[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home][Escuela Sabática]

Domingo - Junio 3

Año Bíblico - 2 Reyes 11-12 y Lucas 2

CUIDAOS DE QUIENES CONTRADICEN LOS MANDAMIENTOS DE DIOS
"He aquí que un varón de Dios por palabra de Jehová vino de Judá a Bet-el; y estando Jeroboam junto al altar para quemar incienso... el altar se rompió, y se derramó la ceniza del altar, conforme a la señal que el varón de Dios había dado por palabra de Jehová" (1 Rey. 13:1, 5).

    Cuando Jeroboam [quien reinó sobre las diez tribus de Israel después de Salomón] vio el altar roto y las cenizas dispersas en tierra, montó en cólera y exclamó: "¡Prendedle! Mas la mano que había extendido contra él, se le secó y no la pudo enderezar". Alarmado le dijo al profeta: Te pido que ruegues ante la presencia de Jehová tu Dios, y ores por mí, para que mi mano sea restaurada. Y el varón de Dios oró a Jehová, y la mano del rey se le restauró, y quedó como era antes".
    "Y el rey dijo al varón de Dios: Ven conmigo a casa, y comerás, y yo te daré un presente. Pero el varón de Dios dijo al rey: Aunque me dieras la mitad de tu casa, no iría contigo, ni comería pan ni bebería agua en este lugar. Porque así me está ordenado por Palabra de Jehová, diciendo: No comas pan, ni bebas agua, ni regreses por el camino que fueres".
    El profeta se negó a recibir un presente de Jeroboam, pero cayó ante la tentación de un anciano profeta que vivía en Betel... Y éste, yendo a él, le dijo: "Ven conmigo a casa, y come pan". Pero el varón de Dios le respondió del mismo modo que a Jeroboam... Entonces, el anciano profeta mintiéndole, le dijo: "Yo también soy profeta como tú, y un ángel me ha hablado por palabra de Jehová, diciendo: Tráele contigo a tu casa, para que coma pan y beba agua". Le dijo que el Señor le había hablado, cuando en realidad no lo había hecho. Sin duda, esto se repetirá una y otra vez.
    El varón de Dios había sido intrépido al dar su mensaje de reproche. No había vacilado en condenar el falso sistema de culto del rey. Y había rechazado la invitación de Jeroboam, aunque se le prometió una recompensa; pero se tomó la libertad de dejarse persuadir por uno que pretendió tener un mensaje del cielo.
    Cuando el Señor da a un hombre una orden como la que dio a este mensajero, sólo él puede revocar la orden. El mal anunciado caerá sobre los que se apartan de la voz de Dios para escuchar contraórdenes. Como este mensajero obedeció órdenes falsas, Dios permitió que fuera destruido...
    La destrucción del altar, el brazo desecado y las terribles consecuencias de la desobediencia del profeta eran evidencias que debieron haber conducido al rey a volverse de sus malos caminos a fin de servir al Señor. Pero, leemos, "Con todo esto, no se apartó Jeroboam de su mal camino" (Manuscrito 1, 1912).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Lunes - Junio 4

Año Bíblico - 2 Reyes 13-14 y Lucas 3

LA IRA CONTRA EL MENSAJERO DE DIOS NO ANULA LAS ADVERTENCIAS INSPIRADAS
"Cuando Acab vino a Elias, le dijo: ¿Eres tú el que turbas a Israel? Y él respondió: Yo no he turbado a Israel, sino tú y ¡a casa de tu padre, dejando los mandamientos de Jehová, y siguiendo a los baales" (1 Rey. 18:17, 18).

