[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home][Escuela Sabática]

Domingo - Mayo 20

Año Bíblico - 1 Reyes 9-10

CON FRECUENCIA UN PECADO LLEVA A OTRO
"Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte" (2 Sam. 12: 5).

    La Biblia tiene poco que decir en alabanza de los hombres. Dedica poco espacio a relatar las virtudes hasta de los mejores hombres que jamás hayan vivido. Este silencio no deja de tener su propósito y su lección. Todas las buenas cualidades que poseen los hombres son dones de Dios; realizan sus buenas acciones por la gracia de Dios manifestada en Cristo...
    El espíritu de confianza y ensalzamiento de sí fue el que preparó la caída de David... Según las costumbres que prevalecían entre los soberanos orientales de aquel entonces, los crímenes que no se toleraban en los súbditos quedaban impunes cuando se trataba del rey; el monarca no estaba obligado a ejercer el mismo dominio de sí que el súbdito. Todo esto tendía a aminorar en David el sentido de la perversidad excesiva del pecado... Tan pronto como Satanás pueda separar el alma de Dios, la única fuente de fortaleza, procurará despertar los deseos impíos de la naturaleza carnal del hombre...
    Pero cuando él estaba cómodo, tranquilo y seguro de sí mismo, se separó de Dios, cedió a las tentaciones de Satanás, y atrajo sobre su alma la mancha de la culpabilidad... Betsabé, cuya hermosura fatal había resultado ser una trampa para el rey, era la esposa de Urías el heteo, uno de los oficiales más valientes y más fieles de David... No había sino una manera de escapar, y en su desesperación se apresuró a agregar un asesinato a su adulterio...
    El profeta Natán recibió órdenes de llevar un mensaje de reprensión a David. Era un mensaje terrible en su severidad. A pocos soberanos se les podría haber dirigido una reprensión sin que el mensajero perdiese la vida... Apelando a David como al guardián divinamente designado para proteger los derechos de su pueblo, el profeta le relató una historia de agravio y opresión que exigía justicia y castigo.
    Natán fijó los ojos en el rey; y luego, alzando la mano derecha, le declaró solemnemente: "Tú eres aquel hombre. ¿Por qué pues --continuó-- tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos?" Como David, los culpables pueden procurar que su crimen quede oculto para los hombres; pueden tratar de sepultar la acción perversa para siempre, a fin de que el ojo humano no la vea ni lo sepa la inteligencia humana; pero "todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta".
    El reproche del profeta conmovió el corazón de David; se despertó su conciencia; y su culpa le apareció en toda su enormidad. Su alma se postró en penitencia ante Dios. Con labios temblorosos exclamó: "Pequé contra Jehová" (Patriarcas y profetas, págs. 775-780).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Lunes - Mayo 21

Año Bíblico - Salmos 61-64

EL CARÁCTER SE REVELA EN LA ADVERSIDAD
"Entonces David dijo a todos sus siervos que estaban con él en Jerusalén: Levantaos y huyamos, porque no podremos escapar delante de Absalón" (2 Sam. 15:14).

