[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home][Escuela Sabática]

Domingo - Marzo 18

Año Bíblico - Deuteronomio 31-32

UN CONTRASTE DE CARACTERES
"Un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, y el mayor servirá al menor" (Gén. 25: 23).

    Esaú se crió deleitándose en la complacencia propia y concentrando todo su interés en lo presente. Contrario a toda restricción, se deleitaba en la libertad montaraz de la caza, y desde joven eligió la vida de cazador. Sin embargo, era el hijo favorito de su padre. El pastor tranquilo y pacífico se sintió atraído por la osadía y la fuerza de su hijo mayor, que corría sin temor por montes y desiertos, y volvía con caza para su padre y con relatos palpitantes de su vida aventurera.
    Jacob, reflexivo, aplicado y cuidadoso, pensando siempre más en el porvenir que en el presente, se conformaba con vivir en casa, ocupado en cuidar los rebaños y en labrar la tierra. Su perseverancia paciente, su economía y su previsión eran apreciadas por su madre. Sus afectos eran profundos y fuertes, y sus gentiles e infatigables atenciones contribuían mucho más a su felicidad que la amabilidad bulliciosa y ocasional de Esaú. Para Rebeca, Jacob era el hijo predilecto...
    Esaú no amaba la devoción, ni tenía inclinación hacia la vida religiosa. Las exigencias que acompañaban a la primogenitura espiritual eran para él una restricción desagradable y hasta odiosa. La ley de Dios, condición del pacto divino con Abrahán, era considerada por Esaú como un yugo servil. Inclinado a la complacencia propia, nada deseaba tanto como la libertad para hacer su gusto. Para él, el poder y la riqueza, los festines y el alboroto, constituían la felicidad. Se jactaba de la libertad ilimitada de su vida indómita y errante...
    Jacob había oído a su madre referirse a la indicación divina de que él recibiría la primogenitura, y desde entonces tuvo un deseo indecible de alcanzar los privilegios que ésta confería... El objeto de sus anhelos era la primogenitura espiritual. Tener comunión con Dios, como el justo Abrahán, ofrecer el sacrificio expiatorio por su familia, ser el progenitor del pueblo escogido y del Mesías prometido, y heredar las posesiones inmortales que estaban contenidas en las bendiciones del pacto: éstos eran los honores y prerrogativas que encendían sus deseos más ardientes....
    Con secreto anhelo escuchaba todo lo que su padre decía acerca de la primogenitura espiritual; retenía cuidadosamente lo que oía de su madre. Día y noche este asunto ocupaba sus pensamientos, hasta que se convirtió en el interés absorbente de su vida. Pero aunque daba más valor a las bendiciones eternas que a las temporales, Jacob no tenía todavía un conocimiento experimental del Dios a quien adoraba. Su corazón no había sido renovado por la gracia divina. Creía que la promesa respecto a él mismo no se podría cumplir mientras Esaú poseyera la primogenitura; y constantemente estudiaba los medios de obtener la bendición que su hermano consideraba de poca importancia y que para él era tan preciosa (Patriarcas y profetas, págs. 175-177).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Lunes - Marzo 19

Año Bíblico - Deuteronomio 33-34 y Mateo 10

NUNCA SACRIFIQUES LA INTEGRIDAD, NI PIERDAS LA PRIMOGENITURA
"Dijo a Jacob: Te ruego que me des a comer de ese guiso rojo, pues estoy muy cansado... Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura... Y vendió a Jacob su primogenitura... Así menospreció Esaú la primogenitura" (Gén. 25: 30, 31, 33, 34).