    ¡Cuán pocos se dan cuenta del poder de una mujer que no es consagrada! Fui llevada, a través del tiempo, hasta los días de Acab. Dios habría estado con el rey si hubiera seguido el consejo del cielo; pero Acab no lo hizo. Se casó con una mujer entregada a la idolatría. Jezabel tenía más poder sobre el rey que Dios. Ella lo llevó a la idolatría, y arrastró al pueblo junto con él. Entonces Dios envió a Israel al profeta Elias con mensajes de advertencia; pero ni el rey ni el pueblo prestaron oídos a sus palabras. Lo consideraron como un mensajero de calamidades. Finalmente, Dios envió una sequía sobre la tierra.
    ¿Comprendió el pueblo la razón de estos juicios y humilló su corazón delante del Señor? No, Jezabel dijo que eran los profetas de Jehová quienes habían traído sobre ellos todas estas calamidades. Afirmó que Israel estaba sufriendo por causa de sus mensajes de admonición y que no habría descanso ni prosperidad en la tierra hasta que se hubiese ajusticiado a estos profetas. Esto despertó un sentimiento de cólera en contra de los hombres que Dios había enviado a llamar al pueblo para que se apartase de sus iniquidades. Y muchos varones santos murieron por causa de su testimonio. Elias fue preservado por un milagro del poder divino con el propósito de proclamar delante del monarca y de su cónyuge los mensajes de apelación y advertencia que el Señor les dirigía.
    "Vé, muéstrate a Acab", le ordenó Dios a Elias. Cuando el rey y el profeta se encontraron, Acab dijo: "¿Eres tú el que turbas a Israel?... Pero Elias respondió: "Yo no he turbado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, dejando los mandamientos de Jehová, y siguiendo a los baales".
    El profeta le dijo a Acab que convocara a los profetas de Baal, entonces habría una poderosa manifestación del poder de Dios. Durante todo el día los falsos profetas clamaron a Baal, pero no recibieron respuesta. Cuando Elias se dirigió al Dios del cielo, la respuesta vino de inmediato. Los profetas de Baal habían orado en forma inapropiada e incoherente. La plegaria de Elias fue sencilla y ferviente. En ella pidió que el Señor manifestara su superioridad sobre Baal para que Israel regresase a él. Cuando su oración ascendió, vino la respuesta. El fuego descendió del cielo y consumió el sacrificio y el agua con la que se lo había empapado.
    Al ver esta maravillosa manifestación de poder, Israel exclamó: "¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!" Mientras los corazones del pueblo eran tocados por el milagro que habían presenciado, Elías aprovechó la circunstancia para sacrificar a los falsos profetas (Manuscrito 29, 1911).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Martes  - Junio 5

Año Bíblico - 2 Reyes 15-16 y Lucas 4

LA EUFORIA ESPIRITUAL NO IMPIDE EL DESÁNIMO
"Entonces envió Jezabel a Elias un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos" (1 Rey. 19: 2).

    Por valiente, exitoso e intrépido que haya sido el pueblo de Dios en realizar una labor especial, a menos que constantemente busquen a Dios y continúen teniendo confianza en la obra que él les ha confiado, perderán su valor. Después que el Señor les haya otorgado una maravillosa revelación de su poder, estimulándolos a hacer la obra de Dios, surgirán circunstancias que probarán su fe y a menos que confíen por completo en el Señor, fracasarán.
    Así ocurrió con Elías. Con la ayuda de Dios había derrotado a los profetas de Baal. Pero se desanimó por los resultados de la manifestación de Dios. Bajo las amenazas de una reina impía se desvanecieron su valor y su fe. Perdió de vista al Señor a cuyo cuidado estaba y, sin que nadie se lo ordenara, huyó para salvar su vida. Estaba bajo una terrible depresión, pues había esperado demasiado del milagro que se produjo delante del pueblo.
    Si Elias, sabiendo que había cumplido la voluntad divina, hubiera mantenido su confianza en Dios, y hecho de Dios su fuerza y su refugio y hubiese permanecido firme e inamovible en la verdad, la impresión hecha sobre el rey y sobre el pueblo habría producido una reforma. Elías fue puesto a prueba bajo la inspiración de Dios, pero cuando los enviados trajeron el amenazador mensaje de Jezabel y se lo gritaron en sus oídos, despertando de su profundo sueño, perdió su confianza en Dios....
    Este era el momento en que debía haber manifestado valor en el Señor y una fe viva y activa. No debió huir de su responsabilidad. Dios le había dado una maravillosa demostración de su poder con el propósito de indicarle que no lo abandonaría, que su poder era plenamente suficiente para sostenerlo, pues él era el Dios de los poderes del cielo y de la tierra.
    Pero Elias olvidó a Dios y huyó... "Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres. Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido... Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate, come, porque largo camino te resta".
    Mi corazón se conmueve dentro de mí cuando leo las palabras de la Sagrada Escritura y veo el interés que la familia celestial despliega en los siervos fieles del Altísimo: "Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios" (Carta 62, 1900).


Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Miércoles - Junio 6

Año Bíblico - 2 Reyes 17-18 y Lucas 5

CUANDO SEAS TENTADO, FIJA TUS OJOS EN CRISTO
"Y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres" (1 Rey. 19: 4).

    Jesús fue afligido en todas nuestras aflicciones. El Capitán de nuestra salvación fue hecho perfecto por medio del sufrimiento. En esta vida seremos probados para ver si somos capaces o no de soportar la prueba de Dios. Cuando vengan las tentaciones de Satanás, seremos probados. ¿Seremos derrotados por el poder seductor de Satanás o venceremos como lo hizo Jesús? ¿Habremos atesorado en nuestra mente los tesoros de las verdades del cielo, que nos capacitarán para enfrentar al adversario de las almas con un "Escrito está", como hizo Jesús y no con un discurso personal? Satanás sabe mejor que muchos profesos cristianos lo que está escrito, porque es un estudiante diligente de la Biblia, pero él obra para pervertir la verdad y llevar a los hombres por el sendero de la desobediencia. Los induce a descuidar la investigación de la Palabra de Dios...
    Es un gran error indicarle a Dios lo que se debe hacer. Elias no sabía lo que estaba haciendo cuando le dijo al Señor que ya había vivido lo suficiente y deseaba morir. El Señor no tomó en cuenta su palabra, pues aún tenía algo que hacer antes de ser enaltecido y traspuesto al cielo. ¿Hemos olvidado que Jesús, la majestad del cielo, sufrió siendo tentado? Jesús no permitió que el enemigo lo arrastrara al fango de la incredulidad, ni lo forzara a entrar en el cieno del desaliento y la desesperación...
    Dios odia el pecado. La obra de Satanás consiste en atraer hacia las obras de maldad. Satanás ha desplegado gran destreza y poder de seducción con el fin de fascinar la mente para que escoja el pecado antes que la justicia. La influencia que ejerce una persona sobre otra ha llegado a ser muy peligrosa. Satanás guía, controla la mente y presiona la influencia de una mente sobre otra para ponerla a su servicio. Pero el Señor Jesús por medio de su Espíritu Santo, cambia el orden de las cosas; toma los pecados y la culpa de la raza humana sobre sí, atrae a las personas, las santifica y transforma al agente humano en su instrumento y compromete sus facultades para que realice una labor completamente opuesta a la que Satanás sugiere...
    "Resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros". Cuán preciosa es para el alma tentada esta promesa. Si quienes padecen prueba y tentación mantienen sus ojos en Jesús y se acercan a Dios, hablando de su bondad y de su perdón, Jesús se acercará a ellos y aquellas penas que creían casi insufribles se disiparán...
    Nos esperan tiempos tormentosos, pero no debemos preocuparnos. La ansiedad revela incredulidad, pero Cristo nos dice: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar" (Carta 43, 1892).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Jueves - Junio 7

Año Bíblico - 2 Reyes 19-20 y Lucas 6

LO MÁS GRANDE NO ES NECESARIAMENTE LO MEJOR
"Y yo haré que queden en Israel siete mil, cuyas rodillas no se doblaron ante Baal" (1 Rey. 19:18).

