3. FALSIFICACIÓN DEL MINISTERIO DE CRISTO (Daniel 8)

 

Share |

 

Hay sólo "un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre." 1 Timoteo 2:5. Cristo es el "nuevo y vivo" camino hacia la presencia de Dios (Hebreos 10:19-22). El es la escalera que une la tierra con el cielo (Juan 1:51). Nuestras oraciones y pedidos ascienden a Dios mediante Cristo. El reemplazó a los humanos sacerdotes, a los altares, ceremonias y sacrificios (Juan 14:6).

 

El diablo ha hecho todo lo que pudo para destruir este salvador ministerio de Cristo. Dios sabia que Satanás se opondría, y lo predijo para amonestamos contra los intentos enemigos de anular la obra de Cristo en los cielos. Este es el tema de la profecía de Daniel 8.

 

1. ¿Qué animal vio Daniel en esta otra visión, y qué simbolizaba?

"Alcé mis ojos y miré, y he aquí un carnero que estaba delante del río, el cual tenia dos cuernos; y aunque eran altos, el uno era más alto que el otro; y el más alto subió a la postre. Vi que el camero hería con los cuernos al poniente, al norte, y al medio­día, y que ninguna bestia podía parar delante de él, ni había quien escapase de su mano; y hacia conforme a su voluntad, y engrandecíase."

"Aquel camero que viste, que tenia cuernos, son los reyes de Media y de Persia." Daniel 8:3, 4,20.

Nota: El poder de este camero llegó a ser grande. Estuvo representado en Daniel 2 por el pecho y los brazos de plata de la gran imagen, y en Daniel 7 por el oso.

 

2. Después, ¿qué otro animal vio Daniel y qué representaba?

"He aquí un macho cabrio venia de la parte del poniente sobre la haz de toda la tierra, el cual no tocaba la tierra; y tenía aquel macho de cabrio un cuerno notable entre sus ojos. Y vino hasta el carnero que tenia los dos cuernos, el cual había yo visto que estaba junto al río, y corrió contra él con la ira de su fortaleza. Y vilo que llegó junto al camero, y levantóse contra él, e hiriólo, y quebró sus dos cuernos, porque en el carnero no había fuerzas para parar delante de él; ni hubo quien librase al carnero de su mano. Y engrandecióse en gran manera el macho cabrio; y estado en su mayor fuerza, aquel gran cuerno fue quebrado, y en su lugar subieron otros cuatro maravillosos hacia los cuatro vientos del cielo."

"Y el macho cabrio es el rey de Javán (de Grecia); y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero." Daniel 8:5-8,21.

 

 

 

 

 

 


Nota: Este gran poder estaba simbolizado en Daniel 2 por el vientre y los muslos de bronce de la gran imagen, y en Daniel 7 por el leopardo. El "cuerno notable" representa a Alejandro el Grande. Después de convertir a Grecia en un gran poder, Alejandro murió repentinamente a los treinta y tres años.

 

 

 

 

3. ¿Qué simbolizaban los cuatro cuernos?
 

“Y engrandecióse en gran manera el macho de cabrío; y estando en su mayor fuerza, aquel gran cuerno fué quebrado, y en su lugar subieron otros cuatro maravillosos hacia los cuatro vientos del cielo… Y que fué quebrado y sucedieron cuatro en su lugar, significa que cuatro reinos sucederán de la nación, mas no en la fortaleza de él.  ” Daniel:8:8,22.

 

Nota: Después de la muerte de Alejandro, muchos de sus generales procuraron tomar la directiva. Hubo luchas entre ellos, y finalmente el Imperio Griego fue dividido entre los cuatro generales principales de Alejandro. Casandro llegó a ser el gobernante de Macedonia y Grecia; Lisímaco llegó a ser el gobernador de Tracia y parte del Asia Menor; Seleuco gobernó a Babilonia y Asiria; y Tolomeo llegó a ser el gobernador de Egipto, Palestina y parte de Siria. Así, el Imperio Griego quedó dividido conforme a la profecía.

 

4. ¿Qué potencia representó el cuerno pequeño?

"Y de uno de ellos salió un cuerno peque­ño, el cual creció mucho al mediodía, y al oriente, y hacia la tierra deseable. Y engrandecióse hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las holló. Aun contra el príncipe de la fortaleza se engrandeció, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra. Y el ejército fuele entregado a causa de la pre­varicación sobre el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, e hizo cuanto quiso, y sucedióle prósperamente." Daniel 8:9-12.
 

