[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home][Escuela Sabática]

Domingo - Abril 29

Año Bíblico - 1 Samuel 25-26

A DIOS, NO AL YO, SEA LA GLORIA
"Y les dijo... ¿os hemos de hacer salir aguas de esta peña?... Y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas... Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado" (Núm. 20:10-12).

    Sería la mayor insensatez del mundo que alguien se adjudique el mérito por el éxito que pueda tener. Mientras más humildemente caminemos con Dios, más se manifestará él para ayudarnos. Jamás el Señor envió a sus siervos a realizar una tarea para el Cielo, con toda la oposición de Satanás y sus secuaces, sin proporcionarles asistencia divina. La razón por la cual no tenemos más éxito en la obra es porque dependemos de nuestros propios esfuerzos en lugar de confiar en la ayuda que Dios nos quiere dar... Observen cómo Satanás gobierna a sus agentes y opera por medio de ellos para hacer su obra de tiniebla y engaño. Es el privilegio de ustedes creer que Jesús obrará fervientemente en su favor para que realicen su obra...
    Todo el cielo está interesado en la obra de quienes han de ser salvos en el reino de Dios. "Sin mí --dice el Señor-- nada podéis hacer". Por lo tanto, no hay ni una "jota"* de la gloria que podamos tomar para nosotros. No obstante, percibiendo nuestra debilidad podemos extender la mano al poderoso Dios. Sé que no soy nada, pero Jesús es poderoso para salvar. No puedo hacer nada, pero Jesús puede hacer grandes cosas. Dios me quiere en la obra, pero mis esfuerzos serán inútiles sin su ayuda.
    El clamor constante de Israel era, "Moisés fue quien lo hizo", y perdieron de vista a Dios. Dios tenía una lección que debía enseñar a su pueblo y cuando Moisés se aventuró a tomar la gloria para sí, el Señor le mostró al pueblo que no era Moisés, sino Dios quien había hecho la obra. Las palabras que dirigió a Moisés fueron: "mas no entrarás allá, en la tierra". El Señor demostró así a las huestes de Israel quién era el conductor. Cuando sentimos nuestra profunda insignificancia, entonces es cuando Cristo considera que es el momento de darnos su Espíritu. Nos vestirá con su salvación cuando manifestemos nuestro reconocimiento y lo glorifiquemos por la obra que ha hecho. El Señor nos ayuda, mis queridos hermanos y hermanas, a aprender las preciosas lecciones en la escuela de Cristo. Estas lecciones son la de humildad y mansedumbre de corazón. Algunos nunca aprenden estas lecciones. Trabajan y trabajan y no entienden quién es la Fuente de su fortaleza y poder (Manuscrito 8, 1886).

* "Jota", se refiere a la letra más pequeña del alfabeto hebreo.


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Lunes - Abril 30

Año Bíblico - 1 Samuel 27-28 y Mateo 28

LA INCREDULIDAD Y LA MURMURACIÓN EXALTAN A SATANÁS
"Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá" (Núm. 21: 8).

