[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home][Escuela Sabática]

Domingo - Septiembre 2

Año Bíblico - Proverbios 30-31 y 1 Corintios 16

JESÚS VALORA NUESTROS DONES DE SERVICIO
"Y estando Jesús en Betania, en casa de Simón el leproso, vino a él una mujer, con un vaso de alabastro de perfume de gran precio, y lo derramó sobre la cabeza de él, estando sentado a la mesa" (Mat. 26: 6, 7).

    "Al ver esto, los discípulos se enojaron, diciendo: ¿Para qué este desperdicio?"... Judas fue el primero en hacer esta sugerencia y pronto otros se apropiaron de sus palabras. ¿Para qué este desperdicio? María por un tiempo había reservado este frasco de ungüento. Lázaro, su hermano, había sido rescatado de la tumba y restituido a su familia por la palabra y el poder del Salvador y, ahora, el corazón de María rebozaba de gratitud...
    Este incidente está lleno de instrucción. Jesús, el Salvador del mundo, se está acercando al momento en que ha de ofrecer su vida por un mundo pecador. No obstante ni siquiera los discípulos comprendían lo que estaban por perder. María no podía razonar sobre este tema. Su corazón estaba lleno de un amor santo y puro. El sentimiento que la embargaba era: "¿Qué le daré al Señor por todas sus bendiciones?" Este costoso ungüento --de acuerdo a la tasación de los discípulos-- era una muy humilde expresión de su amor por su Maestro. Pero Cristo valoraba este obsequio como una expresión de su amor, y el corazón de María rebozaba de una paz y una felicidad perfectas.
    Cristo se deleitaba por la actitud sincera de María de hacer la voluntad del Señor. Aceptó aquella manifestación de purísimo afecto, que sus discípulos no pudieron entender... El perfume de María era un regalo de amor y este hecho era lo que le daba valor a los ojos de Cristo... Jesús vio que María se encogió, avergonzada, esperando un reproche de Aquel a quien amaba y adoraba. Por el contrario, escuchó decir al Maestro: "¿Por qué molestáis a esta mujer? Pues ha hecho conmigo una buena obra. Porque siempre tendréis pobres con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis. Porque al derramar este perfume sobre mi cuerpo, lo ha hecho a fin de prepararme para la sepultura. De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella". Jesús no recibiría ningún otro ungimiento, pues el sábado estaba cercano y ellos observaban el reposo sabático conforme al mandamiento... La disposición de María de ofrecer este servicio al Señor era de mayor valor para Cristo que todo el perfume de nardo y ungüento que pudiera haber en el mundo, pues manifestaba todo el aprecio que ella sentía por el Redentor del mundo. Era el amor de Cristo que la constreñía...
    María, movida por el poder del Espíritu Santo, vio en Cristo a Aquel que había venido a buscar y a salvar las almas que estaban por perecer. Cada discípulo debió haber sido inspirado por una devoción semejante (Manuscrito 28, 1897).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Lunes - Septiembre 3

Año Bíblico - Eclesiastes 1-3 y 2 Corintios 1

LA ENTRADA TRIUNFAL FUE VISTA POR MUCHOS A QUIENES JESÚS HABÍA SANADO
"Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla y traédmelos. Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará" (Mat. 21:2, 3).

