[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home][Escuela Sabática]
Domingo
 TIEMPO DE ANGUSTIA CUAL NUNCA FUE
En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro.  (Dan. 12: 1).

Cuando termine el mensaje del tercer ángel la misericordia divina no intercederá más por los habitantes culpables de la tierra.  El pueblo de Dios habrá cumplido su obra; habrá recibido la "lluvia tardía", el  "refrigerio de la presencia del Señor",  y estará preparado para la hora de prueba que le espera.  Los ángeles se apuran, van y  vienen de acá para allá en el cielo.  Un ángel que regresa de la tierra anuncia que su obra está terminada; el mundo ha sido sometido a la prueba final, y todos los que han resultado fieles a los preceptos divinos han recibido "el sello del Dios vivo".  Entonces  Jesús dejará de interceder en el santuario celestial.  Levantará sus manos y con gran voz dirá: "Hecho es". . .
Cuando él abandone el santuario, las tinieblas envolverán a los habitantes de la tierra. Durante ese tiempo terrible, los justos deben vivir sin intercesor, a la vista del santo Dios.  Nada refrena ya a los malos y Satanás domina por completo a los impenitentes empedernidos.  La paciencia de Dios ha concluido. El mundo ha rechazado su misericordia, despreciado su amor y pisoteado su ley. Los impíos han dejado concluir su tiempo de gracia; el Espíritu de Dios, al que se opusieron obstinadamente, acabó  por apartarse de ellos.  Desamparados ya de la gracia divina, están a merced de Satanás, el cual sumirá entonces a los habitantes de la tierra en una gran tribulación final. Cuando los ángeles de Dios dejen ya de contener los vientos violentos de las pasiones humanas, todos los elementos de contienda se desencadenarán.  El mundo entero será envuelto en una ruina más espantosa que la que cayó antiguamente sobre Jerusalén.*
Únicamente los que tengan manos limpias y corazones puros subsistirán en aquel tiempo  de prueba. . .  Ahora, mientras los cuatro ángeles están reteniendo los cuatro vientos, es el momento en que debemos asegurar nuestra vocación y elección.*  264

[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]
Lunes
SE SUELTAN LOS CUATRO VIENTOS
No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios. (Apoc. 7: 3).

Hay ángeles que rodean el mundo, rechazando las pretensiones  de supremacía que presenta Satanás, por causa de la vasta multitud de sus adherentes. No oímos las voces, no vemos con nuestra vista natural la labor de estos ángeles, pero sus manos están unidas al rededor del mundo, y  con atenta vigilancia mantienen a raya  a las huestes de Satanás,  hasta que se complete el sellamiento del pueblo de Dios.*
Juan ve los elementos de la naturaleza: terremotos, tempestades y lucha política, representados como siendo retenidos por  cuatro ángeles. Estos vientos  están  bajo control hasta que Dios ordena soltarlos. Ahí está la seguridad  de la iglesia de Dios. Los ángeles de Dios son los que retienen los vientos de la tierra, para que no soplen sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol, hasta que los siervos de Dios sean sellados en sus frentes.*
El momento actual es de interés abrumador para todos los que viven.  Los gobernantes y estadistas, los hombres que ocupan puestos de confianza y autoridad, los hombres y mujeres pensadores de todas las clases, tienen la atención fija en los acontecimientos que se producen en derredor de nosotros.  Observan las relaciones tirantes e inestables que existen entre las naciones.  Observan las presiones que se ejercen sobre todo elemento terrenal, y reconocen que algo grande y decisivo está por acontecer, que el mundo se encuentra en vísperas de una crisis estupenda.*
 Los ángeles están hoy reteniendo los vientos de contienda, hasta que el mundo sea advertido acerca de su inminente destrucción; pero se está preparando una tormenta, que se va a desencadenar sobre la tierra, y cuando Dios ordene a sus ángeles que suelten los vientos, habrá una escena tal de lucha que ninguna pluma la puede describir. . .*
El Señor nos ha concedido misericordiosamente un momento de tregua.  Toda facultad que nos ha sido concedida por el cielo ha de ser empleada en hacer la obra que el Señor nos asignó en favor de los que perecen en la ignorancia.  El mensaje de amonestación debe resonar en todas partes del mundo. . . hay una gran obra que hacer, y esta tarea ha sido encomendada a los que conocen la verdad para este tiempo.*  265

[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]
Martes
COMIENZAN A CAER LAS SIETE ÚLTIMAS PLAGAS
Oí una gran voz que decía desde el templo a los  siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra   las siete copas de la ira de Dios.  (Apoc. 16: 1).

