[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home][Escuela Sabática]

Domingo - Noviembre 4

Año Bíblico - Ezequiel 16-18 y Filemón

SE DESCRIBE LA OBRA DE CRISTO POR NUESTRA REDENCIÓN
"He aquí el León de la tribu de Judo,.. .y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado" (Apoc. 5: 5, 6).

    El Salvador se presenta ante Juan bajo los símbolos del "león de la tribu de Judá" y de "un Cordero como inmolado". Dichos símbolos representan la unión del poder omnipotente con el abnegado sacrificio de amor. Como León de la tribu de Judá, Cristo habrá de defender a sus escogidos y darles la victoria, porque lo aceptaron como "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo". Cristo es el Cordero despreciado, rechazado, la víctima de la ira de Satanás, de su abuso y crueldad. ¡Cuan tierna ha sido su simpatía con su pueblo aquí en la tierra! Y según las profundidades infinitas de su humillación y sacrificio como Cordero de Dios ha de ser su poder en gloria como León de Judá a fin de liberar a su pueblo.
    Ante Juan se abrieron los grandes eventos del futuro que habrían de conmover los tronos de los reyes y hacer temblar a los poderes terrenales. Él contempló el fin de todas las escenas de la tierra, la dirección del reino del que es Rey de Reyes y que perdurará por las edades sin fin. "He aquí que viene con las nubes y todo ojo le verá"... Vio que Cristo recibía la adoración de todas las huestes celestiales y escuchó la promesa de que fuera cual fuese la tribulación que sobreviniera sobre el pueblo de Dios, si la soportaban con paciencia, serían más que vencedores en Aquel que tanto los amó...
    Juan estaba preparado para ser testigo de las emocionantes escenas del gran conflicto entre quienes guardan los mandamientos de Dios y los que han invalidado la ley divina. Vio surgir un poder que hacía maravillas y que engañaría a los habitantes de la tierra que no estuvieran en comunión con Dios, "mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió"...
    En relación con el fiel y verdadero que no se inclina ante los decretos de los gobernantes terrenales contrariamente a la autoridad del Rey del cielo, el revelador dice: "Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús".
    Estas lecciones son para nuestro beneficio. Necesitamos permanecer con fe firme en Dios/pues estamos en la antesala de un tiempo que ha de probar a cada fiel. Cristo sobre el Monte de los Olivos se refirió a los juicios que habrían de preceder su segunda venida... Aunque estas profecías tuvieron un cumplimiento parcial en ocasión de la destrucción de Jerusalén, han de tener una aplicación mucho más directa en los últimos días (Manuscrito 100, 1893).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Lunes - Noviembre 5

Año Bíblico - Salmos 127-130

UNA VISLUMBRE DEL FUTURO
"Entonces habrá señales... desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra" (Luc. 21: 25, 26).