    El tiempo en que se produjo la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén era la estación más hermosa del año. El Monte de los Olivos se alfombraba de una tonalidad verde y las arboledas hermosas desplegaban su diverso follaje. Desde las regiones circundantes a Jerusalén, muchas personas habían venido en ocasión de la fiesta con el sincero deseo de ver a Jesús. El milagro espectacular que hizo el Salvador al resucitar a Lázaro de los muertos había ejercido un efecto maravilloso en las mentes y una multitud grande y entusiasta se acercó al lugar donde se encontraba Jesús.
    La tarde casi había transcurrido cuando Jesús envió a sus discípulos hasta la aldea de Betfagé... Esta era la primera vez en su ministerio que Cristo consentía en cabalgar y los discípulos interpretaron esto como un indicio de que él estaba por afirmar su autoridad y su poder reales ocupando el lugar que le correspondía en el trono de David. Con alegría ejecutaron la orden recibida. Encontraron al pollino como Jesús lo había dicho... "Y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos, y él se sentó encima".
    El momento cuando Jesús montó el animal fue enmarcado por una serie de aclamaciones que llenaron el aire de alabanza y triunfo... El Señor no desplegó ninguna señal externa de realeza. No vestía ningún manto gubernamental, ni era seguido por una procesión de hombres armados. Más bien lo acompañaba un grupo de personas muy entusiasmadas. Ellos no podían evitar que se evidenciara el sentimiento gozoso de anticipación que animaba sus corazones...
    El eco de los cánticos descendía de la montaña y resonaba en el valle: "¡Hosanna al Hijo de David! ¡Hosanna en las alturas! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!"... Los que antes habían sido ciegos... eran quienes abrían la marcha del maravilloso séquito... Uno que había despertado del sueño de la muerte guiaba el animal que montaba. Los que una vez fueron sordos y mudos, ahora, con sus oídos abiertos y sus corazones agradecidos, arrancan las palmas y las arrojan a su paso homenajeando al poderoso Sanador. El leproso, que había escuchado las terribles palabras del sacerdote: "Inmundo"... estaba allí. La viuda y el huérfano también estaban allí testificando de sus obras maravillosas. Los que habían regresado de la muerte estaban allí. Las lenguas, una vez paralizadas por el poder de Satanás, entonaban cánticos con regocijo... El endemoniado está allí, pero en esta ocasión no para pronunciar las palabras que Satanás hubiera puesto en sus labios... Los infantes se inspiran en la escena... En la cima del Monte la procesión se detiene (Manuscrito 128, 1899).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Martes  - Septiembre 4

Año Bíblico - Eclesiastes 4-6 y 2 Corintios 2

CUANDO SE RECHAZA SU AMOR, EL SALVADOR SUFRE
"A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron" (Juan 1:11).

    Ante ellos [la multitud que acompañaba a Jesús en su entrada triunfal] se encontraba la ciudad de Jerusalén, con su templo inmaculado de blanco mármol que a esa hora se recubría de doradas tonalidades por la gloria de los rayos del sol que se hundía en el ocaso. Era una vista de hermosura incomparable y podrían hebérsele aplicado las palabras del profeta: "En aquel día Jehová de los ejércitos será por corona de gloria y diadema de hermosura". Ante la magnífica vista de la entrada, el gentío se unió con fervor renovado en exclamaciones de alabanza.... Suponían que ahora Cristo tomaría el trono de David para reinar como un príncipe temporal. Los ojos del gentío se volvieron hacia él buscando percibir cuánto le impresionaba aquella escena. Pero, sorprendidos, ¡ven el rostro del Hijo de Dios arrasado por las lágrimas!"
    Cuando Cristo puso sus ojos sobre el templo, que muy pronto sería desolado y su velo rasgado cuando los judíos consumaron su muerte, lloró sobre aquella ciudad desobediente... En pocas horas el Redentor del mundo sería tomado por las manos de los impíos para ser crucificado. No sería la nación romana, ni tos gentiles, sino el pueblo por el que tanto había hecho y de quienes había esperado tanto, éstos habrían de ser sus asesinos...
    Aquella gracia que traía la salvación ya no se escucharía más en la ciudad. Esta era la razón del intenso dolor que padeció el Salvador... Las tiernas lágrimas que derramó sobre Jerusalén fueron las últimas de un amor rechazado... El jubiloso gentío no podía entender la razón de las lágrimas de Cristo. Ellos no sabían que las iniquidades de Israel habrían de acarrear las calamidades finales sobre esta nación. Entonces un misterioso sentimiento embargó a la procesión y aquietó en cierto grado su entusiasmo... Una buena parte de los que allí estaban llevaban la evidencia en sus cuerpos que demostraba que un poder divino estaba en medio de ellos y cada uno tenía una historia que referir con respecto a la labor misericordiosa de Cristo. La relación de estas maravillosas obras incrementó el fervor del sentimiento que los embargaba hasta que éste alcanzó una intensidad indescriptible. Los discípulos y el pueblo se unieron entonces en cánticos de alabanza.
    Fue entonces cuando vinieron a él los sacerdotes y gobernantes pidiéndole que silenciara estas exclamaciones de alabanza: "Maestro, reprende a tus discípulos" le dijeron. Cristo les respondió: "Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían".
    Cristo había venido a esta tierra a fin de dar a conocer los principios del reino de los cielos. Su carácter como dador de la vida se había demostrado fugazmente ante la sepultura de Lázaro, pero en su orgullo los judíos rechazaron a Uno que era poderoso y traía la salvación. Cuán diferente habría sido la actitud de Cristo si aquellos sacerdotes y gobernantes hubieran sido fieles a la confianza que se había depositado en ellos (Manuscrito 128, 1899)..


Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Miércoles - Septiembre 5

Año Bíblico - Eclesiastes 7-9 y 2 Corintios 3

"MI CASA SERÁ LLAMADA CASA DE ORACIÓN"
"Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas" (Mat. 21:12).

    El patio del templo estaba repleto de ganado, ovejas, bueyes y palomas. Alzándose por encima del mugido del ganado vacuno, del balido de las ovejas y del arrullo de las palomas, se podían escuchar las voces de los mercaderes ofreciendo en venta, y al más alto precio, animales y aves a quienes habían venido a la fiesta de la Pascua para ofrecer sacrificios. Jesús dijo: "Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones".
    Este acto de Cristo era profundamente significativo, mucho más importante de lo que cualquiera de los observadores podía darse cuenta. Cuando los sacerdotes y fariseos se recuperaron del terror que experimentaron a sus almas culpables por las palabras de Cristo, entonces, regresaron al templo. Ellos no se habían convertido, ni siquiera humillado. Estaban decididos a desafiar a Cristo con respecto a su autoridad para expulsarlos de los atrios del templo y cuando llegaron hasta el santuario descubrieron que una maravillosa obra se había realizado en él durante su ausencia. Los enfermos y moribundos habían recuperado !a salud. Estaban asombrados, aunque no por ello habrían de ceder en su terca incredulidad. Habían decidido ejecutar a Cristo y también a Lázaro, aquel que fuera resucitado de los muertos. Porque ellos sabían que la gente seguiría creyendo en Cristo mientras estuviera en medio de ellos uno que por el poder de Jesús había sido levantado de entre los muertos.
    La evidencia que Cristo había ofrecido, estaba calculada para convencerá cada mente sincera; pero no era ésta la evidencia que ellos [sacerdotes y fariseos] esperaban. Lo que deseaban era que el pueblo rechazara y condenara a Cristo. Cada evidencia adicional en favor del Señor incrementaba la aversión de ellos hacia él. La presencia de Cristo en el mundo realizando esta obra maravillosa y desarrollando una vida de bondad, de abnegación y sacrificio propio, y el mismo hecho de tenerlo entre el pueblo ejerciendo su tierna compasión sobre otros, no era lo que querían.
    Pero Cristo estaba cumpliendo la misión que el Padre le había encomendado: "El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor" (Manuscrito 128, 1899).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Jueves - Septiembre 6

Año Bíblico - Eclesiastes 10-12

EL PUEBLO DE DIOS NO DEBE SER EXAGERADO
"Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera" (Mat. 21:19).