    "Y allí [el Monte Horeb] se metió [Elias] en la cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elias? "Él respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida.
    "Él le dijo: Sal fuera y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí que Jehová pasaba, y un grande y poderoso viento rompía los montes y quebraba las peñas delante de Jehová, pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto. Y tras el terremoto un fuego, pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego hubo un sonido apacible y delicado. Y cuando lo oyó Elias, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva".
    Su petulancia fue acallada. El Señor quería que él comprendiera que los elementos ruidosos y bulliciosos no siempre son los que producen los mejores resultados. El silbo apacible puede suavizar y realizar grandes cosas.
    El Señor convenció a Elias de que quien mal hace no siempre bien acaba. Él le dijo que fuera a la tierra de Horeb y nombrara a tres personas que pudieran cumplir el propósito del Señor de castigar al Israel idólatra. Trabajando de maneras diferentes, estos tres habrían de vindicar el conflicto entre Dios e Israel.
    Entonces, Uno que conoce cada corazón, corrigió la impresión que abrigaba Elías de ser el único que adoraba a Dios. "Y yo haré que queden en Israel siete mil, cuyas rodillas no se doblaron ante Baal, y cuyas bocas no lo besaron".
    El Señor deseaba enseñarle a su siervo que no es por el montaje de un gran espectáculo, ni por la representación más poderosa, que se tiene más éxito en realizar la obra. Ni tampoco ha de ser en virtud de una presentación magnífica que se haga por medio de la pluma o de la voz que se alcance el mayor éxito (Carta 62, 1900).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Viernes - Junio 8

Año Bíblico - Salmos 69-72

APRENDIÓ A DIRIGIR POR MEDIO DEL SERVICIO
"A Eliseo, hijo de Safat, de Abel-mehola, ungirás para que sea profeta en tu lugar" (1 Rey. 19:16).

    Haríamos bien en considerar el caso de Eliseo cuando fue elegido para su obra. Eliseo era de una familia que había guardado la antigua y verdadera fe de Israel. Aún en la cautividad hubo almas que no se pervirtieron ni apostataron y esta familia estaba dentro de los siete mil que no habían doblado sus rodillas delante de Baal.
    El profeta Elias estaba por poner fin a sus labores terrenales. Otro había de ser llamado para impulsar la obra que debía de hacerse en ese tiempo. En su viaje, Elias fue orientado hacia el norte... Ahora parecía que todo estaba floreciendo como para redimir el tiempo de hambre y necesidad. Las lluvias que cayeron habían hecho más por la tierra que por los corazones de la humanidad, aquélla se encontraba mejor preparada para la labor que los corazones del apóstata Israel.
    Por donde mirara, la tierra que veía pertenecía a un hombre: un hombre que no había doblado su rodilla ante Baal, cuyo corazón había permanecido indiviso al servicio de Dios. El dueño de esa tierra era Safat... Gran actividad se desplegaba en la economía del campo. En tanto los rebaños disfrutaban de los verdes pastos, las hacendosas manos de los siervos sembraban la simiente para la cosecha.
    La atención de Elias se dirigió a Eliseo, el hijo de Safat... Eliseo había recibido su educación lejos de la ciudad y de la disipación de la corte. Había sido preparado para que adquiriera hábitos de sencillez y obediencia a sus padres y a Dios... Pero aunque de espíritu humilde y tranquilo, Eliseo no tenía un carácter voluble. Poseía integridad, fidelidad, amor y temor a Dios. Tenía las características de un gobernante, pero junto con ellas poseía la mansedumbre del que está dispuesto a servir. Su mente se había ejercitado en las cosas pequeñas, para ser fiel en lo que hubiera que hacer; de tal manera que si Dios lo llamaba a actuar más directamente en su favor, estuviera preparado para oír su voz...
    Su casa estaba rodeada de bienestar, pero él sabía que a fin de obtener una educación completa, debía ser un obrero constante en cada área de la obra que se debía realizar. En ningún aspecto consentiría en estar menos informado que los siervos de su padre. Primero, habría de aprender a servir y, de este modo, sabría cómo dirigir, instruir y ordenar. Mientras realizaba todas sus actividades empleando los talentos conferidos por Dios al servicio de su padre en aquella empresa doméstica, también se había consagrado al servicio del Señor (Carta 12, 1897).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Sábado - Junio 9