Cuando Cristo deje de interceder en el santuario, se derramará sin mezcla la ira de Dios de la que son amenazados los que adoran a la bestia  y a su imagen  y reciben su marca. (Apoc. 14: 9, 10)  Las plagas que cayeron sobre Egipto cuando Dios estaba por libertar  a Israel  fueron de índole análoga  a los juicios más  terribles  y extensos  que  caerán  sobre el mundo inmediatamente antes de la liberación final del pueblo  de Dios.   En  el Apocalipsis  se lee lo siguiente  con referencia  a esas mismas  plagas tan temibles:  "Vino una plaga mala y  dañosa sobre los hombres que tenían  la señal  de la bestia, y sobre los que adoraban  su imagen".  El mar "se convirtió en sangre  como de un muerto; y toda alma viviente  fue muerta  en el mar ".   También  " los ríos, y . . . las fuentes  de las aguas, . . . se convirtieron en sangre ". Por  terribles  que sean  estos  castigos, la justicia de Dios está plenamente vindicada. El ángel  de Dios  declara:  "Justo eres tú, oh  Señor, . . . porque has juzgado estas cosas: porque ellos derramaron la sangre de los santos y de los profetas,  también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen "(Apoc. 16: 2-6).
Al condenar a muerte al pueblo de Dios, los que lo hicieron  son tan culpables de su sangre como si la hubiesen derramado con sus propias manos. . .
En la plaga que sigue, se le da poder al sol  para "quemar  a los hombres  con fuego. Y los hombres se  quemaron con el grande calor" (Apoc. 16: 8, 9).
Estas  plagas no serán universales, pues de lo contrario los habitantes de la tierra serían enteramente destruidos. Sin embargo, serán los azotes más terribles que hayan sufrido jamás los hombres. Todos los juicios que cayeron sobre los hombres antes  del fin del tiempo de gracia fueron  mitigados con misericordia. La sangre propiciatoria  de Cristo impidió  que el pecador recibiese el pleno castigo de su culpa; pero en el juicio final  la ira de Dios se derramará  sin mezcla de misericordia.*
Los dardos de la ira de Dios pronto han de caer, y cuando él comience  a castigar  a los transgresores, no  habrá ningún período de respiro  hasta el fin.*  266
 

Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]
Miércoles
LA PROMULGACIÓN DEL DECRETO DE MUERTE
Y se le permitió infundir aliento a la  imagen de la bestia, para que la Imagen hablase e hiciese matar  a  todo el que no la adorase.  (Apoc. 13: 15).

Cuando Jesús salga del lugar santísimo, su Espíritu refrenador se retirará de los gobernantes y del pueblo. Estos quedarán  bajo el dominio de los ángeles malos.  Entonces, por consejo y dirección de Satanás,  se harán leyes tales que,  a  menos que el tiempo sea muy corto, no se salvará ninguna carne.*
Vi que los cuatro ángeles iban a retener los vientos mientras no estuviese hecha la obra de Jesús en el santuario, y que entonces caerían las siete postreras  plagas.  Estas enfurecerían a los malvados contra los justos, pues los primeros pensarían que habríamos atraído los juicios de Dios sobre ellos, y que si pudieran raernos de la tierra las plagas se detendrían.  Se promulgará un decreto para matar a los santos, lo cual los hará clamar día y noche por su libramiento.  Ese será el tiempo de angustia de Jacob.*
Vi después que los hombres importantes de  la tierra consultaban  entre sí, Satanás y sus ángeles estaban atareados en torno de ellos. Vi un edicto del que se repartieron  ejemplares por distintas partes de la tierra, el cual ordenaba que si dentro de determinado plazo no renunciaban los santos  a su fe peculiar  y prescindían del sábado para observar  el primer día de la  semana, quedaría   la gente  en libertad  para matarlos.*
Por más que un decreto general haya fijado el tiempo en que los observadores de los mandamientos puedan  ser muertos,  sus enemigos, en algunos casos,  se anticiparán al decreto y tratarán de quitarles la vida antes del tiempo fijado. Pero nadie puede atravesar  el cordón de los poderosos guardianes colocados en torno de cada fiel. Algunos  son atacados al huir de las ciudades y villas. Pero las espadas levantadas contra ellos se quiebran  y caen como si fueran de paja. Otros son defendidos por ángeles en forma de guerreros. . . Con ternura y simpatía, los ángeles han presenciado la angustia de ellos y han escuchado sus oraciones. Aguardan la orden de su jefe para arrancarlos del peligro. Pero tienen que esperar un poco más. El pueblo de Dios tiene que beber la copa y ser bautizado con el bautismo.*   267