    La misma lección que Cristo ordenó a Moisés que diera a los hijos de Israel en el desierto es apropiada para todas las almas que padecen bajo la plaga del pecado. Desde la ondulante nube Cristo habló a Moisés y le ordenó que hiciera una serpiente de bronce y la pusiera sobre un poste. Luego, le indicó que se dirigiera a todos los que habían sido mordidos para que la contemplaran y vivieran. Habría sido fatal si en vez de mirar, como Cristo lo ordenó, alguno hubiera dicho: "No creo que me haga ningún bien el hecho de mirarla. Es demasiado el padecimiento que sufro a causa del veneno de estas serpientes". La obediencia era lo único que se pretendía; una obediencia implícita y ciega, sin detenerse a inquirir cuál era la razón o la ciencia que estaba detrás de este asunto...
    Fijar la vista en el yo no nos deparará luz, ni esperanza, ni paz. Cuanto más nos espaciemos cavilando en estas cosas, tanto más oscuridad y desánimo sobrevendrán. Complacemos al enemigo de Dios y de la raza humana al mantenernos en la oscuridad donde no nos puede alcanzar el rayo de la Luz de la vida, como hizo Elias cuando Dios le dijo: "Sal afuera y ponte de pie en el monte, delante de Jehová". Esta orden llega hasta cada uno de nosotros quienes contemplando nuestros desánimos y quejas por causa de nuestra fragilidad damos al mundo un ejemplo de desconfianza en Dios pues nos negamos a mirar y vivir, mostrando, de este modo, que no tenemos fe en el poder de Jesús para salvarnos del veneno del pecado que ha transmitido la mordedura de la serpiente...
    ¡Si los hombres y las mujeres tan sólo comprendieran hasta qué punto la incredulidad y la murmuración exaltan y honran a Satanás mientras que despojan a Cristo de su gloria por haberlos salvado por completo del pecado!. . . El rompió las ataduras de la tumba y salió para retomar la vida que había ofrecido por nosotros. Subió a las alturas, llevó cautiva a la cautividad y nos trajo dones. Padeció toda clase de penurias por nosotros... Ha de ser nuestro Ayudador y nuestro refugio en todo momento de necesidad. Se debe revelar en nuestra experiencia cristiana como nuestro completo y suficiente Salvador.
    Sólo mirar y vivir. Deshonramos a Dios cuando permanecemos encerrados en el oscuro sótano de la duda sin salir al recinto de la esperanza y de la fe. Cuando la Luz brille en todo su esplendor, aferrémonos a Jesús con el poderoso brazo de la fe. No cultivemos más las dudas expresándolas y diseminándolas en la mente de otras personas, actuando como agentes de Satanás, sembrando las semillas de la duda. Hablemos con fe, vivamos por fe, cultivemos el amor a Dios; demos evidencias al mundo de lo que Jesús significa para nosotros. Magnifiquemos su santo nombre. Hablemos de su bondad; de su misericordia y de su poder (Manuscrito 42, 1890).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Martes  - Mayo 1

Año Bíblico - 1 Samuel 29-31

MOISÉS VISLUMBRÓ EN VISIÓN LA TIERRA PROMETIDA
"Verás, por tanto, delante de ti la tierra; mas no entrarás allá, a la tierra que doy a los hijos de Israel" (Deut. 32: 52).

    Mientras [Moisés] repasaba lo que había experimentado como jefe del pueblo de Dios, veía que un solo acto malo manchaba su foja de servicios. Sentía que si tan sólo se pudiera borrar esa transgresión, ya no rehuiría la muerte. Se le aseguró que todo lo que Dios pedía era arrepentimiento y fe en el sacrificio prometido, y nuevamente Moisés confesó su pecado e imploró perdón en el nombre de Jesús.
    Se le presentó luego una visión panorámica de la tierra de promisión. Cada parte del país quedó desplegada ante sus ojos, no en realce débil e incierto en la vaga lejanía, sino en lineamientos claros y bellos que se destacaban ante sus ojos encantados. En esta escena se le presentó esa tierra, no con el aspecto que tenía entonces sino como había de llegar a ser bajo la bendición de Dios cuando estuviese en posesión de Israel. Le pareció estar contemplando un segundo Edén. Había allí montañas cubiertas de cedros del Líbano, colinas que asumían el color gris de sus olivares; y se percibía la fragancia agradable de la viña; anchurosas y verdes planicies fructíferas esmaltadas de flores; aquí se veían las palmeras de los trópicos, allá los undosos campos de trigo y cebada; valles asoleados en los que se oía la música del murmullo armonioso de los arroyos y los dulces trinos de las aves; buenas ciudades y bellos jardines; lagos ricos en "la abundancia de los mares"; rebaños que pacían en las laderas de las colinas, y hasta entre las rocas los dulces tesoros de las abejas silvestres...
    Moisés vio al pueblo escogido establecido en Canaán, cada tribu en posesión de su propia heredad. Alcanzó a divisar su historia después que se establecieran en la tierra prometida; la larga y triste historia de su apostasía y castigo se extendió ante él. Vio a esas tribus dispersadas entre los paganos a causa de sus pecados, y a Israel privado de la gloria, con su bella ciudad en ruinas, y su pueblo cautivo en tierras extrañas. Los vio restablecidos en la tierra de sus mayores, y por último, dominados por Roma.
    Se le permitió mirar a través de los tiempos futuros y contemplar el primer advenimiento de nuestro Salvador. Vio al niño Jesús en Belén... Siguió al Salvador a Getsemaní y contempló su agonía en el huerto, y cómo era entregado, escarnecido, flagelado y crucificado.
    Otra escena aún se abre ante sus ojos: la tierra libertada de la maldición, más hermosa que la tierra de promisión cuya belleza fuera desplegada a su vista tan breves momentos antes. Ya no hay pecado, y la muerte no puede entrar en ella. Allí las naciones de los salvos y bienaventurados hallan una patria eterna (Patriarcas y profetas, págs. 506-510).


Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Miércoles - Mayo 2

Año Bíblico - Salmos 53-56

EL SEPULCRO NO PUEDE RETENER A LOS SANTOS DEL SEÑOR
"Y murió allí Moisés siervo de Jehová, en la tierra de Moab, conforme al dicho de Jehová" (Deut. 34: 5).

    Después que el pecado ingresó en el mundo, el Edén fue retirado de esta tierra pues el Señor no quiso que recibiera las huellas de la maldición... Mientras Moisés [en visión] contemplaba este hermoso jardín, una expresión de gozo se dibujó en su semblante. Pero, el siervo de Dios fue trasportado más allá. Vio que la tierra sería purificada por fuego y limpiada de todo vestigio de pecado, de toda marca de maldición y que sería renovada y entregada a los santos que la poseerían para siempre jamás. Vio que los reinos de este mundo serían dados a los santos del Altísimo...
    Las profecías que los judíos aplicaron a la primera venida de Cristo, se cumplirán en la tierra renovada. Los santos han de ser redimidos y alcanzarán la inmortalidad. En sus frentes estarán las coronas de inmortalidad y el gozo y la gloria se manifestarán en sus semblantes que reflejarán la imagen de su Redentor.
    Moisés vio la tierra de Canaán como aparecerá cuando llegue a ser el hogar de los santos. Juan el Revelador tuvo una visión de esta misma tierra, de la que escribió: "Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios"...
    Cuando Moisés contempló estas escenas, el gozo y el triunfo se expresaron en su semblante. Así pudo entender la fuerza de todo lo que los ángeles le habían revelado. Comprendió la visión panorámica que le fue presentada. Su mente estaba firme, su intelecto, claro. Su fortaleza no había disminuido, su visión no había menguado. Cerró sus ojos y murió. Los ángeles lo enterraron en el monte. Y allí durmió.
    Pero no pasó mucho tiempo antes que Cristo viniera a resucitar a Moisés. Mientras se alzaba de la tumba y se adelantaba hacia el Señor, Satanás se paró junto a él, diciendo: "He ejercido control sobre él. Lo he tentado y él cedió a la tentación. Ni siquiera Moisés fue capaz de observar la ley de Dios. Él ha cometido transgresión y se ha puesto de mi lado en el conflicto. Él tomó para sí la gloria que era de Dios. Es propiedad mía, pues por causa de este pecado ha ingresado en mi dominio y poder" (Manuscrito 69, 1912).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Jueves - Mayo 3

Año Bíblico - 2 Samuel 1-2 y Marcos 1

LA RESURRECCIÓN DE MOISÉS CERTIFICA LA DERROTA DE SATANÁS
"Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda" (Judas 9).