    Es mucho lo que se cede en aras de deseos y deleites del presente. No hay evidencias del alma ferviente que está hambrienta de fortaleza espiritual y de sabiduría celestial. Se cede a las tentaciones, se gratifica el apetito y se manifiesta separación de Dios...
    Recuerde el caso de Esaú. Él pasó la crisis de su vida sin saberlo. Lo que consideró como un asunto apenas digno de un pensamiento, fue el acto que reveló los rasgos predominantes de su carácter. Mostró su elección, su verdadera estima de lo que era sagrado y que debiera haber sido apreciado como sagrado. Vendió su primogenitura por la pequeña complacencia de satisfacer su deseo del momento, y eso determinó el curso posterior de su vida. Para Esaú, un bocado de comida valía más que el servicio de su Maestro (Carta 5, 1877).
    Oh, si el pueblo de Dios reflexionara en que por una acción equivocada se produce una mancha en la historia y la experiencia que nada, salvo la sangre de Cristo, puede erradicar. Cada acto de la vida debiera ser analizado cuidadosamente porque por él enviamos al mundo, como una fuente abierta, torrentes de bendición o de maldición. Que quienes conocen sus Biblias vivan la vida de Cristo. Todos debieran considerar que están haciendo una obra que perdurará para siempre...
    Nadie en este mundo puede hacer un acto egoísta sin correr el riesgo de vender su primogenitura por un plato de lentejas. Recuerden que Esaú estaba controlado por sus deseos, fue un hombre dominado por sus apetitos a inclinaciones y vendió su alma para gratificar sus apetitos. ¿Alguno que conoce la verdad presente está viviendo así?...
    "No sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura". ¡Cuántos, cuyos nombres están registrados en los libros de la iglesia, estarán dispuestos a sacrificar su integridad y padecer las consecuencias por causa de una ventaja egoísta! Con el propósito de gratificar sus deseos carnales, andarán indefensos en medio de las trampas de Satanás. Por causa de las influencias egoístas venderán su paz interior y con ella sus almas.
    Después de gratificar sus apetitos, Esaú se lamentó por lo que hizo. "Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas". ¡Quiera el Señor que cada uno que ha invocado el nombre de Cristo se aparte de toda forma de iniquidad! (Carta 47, 1894).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Martes  - Marzo 20

Año Bíblico - Salmos 33-36

CUANDO NO TENGAS ESPERANZAS, BUSCA LA ESCALERA DEL CIELO
"Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía" (Gén. 28: 16).

    Los ángeles de Dios ascendían y descendían por la mística escalera y cuando [Jacob] despertó, dijo: "Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía". Lo mismo ocurre con nosotros. Si nuestros ojos fueran abiertos, veríamos los ángeles de Dios en derredor nuestro, y a los ángeles malvados que también están aquí, tratando de destruirnos; pero los ángeles buenos los mantienen a raya.
    Jacob pensó obtener la primogenitura y sus beneficios mediante el engaño, pero se chasqueó. Pensó que había perdido todo, su relación con Dios, su hogar, y todo lo demás, y allí estaba como un fugitivo frustrado. ¿Pero qué hizo Dios? Lo contempló en su condición desesperada, vio su desengaño, y vio que había en él elementos que redundarían para gloria de Dios. Tan pronto Dios vio su condición, le presentó la escalera mística que representa a Jesucristo. He aquí el hombre que había perdido toda relación con Dios, y el Soberano del cielo lo contempla y consiente en que Cristo salve el abismo abierto por el pecado.
    Podríamos haber mirado y dicho: Anhelo el cielo, pero, ¿cómo puedo alcanzarlo? No veo ningún camino. Eso es lo que pensó Jacob, y por eso Dios le mostró la visión de la escalera, que conecta la tierra con el cielo, a través de Jesucristo. Una persona puede subir por ella, pues la base descansa sobre la tierra y el peldaño superior llega hasta el cielo. Entonces el alma asciende de sus costumbres, prácticas y hábitos terrenales a los celestiales. El resplandor y la gloria de Dios están en cada escalón de esta mística escalera y los hombres y las mujeres ascienden, ¿sobre quién? Jesucristo. ¿De quién se aferran? De Jesucristo. ¿A quién están unidos? A Jesucristo.
    Ahora descubrimos que es posible alcanzar la cima y que Dios está en la parte superior de la escalera y espera con los brazos abiertos a todo aquel que ha de entrar en su reino eterno. ¡Alabad su precioso nombre! Vosotros, habitantes de la tierra, ¡alabad a Dios! ¿Y por qué? Porque mediante Jesucristo, cuyo largo brazo humano rodea a la humanidad, mientras con su brazo divino se aferra del trono del Infinito, el abismo es salvado con su propio cuerpo, y este mundo, pequeño como un átomo, qué estuvo separado del continente del cielo por el pecado y se convirtió en una isla, otra vez es rehabilitado porque Cristo salvó el abismo. Si hay un alma en peligro, Dios está dispuesto a asistirla. Todos los ángeles del cielo serán enviados para prodigarle su atención (Manuscrito 5, 1891).


Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Miércoles - Marzo 21

Año Bíblico - Josué 1-2 y Mateo 11

LA VERDAD NOS IMPULSA AL CIELO
"Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos" (Juan 10: 9).

    La verdad es un principio activo que impulsa a la acción, moldeando el corazón y la vida para que haya un constante movimiento hacia arriba, ascendiendo la escalera que vio Jacob, hasta llegar al Señor en el peldaño más elevado... El cristiano que progresa tiene gracia y amor que sobrepasa el conocimiento, porque la contemplación del carácter de Cristo transforma profundamente sus afectos. La gloria de Dios, revelada por encima de la escalera, puede ser apreciada únicamente por el que progresa en la ascensión, quien siempre es atraído más alto, hacia los objetivos más nobles que Cristo revela...
    A fin de asegurar nuestro llamamiento y elección, se requiere mayor diligencia que la que muchos le han manifestado a este aspecto importante. "Porque haciendo estas cosas", vivir con el plan de la adición, creciendo en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, ascenderéis, paso a paso, la escalera que contempló Jacob y así "no tropezaréis jamás"...
    Reflexionemos en esta escalera que se le presentó a Jacob. La raza humana interrumpió la comunicación con Dios. Aunque podían contemplar el paraíso perdido, no encontraban ninguna forma de volver a entrar y restablecer la comunión con el cielo. El pecado de Adán cortó todo vínculo entre el cielo y la tierra. Hasta el momento en que Adán y Eva transgredieron la ley de Dios hubo una relación estrecha entre el cielo y la tierra. Mantenían su comunicación a través de una senda que Dios podía recorrer. Pero la transgresión de la ley de Dios rompió este vínculo y la raza humana quedó separada de Dios.
    Tan pronto como Satanás sedujo a nuestros primeros padres a desobedecer la santa ley de Dios, cada vínculo que unía a la tierra con el cielo y a la raza humana con el Dios infinito, se rompió. Los seres humanos contemplaron ahora el cielo, pero, ¿cómo podían alcanzarlo? Pero, ¡regocíjese el mundo! El Hijo de Dios, el sin pecado, el perfecto en obediencia, llegó a ser el canal por el cual se restableció la comunicación interrumpida, el camino por el cual se podía recuperar el paraíso perdido. Es por medio de Cristo, nuestro sustituto y garante, como podemos observar los mandamientos de Dios. En él volvemos a manifestar nuestra lealtad y Dios nos aceptará.
    Cristo es la escalera... Esta es la escala cuya base descansa an la tierra, sus peldaños más altos alcanzan las alturas de los cielos. El nexo que se había roto fue reparado. Una amplia calzada se extendió por la que todos los que están trabajados y cargados pueden pasar. Ellos pueden entrar al cielo y encontrar descanso (Manuscrito 13, 1884).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Jueves - Marzo 22

Año Bíblico - Josué 3-4

CRISTO ES LA ÚNICA ESCALERA QUE CONDUCE AL CIELO
"Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia" (Gén. 28: 12, 13).

