Laicos.org

5. Periodo de tiempo entre la creación y Moisés, la creación y Cristo

1874 Temptation of Christ in the Wilderness, 30. (Signs of the Times, 1:12, Junio 11, 1874; Review and Herald 44: 51, 28 de julio, 1874; y Mensajes Selectos, tomo 1, 313) El Hijo de Dios se humilló y tomó la naturaleza del hombre después de que la raza humana ya hacía cuatro mil años que se había apartado del Edén y de su estado original de pureza y rectitud.

1874 Temptation of Christ in the Wilderness, 30. (Signs of the Times, 1:12, Junio 11, 1874; Review and Herald 44:51, 28 de julio, 1874; y Mensajes Selectos, tomo 1, 313) Aquí venció Cristo en lugar del pecador, cuatro mil años después de que Adán dio la espalda a la luz de su hogar.

1874 Temptation of Christ in the Wilderness, 33. (Signs of the Times, 1:12, Junio 11, 1874; Review and Herald, 18 de agosto, 1874; y Mensajes Selectos, tomo 1, 316) Satanás había tenido tanto éxito en engañar a los ángeles de Dios y en la caída del noble Adán, que pensó que tendría éxito en vencer a Cristo en su humillación. Contempló con gozo placentero el resultado de sus tentaciones y el aumento del pecado en las continuas transgresiones de la ley de Dios por más de cuatro mil años.

1874 Temptation of Christ in the Wilderness, 30. (Signs of the Times, 1:12, Junio 11, 1874; Review and Herald, 18 de agosto, 1874; y Mensajes Selectos, tomo 1, 327) Durante cuatro mil años había estado luchando contra el gobierno de Dios y no había perdido nada de su habilidad o poder para tentar y engañar.


1874 Temptation of Christ in the Wilderness, 46. (Signs of the Times, 1:12, Junio 9, 1874; Review and Herald, 18 de agosto, 1874; y Mensajes Selectos, tomo 1, 328) Durante cuatro mil años había estado luchando contra el gobierno de Dios y había obtenido fortaleza y experiencia de su decidida práctica.

1874 Temptation of Christ in the Wilderness, 46. (Signs of the Times, Junio 9, 1874; Review and Herald, 18 de agosto, 1874; y Mensajes Selectos, tomo 1, 329) Los hombres caídos no tenían las ventajas de Adán en el Edén. Habían estado separados de Dios durante cuatro mil años.

1874 Temptation of Christ in the Wilderness, 80. Por cuatro mil años, desde el momento en que se hizo la declaración a Adán de que la simiente de la mujer heriría la cabeza de la serpiente, [Satanás] ha estado planeando su forma de ataque.

1874 Signs of the Times, 11 de junio, 1874. (Review and Herald, 28 de julio, 1874, y Mensajes Selectos, tomo 1, 316) Satanás había tenido tando éxito en engañar a los ángeles de Dios y en la caída del noble Adán, que pensó que tendría éxito en vencer a Cristo en su humillación. Contempló con gozo placentero el resultado de sus tentaciones y el aumento del pecado en las continuas transgresiones de la ley de Dios por más de cuatro mil años.

1877 Signs of the Times, 15 de noviembre, 1877. Qué contraste con este ser perfecto presentó el segundo Adán, al entrar en el desierto para hacer frente a Satanás sin ayuda. Por cuatro mil años la raza había estado disminuyendo en tamaño y fuerza Física, y deteriorándose en valor moral.

1877 Spirit of Prophecy, vol. 2, 88. Por cuatro mil años la raza había estado disminuyendo en tamaño y fuerza física, y deteriorándose en valor; y a fin de elevar al hombre caído, Cristo debía alcanzado donde él estaba.