Nota: Aquí se describe el poder simbolizado por la cuarta bestia y su cuerno pequeño de Daniel 7:19-21. Este símbolo representa Roma pagana y Roma papal. En sus conquistas militares, El Imperio Romano creció hacia el sur, después hacia el oriente y hacia la tierra deseable, o sea Palestina. Este Imperio se levantó también contra el Príncipe de los príncipes, Cristo.

Sin embargo, el mayor énfasis de esta profecía es acerca de Roma papal. Debido a su disimulada asoladora carrera contra Dios, contra su san­tuario y sus santos, el Papado es llamado en esta profecía "la prevaricación asoladora." Daniel 8:13. En Daniel 11:31 a la obra del papado se la llama "la abominación espantosa." Cuando Jesús se refirió a esta profecía, la denominó "la abomi­nación del asolamiento." Mateo 24:15.

 

5. ¿Qué iba a quitar ese cuerno pequeño?

"Aun contra el Príncipe de la fortaleza se engrandeció, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra. Y el ejército fuele entregado a causa de la prevaricación sobre el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, e hizo cuanto quiso, y sucedióle prósperamente.

"Y oi un santo que hablaba; y otro de los santos dijo a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora que pone el santuario y el ejército para ser hollados? Y él me dijo: Hasta dos mil y trescientos días de tarde y de mañana; y el santuario será purificado.

"Y acaeció que estando yo Daniel considerando la visión, y buscando su inteligencia, he aquí, como una semejanza de hombre se puso delante de mi." Daniel 8:11-15.


Nota
: La palabra "sacrificio" no esta en el original hebreo, sino que es agregada. La palabra hebrea en el original, traducida por "continuo" es Tamid. Tamid se usa en Éxodo, Levítico y Números para referirse al servicio continuo del santuario. Ese servicio diario y continuo del santuario de Israel, señalaba hacia el futuro, a la incesante mediación personal de Cristo en calidad de nuestro gran Sumo Sacerdote en el cielo. Vez tras vez, por lo menos 15 veces, el libro a los Hebreos habla de la constante mediación de Cristo. Léase Hebreos 5:6; 6:20; 7:3, 8, 16, 17, 21, 24, 25,28; 10:12 y 13:8. El ministerio de Cristo en los cielos es el "continuo" al que se refiere esta profecía de Daniel 8.

 

6. ¿De qué modo el Papado quitó el "continuo"?

El Papado ha quitado el "continuo," o la continua mediación de Cristo por nosotros, estableciendo sacerdotes humanos en lugar del sacerdocio de Cristo. Y enseña al hombre a mirar al sacerdote humano, y para alcanzar gracia mirar a los sacramentos administrados por el sacerdote.


Nota: Esto es lo que dice el catolicismo romano: "El sacrificio de la misa es la consagración del pan y del vino en cuerpo y sangre de Cristo, y la ofrenda de ese cuerpo y esa sangre a Dios por el sacerdote, es un perpetuo recuerdo del sacrificio de Cristo en la cruz. El sacrificio de la misa es idéntico al sacrificio de la cruz."-Cardenal Gibbons, Faith of our Fathers (La fe de nuestros padres), pág. 300.

"¿Por qué Cristo es presentado como un sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec? ... Porque él continúa y continuará ofreciendo el mismo sacrificio por medio de sus sacerdotes, hasta el fin del mundo."- Id, Pág 122.


Es evidente que el Papado considera que la misa es la perpetuación diaria o continua del ministerio que realizaban los sacerdotes del santuario terrenal de Israel. El incruento sacrificio de la misa por el sacerdote suplanta y contamina la expiación que Cristo alcanzó una vez para siempre, y contamina su continua mediación en el santuario celestial.


Conclusión

La visión de Daniel 8 profetiza más que un conflicto entre naciones. Señala la eliminación del "continuo"; o sea, un intento mundial de destronar a Cristo de su intercesión como único mediador del hombre. A pesar de todo, la grandiosa verdad permanece: "Si alguno hubiere pecado, abogado tenemos ante el Padre, a Jesucristo el justo." 1 Juan 2:1.