    Juan también fue testigo de las terribles escenas que acontecerán como señales de la venida de Cristo. Vio ejércitos que se reunían para la batalla y el corazón de los hombres desfalleciendo de temor. Vio la tierra sacudida de su lugar, las montañas trasladadas al medio del mar, sus olas rugiendo y agitadas, y las montañas sacudidas por la turbulencia del mar. Vio abrirse las copas de la ira de Dios, y la peste, el hambre y la muerte que sobrecogían a los habitantes de la tierra.
    El Espíritu de Dios se está retirando de la tierra. Huracanes, tormentas, tempestades, fuego e inundación, desastres por tierra y mar se siguen uno tras otro en rápida sucesión. La ciencia busca explicar estas catástrofes. Las señales aumentan en derredor, indicando la cercanía del Hijo de Dios, aunque los hombres las atribuyen a cualquier otra causa. Muchos no disciernen al ángel centinela que refrena los cuatro vientos que se desatarán cuando los siervos de Dios hayan sido sellados. Pero cuando Dios ordene a sus ángeles soltar los vientos, se producirá una escena de contienda como ninguna pluma ha podido imaginar.
    Estamos en el mismo umbral de acontecimientos grandes y solemnes. La profecía se está cumpliendo rápidamente. El Señor está a la puerta. Pronto se iniciará un período de interés abrumador para todos los vivientes. Las controversias pasadas van a revivir y surgirán otras nuevas. Nadie sueña siquiera con las escenas que han de producirse en nuestro mundo. Satanás está trabajando por medios humanos.
    Pero los siervos de Dios no deben confiar en ellos mismos en medio de esta gran emergencia. La secuencia de estos eventos venideros está en las manos de Dios. El mundo no carece de gobernante; la Majestad del cielo tiene en sus manos el destino final de las naciones y las preocupaciones de su iglesia...
    El que gobierna en los cielos es nuestro Salvador. Él vigila el fuego del crisol que ha de probar a cada alma. Cuando se derrumben las fortalezas de los reyes, cuando la destrucción caiga sobre los impíos, su pueblo tendrá la certeza de estar seguro en sus manos. Con paciencia han de dominar sus almas.
    Un futuro importante está delante de nosotros. Para confrontar las pruebas y tentaciones, para realizar los deberes, necesitaremos de gran fe y perseverancia. Pero, podemos triunfar gloriosamente, pues ninguno que vele, ore y crea caerá en las artimañas del enemigo. Todo el cielo está interesado en nuestro bienestar y espera que reclamemos sabiduría y fortaleza. En el tiempo de prueba que está delante de nosotros, la prenda de seguridad de Dios será colocada sobre quienes hayan guardado la palabra de su paciencia (Manuscrito 100, 1893).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Martes  - Noviembre 6

Año Bíblico - Salmos 131-134

SOMOS RESPONSABLES DE LA LUZ RECIBIDA
"Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan" (Mat. 7:14).

    El amable y amado discípulo Juan, escribió: "El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso y la verdad no está en él". La Palabra de Dios es clara y precisa. Es algo peligroso profesar con los labios que se es seguidor de Jesús y negarlo por medio de las obras manifestando una actitud indiferente o descuidando alguno de sus requisitos.
    La historia de la Reforma enseña que la iglesia de Cristo nunca se detiene en su proceso de reforma. Dios está a la cabeza y le indica como le dijo antes a Moisés: "Dí a los hijos de Israel que marchen". La obra de Dios consiste en avanzar paso a paso con el pueblo de Dios, en medio de conflictos y pruebas, hasta alcanzar la victoria final. La historia de la iglesia nos enseña que el pueblo de Dios no debiera estancarse en sus teorías de fe; por el contrario, debiera prepararse para recibir nueva luz, para abrir la verdad revelada en la Palabra divina.
    La pasada historia del avance de la verdad en medio del error y de la oscuridad, nos demuestra que hubo una mayoría que no acarició ni buscó la verdad sagrada. Aquellos que avanzaron en la reforma, obedeciendo el mandato divino: "Que marchen", han sido objetos de oposición, de tortura y de muerte. Y aunque las prisiones se abrieron ante ellos con su amenaza de tortura y muerte, consideraron a la verdad presente como digna de ser sostenida tenazmente y sacrificaron sus vidas antes que la fe. Jamás consideraron valiosa la vida si para conservarla debían sacrificar la verdad de Dios. La verdad en nuestros días es tan importante como lo fue en los días de los mártires...
    Qué habría ocurrido si en los días de Lutero el pueblo hubiera adoptado la posición de encubrir su desobediencia a los requerimientos de Dios, diciendo: "Dios es muy magnánimo y misericordioso como para condenarme porque no he adoptado una verdad impopular que ni siquiera nuestros intelectuales ni dirigentes religiosos aceptaron... Correré el riesgo de transgredir la ley de Dios pues el mundo la rechaza... Estoy satisfecho con mi religión... Me arriesgaré a seguir con la multitud".
    Sin embargo, si elijo la mayoría, la Biblia me dice que voy por el camino ancho que conduce a la perdición. Dice la Majestad del cielo: "Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan". Somos responsables por la luz que resplandece en nuestros días. Cristo lloró agónicamente sobre Jerusalén pues ésta no conoció el tiempo de su visitación. Este era un día de confianza, de oportunidad y de privilegio... Fue la ingratitud negligente, el formalismo hueco y la actitud hipócrita acumulados por cientos de años lo que motivó las incontenibles lágrimas que brotaron de los ojos del Salvador (Carta 35a, 1877).


Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Miércoles - Noviembre 7

Año Bíblico - Ezequiel 19-21 y Hebreos 1

EL PELIGRO DE LA INDIFERENCIA A LA LUZ
"Y esta es la condenación; que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas" (Juan 3:19).

    La pérdida de un alma se representa como una catástrofe comparada con la ganancia de un mundo que se hunde en la insignificancia... Jerusalén representa a cada alma que descuida los privilegios presentes y rechaza la luz que Dios le ha enviado. ¿Se han apreciado los consejos de Dios? ¿Se han aceptado las súplicas y advertencias enviadas por sus siervos? ¿Se han escuchado las objeciones? Oh, si individualmente mejoráramos los dorados momentos de "éste tu día", no sea que venga la palabra, "pero ahora está encubierta a tus ojos". Si la luz resplandece en nuestro día debemos recibirla, apreciarla y andar en ella, sin esperar a ver si acaso hay personajes prominentes o eruditos que la aceptan...
    Las palabras de Cristo [son]: "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir"... Jesús contemplaba los siglos venideros y veía que el mundo cristiano llegaría a pensar y enseñar que la muerte de Cristo abrogó la ley del Padre. Por lo tanto, formula una declaración definida a fin de liberar del engaño a toda mente que esté dispuesta a hacerlo...
    Hubo hombres y mujeres que murieron sin observar el séptimo día, el sábado. Fueron buenas personas y vivieron según la luz que tuvieron. No se los puede responsabilizar por una luz que nunca han tenido. Somos responsables por la luz que brilla en nuestros días. Es absurdo excusar nuestra transgresión de la ley de Dios arguyendo que hubo buenas personas en la generación pasada que no la guardaron...
    Nunca será seguro ser indiferente a la luz. El hecho de que ciertas personalidades, supuestamente importantes, no hayan obedecido la ley de Dios, ¿sería fundamento para que nosotros la transgredamos?... Los que persiguieron a Cristo fueron los escribas, los gobernantes, los sacerdotes, los hombres que desempeñaban el oficio sagrado: aquellos que creían que su justicia estaba por encima de todo el mundo. Estos hombres supuestamente piadosos fueron los más feroces perseguidores que tuvo Cristo... Fueron los maestros del pueblo los que se burlaron de él cuando colgaba de la cruz.
    Los profesos cristianos de nuestros días que rechazan la luz no serán más favorables con quienes reciben y se regocijan en ella de lo que fueron los judíos en los días de Cristo. Si hubieran reconocido que él era el Príncipe de la vida, no lo hubieran crucificado. ¿Por qué no lo supieron? Porque rechazaron toda evidencia que les fue dada indicando que Cristo era el Mesías... Considerarán a los creyentes como seres débiles e insignificantes, como un grupo de fanáticos y se referirán a ellos en tono burlón (Carta 35a, 1877).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Jueves - Noviembre 8

Año Bíblico - Ezequiel 22-24 y Hebreos 2

LA PERSECUCIÓN EN LOS PRIMEROS SIGLOS
"Otros experimentaron vituperios, y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles" (Heb. 11: 36).

