[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home][Escuela Sabática]

Domingo - Julio 8

Año Bíblico - 2 Crónicas 21-22 y Hechos 9

ÁNGELES PRESENTES EN MOMENTOS DE TENTACIÓN
"Pues a sus ángeles mandará acerca de tí, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra" (Sal. 91:11,12).

    Se declara expresamente que Satanás obra en los hijos de desobediencia y que no sólo tiene acceso a su mente, sino que obra mediante su influencia, sea consciente o inconscientemente, para atraer a otros a la misma desobediencia. Si los malos ángeles tienen un poder tal sobre los hijos de los hombres en su desobediencia, ¡cuánto mayor poder tienen los ángeles buenos sobre los que se esfuerzan por ser obedientes! Cuando ponemos nuestra confianza en Jesucristo, procediendo con obediencia para justicia, los ángeles de Dios obran en nuestro corazón para justicia...
    Los ángeles vinieron y ministraron a nuestro Señor en el desierto de la tentación. Los ángeles celestiales estuvieron con él todo el tiempo que estuvo expuesto a los ataques de los instrumentos satánicos. Esos ataques fueron más severos que los que jamás haya soportado el hombre. Todo estaba en juego para beneficio de la familia humana. En ese conflicto, Cristo no usó sus propias palabras. Dependió de un "escrito está". En ese conflicto, la humanidad de Cristo fue puesta a prueba en forma tal que ninguno de nosotros comprenderá jamás.
    El Príncipe de la vida y el príncipe de las tinieblas se encontraron en un terrible conflicto, pero Satanás no pudo obtener la menor ventaja en palabra ni acción. Las suyas fueron tentaciones verdaderas, no artificiales. Cristo "padeció siendo tentado". En aquella ocasión, ángeles del cielo estuvieron presentes, y mantuvieron en alto el estandarte para que Satanás no se excediera de sus límites y sobrepujara a la naturaleza humana de Cristo. En la última tentación, Satanás le presentó a Cristo la perspectiva de ganar todo el mundo, con toda su gloria, si tan sólo lo adoraba a él, que pretendía ser enviado de Dios. Cristo entonces debió dar una orden. Debió ejercer autoridad por encima de los agentes satánicos.
    La divinidad brilló a través de la humanidad y Satanás fue rechazado perentoriamente. Cristo dijo: "Vete, Satanás..." Fue suficiente. . . Satanás no pudo ir más adelante. Ángeles sirvieron al Salvador. Ángeles le trajeron el alimento. Ninguna mente humana puede comprender la rudeza de ese conflicto. Estaban en juego el bienestar de toda la familia humana y de Cristo mismo. Una admisión de parte de Cristo, una palabra de concesión, y el mundo hubiera sido demandado por Satanás, como suyo. Así, suponía él --el príncipe de la potestad de las tinieblas--, comenzaría su gobierno. Apareció ante Cristo un ángel del cielo, pues el conflicto había terminado. El poder humano estuvo a punto de fracasar, pero todo el cielo cantó el himno de victoria eterna (Carta 16, 1899).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Lunes - Julio 9

Año Bíblico - 2 Crónicas 23-24 y Hechos 10

EL PODER DE DIOS ESTÁ DISPONIBLE PARA DARNOS LA VICTORIA
"Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia" (2 Ped. 1: 3).