    David nunca fue más digno de admiración que en su hora de adversidad. Nunca este cedro de Dios fue más grande que cuando bregó contra la tormenta y la tempestad... Con el ánimo quebrantado y emocionado hasta las lágrimas, pero sin una expresión de queja, da la espalda a las escenas de su gloria y también de su crimen, y huye por su vida.
    Simei le salió al paso y, con una tormenta de maldiciones, lo cubrió de improperios, arrojando piedras y tierra. Uno de los hombres leales a David le dijo: "Te ruego que me dejes pasar, y le quitaré la cabeza". En su tristeza y humillación, David respondió: "Dejadle que maldiga, pues Jehová se lo ha dicho...
    Cuando la procesión en marcha se encuentra con Sadoc y Abiatar y los levitas que venían cargando el arca de Dios, el símbolo de la presencia divina, David por un momento vislumbró una estrella de esperanza en medio de las nubes, pues con ese preciado símbolo de su parte, mejoraba grandemente su posición...
    Pero, ¡cuán generoso y noble es David! En medio de su aflicción abrumadora, tomó una decisión. Él, como el encumbrado cedro del Líbano, elevó su vista al cielo. Y la orden del monarca fue, "Haz volver el arca de Dios a la ciudad"... Su reverencia y respeto por el arca del Señor no le permitieron ponerla en peligro por causa de la incertidumbre de su presurosa partida...
    Despojar a la ciudad de aquel símbolo que le había dado el nombre de "Monte de la Santidad" era algo que no podía aceptar. Si hubiera sido impulsado por motivos egoístas y una elevada opinión de sí mismo, de buena gana habría reunido todo aquello que mejorara su caótica situación y que le permitiese afianzar su seguridad. Pero, la envió de regreso a su lugar sagrado y no avanzó hasta que vio a los sacerdotes regresar con ese cargamento santo para depositarlo en su lugar en el tabernáculo de Sión...
    La voz de la conciencia que era más terrible que la de Simei, le trajo sus pecados a la memoria. El caso de Urías estaba continuamente delante de él. Su gran crimen había sido el pecado de adulterio... Y, aunque no mató a Urías con su propia mano, sabía que la culpabilidad de su muerte descansaba sobre él...
    Recordó entonces las veces que Dios había obrado en su favor y reflexionó: "Si el Señor acepta mi arrepentimiento, también me dará su favor y mudará así mi tristeza en gozo... Por otra parte, si él ya no se goza en mí, si me ha olvidado, si me entrega al destierro o a la muerte, no murmuraré... Merezco sus juicios y he de aceptarlos todos" (Carta 6, 1880).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Martes  - Mayo 22

Año Bíblico - 1 Reyes 11-12 y Marcos 9

EL REMORDIMIENTO DE DAVID FUE TAN GRANDE COMO SU CULPA
"Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados" (Isa. 57:15).

    Rara vez un pecador se siente de buen ánimo ante un mensaje de admonición. . . ¡Cuán poca simpatía revelan hacia quien es portador de la pesada responsabilidad que el Señor ha impuesto sobre sus hombros! Asumen el papel de un mártir y creen ser merecedores de gran compasión, porque han sido amonestados y aconsejados en forma contraria a sus propias ideas y sentimientos. Pueden admitir algunas cosas, pero con tenaz persistencia se aferran a sus errores y a sus ideas personales. "Porque como el pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Para todo intento y propósito la Palabra de Dios es rechazada...
    ¡Cuán diferente era el carácter de David! Si bien había pecado, al recibir la clara reprensión divina se humilló ante el castigo del Señor. David era el amado de Dios, no porque fuese un hombre perfecto, sino porque no abrigó una terca resistencia a la clara voluntad de Dios. Su espíritu jamás se alzó para resistir la reprensión...
    David cometió un gran error, pero desplegó una humildad tan manifiesta que su contrición llegó a ser tan profunda como su culpa. Nadie ha manifestado tanta humildad como David ante la comprensión de su pecado. Demostró ser un hombre fuerte, no siempre en la resistencia a la tentación, sino en la contrición de alma y sincera penitencia. Nunca perdió su confianza en Dios, quien puso solemnes reprensiones en labios de su profeta. Tampoco manifestó odio por el profeta de Dios. Y fue amado porque confió en la misericordia del Dios a quien amaba, servía y honraba.
    Al que mucho se perdona mucho ama. David no buscó el consejo de los que pecaban contra Dios. Esto es algo en lo que muchos fracasan. Los que así hacen han quedado en la oscuridad de la medianoche porque han elegido el consejo de quienes no caminan en armonía con los mandatos del Señor. Estos disculparán el pecado en el pecador aun cuando no se haya arrepentido y pasarán por alto errores que Dios no ha perdonado. David confió más en Dios que en el hombre. La decisión del Señor siempre fue aceptada como justa y misericordiosa. ¡Oh, cuántos andan a tientas y guían a otros en la misma senda en la que ambos perecerán por no haber prestado oído a la reprensión del Espíritu de Dios! (Manuscrito 1a, 1890).


Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Miércoles - Mayo 23

Año Bíblico - 1 Reyes 13-14

RECIBIR EL PERDÓN DE DIOS ES RECIBIR LA JUSTIFICACIÓN
"Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño" (Sal. 32:1, 2).

    Muchos cometen el error de tratar de definir minuciosamente los delicados matices de distinción entre justificación y santificación. Para definir esos dos términos con frecuencia recurren a sus propias ideas y especulaciones. ¿Por qué tratar de ser más minucioso de lo que es la inspiración acerca de la cuestión vital de la justificación por la fe? ¿Por qué tratar de resolver el problema de cada diminuto matiz, como si la salvación del alma dependiera de que todos tengan exactamente su modo de ver este asunto? No todos pueden tener el mismo enfoque. Usted corre el riesgo de hacer un mundo de un átomo y un átomo de un mundo.
    Cuando el pecador arrepentido, contrito delante de Dios, discierne la expiación de Cristo en su favor y la acepta como su única esperanza en esta vida y en la vida futura, sus pecados son perdonados. Esto es justificación por la fe. Cada alma creyente debe amoldar íntegramente su voluntad con la voluntad de Dios y mantenerse en un estado de arrepentimiento y contrición, ejerciendo fe en los méritos expiatorios del Redentor y avanzando de fortaleza en fortaleza, de gloria en gloria. Perdón y justificación son una y la misma cosa...
    Justificación es lo opuesto a condenación. La ilimitada misericordia de Dios se aplica a los que son completamente indignos. Él perdona las transgresiones y los pecados por causa de Jesús, quien se ha convertido en la propiciación por nuestros pecados. El transgresor culpable es puesto en gracia delante de Dios mediante la fe en Cristo, y llega a poseer la firme esperanza de la vida eterna...
    David fue perdonado de sus transgresiones porque humilló su corazón ante Dios, con arrepentimiento y contrición de alma, y creyó que se cumpliría la promesa de perdón de Dios. Confesó su pecado, se arrepintió y se reconvirtió. En el arrobamiento de la seguridad del perdón, exclamó: "Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño." Se recibe la bendición gracias al perdón; se recibe el perdón por la fe en que el pecado que se ha confesado, y del cual uno se ha arrepentido, lo carga Aquel que lleva todos los pecados. Así fluyen de Cristo todas nuestras bendiciones. Su muerte es un sacrificio expiatorio por nuestros pecados. Él es el gran intermediario por medio de quien recibimos la misericordia y el favor de Dios. Es sin duda el originador y el autor, así como el consumador, de nuestra fe. (Manuscrito 21, 1891).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Jueves - Mayo 24

Año Bíblico - 1 Reyes 15-16 y Marcos 10

LAS EXPERIENCIAS DE DAVID FUERON COMO LAS NUESTRAS
"A ti clamaré, oh Jehová. Roca mía, no te desentiendas de mí, para que no sea yo, dejándome tú, semejante a los que descienden al sepulcro" (Sal. 28:1).

