[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home][Escuela Sabática]

Domingo - Octubre 7

Año Bíblico - Jeremías 1-3 y Colosenses 1

JESÚS NOS DARÁ PODER PARA VENCER
"Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono" (Apoc. 3:21).

    Satanás lucha y batalla por conquistar nuestras almas. Arroja su sombra infernal sobre nuestra senda... Alejemos nuestra vista de su poder y contemplemos a Aquel que es poderoso para salvar hasta lo sumo... ¿Por qué tu fe no penetra la sombra hasta donde está Cristo? Él ha llevado cautiva la cautividad y ha dado dones a sus seguidores. Él os enseñará que Satanás reclama cada alma que no se ha unido a él como su propiedad.
    Satanás es el autor de la muerte. ¿Qué hizo Cristo después de someter a Satanás bajo el dominio de la muerte? Las últimas palabras de Jesús, cuando expiraba en la cruz, fueron: "Consumado es" (Juan 19: 30). El diablo comprendió que se había excedido. Por su muerte, Cristo aseguró la muerte de Satanás y trajo a la luz la inmortalidad.
    Y después que Cristo resucitó, ¿qué hizo? Asumió su poder y empuñó su cetro. Abrió las tumbas y sacó a una multitud de cautivos, dando testimonio ante todo nuestro mundo y ante la creación entera de que tenía poder sobre la muerte y de que rescataba a los cautivos de la muerte.
    No todos los que creyeron en Jesús fueron resucitados en ese momento. Era solamente una muestra de lo que vendría, para que nosotros pudiéramos saber que la muerte y el sepulcro no han de retener a los cautivos, porque Cristo los llevó al cielo. Y cuando él regrese con poder y gran gloria, abrirá los sepulcros. La prisión será abierta, y los muertos vivirán nuevamente, revestidos de gloriosa inmortalidad.
    He aquí los trofeos que Cristo tomó consigo y presentó ante el universo del cielo y de los mundos que Dios ha creado. Cualquier afecto que alguna vez hayan sentido por Lucifer, que era el querubín cubridor, ahora está destruido. Dios le dio una oportunidad de forjar su carácter. Si no hubiera hecho esto, habría habido quienes sintieran que la acusación que él levantó contra Dios --de que no le dio una oportunidad justa-- era fundada.
    El Príncipe de la vida y el príncipe de las tinieblas estaban en conflicto. El Príncipe de la vida prevaleció, pero a un costo infinito. Su triunfo es nuestra salvación... ¿No tuvo nuestro Salvador algo que vencer? ¿No libró la batalla con el príncipe de las tinieblas hasta que fue vencedor en cada punto? Entonces dejó la obra directamente en las manos de sus seguidores. Tenemos algo que hacer. ¿Acaso no tenemos la porción del vencedor, para trabajar en pos de la victoria y obtenerla? ¿No hemos de proseguir paso a paso en conocer al Señor, hasta que veamos que como el alba está dispuesta su salida? (Manuscrito 1, 1889).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Lunes - Octubre 8

Año Bíblico - Jeremías 4-6 y Colosenses 2

LA RESURRECCIÓN DE CRISTO ESTABLECE LA SUPREMACÍA DE DIOS
"Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloría" (Sal. 24: 7).