[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]
Jueves
SEÑALADOS  PARA  LA  MUERTE
Y fueron enviadas cartas por medio de correos a todas las provincias del rey, con la orden de destruir, matar y exterminar a todos los judíos, jóvenes y ancianos, niños y mujeres, en un mismo día.  (Est. 3: 13.)

El decreto que se promulgará finalmente contra el pueblo remanente de Dios será muy semejante al que promulgó Asuero contra los judíos.*
Cuando los que honran la ley de Dios hayan sido privados de la protección de las leyes humanas empezará en varios países un movimiento simultáneo para destruirlos.  Conforme vaya acercándose el tiempo señalado en el decreto, el pueblo conspirará para exterminar la secta aborrecida.  Se convendrá en dar una noche el golpe decisivo, que reducirá completamente al silencio la voz disidente y reprensora.
Se proclamará el decreto obligándolos a dejar a un lado el sábado del cuarto mandamiento, y honrar el primer día, o perder la vida.  Pero ellos no cederán, ni pisotearán el sábado del Señor para honrar una institución del papado.  Los rodearán las huestes de Satanás y los hombres perversos, para alegrarse de su suerte, porque no parecerá haber para ellos medio de escapar.
Cuando llegue ese tiempo de angustia, cada caso se habrá decidido, y ya no habrá tiempo de gracia ni misericordia para el impenitente.  El sello del Dios vivo estará sobre su pueblo.  Ese pequeño remanente, incapaz de defenderse en el mortífero conflicto con las potestades de la tierra mandadas por la hueste del dragón, hace de Dios su defensa.  Ha sido promulgado por la más alta autoridad terrestre el decreto de que adoren a la bestia y reciban su marca bajo pena de persecución y muerte.*
 Vi que los santos sufrían gran angustia mental.  Parecían rodeados por los malvados moradores de la tierra.  Todas las apariencias estaban en su contra, y algunos empezaron a temer que Dios los hubiese abandonado al fin para dejarlos perecer a manos de los malos. . .
Los malvados, saboreando de antemano su triunfo, exclamaban: "¿Por qué no os libra vuestro Dios de nuestras manos? ¿Por qué no os escapáis por los aires para salvar la vida?" Pero los santos no los escuchaban.*   268

[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]
Viernes
PROTEGIDOS  POR  LOS  ÁNGELES
Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas;  escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. (Isa. 26: 20.)