    Satanás contendió denodadamente por el cuerpo de Moisés. Nuevamente procuró entablar un conflicto con Cristo en relación a lo que consideraba como una ley injusta de Dios. Con su poder engañador reiteró sus falsas declaraciones indicando que no se lo había tratado con justicia. A pesar del calibre de sus acusaciones, Cristo no trajo en su contra el registro de la insidiosa labor, de tergiversación y de fraude, que había iniciado en el cielo; ni la secuela de falsedades que dijo luego en el Edén y que condujeron a la transgresión de Adán; ni la forma como agitó las pasiones de las huestes de Israel, incitándolas a la murmuración y la rebelión al grado que Moisés perdió su dominio propio... Cristo no respondió a Satanás. No pronunció ninguna acusación en su contra; no obstante, resucitó a Moisés de entre los muertos y lo condujo al cielo.
    En este episodio Cristo ejerció por primera vez su poder a fin de quebrantar el poder de Satanás y dar vida a los muertos. Aquí comenzó su obra de vivificar lo que había muerto. De este modo testificó que era la Resurrección y la Vida y que tenía poder para rescatar a quienes Satanás había hecho cautivos, por lo que aunque murieran, volverían a vivir. Una pregunta se había levantado: "Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?" y esa pregunta ahora tenía respuesta.
    Este acto fue una gran victoria sobre los poderes de las tinieblas. La manifestación de poder era un testimonio incontrovertible de la supremacía del Hijo de Dios. Satanás no esperaba que un ser que había muerto volviese a vivir. Creía que la frase, "polvo eres y al polvo volverás", le concedía la posesión indiscutible de los cuerpos de quienes habían fallecido. Ahora comprendía que era despojado de su presa, que los seres mortales podían volver a vivir después de la muerte.
    Después que Moisés fue resucitado, los pórticos del Paraíso se abrieron y Jesús ingresó con su cautivo. Moisés ya no era más un prisionero de Satanás. Como consecuencia de su pecado Moisés mereció sufrir la pena de la transgresión y fue sujeto a muerte. Pero, cuando resucitó a la vida, él tenía su título bajo otro nombre, ahora lucía el nombre de Jesús en su frente.
    El día del exilio está a punto de finalizar. Cercano está el tiempo cuando todos los que duermen en sus sepulcros oirán su voz y saldrán, unos para vida eterna, y otros para su perdición eterna. Cristo resucitará a sus santos, los glorificará con un cuerpo inmortal y abrirá para ellos las puertas de la ciudad de Dios (Manuscrito 69, 1912).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Viernes - Mayo 4

Año Bíblico - 2 Samuel 3-4

DEBEMOS COMUNICAR LA VERDAD CON PALABRAS PRUDENTES
"Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman" (Sant. 1:12).

    Nuestros hermanos que llevan el mensaje de misericordia y advertencia a nuestro mundo a menudo hacen declaraciones que son fuertes y sería mejor reprimirlas. Cada declaración debería ser considerada en forma cuidadosa. No se debería hablar ni una palabra que diera a los opositores de nuestra fe alguna ventaja sobre nosotros. No se exprese una sola palabra para despertar el espíritu de venganza de los opositores de la verdad. No se diga nada con un espíritu de represalia, nada que siquiera adopte la apariencia de una acusación insultante. Cada uno debiera leer y valorar el significado de la Escritura que narra cómo Cristo, cuando contendía con Satanás por el cuerpo de Moisés, no pronunció ningún juicio de maldición contra él.
    La verdad soportará la prueba de toda oposición. Ha de manifestarse en forma poderosa, como en Jesús, y que las características del obrero se escondan en Cristo. No se exprese una sola palabra para despertar el espíritu de venganza de los opositores de la verdad. No se haga nada para incitar el espíritu del dragón, porque pronto él mismo se revelará con todo su carácter satánico, contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús. Hay tendencias heredadas y disposiciones naturales que lucharán por exhibirse, pero el yo debe perderse en Jesús. La verdad debe manifestarse en toda su hermosura, con todo su potencial para dignificar, ennoblecer y enaltecer. Permitid que las almas que están a punto de perecer reciban del maestro de verdad impresiones que no sean perecederas, antes bien que permanezcan por la eternidad. Den lugar al Espíritu Santo para que coloque el molde aceptable en las almas a fin que se vuelvan del error a la verdad, de la oscuridad a la luz...
    Guárdense de cada palabra que pronuncien, controlen cada emoción, no den ocasión a Satanás que triunfe sobre los creyentes. Vendrá el tiempo cuando seremos llamados a presentarnos delante de reyes y gobernantes, magistrados y potestades, para defender la verdad. Entonces será una sorpresa para esos testigos saber que su posición, sus palabras, sus propias expresiones hechas de una manera descuidada para atacar el error o defender la verdad --expresiones que ellos no creyeron que serían recordadas--, serán reproducidas, y tendrán que hacerles frente; y sus enemigos tendrán la ventaja, pues pondrán su propia interpretación sobre esas palabras que fueron habladas en forma poco sabia.
    Agentes satánicos encubiertos persiguen a cada buen obrero del Maestro. Tened esto en mente: todo el que luche por la fe debe hacerlo en forma legítima, entonces cuando sean puestos en aprietos no serán confundidos al enfrentarse con sus afirmaciones descuidadas, ni con sus palabras dichas en forma impulsiva (Carta 66, 1894).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Sábado - Mayo 5