    Todo el cielo contemplaba el conflicto... Aquí en la tierra Satanás aviva la enemistad que subyace en la mente del hombre para resistir la salvación que fue traída a un costo infinito. [Cristo] era la luz del mundo y el mundo no lo conoció. Creó este mundo y el mundo no lo reconoció. Pero cuando lo persiguieron, la Majestad del cielo debió ir de un lugar a otro. Y el cielo observó esto. Y fue rechazado y despreciado; padeció la burla y la ignominia; pero siendo ultrajado no devolvió dicha afrenta. Sin embargo, Satanás no dejó de perseguirlo hasta que Cristo fue colgado en la cruz del Calvario. Todo el cielo y los mundos creados por Dios, contemplaron este conflicto; ¿podría Cristo llevar hasta el fin su plan de salvar a las almas perdidas en el abismo del pecado?
    El gran rebelde fue desarraigado de las mentes de todos cuantos contemplaron la resurrección de Cristo. Entonces se demostró que la ley de Dios es inmutable y que su jurisdicción se extiende a todos los habitantes del cielo y la tierra y a todas las inteligencias creadas. Cristo estuvo con sus discípulos por cuarenta días y cuarenta noches... Entonces fue arrebatado al cielo y la multitud de cautivos fue con él y una hueste celestial lo rodeaba y a medida que se aproximaban a la ciudad de Dios, el ángel que lo acompañaba, dijo: "Alzad, oh puertas, vuestras cabezas. Y alzaos, vosotras puertas eternas, y entrará el Rey de gloria".
    Ahora este Salvador es nuestro intercesor que ofrece una expiación por nosotros delante del Padre... Este precioso Salvador viene otra vez... Y cuando él venga por segunda vez, no tendrá sobre su frente una corona de espinas, ni habrá un manto de púrpura que cubra su forma divina. No se escucharán las voces que digan: Crucifícale, Crucifícale, sino una exclamación de las huestes angélicas y de quienes lo esperan para recibirlo, que dirán: Digno, digno es el Cordero que fue inmolado. El divino Conquistador, en vez de una corona de espinas, cubrirá sus sienes con una corona de gloria; en lugar de aquel viejo manto real con que lo vistieron para burlarse, vestirá un inmaculado manto de purísimo blanco. Y sus manos que fueron horadadas por los crueles clavos, resplandecerán como el oro...
    Los justos muertos saldrán de sus sepulcros y los que viven y han permanecido, serán arrebatados junto con ellos para encontrar al Señor en el aire y así estar para siempre con el Señor. Y escucharán la voz de Jesús que será a sus oídos más dulce que cualquier melodía que haya escuchado mortal alguno. "El conflicto ha terminado. Venid, benditos de mi Padre y entrad en el reino que ha preparado para vosotros desde la fundación del mundo" (Manuscrito 11, 1886).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Martes  - Octubre 9

Año Bíblico - Jeremías 7-9 y Colosenses 3

EN LA BASE DE TODO: "EL PECADO ES TRANSGRESIÓN DE LA LEY"
"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16).

    Satanás fue quien inició la rebelión contra la ley de Dios en el cielo. A causa de esta rebelión el pecado surgió a la vida. Sólo hay una definición de pecado. "El pecado es transgresión de la ley". Satanás insistentemente sostuvo que Dios no actuó en forma justa con él. Criticó el plan de gobierno de Dios. Sostuvo que la ley divina era arbitraria y perjudicial para los intereses del universo celestial y que necesitaba un cambio.
    En los mundos que Dios había creado había intereses vitales en juego. Estos supuestos defectos, ¿harían que los habitantes del universo celestial tuvieran razón de pensar que la ley debía ser mejorada? ¿Tendría éxito Satanás en minar la confianza de ellos en la ley?
    En su sabiduría Dios no aplicó la fuerza como medida destinada a suprimir la rebelión de Satanás. Esta medida habría podido despertar simpatías favorables al enemigo, fortaleciendo de este modo su rebelión en vez de producir un cambio en sus principios. Si Dios le hubiera aplicado un castigo sumario al enemigo, muchos habrían considerado que se actuó en forma injusta con él y esto hubiera producido un grado de apostasía más numeroso.
    Era necesario darle tiempo a Satanás para que desarrollara sus criterios. Él ha tenido toda oportunidad de presentar su propia perspectiva del problema. Pero ha sido artero. Tan pronto como su posición fue vista bajo la verdadera luz, adoptó otra postura. Valiéndose de cargos falsos y tergiversando los propósitos y declaraciones de Dios, se aseguró la simpatía de algunos.
    Adán y Eva fueron puestos a prueba y fracasaron... Satanás engañó a Eva y ella desobedeció a Dios. La santa pareja no resistió la tentación y así quedó bajo la jurisdicción de Satanás. El enemigo conquistó la supremacía sobre la raza humana, trayendo consigo la muerte que era la paga por la desobediencia.
    Jesús afirmó que él llevaría sobre sí la culpa por el pecado y vencería a Satanás al venir a este mundo y enfrentar al enemigo en su propio campo de batalla.
    Cuando Cristo inició su campaña, Satanás le salió al encuentro y le disputó cada centímetro de terreno, ejerciendo al máximo su poder para vencerlo. Muchas cosas estaban implicadas en ese conflicto. Intereses vitales estaban en juego... Los interrogantes que había que responder eran: "¿Es imperfecta la ley de Dios y es necesario enmendarla o abrogarla? O, en cambio, ¿es inmutable? ¿Es estable el gobierno de Dios, o necesita algunas rectificaciones?" No sólo en presencia de los que vivían en la ciudad de Dios había que responder a esas preguntas, sino ante los habitantes de todo el universo celestial (Manuscrito 1, 1902).


Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Miércoles - Octubre 10

Año Bíblico - Jeremías 10-12 y Colosenses 4

TODA LA CREACIÓN HA SIDO AFECTADA POR EL GRAN CONFLICTO
"Consumado es" (Juan 19: 30).

    Desde el pesebre hasta la cruz Satanás persiguió al Hijo de Dios. Las tentaciones se acumularon sobre él como una tempestad. Pero cuanto más fiero era el conflicto más se familiarizaba con las tentaciones que asedian a los hombres, y más preparado estaba para socorrer a los tentados. La dureza de la prueba por la cual tuvo que pasar Cristo guardaba proporción con el objeto que había que ganar o perder mediante su éxito o su fracaso. No estaba en juego sólo el interés de un mundo. Este planeta era el campo de batalla, pero todos los mundos que Dios ha creado se verían afectados por el resultado del conflicto.
    Movido por el propósito de llegar a ser el gobernante supremo, Satanás intentó derrocar a Cristo. Por lo tanto planificó y llevó a cabo el asesinato de Cristo, con la esperanza de que no pudiera soportar una muerte tan horrenda como la que sólo podía idear la sabiduría infernal. Y en todo momento se esforzó por demostrar la exactitud de su afirmación acerca de que Cristo no era abnegado.
    Bajo la influencia satánica, la muchedumbre clamó en favor de la crucifixión de Cristo. Todo el cielo contemplaría los sucesivos pasos de la humillación de Cristo: su juicio, su rechazo y su muerte. Y cuando estuvo en la cruz, exclamó: "Consumado es", indicando que la lucha había terminado. La sangre del Inocente se había vertido por la culpa. La vida que ofreció, rescataría a la raza humana de la muerte eterna y sellaría la suerte de aquel que tenía el poder de la muerte, el diablo.
    Satanás trató de causar la impresión de que estaba trabajando por la libertad del universo. Incluso cuando Cristo colgaba de la cruz, el enemigo decidió imprimir a sus argumentos tal alteración, tanto engaño, un carácter tan insidioso, que todos se convencieran de que la ley de Dios era tiránica. El mismo trazó todo plan, ideó todo mal, encendió toda mente para causar aflicción a Cristo. El mismo instigó las falsas acusaciones que se lanzaron contra Aquel que sólo había obrado el bien. El mismo inspiró los crueles actos que añadieron sufrimientos al puro, santo e inocente Hijo de Dios.
    Mediante su conducta Satanás forjó una cadena con la cual él mismo será encadenado. El universo celestial será testigo de cuán justo es Dios al castigarlo. El cielo mismo vio lo que habría llegado a ser, si Satanás hubiera estado en él. Los corazones del universo celestial se unieron en proclamar que la ley de Dios es inmutable. Estos seres apoyaron el gobierno del Señor quien, para redimir al transgresor, no escatimó a su propio Hijo de sufrir la pena establecida para el pecado.
    En su ministerio, por su palabra y sus obras Cristo vindicó su honor por la ley de Dios. Por esta razón, había venido al mundo (Manuscrito 1, 1902).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Jueves - Octubre 11

Año Bíblico - Salmo 119

LA LEY DE DIOS FINALMENTE ES VINDICADA
"Dame entendimiento y guardaré tu ley, y la cumpliré de todo corazón" (Sal. 119: 34).