    Cuando Jesús reveló a sus discípulos la suerte de Jerusalén y los acontecimientos de la segunda venida, predijo también lo que experimentaría su pueblo desde el momento en que él fuera quitado de en medio de ellos, hasta el de su segunda venida en poder y gloria para libertarlos. Desde el monte de los Olivos vio el Salvador las tempestades que iban a azotar a la iglesia apostólica y, penetrando aún más en lo porvenir, su ojo vislumbró las fieras y desoladoras tormentas que se desatarían sobre sus discípulos en los tiempos de obscuridad y de persecución que habían de venir...
    La historia de la iglesia primitiva atestigua que se cumplieron las palabras del Salvador. Los poderes de la tierra y del infierno se coligaron para atacar a Cristo en la persona de sus discípulos... Los cristianos fueron despojados de sus posesiones y expulsados de sus hogares... Muchos sellaron su testimonio con su sangre.
    En las persecuciones más encarnizadas, estos testigos de Jesús conservaron su fe sin mancha... Con palabras de fe, paciencia y esperanza, se animaban unos a otros para soportar la privación y la desgracia. La pérdida de todas las bendiciones temporales no pudo obligarlos a renunciar a su fe en Cristo. Las pruebas y la persecución no eran sino peldaños que los acercaban más al descanso y a la recompensa...
    Vanos fueron los esfuerzos de Satanás por destruir la iglesia de Cristo mediante la violencia. La gran lucha en que los discípulos de Jesús entregaban la vida, no cesaba cuando estos fieles portaestandartes caían en su puesto. Triunfaban por su derrota. Los siervos de Dios eran sacrificados, pero su obra seguía siempre adelante. El Evangelio cundía más y más, y el número de sus adherentes iba en aumento.
    Dijo un cristiano, reconviniendo a los jefes paganos que trataban de fomentar la persecución: "Atormentadnos, condenadnos, desmenuzadnos, que vuestra maldad es la prueba de nuestra inocencia... De nada os vale... vuestra crueldad". No era mas que una instigación más poderosa para traer a otros a su fe. "Más somos cuanto derramáis más sangre; que la sangre de los cristianos es semilla".
    Miles de cristianos eran encarcelados y muertos, pero otros los reemplazaban. Y los que sufrían el martirio por su fe quedaban asegurados para Cristo y tenidos por él como conquistadores. Habían peleado la buena batalla y recibirían la corona de gloria cuando Cristo viniese. Los padecimientos unían a los cristianos unos con otros y con su Redentor (Spiritual Gifts, tomo 4, págs. 39-42).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Viernes - Noviembre 9

Año Bíblico - Ezequiel 25-27 y Hebreos 3

LA IGLESIA PRIMITIVA CORROMPIDA POR LOS SEGUIDORES DE SATANÁS
"Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos" (Apoc. 2: 20).

    El ejemplo que daban [los mártires] en vida y su testimonio al morir eran una constante afirmación de la verdad; y, donde menos se esperaba, los súbditos de Satanás abandonaban su servicio y se alistaban bajo el estandarte de Cristo.
    En vista de esto Satanás se propuso oponerse con más éxito al gobierno de Dios implantando su bandera en la iglesia cristiana. Si podía engañar a los discípulos de Cristo e inducirlos a ofender a Dios, decaerían su resistencia, su fuerza y su estabilidad y ellos mismos vendrían a ser presa fácil.
    El gran adversario se esforzó entonces por obtener con artificios lo que no pudo conseguir por la violencia. Cesó la persecución y la reemplazaron las peligrosas seducciones de la prosperidad temporal y del honor mundano. Los idólatras fueron inducidos a aceptar parte de la fe cristiana, al par que rechazaban otras verdades esenciales. Profesaban aceptar a Jesús como Hijo de Dios y creer en su muerte y en su resurrección, pero no eran convencidos de pecado ni sentían necesidad de arrepentirse o de cambiar su corazón. Habiendo hecho algunas concesiones, propusieron que los cristianos hicieran las suyas para que todos pudiesen unirse en el terreno común de la fe en Cristo.
    La iglesia se vio entonces en gravísimo peligro, y en comparación con él, la cárcel, las torturas, el fuego y la espada, eran bendiciones. Algunos cristianos permanecieron firmes, declarando que no podían transigir. Otros se declararon dispuestos a ceder o a modificar en algunos puntos su confesión de fe y a unirse con los que habían aceptado parte del cristianismo, insistiendo en que ello podría llevarlos a una conversión completa... Bajo el manto de un cristianismo falso, Satanás se introducía en la iglesia para corromper la fe de los creyentes y apartarlos de la Palabra de verdad.
    La mayoría de los cristianos consintieron al fin en arriar su bandera, y se realizó la unión del cristianismo con el paganismo. Aunque los adoradores de los ídolos profesaban haberse convertido y unido con la iglesia, seguían aferrándose a su idolatría, y sólo habían cambiado los objetos de su culto por imágenes de Jesús y hasta de María y de los santos. La levadura de la idolatría, introducida de ese modo en la iglesia, prosiguió su funesta obra. Doctrinas falsas, ritos supersticiosos y ceremonias idolátricas se incorporaron en la fe y en el culto cristiano. Al unirse los discípulos de Cristo con los idólatras, la religión cristiana se corrompió y la iglesia perdió su pureza y su fuerza. Hubo sin embargo creyentes que no se dejaron extraviar por esos engaños y adorando sólo a Dios, se mantuvieron fieles al Autor de la verdad (Spiritual Gifts, tomo 4, págs. 42, 43).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Sábado - Noviembre 10