Año Bíblico - 2 Samuel 5-6 y Marcos 2

DIOS REALIZA MILAGROS POR UNA RAZÓN
"Mas los sacerdotes que llevaban el arca del pacto de Jehová, estuvieron en seco, firmes en medio del Jordán, hasta que todo el pueblo hubo acabado de pasar el Jordán; y todo Israel pasó en seco" (Jos. 3:17).

    Durante esa época del año, la primavera, las nieves derretidas de las montañas habían hecho crecer tanto el Jordán que el río se había desbordado, y era imposible cruzarlo en los vados acostumbrados. Dios quería que el cruce del Jordán por Israel fuese milagroso...
    A la hora señalada comenzó el avance. El arca, llevada en hombros de los sacerdotes, encabezaba la vanguardia... Todos observaron con profundo interés cómo los sacerdotes bajaban hacia la orilla del Jordán. Los vieron avanzar firmemente con el arca santa en dirección a la corriente airada y turbulenta, hasta que los pies de los portadores del arca tocaron el agua. Entonces, las aguas que venían de arriba fueron rechazadas de repente, mientras que las de abajo siguieron su curso, y se vació el lecho del río...
    Cuando todo el pueblo hubo pasado, se llevó el arca a la orilla occidental. En cuanto llegó a un sitio seguro, y "las plantas de los pies de los sacerdotes estuvieron en seco", las aguas aprisionadas, quedando libres, se precipitaron hacia abajo por el cauce natural del río en un torrente irresistible.
    Las generaciones venideras no debían carecer de testimonio con referencia a este gran milagro. Mientras los sacerdotes que llevaban el arca estaban aún en medio del Jordán, doce hombres escogidos con anticipación, uno de cada tribu, se encargaron de tomar cada uno una piedra del cauce del río donde estaban los sacerdotes, y las llevaron a la orilla occidental. Estas piedras habían de acomodarse en forma de monumento en el primer sitio donde acampara Israel después de cruzar el río...
    Este milagro ejerció gran influencia, tanto sobre los hebreos como sobre sus enemigos. Por él Dios daba a Israel una garantía de su continua presencia y protección, una evidencia de que obraría en su favor por medio de Josué como lo había hecho por medio de Moisés...
    Este ejercicio del poder divino en favor de Israel estaba destinado también a aumentar el temor con que lo consideraban las naciones circunvecinas y a ayudarle así a obtener un triunfo más fácil y más completo... Tanto a los cananeos como a todo Israel y al mismo Josué, se les habían dado evidencias inequívocas de que el Dios viviente, el Rey del cielo y de la tierra, estaba entre su pueblo y no los dejaría ni los desampararía (Patriarcas y profetas, págs. 517-519).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Favor firme nuestro libro de Invitados
Firme nuestro libro de invitados
Vea nuestro Libro de invitados
Guestbook by Lpage

 ¿Le gustó este sitio? Recomiéndelo a un amigo o colega con Recommend-It (tm)
[Home] [Escuela Sabática] [Programa de radio]



Usted es el visitante número . ¡Gracias por venir!


Sus comentarios

... Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en  Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus  profetas, y seréis prosperados. II Crónicas 20:20

¿Desea poner a su iglesia en Internet  completamente GRATIS? Visite Christweb.
WebSiervo: Christian Gutiérrez