    La escalera es el medio de comunicación entre Dios y la raza humana. Por medio de la escalera mística se predicó el evangelio a Jacob. Cuando la escalera se extendió desde la tierra hasta las alturas de los cielos, se pudo ver la gloria de Dios en la parte superior de ella, donde Cristo en su naturaleza divina era uno con el Padre. Y así como los peldaños superiores de la escalera penetraban los cielos y los inferiores tocaban la tierra, así también Cristo, siendo Dios, revistió su divinidad con humanidad y vivió en el mundo "en condición de hombre". Aquella escalera habría sido inútil si no descansara en tierra o si no tocara los cielos.
    Dios se manifestó en gloria en la cima de la escalera, y mirando compasivamente al errante y pecador Jacob, le dirigió palabras de aliento. Es a través de Cristo que el Padre contempla a los seres humanos pecadores. Los ángeles ministradores se comunicaban con la tierra por medio de aquella escalera. Es que la única forma como los seres humanos pueden alcanzar la salvación es aferrándose a Cristo.
    Ascendemos a los cielos por la escalera -la altura total de la obra de Cristo-paso a paso. Hemos de asirnos de Cristo y subir por los méritos del Señor. Detenernos implica dejar de ascender, es caer, es perecer..
    La pregunta que los hombres y las mujeres que miran hacia el cielo se hacen, es: ¿Cómo puedo llegar a las mansiones reservadas a los benditos del Señor? Siendo partícipes de la naturaleza divina. Huyendo de la "corrupción que hay en el mundo debido a las bajas pasiones". Es entrando en el lugar santísimo por medio de la sangre de Cristo y echando mano de la esperanza propuesta en el evangelio... Es permaneciendo en Cristo y siendo orientados por Cristo, creyendo y obrando: es confiando en Jesús y sin embargo trabajando en el plan de la adición, aferrándose a Cristo y ascendiendo constantemente hacia Dios...
    Les señalamos las mansiones que Cristo está preparando para todos los que le aman. Les señalamos la ciudad con fundamento, cuyo hacedor y constructor es Dios... Asciendan paso a paso y encontrarán a Dios en la parte superior de la escalera y la Ciudad Santa de Dios. Nadie que haya subido resueltamente por la escalera dejará de alcanzar la vida eterna. "Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo" (Manuscrito 13, 1884).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Viernes - Marzo 23

Año Bíblico - Josué 5-6 y Mateo 12

VALIOSAS LECCIONES DE LA EXPERIENCIA DE JACOB
"Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices" (Gén. 32: 26).

    Hablarles a las almas tentadas de su culpabilidad de ninguna manera las inspira a ser mejores... Levantad ante ellas las posibilidades que tienen por delante. Mostradles las alturas que pueden alcanzar. Ayudadlas a confiar en la misericordia del Señor y en su poder perdonador. Jesús espera hoy que se aferren de su mano para darles el poder de vivir una vida noble y virtuosa.
    Con frecuencia el Señor conduce a las personas a una crisis para mostrarles sus flaquezas e indicarles cual es la Fuente de la fortaleza. Si oran y velan en oración, si luchan con denuedo, sus puntos débiles llegarán a ser sus puntos fuertes. La experiencia de Jacob tiene muchas lecciones valiosas para nosotros. Dios le enseñó a Jacob que con sus propias fuerzas jamás alcanzaría la victoria, que debía luchar con Dios para alcanzar la fuerza que viene de arriba.
    Toda esa noche Jacob luchó con el Ángel. Finalmente, el vigoroso luchador quedó debilitado por un toque en su muslo. Ahora estaba incapacitado y padeciendo un agudo dolor, pero no se soltó de Cristo. En actitud penitente y contrita, se aferró del Ángel... y solicitó su bendición. Quería tener la certeza de que su pecado había sido perdonado. Su determinación se fortaleció y su fe fue más ferviente y perseverante, hasta el mismo fin. El Ángel trató de soltarse, y le dijo: "Déjame, porque raya el alba", pero Jacob replicó: "No te dejaré, si no me bendices".
    Si esta hubiera sido una manifestación de confianza presuntuosa o jactanciosa, Jacob habría sido destruido de inmediato; pero la suya era la certeza de uno que confiesa su indignidad y que sin embargo, confía en la fidelidad de un Dios que mantiene su pacto... Mediante la humillación, el arrepentimiento y la entrega incondicional, este pecador y errante mortal prevaleció ante la Majestad del cielo. Él se había asido temblorosamente de las promesas de Dios y el corazón de amor infinito no pudo apartarse de la súplica del pecador.
    Como evidencia de que Jacob había sido perdonado, su nombre se cambió de uno en que se recordaba su pecado, a otro que conmemoraba su victoria. "No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido".
    ¿Recibiremos fuerzas de Dios y lograremos victoria tras victoria o intentaremos operar por nuestras propias fuerzas, para ser derrotados en nuestros vanos esfuerzos? Por nuestra entrega incondicional a Dios, procuremos obtener el poder que cada uno necesita para triunfar en nuestra lucha contra el mal (Manuscrito 2, 1903).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Sábado - Marzo 24