    Cuando Cristo ascendió a los cielos y abrió ante las inteligencias celestiales la escena del conflicto y se vieron los fieros ataques que Lucifer lanzó en su contra para impedirle realizar su obra en la tierra, se pudieron distinguir bajo una luz verdadera todas las prevaricaciones e imputaciones de quien fuera un encumbrado querubín. Se pudo ver que su pretendido carácter inmaculado era una farsa. Se pudo discernir todo el esquema que había montado para alcanzar la supremacía... Cuando se puso fin al problema, todos los seres que no habían caído expresaron su indignación ante la rebelión. A una voz proclamaron que Dios es justo, misericordioso, abnegado y bondadoso. Su ley había sido vindicada.
    Desde un principio el propósito de Satanás había sido separar a la familia humana de Dios. Y en cada época había llevado adelante este mismo propósito. La misma metodología de engaño, la misma lógica que había empleado para embaucar a la santa pareja en Edén, la utilizaría en las edades venideras. Su plan de trabajo siempre incluyó el engaño. Satanás se manifiesta como un ser religioso. Tiene una sinagoga a la que concurren sus adoradores... Él controla todas las clases...
    Constantemente, Satanás trabaja entre las personas de todas las edades. Bajo ciertas circunstancias adopta un manto de piedad, pureza y santidad. A menudo se presenta como ángel de luz. Ha cubierto los ojos de los hombres y las mujeres para que no puedan ver debajo de la superficie ni disciernan sus propósitos reales.
    Dios es omnipotente, omnisciente, inmutable. Siempre sigue un camino recto. Su ley es verdad inmutable, eterna. Sus preceptos están en consonancia con sus atributos. Pero Satanás los hace aparecer bajo una falsa luz. Al pervertirlos trata de dar a los seres humanos una impresión desfavorable del Dador de la ley. Mediante su rebelión ha tratado de hacer aparecer a Dios como un ser injusto y tiránico.
    Sin embargo, la vida, el juicio y la muerte de Jesús han desenmascarado la hipocresía de Satanás. Cristo tomó sobre sí la naturaleza humana y por su vida perfecta demostró la falsedad de las afirmaciones de Satanás quien constantemente acusa a todos los que intentan obedecer la ley de Dios. Y la sangre que Cristo derramó en la cruz es un testimonio incontrovertible y eterno que indica que la ley de Dios es tan inmutable como su carácter. La crucifixión de Cristo fue un asesinato instigado por Satanás y llevado a cabo por quienes se habían separado de Dios. En el día del juicio, cuando la muerte de Cristo en la cruz sea vista por todos con toda claridad, toda voz se acallará. Y cada uno comprenderá que Satanás es un rebelde (Manuscrito 1, 1902).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Viernes - Octubre 12

Año Bíblico - Salmos 120-122

EL HIJO DE DIOS FUE HERIDO POR NOSOTROS
"Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a ¡ajusticia; y por cuya herida fuisteis sanados" (1 Ped. 2: 24).

    ¡Cuánto asombro hubo en el cielo ante la recepción que le ofrecieron a su amado Comandante en este mundo! El hecho de que una nación que afirmaba creer en las profecías lo negara y, desconociendo las advertencias y predicciones, cerrara sus ojos a la luz y al cumplimiento de cada especificación de las profecías y fuera tan embaucada por el enemigo que al hacerlo creyera que rendía un servicio a Dios, evidenciaba el grado de engaño. Y cuan asombroso era que el mundo lo rechazara como lo había hecho una nación...
    Sus manos fueron taladradas por los clavos, sus sagradas sienes recibieron la corona de espinas. Fue herido por Satanás quien instigó a sus agentes para que lo sometieran a un cruel castigo... Nuestra salvación fue conquistada gracias al sufrimiento infinito del Hijo de Dios... Cuando su humanidad padeció Cristo fue herido en el talón y su padecimiento fue mayor que el que sufrieron los seres humanos oprimidos. El Señor se había comprometido a pagar la inmensa deuda que los pecadores tenían con Dios la cual nunca podrían pagar para ser libres de la esclavitud. El cargó con las transgresiones y pesares de todos...
    Los hombres y las mujeres por los que Cristo dio su vida, ¿pueden tener una idea de los padecimientos del amado Hijo de Dios para poner a su alcance la salvación y para que como hijos e hijas de Adán pudieran regresar al hogar edénico?
    Cristo vino a ayudar a la familia humana, midiéndose en armas con el príncipe de las tinieblas. Y la batalla entre estos dos grandes generales de los ejércitos se libraba en este mundo... El conflicto era tan severo que él desmayó y casi murió en el campo de batalla, cuando los ángeles del mundo de la luz acudieron hasta donde estaba la víctima real, lo atendieron y revigorizaron con alimentos.
    El alma de Cristo fue herida en el huerto de Getsemaní y en la cruz... Jesús ascendió a las alturas desde el terreno del conflicto, llevando en su cuerpo las marcas y cicatrices como trofeos de su victoria, que fueron la consecuencia de haber aniquilado el poder del primer rebelde, quien [antes de su rebelión] fuera un principal en gloria, un encumbrado ángel del cielo. Hubo gozo en el cielo y se proclamó a todos los mundos que aquella raza devastada había sido redimida. Las puertas del cielo estaban completamente abiertas para esa raza arrepentida que abandonó su rebelión y volvió a obedecer la ley de Dios...
    La gran Cabeza de la iglesia dejó su obra a cargo de sus siervos que habrían de llevar adelante su nombre... Los seguidores de Cristo no fueron abandonados en medio del conflicto con Satanás asistidos únicamente por sus fuerzas finitas; el Capitán de nuestra salvación está a la cabeza, aunque permanece invisible para los ojos humanos. Pero el ojo de la fe discierne a su Capitán y obedece su voz (Manuscrito 75, 1886).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Sábado - Octubre 13