    David era un hombre representativo. Su historia es de interés para cada alma que se esfuerce por ganar victorias eternas. En su vida luchaban dos poderes por lograr la supremacía. La incredulidad reunió sus fuerzas y trató de eclipsar la luz que brillaba sobre él desde el trono de Dios. Día tras día continuaba la batalla en su corazón. Satanás disputaba cada paso de avance que daban las fuerzas de la justicia. David comprendió lo que significaba luchar contra principados y potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo. A veces parecía que el enemigo iba a ganar la victoria; pero al fin vencía la fe, y David se regocijaba en el poder salvador de Jehová.
    Todo seguidor de Cristo debe pasar por la lucha por la cual pasó David. Satanás ha descendido con gran poder sabiendo que su tiempo es corto. Se libra la lucha ante la vista plena del universo celestial, y hay ángeles que están listos para levantar un estandarte contra el enemigo, en favor de los acosados soldados de Cristo, y para poner en sus labios cantos de victoria y regocijo. (Manuscrito 38, 1905).
    Un día de retribución vendrá sobre todas las naciones o individuos que violen la voluntad de Dios. Muchos ponen a un lado la sabiduría de Dios y prefieren la sabiduría de las personas del mundo adoptando de este modo inventos y dispositivos humanos. David puso la Palabra de Dios junto a él en su trono. Entonces fue inamovible. Pero al olvidar sus doctrinas mancilló su honor. Al apartarse de los hombres y mujeres inspirados y de quienes extienden la Palabra de Dios ante ellos orando para comprenderla, muchos se refugian en la mentira...
    Nuestra religión debe estar dentro de la norma de la Biblia. No debiéramos ubicarnos en la posición donde se juzgue que es sabio recibir o rechazar las palabras de Dios según nos plazca. Ni por asomo debiera permitirse que se crea que el cristiano y el mundo comparten la misma mentalidad y juicios. Hay una línea que divide a Dios y la iglesia, por un lado, y al mundo, por otro. No hay unidad entre ambos. En uno se escoge el camino del Señor, el otro prefiere los de Satanás. Siempre será necesario contender por la fe que fue dada una vez a los santos... Las personas que son del mundo odian la Biblia porque no los deja pecar según les plazca y continuar adelante con los mismos rasgos de carácter que han cultivado y heredado. Desean que sus propias ideas sean tan atesoradas como las de Dios. Se oponen a la Palabra de Dios por la misma razón que los judíos exclamaron: "Fuera con Cristo", pues él les había reprochado sus pecados y sacado a la luz todas sus iniquidades (Carta 16, 1888).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Viernes - Mayo 25

Año Bíblico - 1 Reyes 17-18

LOS CASTIGOS DE DIOS SON PREFERIBLES A LOS DE LOS MORTALES
"Entonces David dijo a Gad: En grande angustia estoy; caigamos ahora en mano de Jehová, porque sus misericordias son muchas, mas no caiga yo en manos de hombres" (2 Sam. 24:14).

    David ofendió a Dios al censar a Israel. El Señor le reprochó esto al monarca pues se hizo a sí mismo como Dios, como si pudiera determinar la fuerza de los ejércitos de Israel por su número. "Esta es la palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos." Dios no considera el número con los que cuenta Israel para determinar el éxito de su obra. Sus ejércitos son millares de millares y diez mil veces diez mil. Estos colaboran con el pueblo que estrechamente relacionado con Dios ha de ser un canal de luz (Manuscrito 17, 1898).
    El alma que es consciente de tener intenciones sinceras y honestas tendrá menos que temer de Dios que de aquellos que tienen un corazón de acero. El alma desgarrada por la aflicción humana se aparta de los juicios errados y de la condenación de personas que no pueden leer el corazón, pero se arrogan el derecho de juzgar a sus asociados. Se vuelve a Uno en el que no hay sombra de error y que conoce todos los impulsos del corazón, que está familiarizado con toda clase de tentaciones. Dios conoce cada acto de la vida pasada y, a pesar de todo esto, el alma atormentada decide confiarle su caso, sabiendo que es misericordioso y compasivo.
    Cuando a David se lo instó a escoger el castigo por su pecado, dijo: "Caigamos ahora en mano de Jehová, porque sus misericordias son muchas, mas no caiga yo en manos de hombres." El sintió que Dios conocía la aflicción y la angustia que embargaban su alma. Cuando las personas pueden tener una vislumbre del carácter de Dios, no perciben en él un espíritu vengativo como el que se manifiesta en los agentes humanos; comprenden que la aflicción y la prueba son los medios que Dios tiene para disciplinar a sus hijos, para enseñarles su camino, para que puedan aferrarse de su gracia... Cuando estas pobres almas que han caído son conducidas al caudal del amor de Dios, exclaman, "Cuando él me pruebe, saldré refinado como oro". Aquellos que padecen se tornan así pacientes, confiados, triunfantes en Dios en medio de las circunstancias adversas...
    Cuando los seres humanos finitos y propensos a errar, tienden a creer que son de gran importancia para Dios; cuando se consideran justos, aunque no manifiestan la ternura de espíritu que caracterizó la vida de nuestro Señor Jesús, podemos estar seguros que a menos que se arrepientan, el candelero será rápidamente removido de su lugar (Manuscrito 7, 1895).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Sábado - Mayo 26