    Hemos de ser partícipes del conocimiento. Cada vez que veo una ilustración que representa la ocasión cuando Satanás tentó a Cristo en el desierto y describe al tentador bajo la forma de un monstruo horrendo, pienso: ¡cuán poco conocen de la Biblia los artistas! Antes de su caída Satanás era el ángel más allegado Cristo, el ángel de rango más elevado en el cielo. Por lo tanto, cuán necio es suponer que se presentara ante Cristo en el desierto tal como lo describe la ilustración "El juego de la vida". Algunos han visto ese cuadro. Después que el Salvador había ayunado por cuarenta días y cuarenta noches, "tuvo hambre". Entonces se manifestó Satanás. Se presentó como un hermoso ángel del cielo y afirmó haber sido enviado por Dios para darle a conocer a Cristo que debía poner fin al ayuno. "Si eres Hijo de Dios --le dijo-- dí que estas piedras se conviertan en pan". Pero en esta insinuación de desconfianza, Cristo reconoció al enemigo cuyo poder había venido a resistir en la tierra. El no aceptaría el desafío, ni habría de ser movido por la tentación...
    Cristo se apegó a cada palabra de Dios y así venció. Si cada vez que padeciéramos una tentación adoptáramos esta misma postura, negándonos a coquetear con la tentación o a argüir con el enemigo, esa misma experiencia sería nuestra. Somos derrotados cuando nos detenemos a razonar con el diablo. A nosotros nos corresponde, individualmente, saber que estamos del lado correcto en la contienda, que apoyamos la verdad a la vista del Señor, y allí permanezcamos. Es de este modo como podemos recibir el poder prometido, por el que obtenemos "todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad por medio del conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia".
    Existe la realidad de ser partícipes de la naturaleza divina. Todos seremos tentados en diversas maneras, pero en tales circunstancias es necesario que recordemos que hay una provisión mediante la cual podemos vencer... El que verdaderamente cree en Cristo es hecho partícipe de la naturaleza divina, y tiene un poder del cual puede apropiarse frente a cada tentación. No caerá en ésta ni será abandonado a la derrota. En tiempo de prueba reclamará las promesas, y gracias a ellas escapará de las corrupciones que llenan el mundo por la concupiscencia.
    Pensamos que nos cuesta permanecer en esta posición ante el mundo; y así es. Pero, ¿cuánto costó nuestra salvación al universo celestial? Para hacernos partícipes de la naturaleza divina el Cielo dio su más preciado tesoro. El Hijo de Dios puso a un lado su manto real y su corona regia, y vino a nuestro mundo como un niño (Manuscrito 9a, 1908).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Martes  - Julio 10

Año Bíblico - 2 Crónicas 25-26 y Hechos 11

CADA TENTACIÓN RESISTIDA ES UNA PRECIOSA VICTORIA
"Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, que anda en sus caminos. Cuando comieres el trabajo de tus manos, bienaventurado serás y te irá bien" (Sal. 128:1, 2).

    Has de mostrar al mundo tu propósito de ser un ciudadano del Paraíso. Ninguna expresión descuidada e irreverente debiera salir de tus labios. Lo que digas en el mundo tendrá especial consecuencia si corresponde con lo que dices en la iglesia.Tu actitud, tus palabras, tu espíritu, constantemente dejan una impresión en aquellos con quienes te asocias...
    A todos los que estén dispuestos a hacer su voluntad, Satanás les ofrece los reinos de este mundo. Este fue el gran atractivo que le presentó a Cristo en el desierto de la tentación. Y eso es lo que les dice a los seguidores de Cristo: Si aplican mis métodos, los recompensaré con riqueza. Todo cristiano es conducido en algún momento a la prueba que revelará cada debilidad del carácter. Si resiste la tentación, conquistará una preciosa victoria... En el último y audaz intento de Satanás por derrotar a Cristo, el Salvador lo enfrentó con las palabras: "Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás". Hasta ese momento la respuesta del Salvador a cada tentación había estado en la afirmativa; ahora le ordena al tentador que se vaya, y Satanás se va derrotado donde había esperado alcanzar una victoria...
    Los que compran el éxito al terrible costo de la sumisión a la voluntad y los planes de Satanás, descubrirán que han realizado una mala adquisición. En el negocio de Satanás todo se consigue a un precio elevado. Las ventajas que presenta son un espejismo. Las brillantes perspectivas que ofrece se consiguen con la pérdida de cosas que son buenas, santas y puras. Que Satanás siempre sea confundido por estas palabras: "Escrito está"...
    Dirijo estas palabras a todos los que aman y temen a Dios. Aquellas personas que están dispuestas a hacer las obras de justicia no serán engañadas por los ardides del enemigo. Los ángeles de Dios estarán a su lado para orientarlos en lo que deban ser orientados. Sus acciones serán guiadas por un exaltado sentido de justicia. Estarán capacitados para distinguir entre lo justo y lo injusto, entre la verdad y el error. Los que entren en el reino de los cielos serán los que hayan alcanzado la más elevada norma de obligación moral, quienes no buscaron esconder la verdad ni embaucar a nadie, aquellos por quienes Dios ha sido exaltado y su Palabra defendida, aquellos por quienes el principio no fue pervertido con el propósito de vindicar las estratagemas de Satanás (Carta 188, 1905).


Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Miércoles - Julio 11

Año Bíblico - 2 Crónicas 27-28 y Hechos 12

JESÚS TIENE PODER PARA SALVAR A CADA ALMA
"Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo" (1 Ped. 1: 7).

    No somos protegidos por nuestra capacidad intelectual, ni por nuestras palabras, ni por nuestras riquezas. No es en estas cosas que encontramos seguridad. Únicamente somos guardados por el poder de Dios por medio de la fe que es para salvación. Estamos viviendo un período de la historia en el que por fe debemos aliarnos con el infinito Dios, porque de lo contrario no venceremos a las potestades de las tinieblas que buscan destruirnos. El Espíritu Santo es como una luz que ilumina nuestra senda. Pongamos toda nuestra confianza en Cristo, quien siempre está a nuestra diestra dispuesto a ayudarnos...
    Sobrevendrán tentaciones. Pero cuando Satanás arroja su sombra infernal ante nosotros, debemos atravesar por fe las tinieblas hacia la Luz de la vida; hacia el que no sólo creó al hombre, sino que lo redimió por su propia sangre. Somos propiedad estimada de Cristo. Con fe viva debemos colaborar con él en nuestra propia salvación. En medio de pruebas y tentaciones sus manos han de asistirnos y sostenernos...
    Los que mantengan su fe firme hasta el fin saldrán del horno de prueba como oro fino siete veces purificado... Acerca de esta obra, el profeta Isaías declara: "Haré más precioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre"... Cuando estén en dificultades, recuerden que la fe probada en el homo de la aflicción es más preciosa que el oro purificado en el fuego...
    ¿Suponen ustedes que después que Cristo ofreció su preciosa vida para redimir a los seres que él creó, habría de dejar de otorgarles suficiente poder que los capacitara para vencer por la sangre del Cordero y de la palabra de su testimonio? Él tiene poder para salvar a cada individuo. En ocasión de su ascensión dijo: "Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra". Para lograr nuestra redención toda potestad se confirió al que pasó a ser la cabeza de la humanidad. Por casi seis semanas el Único que no cometió pecado libró una batalla con los poderes de las tinieblas en el desierto de la tentación, venciendo no por consideración a sí mismo sino en consideración a nosotros, posibilitando así que cada hijo e hija de Adán triunfen por medio de los méritos de su pureza...
    Solamente quienes practiquen la santidad en esta vida verán al Rey en su hermosura. Depongan toda vanidad, charla superflua y todo lo que sea de naturaleza frívola o sensacional. No llenen su mente con pensamientos de placeres y diversiones mundanales. Participen en la obra de la salvación de su alma. Pues si acaso pierden su alma, hubiera sido mejor que nunca hubiesen nacido. Pero no debieran perderla. Pueden emplear cada momento de esta vida que Dios les ha dado para la gloria de su nombre. Fortalézcanse para resistir los poderes de las tinieblas, de modo que éstos no obtengan una victoria sobre ustedes (Manuscrito 110, 1901).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Jueves - Julio 12

Año Bíblico - 2 Crónicas 29-30 y Hechos 13

ATENTOS CUANDO SATANÁS PERVIERTE LAS ESCRITURAS
"Pero la salvación de los justos es de Jehová, y él es su fortaleza en el tiempo de la angustia. Jehová los ayudará y los librará; los libertará de los impíos, y los salvará, por cuanto en él esperaron" (Sal. 37: 39, 40).