1888 Conflicto de los siglos, 7. (Introducción de la autora). Durante los veinticinco primeros siglos de la historia humana no hubo revelación escrita. Los que eran enseñados por Dios comunicaban sus conocimientos a otros, y estos conocimientos eran así legados de padres a hijos a través de varias generaciones. La redacción de la palabra escrita empezó en tiempo de Moisés. Los conocimientos inspirados fueron entonces compilados en un libro inspirado. Esa labor continuó durante el largo período de dieciséis siglos, desde Moisés, el historiador de la creación y el legislador, hasta Juan, el narrador de las verdades más sublimes del Evangelio.

1888 Conflicto de los siglos, 375. Con el gran sacrificio ofrecido en el Calvario, terminó aquel sistema de ofrendas que durante cuatro mil años había prefigurado al Cordero de Dios.

1888 Conflicto de los siglos, 572. La gran controversia entre Cristo y Satanás, sostenida desde hace cerca de seis mil años, está por terminar; Satanás sus esfuerzos para fracasar la obra de Cristo en beneficio del hombre y para sujetar las almas en sus lazos.

1888 El conflicto de los siglos, 602. Si desde hace cuatro mil años los justos al morir hubiesen ido directamente al cielo, ¿cómo habría podido decir San Pablo que si no hay resurrección, "también los que durmieron en Cristo, son perdidos"? No habría necesidad de resurrección.

1888 Conflicto de los siglos, 608, 609. Los espíritus niegan la divinidad de Cristo y hasta ponen al Creador en el mismo nivel que ellos mismos. Bajo este nuevo disfraz el gran rebelde continúa llevando adelante la guerra que empezó en el cielo y que se prosigue en la tierra desde hace unos seis mil años.

1888 Conflicto de los siglos, 714. El gran conflicto siguió su curso durante seis mil años; el Hijo de Dios y sus mensajeros celestiales lucharon contra el poder del maligno, para iluminar y salvar a los hijos de los hombres.

1888 Conflicto de los siglos, 717. Durante seis mil años, la obra de rebelión de Satanás "hizo temblar la tierra". El convirtió el mundo en un desierto, y destruyó sus ciudades".

1888 Conflicto de los siglos, 717, 718. Y "a sus prisiones nunca los soltaba, para que volviesen a casa". Durante seis mil años, su prisión (la tumba) ha recibido al pueblo de Dios, y lo habría tenido para siempre, si Cristo no hubiese roto sus cadenas y libertado a los que tenían presos.

1888 Conflicto de los siglos, 731. La obra de destrucción de Satanás ha terminado para siempre. Durante seis mil años obró a su gusto, llenando la tierra de dolor y causando penas por todo el universo.

1890 Patriarcas y profetas, 32. Las leyes y los procesos de la naturaleza, que han sido objeto del estudio de los hombres durante seis mil años, fueron puestos al alcance de sus mentes por el infinito formador de todo el universo.

1890 Patriarcas y profetas, 355. Durante seis mil años, Satanás luchó por mantener la posesión de la tierra.

1890 Christian Temperance and Bible Hygiene, 7. El hombre salió de la mano de su creador perfecto en organización y hermoso en simetría. El hecho de que por seis mil años ha soportado el peso cada vez mayor de la enfermedad y el crimen es una prueba concluyente del poder de tolerancia con el que fue dotado al principio

1890 Christian Temperance and Bible Hygiene, 154. La continua transgresión del hombre durante más de seis mil años ha producido la enfermedad, el dolor y la muerte. y a medida que nos acercamos al fin, la tentación de complacer al apetito será más poderosa y difícil de vencer.

1897 Manuscrito 43, 1897. El [Cristo] puso fin a los sacrificios que por cuatro mil años se habían ofrecido.

1898 El Deseado de todas las gentes, 381, 382. Durante seis mil años, la fe ha edificado sobre Cristo.

1898 El Deseado de todas las gentes, 381, 382. Durante seis mil años, las tempestades y los embates de la ira satánica han azotado la roca de nuestra salvación; pero ella sigue inconmovible.