Año Bíblico - Josué 7-8

EL AMOR HACIA DIOS NOS CONDUCE A LA SEGURIDAD EN ÉL
"Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; aunque contra mí se levante guerra, yo estaré confiado" (Sal. 27: 3).

    Usted debería estar dispuesto a que todos sepan que no se pertenece, sino que es de Aquel que lo compró a un precio infinito, y que usted no sólo esta comprometido, sino decidido a glorificarle en su cuerpo y en su espíritu, los cuales son de Dios. Un amor de tal magnitud debe, no sólo impulsarlo a confesar a Cristo con los labios, sino también con la vida, y a dar fruto para la gloria de Dios.
    Transitamos por terreno del enemigo. Hay enemigos a cada paso dispuestos a impedir nuestro avance. Odian a Dios, a sus seguidores y a quienes llevan su nombre. Pero los que son nuestros enemigos también son enemigos del Señor y, aunque son fuertes y astutos, el Capitán de nuestra salvación que nos dirige, los puede derrotar. Así como el sol disipa las nubes que se interponen en su camino, así también el Sol de Justicia remueve los obstáculos que bloquean nuestro paso. Nuestras almas pueden solazarse al contemplar las cosas invisibles que alegran y animan nuestro peregrinaje.
    Bien podemos decir: "Tu presencia es nuestro refugio, nuestro tesoro, nuestra gloria, nuestro gozo..." ¿Oramos para que Cristo vaya donde vamos y more donde moramos? Si podemos vivir sin Cristo en este mundo, él vivirá sin nosotros en el mundo venidero. Pero, si nos aferramos a él con fe y decimos como Jacob: "No te dejaré"; si suplicamos, "No me eches de tu presencia, ni quites de mí tu Santo Espíritu"; él nos promete: "No te desampararé, ni te dejaré".
    No podemos vivir olvidando descuidadamente la gran salvación que se nos ha ofrecido gratuitamente. El hecho de conocer lo que Dios espera de nosotros como nuestro Padre nos guardará de ofenderlo. Y esto nos conducirá a que tratemos de agradarle. Como hijos suyos hemos de andar en la luz, dignos del Dios que nos ha llamado a su gloria y a su reino inmortal.
    Hemos leído el relato de un noble príncipe quien siempre llevaba el retrato de su padre cerca de su corazón y en ocasiones importantes, cuando corría peligro de olvidarlo, lo sacaba y mirándolo, decía: "No permitas que haga nada indigno de un padre tan honorable". Como cristianos, Dios tiene derechos sobre nosotros que no deberíamos perder de vista ni por un momento...
    El pueblo de Dios es considerado una corona, una diadema. Satanás apetece el tesoro del Señor, pero Dios lo ha asegurado para que Satanás no pueda obtenerlo... Estaremos seguros, perfectamente seguros de toda sutileza del enemigo, siempre que tengamos una confianza inamovible en Dios (Carta 8, 1873).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Favor firme nuestro libro de Invitados
Firme nuestro libro de invitados
Vea nuestro Libro de invitados
Guestbook by Lpage

 ¿Le gustó este sitio? Recomiéndelo a un amigo o colega con Recommend-It (tm)
[Home] [Escuela Sabática] [Programa de radio]



Usted es el visitante número . ¡Gracias por venir!


Sus comentarios

... Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en  Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus  profetas, y seréis prosperados. II Crónicas 20:20

¿Desea poner a su iglesia en Internet  completamente GRATIS? Visite Christweb.
WebSiervo: Christian Gutiérrez