Año Bíblico - 1 Reyes 19-20 y Marcos 11

NUESTROS CONCEPTOS DE DIOS SE BASAN EN NUESTRA EXPERIENCIA
"Me acordaré de las obras de JAH; sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas. Meditaré en todas tus obras, y hablaré de tus hechos" (Sal. 77:11, 12).

    Se debe ejercer gran cuidado al interpretar las Escrituras. Se las ha de leer con un corazón abierto a recibir la Palabra de Dios, que trae la luz del Cielo y da entendimiento a los simples. Esto no se refiere al débil mental, sino a quienes no se extienden más allá de su medida y capacidad ni intentan ser originales e independientes en el logro de un conocimiento que está por encima del verdadero conocimiento...
    El ánimo del salmista David pasó por muchos cambios. A veces, cuando se percataba de la voluntad y de los caminos de Dios, sentía gran euforia; después, cuando captaba una imagen del reverso de la misericordia y del inmutable amor de Dios, todo le parecía que estaba envuelto en una nube de oscuridad... Pero cuando meditaba en las dificultades y en los peligros de la vida, le parecían tan difíciles de sobrellevar, que se sentía abandonado de Dios debido a sus pecados. Veía su pecado en una manera tan clara, que exclamó: "¿Desechará el Señor para siempre, y no volverá más a sernos propicio?"
    Pero mientras lloraba y oraba, obtuvo una visión más clara del carácter y de los atributos de Dios, fue instruido por los agentes celestiales y llegó a la conclusión de que eran exageradas sus ideas de la severidad de Dios... Cuando David consideró las declaraciones y promesas que [Dios] le había hecho [a Israel], sabiendo que estaban dirigidas a todo el que las necesitaba, tanto como los había necesitado Israel, entonces se apropió de ellas...
    Cuando David hizo suyas esas promesas y esos privilegios, decidió dejar de ser apresurado en sus juicios, y no desanimarse ni abatirse en inútil desesperación. Su alma se reanimó cuando contempló el carácter de Dios tal como se manifiesta en sus enseñanzas, su paciencia, excelsa grandeza y misericordia, y vio que no se debe dar a las obras y maravillas de Dios una aplicación restringida.
    Pero de nuevo cambió la experiencia de David. Al ver que los transgresores y pecadores recibían bendiciones y favores, en tanto que los que amaban verdaderamente a Dios estaban rodeados por dificultades y perplejidades que quienes pecaban abiertamente no experimentaban, llegó a pensar que los caminos de Dios no tenían equidad... "Porque tuve envidia de los arrogantes, viendo la prosperidad de los impíos".
    David no pudo comprender esto hasta que entró en el santuario de Dios; recién entonces, pudo decir: "Comprendí el fin de ellos". "Ciertamente, los has puesto en deslizaderos; en asolamientos los harás caer... Con todo yo siempre estuve contigo" (Manuscrito 4, 1896).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Favor firme nuestro libro de Invitados
Firme nuestro libro de invitados
Vea nuestro Libro de invitados
Guestbook by Lpage

 ¿Le gustó este sitio? Recomiéndelo a un amigo o colega con Recommend-It (tm)
[Home] [Escuela Sabática] [Programa de radio]



Usted es el visitante número . ¡Gracias por venir!


Sus comentarios

... Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en  Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus  profetas, y seréis prosperados. II Crónicas 20:20

¿Desea poner a su iglesia en Internet  completamente GRATIS? Visite Christweb.
WebSiervo: Christian Gutiérrez