Año Bíblico - Ezequiel 28-30 y Hebreos 4

DOS GRUPOS ENTRE LOS SEGUIDORES DE CRISTO
"Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas" (Mat. 25:1, 2).

    Entre los que profesan el cristianismo ha habido siempre dos categorías de personas: la de los que estudian la vida del Salvador y se afanan por corregir sus defectos y asemejarse al que es nuestro modelo; y la de aquellos que rehuyen las verdades sencillas y prácticas que ponen de manifiesto sus errores. Aun en sus mejores tiempos la iglesia no contó exclusivamente con fieles verdaderos, puros y sinceros. Nuestro Salvador enseñó que no se debe recibir en la iglesia a los que pecan voluntariamente; no obstante, unió consigo mismo a hombres de carácter defectuoso y les concedió el beneficio de sus enseñanzas y de su ejemplo, para que tuviesen oportunidad de ver sus faltas y enmendarlas.
    Entre los doce apóstoles hubo un traidor. Judas fue aceptado no a causa de los defectos de su carácter, sino a pesar de ellos. Estuvo unido con los discípulos para que, por la instrucción y el ejemplo de Cristo, aprendiera lo que constituye el carácter cristiano y así pudiese ver sus errores, arrepentirse y, con la ayuda de la gracia divina, purificar su alma obedeciendo "a la verdad".
    Pero Judas no anduvo en aquella luz que tan misericordiosamente le iluminó; antes bien, abandonándose al pecado atrajo las tentaciones de Satanás. Los malos rasgos de su carácter llegaron a predominar; entregó su mente al dominio de las potestades tenebrosas; se airó cuando sus faltas fueron reprendidas, y fue inducido a cometer el espantoso crimen de vender a su Maestro. Así también obran todos los que acarician el mal mientras hacen profesión de piedad y aborrecen a quienes les perturban la paz condenando su vida de pecado. Como Judas, en cuanto se les presente la oportunidad, traicionarán a los que para su bien les han amonestado.
    Los apóstoles se opusieron a los miembros de la iglesia que, mientras profesaban tener piedad, daban secretamente cabida a la iniquidad. Ananías y Safira fueron engañadores que pretendían hacer un sacrificio completo delante de Dios, cuando en realidad guardaban con avaricia parte de la ofrenda... Y cuando las pruebas y la persecución vinieron sobre éstos, sólo los que estaban resueltos a abandonarlo todo por amor a la verdad, quisieron ser discípulos de Cristo. De modo que mientras continuó la persecución la iglesia permaneció relativamente pura; pero al cesar aquélla se adhirieron a ésta conversos menos sinceros y consagrados, y quedó preparado el terreno para la penetración de Satanás (Spiritual Gifts, tomo 4, págs. 44, 45).


[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]

Favor firme nuestro libro de Invitados
Firme nuestro libro de invitados
Vea nuestro Libro de invitados
Guestbook by Lpage

 ¿Le gustó este sitio? Recomiéndelo a un amigo o colega con Recommend-It (tm)
[Home] [Escuela Sabática] [Programa de radio]



Usted es el visitante número . ¡Gracias por venir!


Sus comentarios

... Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en  Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus  profetas, y seréis prosperados. II Crónicas 20:20

¿Desea poner a su iglesia en Internet  completamente GRATIS? Visite Christweb.
WebSiervo: Christian Gutiérrez