En el día de la dura prueba [Cristo] dirá: "Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación".
¿Cuales son  las cámaras en las cuales habrán de esconderse?
Son la protección de Cristo y sus ángeles.  El pueblo de Dios no estará en ese tiempo en un solo lugar.  Formará grupos esparcidos por toda la tierra.*
Vi a los santos abandonar las ciudades y los pueblos, y juntarse en grupos para vivir en los lugares más apartados.  Los ángeles les proveían comida y agua, mientras que los impíos sufrían hambre y sed.*
Durante la noche pasó ante mi una escena sumamente impresionante.  Parecía haber gran confusión y lucha de ejércitos.  Un mensajero del Señor se paró ante mí y dijo: "Llama a tu familia. Yo os  conduciré,  seguidme".  Me llevó por un oscuro pasaje a través de un bosque; luego por un desfiladero de las montañas, y dijo "Aquí estarás segura ". Había otros que habían sido llevados a aquel retiro. El mensajero celestial dijo: "El tiempo de prueba vendrá como ladrón en la noche, como el señor anunció que vendría".*
En el período final de la historia de esta tierra, el señor obrará poderosamente en favor de los que se mantengan firmemente por lo recto. . . En medio del tiempo de angustia cual nunca hubo desde que fue nación, sus escogidos permanecerán inconmovibles.  Satanás, con toda la hueste del mal, no puede destruir al más débil de los santos de Dios.  Los protegerán ángeles excelsos en fortaleza, y Jehová se revelará en su favor como "Dios de dioses", que puede salvar hasta lo sumo a los que ponen su confianza en él.*
En el tiempo de angustia que vendrá inmediatamente antes de la venida de Cristo, los justos serán resguardados por el ministerio de los santos ángeles; pero no habrá seguridad para el transgresor de la ley de Dios.  Los ángeles no podrán entonces proteger a los que estén menospreciando uno de los preceptos divinos.*   269

[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]
Sábado
LOS IMPÍOS DURANTE LAS PLAGAS
He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová.  E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán. (Amós 8: 11, 12).

En el tiempo cuando los juicios de Dios estén cayendo sin misericordia, ¡oh, cuán envidiable resultará para los pecadores la posición de los que habitan "al abrigo del Altísimo", el pabellón en el cual el Señor esconde a todo el que lo ama y obedece sus mandamientos!*
Y al callar la dulce voz de la misericordia, el miedo y el horror invadieron a los malvados.  Con terrible claridad oyeron estas palabras: "¡Demasiado tarde! ¡Demasiado tarde!"*
Cristo padeció [en la cruz] mucho de lo que los pecadores padecerán cuando se derramen sobre ellos las copas de la ira de Dios. Una negra desesperación, a manera de paño mortuorio, rodeará sus almas culpables, y entonces comprenderán la pecaminosidad del pecado en toda amplitud.*
Quienes habían menospreciado la Palabra de Dios corrían azorados de un lado a otro, errantes de mar a mar y de norte a oriente en busca de la Palabra del Señor.  Dijo el ángel: "No la hallarán.  Hay hambre en la tierra; no hambre de pan ni sed de agua, sino de oír las palabras del Señor. ¡Qué no darían por oír una palabra de aprobación de parte de Dios!". . .
Muchos de los impíos se enfurecieron grandemente al sufrir los efectos de las plagas.  Ofrecían un espectáculo de terrible agonía. Los padres recriminaban amargamente a sus hijos y los hijos a sus padres, los hermanos a sus hermanas y las hermanas a sus hermanos. . . La gente se volvía contra sus ministros con acerbo odio y los reconvenían diciendo: "Vosotros no nos advertisteis.  Nos dijisteis que el mundo entero se iba a convertir, y clamasteis '¡Paz, paz!' para  disipar nuestros temores. Nada nos enseñasteis acerca de esta hora, y a los que nos precavían contra ella los tildabais de fanáticos y malvados que querían nuestra ruina". Pero vi que los ministros no se libraron de la ira de Dios. Sus sufrimientos eran diez veces mayores que los de sus feligreses.* 270

[Domingo][Lunes][Martes][Miércoles][Jueves][Viernes][Sábado][Indice][Home] [Escuela Sabática]
 
      Favor firme nuestro libro de Invitados
Firme nuestro libro de invitados
Vea nuestro Libro de invitados
Guestbook by Lpage
 ¿Le gustó este sitio? Recomiéndelo a un amigo o colega con Recommend-It (tm)
[Home] [Escuela Sabática] [Programa de radio]

Usted es el visitante  en nuestro sitio ¡¡Gracias!!

Sus comentarios

... Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en  Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus  profetas, y seréis prosperados. II Crónicas 20:20

¿Desea poner a su iglesia en Internet  completamente GRATIS? Visite Christweb. 
WebSiervo: Christian Gutiérrez
Última Actualización: