[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home][Escuela Sabática]

Domingo - Octubre 28

Año Bíblico - Lamentaciones 1-2 y 2 Tim. 1

FELIPE EL EVANGELISTA
"Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar, volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías. Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro (Hech. 8:27-29).

    Había ángeles del cielo cuidando a los que andaban en busca de la luz, a la vez que cooperaban con aquellos que habrían de trabajar en relación con otros creyentes en conquistar almas para Cristo. Un mensaje del cielo fue enviado a Felipe [uno de los siete diáconos escogidos] para mostrarle la labor que debía realizar en favor del etíope. El evangelista recibió la orientación: "Levántate y vé hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto".
    Hoy, como entonces, los ángeles están orientando y guiando a quienes permitan ser orientados y dirigidos. Este ángel podía haber hecho esa obra, pero esta no es la forma en que Dios trabaja. Los creyentes deben relacionarse con otros creyentes y, como instrumentos de Dios, trabajar en favor de los perdidos.
    Felipe comprendió su trabajo. Este hombre de gran autoridad era atraído hacia el Salvador y no resistió este impulso. No hizo de su elevada posición una excusa por la que no pudiera aceptar al Crucificado. El evangelista le preguntó: "¿Entiendes lo que lees? El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él" y le explicara la Palabra de Dios...
    "Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta Escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó"...
    Mientras que los ángeles del cielo desempeñan su labor, los agentes del mal trabajan para guiar la mente en cualquier otra dirección. Satanás interpone obstáculos, para que la mente ávida de entender la Palabra de Dios se confunda. Así trabajó con Cristo en el desierto de la tentación. La experiencia de Cristo se presenta en el registro sagrado para que podamos comprender los métodos y los planes de Satanás. Si Felipe hubiera dejado al eunuco con su caso pendiendo en la balanza, es posible que nunca hubiera aceptado al Salvador. Los ángeles malvados estaban esperando su oportunidad a fin de presionar sus falsedades y desviar de la verdad a la mente que acababa de ser despertada. Los mensajeros del Señor deben estar completamente consagrados a su servicio, para que puedan comprender con presteza la labor que deben realizar. Como sabios mayordomos deben tomar ventaja de cada circunstancia que se presenta para enseñar la gracia de Dios y conducir a las personas a Cristo (Manuscrito 11, 1900).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Lunes - Octubre 29

Año Bíblico - Lamentaciones 3-5 y 2 Tim. 2

SAULO LLEGA A SER PABLO, APÓSTOL DE LOS GENTILES
"Y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues ? Él dijo: ¿ Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón" (Hech. 9:4, 5).

    Pablo había sido educado por los maestros más sabios de ese tiempo. Había sido enseñado por Gamaliel. Pablo era rabí y estadista. Era miembro del Sanedrín y era muy celoso en su afán de eliminar el cristianismo. Estuve presente en el apedreamiento de Esteban y leemos luego que "Saulo asolaba a la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba a la cárcel". Pero detuvo su carrera de persecución.
    Mientras estaba en camino a Damasco a fin de arrestar a cualquier cristiano que pudiera encontrar, "repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?...
    Cuando Saulo se convirtió se lo llamó Pablo. El se unió a los discípulos y estuvo entre los principales apóstoles" (Manuscrito 95, 1899).
    Aunque los apóstoles con frecuencia fueron abatidos en sus conflictos con personas malvadas y con los poderes de las tinieblas, se les permitió tomar parte nuevamente en el conflicto, teniendo por delante el triunfo o la muerte. Como evidencia de que habían participado en los sufrimientos de su Señor crucificado llevaban en su cuerpo las cicatrices, escaras y heridas que habían recibido por causa de testificar de su Señor.
    Los diversos episodios de liberación y preservación milagrosa en medio de dificultades, daban testimonio de que Jesús vivía y que sus seguidores eran protegidos por su poder (Manuscrito 58, 1900).
    El justo y fiel Esteban fue apedreado hasta la muerte por los enemigos de Cristo. Seguramente no parecía que Dios estuviera fortaleciendo su causa en la tierra permitiendo triunfar así a los impíos; pero en esta misma circunstancia Pablo fue convertido a la fe y mediante su palabra miles fueron llevados a la luz del Evangelio (Carta 10, 1879).
    Los que fueron seleccionados para la obra de Dios han de ser hombres y mujeres fieles y genuinos, obreros a quienes Dios puede instruir, que han de impartir lo que ellos reciban, proclamando sin reserva la voluntad de Dios, señalando a todos con quienes se relacionen, cuál es el mejor camino. Los que son nuevas criaturas en Cristo nacen a un conflicto, a un esfuerzo y a una labor; nacen a una vida en la que deben enrolarse en la buena batalla de la fe. Siempre contarán a su alcance con un poder por el cual podrán obtener la victoria, un poder que los capacitará para ser más que vencedores ante las dificultades que encuentren (Carta 150, 1900).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Martes  - Octubre 30

Año Bíblico - Ezequiel 1-3 y 2 Tim. 3

TIMOTEO, UN JOVEN EJEMPLAR
"Ninguno tenga en poco tu juventud, si no sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza" (1 Tim. 4:12).