    La tentación que Cristo soportó en el desierto fue un conflicto personal con el impío quien demostró ser el autor del pecado. Satanás fue una vez un querubín protector en los concilios celestiales, el que seguía en poder a Cristo. Pero se levantó contra Dios e indujo a algunos de los ángeles a unirse a él en esta rebelión. Y hubo guerra en el cielo y Satanás y sus seguidores fueron arrojados fuera. Al ser expulsado del cielo, Satanás determinó que establecería su reino en esta tierra y que conquistaría el favor de la raza humana. Pero, Cristo empeñó su palabra prometiendo que si los seres humanos fueran vencidos por la tentación, él, el Hijo de Dios, sería su garante.
    Cristo vino al mundo a ocupar el lugar de Adán, a resistir las tentaciones que Adán no pudo resistir... Después de su bautismo, el Hijo de Dios fue al desierto donde sería tentado por el enemigo. Allí ayunó por cuarenta días y cuarenta noches; entonces, cuando tuvo hambre, Satanás se presentó ante él como un mensajero de las cortes celestiales, y lo tentó...
    El enemigo conocía el poder de la Palabra de Dios. Sabía que fue esta palabra la que proporcionó pan a los israelitas en su peregrinaje a través del desierto y que la misma palabra podría satisfacer las necesidades de Cristo. Pero este plan no era el de Dios. El Señor había determinado que Cristo fuera tratado igual que cualquier otro ser humano. No habría de ejercer ningún poder milagroso en su favor, pues si lo hacía, Satanás podría denunciar que la prueba no era justa, pues él se había valido de sus poderes sobrenaturales y que no podía requerir que los seres humanos observaran todos sus requerimientos si el esfuerzo de guardarlos pudiera destruir la vida...
    Satanás quería que Cristo cometiera el pecado de la presunción al exponer innecesariamente su vida. Él no pronunció toda la cita, sino que omitió la frase "en todos tus caminos", que implica el trayecto del deber. Si Cristo hubiera presumido de la misericordia de Dios al arriesgar su vida para darle a Satanás evidencia de su calidad de Mesías, no habría estado en la senda del deber.
    Todos debieran familiarizarse con la Palabra de Dios, porque Satanás pervierte y cita erróneamente las Escrituras, y los hombres siguen su ejemplo presentando una parte de la Palabra de Dios a quienes desean conducir por senderos falsos, y ocultan la parte que echaría a perder sus planes (Manuscrito 153, 1899).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Viernes - Julio 13

Año Bíblico - 2 Crónicas 31-32 y Hechos 14

JESÚS NOS CAPACITA PARA SER HIJOS DE DIOS
"Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1:12).

    Somos propiedad del Señor. Cristo ha pagado el precio de nuestra redención de un modo que no puede ser computado. Se ofreció a sí mismo como viva ofrenda a Dios. Llevó los pecados del transgresor, para que Dios pueda ser justo y a la vez el que justifica al pecador arrepentido. En el desierto Jesús venció cada tentación dirigida al apetito. Ayunó durante cuarenta días y cuarenta noches y cuando estaba extenuado Satanás lo tentó. Pero él no respondió con sus propias palabras, pues de haberlo hecho Satanás estaba preparado para entrar en esa lid. Sin embargo, sus respuestas no dejaron de ser sus propias palabras trazadas por la pluma de la inspiración bajo la conducción del Espíritu de Dios. Le dijo a Satanás: "Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios". La sugestiva tentación se presentó: "Si eres el Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan". Pero cuando ese "si" fue rechazado ya no hubo base para la controversia...
    En su naturaleza humana Jesús demostró que para cada tentación con la que Satanás asedia a los seres caídos, Dios ha provisto ayuda para ellos si se aferran a su fortaleza y mediante la obediencia hacen la paz con él...
    Todo el cielo contemplaba la obra del enemigo contra Cristo cuando lo tentó en lugar de la humanidad caída. Y todo el cielo contempla la lucha de cada alma ante cada tentación. Y si resisten la tentación, si no ceden en algún punto en que son probados, Satanás no obtendrá la victoria. En los libros del cielo quedará registrado junto a tu nombre el hecho de que en tal día "Satanás intentó derrotar y atrapar a uno de mis redimidos, pero siendo tentado levantó sus ojos hacia mí, el Conquistador, y envié ángeles para poner en retirada al poderoso enemigo"...
    ¿Qué dirán los que se han apartado de la luz y del conocimiento para vivir en forma descuidada? La cantidad de evidencia que las personas han tenido, los talentos que han recibido, las respuestas que le ofrecieron al Maestro, todo esto determinará su destino eterno.
    Aquellos que han recibido privilegios y oportunidades y luz tras luz, sentirán que se los compara con otros cuyas ventajas religiosas han sido limitadas, pero han hecho esfuerzos diligentes y perseverantes para aferrarse de la vida eterna. Y en éstos el Señor se regocija con cánticos (Manuscrito 49, 1897).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Sábado - Julio 14

