y le manejen el sacrificio, está preparado para cualquier otra cosa. Mientras tanto, no. Lo destruye, el niño y el joven pierden el significado de vida.

Tres elementos hermanos que en las Escrituras, que el Señor me enseñó  a mí, y que están allí y que Usted los puede aprender.

La comunión con Dios, la dieta y tercero abnegación, sacrificio. Espíritu de lucha, que caminen. Ahora el Espíritu de lucha y de sacrificio, Ud. no le puede enseñar con órdenes. Ud. tiene que enseñarlo caminando Usted, camine Usted también. ¿Ha? Esto se hace en compañerismo, esto no se hace en el vacío. Si Ud. camina, si Ud. camina y va delante, ellos también van a caminar, pero si Ud. se va  a caballo, y los pone a caminar. ¿Qué desarrollan ellos? Por lo menos envidia. Por lo menos envidia. Pero ustedes saben, Jesús era pastor, ¿por qué? Porque era primero el que iba delante, llevando la carga y realizando el sacrificio. Y en este campo de educación, ¿Quién tiene que mostrar la imagen? ¿Quién tiene que mostrar la imagen? Ya Uds. son los especialistas por lo menos en la teoría de la imagen. ¿Verdad? Espero que la pongan en práctica. Yo tenía que practicarlo primero y caminar primero. Y echarme la carga en el hombro. Y ellos aprendieron. A los veinte años, cuando aprendieron a tener sacrificio y a reírse caminando y hacerlo con gusto. Bueno, se consiguió un carro para llevar la carga y llevar la gente. Y se dieron cuenta ahora ellos se dan cuenta y ahora dan gracias por la educación domestica del hogar y la familia. Y están preparados para llevar a cabo responsabilidades, porque las Escrituras dicen hermanos: Bueno es si el joven lleva,  y dice esa palabra tan hermosa, lleva el yugo, ¿Desde cuándo? Desde su mocedad. Hágalo con cariño, hermanos, la peor desgracia de una cultura, la peor desgracia de una nación, la peor desgracia de una ciudad como estas es la ociosidad y la hartura de pan. ¿Ustedes saben de dónde viene la palabra escuela, el origen de la palabra escuela? ¡Ocio! Yo no sé cómo serán los maestros de Honduras, pero hermanos, los maestros de Venezuela lo único que son buenos es para cobrar la nómina. Y la clase que más les gusta dar es el recreo y el deporte y el baile y toda esa cuestión y días de fiestas y ociosidad. Hermanos en el campo no hay ociosidad, en el campo si no yo siembro hoy  el próximo año por esa misma fecha no voy a comer. Si quiero comer el año entrante, tengo que comer hoy. Y la ventaja del campo es que tengo que trabajar en anticipo. Hoy me estoy comiendo la comida que otro sembró ayer.

 

Escuche este tema

 

Volver al inicio