1898 Deseado de todas las gentes, 32. Habría sido una humillación casi infinita para el Hijo de Dios revestirse de la naturaleza humana, aun cuando Adán poseía la inocencia del Edén. Pero Jesús acepta la humanidad cuando la especie se hallaba debilitada por cuatro mil años de pecado.

1898 Deseado de todas las gentes, 92. Durante cuatro mil años, la familia humana había estado perdiendo fuerza física y mental, así como valor moral; y Cristo tomó sobre sí las flaquezas de la humanidad degenerada. Únicamente así podía rescatar al hombre de las profundidades de su degradación.

1898 Deseado de todas las gentes, 608. (Cristo) Así acabaría con el sistema de figuras y ceremonias que durante cuatro mil años había anunciado su muerte.

1898 Deseado de todas las gentes, 707. Durante cuatro mil años Cristo estuvo obrando para elevar al hombre, y Satanás para arruinarlo y degradarlo. Y el universo celestial lo contempló todo.

1899 Manuscript 174, 1899. Aquellos que destruyen la tierra han tenido una largo período de prueba. Por seis mil años Dios ha tratado con la ignorancia y la maldad de la humanidad.

1902 Signs of the Times, 3 de diciembre, 1902. Durante cuatro mil años la raza ha estado decreciendo en fuerza física, in poder mental, en valor moral; y Cristo tomó sobre sí las imperfecciones de la humanidad degenerada.

1907 The Youth's Instructor 55: 7, Abril 16, 1907. Las leyes y los procesos de la naturaleza, que han sido objeto del estudio de los hombres durante seis mil años, fueron puestos al alcance de sus mentes por el infinito forjador y sustentador de todo. (Reimpreso en Patriarcas y profetas, 32.)

1909 Signs of the Times, 8 de diciembre, 1909. Los espíritus niegan la divinidad de Cristo y hasta ponen al Creador en el mismo nivel que ellos mismos. Bajo este nuevo disfraz el gran rebelde continúa llevando adelante la guerra que empezó en el cielo y que se prosigue en la tierra desde hace unos seis mil años.

1911 El conflicto de los siglos, 12. Por espacio de seis mil años esa inteligencia maestra, después de haber sido la más alta entre los ángeles de Dios, no ha servido más que para el engaño y la ruina.



6. Historia auténtica del comienzo de nuestro mundo

Auténtico registro de la creación. Solamente en la palabra de Dios encontramos un registro auténtico de la creación. Aquí contemplamos el poder que colocó los fundamentos de la tierra, y que extendió los cielos.-- Review and Herald 59: (433), julio 11, 1882.

La Biblia y la naturaleza concuerdan porque tienen el mismo Autor. La Biblia es la historia más instructiva y comprensiva que ha sido dada al mundo alguna a vez. Sus páginas sagradas contienen el único registro auténtico de la creación. Aquí contemplamos el poder que "extiende los cielos, y coloca los fundamentos de la tierra". Aquí tenemos verdadera historia de la raza humana, una que no está desfigurada por el perjuicio o el orgullo humanos...

Hay armonía entre la naturaleza y el cristianismo; porque ambos tienen el mismo autor. El libro de la naturaleza y el libro de la revelación indican la obra de la misma mente divina. Hay lecciones que deben ser aprendidas en la naturaleza; y hay lecciones profundas, serias, y sumamente importantes, para ser aprendidas del libro de Dios.-- Review and Herald 61: (529), Agosto 19, 1884.

Debe estudiarse la filosofía divina de la historia sagrada. Génesis contiene la historia del mundo desde sus comienzos. Allí se rebela que todas las naciones que se olvidan de Dios y que rechazan sus caminos y sus señales de obediencia, que están para distinguir entre lo justo y lo injusto, el pío y el impío, los salvos y los perdidos, serán destruidas. Los primeros libros de la Biblia, que relatan la historia de naciones, incluyendo la destrucción del mundo antiguo, muestran el gobierno providencial de Dios, quien de generación en generación ha hecho provisión para la educación de un pueblo elegido. La clara palabra escrita en cuanto al justo y al injusto es un testimonio viviente en cuanto a quienes el Señor santificará. Nadie que viva en desobediencia puede recibir su bendición. Sólo aquellos que son obedientes pueden recibirla.