Año Bíblico - Jeremías 13-15 y 1 Tes. 1

LA RECEPCIÓN TRIUNFAL DE CRISTO EN EL CIELO
"Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloría" (Sal. 24: 9).

    Cristo anhelaba que los agobiados, oprimidos y cansados seres humanos acudieran a él para darles la luz, la vida, el gozo y la paz que no habrían de encontrar en ninguna otra parte. Porque precisamente esos seres pecadores eran el objeto de su más profundo interés, piedad y amor. Pero en el momento en que más necesitaba de la simpatía humana, en la hora de su juicio y de su mayor tentación, sus discípulos más promisorios lo abandonaron. 'Se vio obligado a pisar solo el lagar y no hubo ninguno del pueblo con él. Una atmósfera de apostasía lo rodeaba. Desde cada dirección podía oír el sonido de la burla, de la mofa y la blasfemia. ¿Cuál era la perspectiva de sus discípulos en un mundo que no toleraba al Hijo del Dios vivo?
    La obra de Cristo finalizó cuando murió en la cruz, clamando a gran voz: "Consumado es". El camino estaba abierto y el velo se había partido en dos. Ahora los pecadores podían acercarse a Dios sin presentar ofrendas sacrificiales, sin el servicio de un sacerdote. El Señor Jesucristo sería sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec. El cielo era su hogar. Había culminado su labor en el terreno de la humillación y su conflicto. Ascendió a los cielos y para siempre está sentado a la diestra de Dios.
    En la tumba de José se cubrió con el manto de la inmortalidad y más tarde permaneció en el mundo por un tiempo suficiente para poner más allá de toda duda la evidencia de que había regresado de los muertos. El Señor resucitó de los muertos a fin de estar con sus discípulos antes de su ascensión, cuando habría de ser glorificado delante del universo celestial...
    Todo el cielo esperaba ansioso el regreso del Hijo de Dios de un mundo devastado y desfigurado por la maldición del pecado. El ascendió desde el Monte de los Olivos rodeado por una nube de ángeles que lo escoltaron triunfalmente a la Ciudad de Dios... ¡Qué contraste ofreció la recepción que se le brindó en el cielo con la que se le dio aquí, cuando vino a la tierra!... Ya no había dolor, ni pesar con los que tuviera que encontrarse a cada paso. Ya no había ningún sacerdote buscando atraparlo en alguna palabra o expresión que pudiera ser mal interpretada con el fin ulterior de molestarlo, atormentarlo, insultarlo y burlarse de él...
    La exaltación de Cristo fue proporcional a su humillación. Sólo podría llegar a ser el Salvador y Redentor, si primero llegaba a ser la Ofrenda sacrificial (Manuscrito 128, 1897).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Favor firme nuestro libro de Invitados
Firme nuestro libro de invitados
Vea nuestro Libro de invitados
Guestbook by Lpage

 ¿Le gustó este sitio? Recomiéndelo a un amigo o colega con Recommend-It (tm)
[Home] [Escuela Sabática] [Programa de radio]



Usted es el visitante número . ¡Gracias por venir!


Sus comentarios

... Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en  Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus  profetas, y seréis prosperados. II Crónicas 20:20

¿Desea poner a su iglesia en Internet  completamente GRATIS? Visite Christweb.
WebSiervo: Christian Gutiérrez