Año Bíblico - Salmos 85-88

SIEMPRE PODREMOS CONFIAR EN UN "ASÍ DICE EL SEÑOR"
"Si eres Hijo de Dios, dí a esta piedra que se convierta en pan... Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo" (Luc. 4: 3, 9).

    En el desierto de la tentación las riquezas mundanales fueron el soborno desplegado ante nuestro Señor. Satanás no vino a él con sus tentaciones hasta que su naturaleza humana se encontraba debilitada y clamando su necesidad...
    La humanidad de Cristo se habría acobardado por lo que le esperaba en el desierto. Pero vino al mundo para que al establecer contacto con él [Satanás], pudiese recuperar de las manos del usurpador el patrimonio humano que pertenecía al Señor. Satanás dijo ser el príncipe de este mundo y, al derrotar a Adán, sojuzgó a la raza humana y la puso bajo su control...
    Satanás sabía que había comenzado el conflicto personal entre el Príncipe de la vida y el príncipe de las tinieblas e intentó derrotar a Cristo en medio de su agotamiento físico. La prueba que Satanás requería implicaba que Cristo aceptara la duda y actuara movido por ella, evidenciando así que dudaba, y con ello confirmar lo que el enemigo pretendía. Si Cristo hubiera aceptado las sugerencias del enemigo, Satanás le habría dicho: Dame alguna evidencia para que crea que eres el Hijo de Dios. Pero Cristo no hizo nada de lo que se le solicitaba. De haber hecho un milagro en beneficio propio habría demostrado que cuestionaba a Dios. Una evidencia, superior a todos los milagros, la confianza en un "Así dice el Señor", habría de ser una señal incontrovertible...
    ¡Cuán astuta fue la forma como Satanás se presentó a Eva en Edén! "¿Con que Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?" La forma en que lo presentaba era una disfrazada falta de respeto por las palabras de Dios. Había en sus palabras de verdad una negación encubierta, un rechazo, una impugnación a la confiabilidad divina. Quiso implantar en su mente la idea de que Dios no actuaría según había dicho y que la prohibición acerca de ese fruto tan hermoso era una abierta contradicción al amor y la compasión que pretendía manifestar por ellos.
    Ahora intenta inspirar a Cristo con sus propios sentimientos: "Si eres el Hijo de Dios". De este modo buscó insinuar la duda en la mente de Cristo... ¿Podría el Señor tratar de este modo a su Hijo?...
    Las tentaciones surgirán [entre algunos] a fin de ocasionar desconfianza en Dios e impugnar su amor... Llegan a ser traidores, rebeldes a Dios, y aceptan las tentaciones de uno a quien eligieron como su líder. De este modo, se transforman en instrumentos de Satanás, canales por medio de los cuales el enemigo comunica a otras mentes las dudas e infidelidades con las que los ha saturado (Carta 3, 1897).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Favor firme nuestro libro de Invitados
Firme nuestro libro de invitados
Vea nuestro Libro de invitados
Guestbook by Lpage

 ¿Le gustó este sitio? Recomiéndelo a un amigo o colega con Recommend-It (tm)
[Home] [Escuela Sabática] [Programa de radio]



Usted es el visitante número . ¡Gracias por venir!


Sus comentarios

... Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en  Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus  profetas, y seréis prosperados. II Crónicas 20:20

¿Desea poner a su iglesia en Internet  completamente GRATIS? Visite Christweb.
WebSiervo: Christian Gutiérrez