Año Bíblico - 2 Reyes 21-22 y Lucas 7

CUANDO DIOS LLAMA, ¿CÓMO RESPONDEMOS?
"Partiendo él de allí, halló a Eliseo hijo de Safat, que araba con doce yuntas delante de sí y él tenía la última. Y pasando Elias por delante de él, echó sobre él su manto" (1 Rey. 19:19).

    Cuando Elias vio a Eliseo en el campo con sus siervos, arando con sus doce yuntas de bueyes, se dirigió al campo de labor y pasando junto a él se quitó su manto y lo echó sobre los hombros de Eliseo. Durante los tres años y medio de sequía y de hambre, la familia de Safat se había familiarizado con la obra y la misión de Elias; y ahora el Espíritu de Dios impresionó el corazón de Eliseo acerca de lo que significaba el acto del profeta. Era para él la señal de que Dios lo llamaba a ser sucesor de Elias. Se asemejaba a la comisión que Cristo puso sobre los hombros del joven rico para que lo dejara todo, las casas, las tierras, los amigos, las riquezas, las comodidades y fuese hacia él y lo siguiera.
    Elias continuó su paso como si aquel acto hubiera puesto fin al asunto. Pero sabía que Eliseo había comprendido el significado de la acción y lo dejó así, sin decirle una palabra, para que decidiera él si lo aceptaba o rechazaba. Eliseo apresuró su paso tras el profeta y le pidió permiso para ir hasta sus padres y despedirse de sus familiares.
    La respuesta de Elias fue: "Vé y vuelve, ¿qué te he hecho yo?" Esto no implicaba un rechazo, sino una prueba. Si acaso su corazón estaba aferrado a su casa y a sus comodidades, tenía plena libertad para quedarse. Pero Eliseo estaba preparado para aceptar el llamamiento de Dios. Él no había corrido en forma desordenada tras la invitación antes que llegara y, cuando fue llamado, demostró que no habría de dudar, ni ceder, ni volverse atrás...
    Si Eliseo hubiera preguntado a Elias qué se esperaba de él, cuál iba a ser su trabajo, se le habría contestado: Dios lo sabe; él te lo indicará. Si confías en el Señor, él responderá a cada una de tus preguntas. Puedes acompañarme si tienes evidencias de que Dios te ha llamado. Debes saber por ti mismo que Dios me apoya, y que lo que oyes es su voz. Si puedes considerarlo todo como escorias a fin de obtener el favor de Dios, ven.
    Recuerden todos que el Señor no acepta un servicio hecho con corazón dividido. Los que aman hacer la voluntad de Dios le ofrecen un servicio perfecto... Si avanzamos a fin de conocer al Señor, de buena gana y alegremente, sabremos que "como el alba será su salida". Si decidimos obedecer a Cristo, habremos de responder a su llamamiento: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame".
    De inmediato, Eliseo abandonó todo y comenzó su ministerio (Carta 12, 1897).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Favor firme nuestro libro de Invitados
Firme nuestro libro de invitados
Vea nuestro Libro de invitados
Guestbook by Lpage

 ¿Le gustó este sitio? Recomiéndelo a un amigo o colega con Recommend-It (tm)
[Home] [Escuela Sabática] [Programa de radio]



Usted es el visitante número . ¡Gracias por venir!


Sus comentarios

... Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en  Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus  profetas, y seréis prosperados. II Crónicas 20:20

¿Desea poner a su iglesia en Internet  completamente GRATIS? Visite Christweb.
WebSiervo: Christian Gutiérrez