    No era común que una higuera desplegara un follaje tan denso en esa temprana época de la estación. El fruto de la higuera se desarrolla antes que las hojas, por lo tanto, era de esperar que una higuera con tal follaje estuviera cargada de higos. Cristo se acercó al árbol con la esperanza de encontrar algún higo en él, sin embargo, al revisar sus ramas desde la más baja hasta la más alta no halló más que hojas y su maldición cayó sobre el árbol.
    Este ejemplo en el ministerio del Señor fue un episodio singular. No armoniza con su forma habitual de ser ni con las obras manifestadas por Cristo... Adondequiera que él fuera esparcía su misericordia en palabras de consuelo y obras de bondad. Él era el Redentor, el Sanador. No había venido a condenar al mundo, sino para que el mundo encontrara la salvación en él... Los discípulos no podían comprender el acto de Cristo al castigar un árbol por causa de su esterilidad y le dijeron: "Dinos la parábola de la higuera".
    Poco antes Cristo había hecho su entrada triunfal en la ciudad de Jerusalén. Por segunda vez había purificado el templo y expulsado a los traficantes, diciendo: "Quitad de aquí estas cosas"... Estos mercaderes que habían traído sus ganados hasta el patio del santuario, practicaban un negocio deshonesto, pero cuando se dio la orden y la divinidad fulguró a través de la humanidad, ningún sacerdote con sus espléndidos vestidos, ni un solo traficante, se atrevió a quedar allí...
    En sí misma era una parábola referente a la dispersión de los judíos. Ahora Cristo, bajo el símbolo de este árbol estéril, presenta ante sus discípulos la justa ira de Dios --al ver profanado el patio del templo con el propósito de obtener ganancias deshonestas-- y la destrucción de la nación judía. Este árbol estéril, que desplegó su ostentoso follaje a la vista de Cristo, era un símbolo de la nación judía que se había separado de Dios, al grado que, en su orgullo y apostasía, habían perdido su discernimiento y no pudieron reconocer a su Redentor... La explicación de esta extraña obra de Cristo habría de permanecer como una apelación viviente para todas las iglesias cristianas...
    Esta higuera estéril con su ostentoso follaje ha de repetir su lección en cada época hasta el fin de la historia de este mundo... Sí el espíritu de Satanás en los días de Cristo se introdujo en los corazones de quienes no habían sido santificados, para contrarrestar los requerimientos divinos a esa generación, seguramente también intentará ingresar en las profesas iglesias cristianas de nuestros días... La misma historia se repetirá, pero el pueblo que obedece los mandamientos de Dios no tendrá conflicto alguno, pues ellos han hecho de su palabra su guía constante (Manuscrito 32, 1898).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Viernes - Septiembre 7

Año Bíblico - Salmos 105-107

CRISTO DESEA QUE LLEVEMOS FRUTOS TRABAJANDO PARA ÉL
"Todo pámpano que en mí no lleva fruto lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto" (Juan 15: 2).

    He estado pensando en la lección que Cristo dio a sus discípulos poco antes de entrar en el Huerto de Getsemaní, sabiendo que ésta sería la última oportunidad que tendría de instruirlos antes de su crucifixión. Señalando una vid --a la cual los judíos habían considerado como la más noble de las plantas, una figura de todo lo que es poderoso, excelente y fructífero--, les dijo: "Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará".
    Aquí hay algo que debemos estudiar... Tenemos nuestras oportunidades de llevar fruto; podemos dar testimonio de que somos ramas de la vid cargadas de fruto. Pero, si avanzamos de una forma negligente e indiferente, ¿cuál será nuestra posición? El Señor afirma que nos quitará, pues sin Cristo no podemos hacer nada y si somos como pámpanos muertos, incapaces de extraer la vitalidad y la nutrición de la Vid verdadera, nos transformamos en ramas marchitas. El Señor dice que todo pámpano que lleva fruto, lo limpiará para que lleve más fruto...
    En el mundo habrá un enemigo contra quien luchar. Allí enfrentaremos a los poderes de las tinieblas. Y hemos de estar en este conflicto mientras perdure el tiempo. Nuestro Salvador estuvo en conflicto con los poderes de las tinieblas y éstos con él, desde que ingresó a este mundo. Es que Satanás estaba en lucha contra él. Y apenas ejerció su facultad de raciocinio, se planteó el conflicto con los poderes de las tinieblas. Su misma llegada como un infante en Belén, habría de establecer una norma en contra del enemigo.
    Y cuando se fue, ¿qué ocurrió? ¿Quién asumiría la controversia? ¿Quiénes aceptarían el desafió de esta controversia y la conducirían hasta el mismo fin? Lo harían sólo los seguidores de Cristo en forma individual. Esto no implica únicamente a los pastores. Y este es un aspecto en el que se ha cometido un gran error. Pareciera creerse que de día en día, de hora en hora y minuto a minuto, los pastores deben cuidar de ellos. Pero, esto corresponde a cada alma.
    No sabemos cuál es la labor que Dios tiene para nosotros... Si tenemos un solo talento y lo ponemos a trabajar, y el Señor ve nuestra fidelidad en lo muy poco, entonces nos dará otro talento... Y, de este modo, los talentos habrán de crecer y desarrollarse y cuanto más pongamos en esta inversión, tantos más talentos tendremos que emplear para la gloria de Dios (Manuscrito 56, 1890).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Sábado - Septiembre 8

Año Bíblico - Salmos 108-110

TODO CREYENTE DEBE CONOCER A CRISTO
"Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él" (1 Juan 3:1).

    ¿Cuántos hoy ven a Jesucristo, el Salvador del mundo, como él es? ¡Cuán pocos lo conocen! ¡Cuán pocos conocen al Padre! ¡Cada uno que conoce a Cristo conoce algo del Padre! Ver a Cristo como él es, es una de las más grandes bendiciones que haya podido tener la caída humanidad. El precioso Salvador, ¡verlo como él es! Cuántos hay que sólo tienen un concepto parcial de Jesucristo. Hay muchos que por sus palabras lo reconocen como el Redentor del mundo, sin embargo, no lo reconocen como su Salvador personal. Y esto, tener un conocimiento de Dios en Cristo Jesús, es esencial...
    "Y todo aquel que tiene esta esperanza en él se purifica a sí mismo". ¿Qué esperanza? La de ver a Jesús como él es, por medio de la fe viva que se aferra del brazo del Dios infinito. La fe que lo reconoce como nuestro Salvador personal. ¿Quién conoce a Jesús así? La contemplación accidental de Cristo no ha de salvar a una sola alma. ¿Lo conoce usted por medio de una relación de fe?
    Había una labor maravillosa que Cristo debía realizar cuando vino a nuestro mundo. Satanás estaba manejando las cosas como le placía. El enemigo, como príncipe del mundo, había reclamado este territorio como suyo. Cristo vino a disputar el poder y la pretensión de Satanás y a rescatar a la raza humana de su poder opresivo... El campo de batalla estaba aquí en este pequeño planeta. Y el conflicto continuó entre el Príncipe de la vida y los poderes de las tinieblas. ¿Quién habría de triunfar? Todo el universo celestial, todas las inteligencias celestiales contemplaban a Cristo informándose de la contienda. Cristo estaba disputando la autoridad de Satanás y éste lo seguía a cada paso, decidido a derrotarlo con sus tentaciones, determinado a agotar la paciencia y longanimidad de Dios para con la familia humana, con el propósito de conducir a cada uno de ellos a la ruina...
    Cualesquiera que sean vuestras debilidades o flaquezas, hay esperanza en Dios. Nuestro precioso Salvador vino a salvar hasta lo sumo a cada alma que acuda a él... A todos aquellos que han enriquecido sus mentes con los placeres mundanales, él viene para levantar su voz de advertencia y presentar la eternidad ante su vista; abre el cielo ante vosotros. Su gloria ilumina el umbral y esa gloria fluye por una puerta que, gracias a Dios, se encuentra abierta de par en par (Manuscrito 86, 1894).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Favor firme nuestro libro de Invitados
Firme nuestro libro de invitados
Vea nuestro Libro de invitados
Guestbook by Lpage

 ¿Le gustó este sitio? Recomiéndelo a un amigo o colega con Recommend-It (tm)
[Home] [Escuela Sabática] [Programa de radio]



Usted es el visitante número . ¡Gracias por venir!


Sus comentarios

... Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en  Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus  profetas, y seréis prosperados. II Crónicas 20:20

¿Desea poner a su iglesia en Internet  completamente GRATIS? Visite Christweb.
WebSiervo: Christian Gutiérrez