El Señor llama a todos a estudiar la filosofía divina de la historia sagrada, escrita por Moisés bajo la inspiración del Espíritu Santo. La primera familia que vivió en la tierra es un ejemplo de todas las familias que existirán hasta el fin del tiempo. Hay mucho por estudiar en esta historia a fin de que podamos comprender el plan divino para la redención de la raza humana. Este plan está claramente definido, y el alma devota y consagrada será una aprendiz del pensamiento y propósito de Dios desde el comienzo hasta el final de la historia de esta tierra. Se dará cuenta que Jesucristo, uno con el Padre, fue el gran móvil en todo proceso, el Único que es la fuente de toda purificación y elevación de la raza humana. (MS 82, 1899).

Un registro auténtico del origen del mal y de la historia primitiva. Dependemos de la Biblia para alcanzar un conocimiento de la historia primitiva de nuestro mundo, de la creación del hombre, y de su caída. Dejemos de lado la palabra de Dios, y qué podemos esperar sino ser abandonados a fábulas y conjeturas, y ese debilitamiento del intelecto que es el seguro resultado de entretener el error. Necesitamos la auténtica historia del origen de la tierra, de la caída del querubín protector, y de la introducción del pecado en nuestro mudo. Sin la Biblia, seríamos aturdidos por falsas teorías. La mente estaría sujeta a la tiranía de la superstición y el engaño. Pero teniendo en nuestra posesión una auténtica historia del comienzo de nuestro mundo, no necesitamos impedirnos a nosotros mismos con conjeturas humanas y teorías no confiables.- Medical Ministry, 89 (Manuscrito 42, 1904).

Un registro auténtico de la creación. La mente y la mano divinas han conservado puro a través de los siglos el relato de la creación. Únicamente la Palabra de Dios nos presenta los anales auténticos de la creación de nuestro mundo.-- Review and Herald (86): 11, noviembre 11, 1909.

El conocimiento en las escuelas Adventistas del Séptimo Día. Me ha sido dada luz de que se ejercerán tremendas presiones sobre cada Adventista del Séptimo Día que puedan estar en estrecha relación con el mundo. Necesitamos conocer estas cosas. Aquellos que busquen la educación que el mundo considera como la más elevada, son gradualmente llevados más y más lejos de los principios de la verdad hasta que llegan a estar educados en las cosas del mundo. ¡A qué precio han ganado su educación! Se han apartado del Espíritu Santo de Dios. Han elegido aceptar lo que el mundo llama conocimiento en lugar de las verdades que Dios ha dado a los hombres mediante sus ministros, profetas y apóstoles. Y hay algunos que habiendo asegurado su educación mundanal piensan que pueden introducirla en nuestras escuelas. Pero déjenme decirles que no deben tomar lo que el mundo denomina educación elevada e introducirla en nuestras escuelas, sanatorios e iglesias. Les hablo en forma clara. Esto no se debe hacer...

La mente y la mano divina han preservado durante los siglos el registro de la creación en su pureza. Sólo la Palabra de Dios nos da un auténtico registro de la creación de nuestro mundo. -- Carta 84, 1909.

El registro de la creación conserva su pureza. Se me ha instruido que dirija la mente de nuestros estudiantes a planos superiores a los que se considera ahora posible alcanzar. El corazón y la mente deben ser adiestrados para conservar su pureza recibiendo provisiones diarias de la fuente de verdad eterna. La mente y la mano divinas han conservado puro a través de los siglos el relato de la creación. Esta Palabra ha de constituir el estudio principal en nuestras escuelas.-- Consejos para los Maestros, 15. (Publicado en 1913).


AnteriorSiguienteIndiceHome