    Recordamos a José, cómo el Señor estuvo con él en su juventud, y recordamos a Samuel... De nuevo podemos extraer lecciones sagradas del caso de Timoteo. Era sólo un jovencito cuando Dios lo eligió como maestro. Sin embargo, sus principios habían sido establecidos por una correcta educación y lo hicieron apto para desempeñar una labor de enseñanza religiosa junto con Pablo, el gran apóstol de los gentiles. Era sólo un joven cuando se le confiaron las grandes responsabilidades que llevó con cristiana humildad. Él era fiel, firme y trasparente. Fue el inseparable compañero de Pablo en sus labores y en sus viajes a fin de que pudiera servirse del beneficio de su experiencia en la predicación del evangelio y en la labor de establecer iglesias...
    Pablo amaba a Timoteo porque Timoteo amaba a Dios. Su inteligente conocimiento de la piedad experimental y de la verdad, le daban distinción e influencia... La influencia moral de su hogar era sólida, no caprichosa, ni impulsiva, ni variable. La Palabra de Dios era la regla que guiaba a Timoteo.
    Hay muchos que se mueven por impulsos antes que por la experiencia y el criterio adecuado. Sin embargo, Timoteo aplicaba la consideración y la reflexión, inquiriéndose a cada paso: "¿Es éste el camino del Señor?"... No tenía talentos especiales que fueran sobresalientes; pero su trabajo fue valioso porque utilizó los dones conferidos por el Señor y los consagró siempre a su servicio. El Espíritu Santo encontró en Timoteo una mente que podía ser moldeada para llegar a ser un templo del Espíritu Santo, pues se había subordinado para ser moldeado.
    El propósito más elevado de nuestra juventud no debe ser la seducción de lo novedoso, sino ponerse bajo la enseñanza de las Sagradas Escrituras. Entonces pueden llegar a poseer los más altos atributos en las esferas celestes. La vida de ellos debe estar escondida en Dios, y todas sus enseñanzas habrán de simplificar la verdad original para que no resulte extraña a otros, sino familiar. Esta actitud se debe entrelazar en su reflexión diaria y en la vida práctica.
    Apreciamos la ventaja que tuvo Timoteo debido a un correcto ejemplo de piedad y verdadera santidad... El evidente poder espiritual de la piedad hogareña lo conservó puro en su habla y lo libró de todo concepto corruptor. Timoteo había conocido las Sagradas Escrituras desde la niñez; había recibido el beneficio de las Escrituras del Antiguo Testamento y de los manuscritos de parte del Nuevo y las enseñanzas y lecciones de Cristo.
    Un carácter noble no se produce en forma accidental. Es el resultado de un proceso de edificación del carácter a lo largo de los primeros años de la juventud y de practicar la obediencia a la ley de Dios en el hogar (Carta 33, 1897).


Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Miércoles - Octubre 31

Año Bíblico - Ezequiel 4-6 y 2 Tim. 4

JUAN EL DISCÍPULO AMADO LLEGA A SER JUAN EL REVELADOR
"La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan" (Apoc. 1:1).

    El testimonio de Juan con respecto a la vida, crucifixión, resurrección y ascensión de Cristo es claro y contundente. Luego que Cristo hubo ascendido a los cielos, el testimonio de Juan concerniente a Cristo perturbó a quienes estaban en posiciones de autoridad. A fin de complacer a los judíos, los romanos habían crucificado a Cristo y ahora buscaban congraciarse aún más con ellos colocando a Juan en un lugar donde su voz no pudiera ser oída por judíos o gentiles. De este modo, fue desterrado a la Isla de Patmos.
    En apariencia el Señor había permitido que los enemigos triunfaran. Pero la mano del Señor se movía imperceptiblemente en la oscuridad. Dios permitió que su siervo fiel fuera colocado en un lugar en que Cristo pudiera darle la revelación más maravillosa que podía ofrecerle al mundo... Estuvo oculto en una isla desértica y allí Cristo lo visitó y le ofreció la visión más maravillosa de su gloria y le dio a conocer las cosas que habrán de ocurrir sobre la tierra...
    Juan se vio privado de la asociación con sus hermanos y de todo otro congénere. Pero nadie pudo impedir que llegara hasta él el esplendor de la revelación de Cristo. La poderosa luz de Cristo habría de iluminar a su siervo. Este discípulo fue enormemente favorecido. Junto a los otros discípulos había viajado con Jesús, había aprendido de él y se había regocijado en sus palabras... En el día de sábado, el Salvador resucitado se presentó ante Juan y el testimonio que le dio ha llegado hasta nosotros. El Señor nos encarga que investiguemos las Escrituras para que podamos conocer lo que sucederá en los últimos días de la historia de este mundo...
    [Se cita una porción de Apocalipsis 1]. Este es un testimonio poderoso, pero su verdadero significado no se discierne en forma clara. Todo estudiante de la Biblia debe analizar cuidadosamente cada palabra del primer capítulo de Apocalipsis, pues cada oración y cada término tiene su peso y su consecuencia.
    La manifestación de Cristo a Juan debiera ser para todos, creyentes e incrédulos, una evidencia de la resurrección de Cristo. Ha de transmitirle poder a la iglesia. Hay momentos en que las nubes se ciernen en torno al pueblo de Dios. Pareciera como que la opresión y la persecución amenazasen su existencia. Pero es en estas circunstancias en que se ofrecen las lecciones más instructivas. Así como en la noche más oscura las estrellas brillan más, así también los rayos más brillantes de la gloria de Dios se revelan en medio de la oscuridad más profunda. Cuanto más oscuro sea el cielo, tanto más claros y esplendentes serán los rayos del Sol de Justicia del Salvador resucitado (Manuscrito 106, 1897).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Jueves - Noviembre 1

Año Bíblico - Ezequiel 7-9 y Tito 1

EL APOCALIPSIS DE JESUCRISTO: EL MENSAJE DE DIOS PARA SU PUEBLO
"No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida" (Apoc. 2:10).

    Juan había estado estrechamente relacionado con el Salvador durante su ministerio. Él había escuchado sus maravillosas enseñanzas, visto sus notables obras y su testimonio fue dado claramente. Habló de todo corazón y movido por el amor a Cristo que inundaba su alma, y ningún poder sería capaz de contener sus palabras...
    Al igual que su Maestro, Juan soportó con paciencia cada intento de darle muerte. Cuando sus enemigos lo lanzaron en un caldero de aceite hirviente, creyeron que no volverían a escuchar nada de él. Pero no bien se habían pronunciado las palabras de origen satánico: "Así perecen todos los que creen en ese engañador, Jesús de Nazaret, Juan declaró: "Mi Maestro soportó con paciencia todo lo que Satanás y sus ángeles pudieron idear para humillarlo y torturarlo. Dio su vida para salvar al mundo. Murió para que podamos tener vida. Me honra que se me permita sufrir por su causa. Sólo soy un hombre débil y pecador, pero Cristo era santo, limpio, inmaculado y apartado de los pecadores. El no pecó, ni pronunció palabra ociosa con su boca". Las palabras de Juan, mientras sufría a manos de sus enemigos, tuvieron su influencia y fue sacado del caldero por los mismos que lo arrojaron en él.
    Poco después, Juan fue enviado a la isla de Patmos donde, separado de sus compañeros en la fe, sus enemigos suponían que moriría debido a las penalidades y el abandono; pero aun allí Juan ganó amigos y conversos. Pensaban que por fin habían puesto al fiel testigo donde ya no podría molestar más a Israel o a los impíos gobernantes del mundo. Pero todo el universo celestial observó el conflicto con el anciano discípulo y su separación de sus compañeros en la fe.
    Dios, Cristo y la hueste celestial fueron compañeros de Juan en la isla de Patmos. De ellos recibió instrucciones que impartió a aquellos que con él estaban separados del mundo. Allí escribió las revelaciones y visiones que recibió de Dios para narrar las cosas que ocurrirían en el período final de la historia de esta tierra. Cuando su voz ya no testificara más de la verdad, cuando no pudiese atestiguar más en favor de Aquel que amaba y servía, los mensajes que se le dieron en aquella costa rocosa y árida se esparcirían como una lámpara que alumbra. Toda nación, tribu, lengua y pueblo llegaría a conocer el seguro propósito del Señor, no sólo con respecto a la nación judía, sino a cada nación de la tierra (Manuscrito 150, 1899).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Viernes - Noviembre 2

Año Bíblico - Ezequiel 10-12 y Tito 2

EL APOCALIPSIS: UN LIBRO ABIERTO PARA NUESTRO ESTUDIO
"Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca" (Apoc. 1: 3).

    Muchos han albergado la idea de que Apocalipsis es un libro sellado y no quieren dedicar tiempo a estudiar sus misterios. Afirman que deben contemplar las glorias de la salvación y que los misterios revelados a Juan en la isla de Patmos son dignos de una consideración menor que aquellas.
    Pero Dios no considera así este libro. El Señor dice: "Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro".
    El libro del Apocalipsis revela al mundo lo que ha sido, lo que es y lo que ha de venir; es para nuestra instrucción, para quienes han alcanzado los fines de los siglos. Debe estudiarse con temor reverente...
    El Señor mismo reveló a su siervo Juan los misterios del libro del Apocalipsis, y su propósito es que sean manifestados para el estudio de todos. En este libro se describen escenas que ahora están en el pasado, y algunas de interés eterno que están sucediendo alrededor de nosotros; otras de sus profecías no se cumplirán plenamente sino al fin del tiempo, cuando tenga lugar el último gran conflicto entre los poderes de las tinieblas y el Príncipe del cielo.
    Muchas de las profecías están por cumplirse en rápida sucesión. Todo elemento de poder está por ser puesto en acción. La historia pasada se repetirá; viejos conflictos resurgirán a una nueva vida, y el peligro asediará a los hijos de Dios por doquiera. La intensidad está tomando posesión de la familia humana. Lo está penetrando todo aquí en la tierra. Y, ¿con qué fin? Juegos, entretenimientos, diversiones; las personas se apresuran, se agrupan y luchan por la supremacía. Lo que es común y perecedero capta la atención de ellos, por lo que se piensa muy poco en las cosas de interés eterno.
    Seres humanos, poseídos de energía, celo y perseverancia, pondrán todos sus dones dados por Dios en cooperación con el despotismo de Satanás con el fin de invalidar la ley de Dios. Impostores de todo tipo dirán que son personas dignas y cabales aunque exaltarán lo que es común e impuro en detrimento de lo verdadero y de lo santo. De este modo, lo espúreo será aceptado y la norma de santidad, rechazada, así como Adán y Eva quienes descartaron la palabra de Dios para aceptar la mentira de Satanás (Manuscrito 143, 1901).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Sábado - Noviembre 3

Año Bíblico - Ezequiel 13-15 y Tito 3

EL TESTIMONIO DE JESÚS REVELA EL ETERNO AMOR DIVINO
"Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la presencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo" (Apoc. 1: 9).

    Es por medio de este "hermano, y copartícipe... en la tribulación" que Cristo revela a su pueblo el terrible conflicto que habrán de afrontar antes de la segunda venida del Señor. Antes que las escenas de esta agria lucha se abrieran ante sus ojos, se les advierte que otros creyentes también han bebido de la copa y participado de este bautismo. El que sostuvo a los primeros testigos de la verdad no olvidará a su pueblo en el conflicto final.
    Fue en tiempos de feroz persecución y en medio de densas tinieblas —cuando Satanás parecía triunfar sobre los fieles testigos de Dios—, que Juan, siendo ya un anciano, fue desterrado. Se lo separó de sus compañeros en la fe y de sus tareas en el evangelio, pero no se lo pudo separar de la presencia de Dios. Aquel desolado lugar donde se lo confinó fue para él la puerta del cielo. El dice: "Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor—el día santo que Dios había bendecido y apartado como su posesión—, y oí detrás de mí una voz como de trompeta, que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, Escribe en un libro lo que ves... Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleras de oro, y en medio de los siete candeleras, a uno semejante al Hijo del Hombre"...
    Cristo camina en medio de los candeleras dorados. De este modo simboliza su relación con las iglesias. El Señor está en comunión con su pueblo... Aunque es el Sumo Sacerdote y Mediador en el santuario que está en las alturas, camina por en medio de las iglesias en la tierra...
    Nuevamente, cuando el Espíritu Santo descansó en el profeta, éste pudo ver una puerta abierta en el cielo y oír una voz que lo invitaba a contemplar las cosas que habían de suceder pronto. Y dijo: "Y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado. Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina". Había ángeles en derredor en actitud de espera y dispuestos a hacer la voluntad del que estaba en el trono. Juan también contempló el arco de la promesa de Dios, la señal del pacto establecido con Noé, que circuía el trono en las alturas como una promesa de la misericordia divina por cada uno de los que manifiestan su fe y su arrepentimiento. Este es un testimonio eterno para indicar que "de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna". Declara así a todo el mundo que en medio de la lucha contra el mal, Dios nunca olvidará a su pueblo (Manuscrito 100, 1893)..


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Favor firme nuestro libro de Invitados
Firme nuestro libro de invitados
Vea nuestro Libro de invitados
Guestbook by Lpage

 ¿Le gustó este sitio? Recomiéndelo a un amigo o colega con Recommend-It (tm)
[Home] [Escuela Sabática] [Programa de radio]



Usted es el visitante número . ¡Gracias por venir!


Sus comentarios

... Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en  Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus  profetas, y seréis prosperados. II Crónicas 20:20

¿Desea poner a su iglesia en Internet  completamente GRATIS? Visite Christweb.
WebSiervo: Christian Gutiérrez