Elena G. de White / Ellen G. WhitePROGRAMAS DRAMATIZADOS EN INSTITUCIONES Adventistas del Séptimo Día

Traducido en el Centro "White" Montemorelos, H.L. Febrero de 1980
Preparado por el Centro de Investigación White, Libertador San Martín, Entre Ríos, Argentina, en 1993.

Índice


INTRODUCCIÓN 6

El valor de la presentación visual 8
También puede utilizarse para el mal 10
Los Adventistas del séptimo día luchan contra el problema 13
En el sanatorio 13
Sociedades literarias de adventistas del séptimo día 15
Actividades culturales y las sociedades literarias 17
Consejos concernientes a la representación del programa de navidad en 1888.. 19
El empleo de nuestros talentos en la comunicación 22
Los juegos y las representaciones teatrales confunden los sentidos 25

ANEXO A 28

Lo favorable y lo adverso de las sociedades literarias adventistas del séptimo día 28
Pueden ser Teatros Principiantes de Nivel Barato 29
Una Ilustración 30
Proyectos en Battle Creek 33
La mente es apartada de la auténtico 33

ANEXO B 35

Representaciones teatrales en sociedades literarias adventistas del séptimo día 35
El elemento mundano toma la dirección 35
Titubeo entre el deber y el mundo 36
Las actividades culturales y las sociedades literarias pueden ser constructivas 36
La investigación de la Biblia desde la naturaleza de oposición a las representaciones teatrales 37

ANEXO C 39

El empleo de nuestros talentos de comunicación 39
¿Yo o Cristo? 39
Comunicación 40
La pasión por las representaciones teatrales 41
Oportunidad para los que quieren un lugar de distinción 42
Modos de comunicación 43

ANEXO D 45

Escenas dramatizadas 45

ANEXO E 50

Relación entre el evangelista y las representaciones teatrales 50

INTRODUCCIÓN


El Patrimonio White ha recibido pedidos de material escrito por Elena G. de White relacionado con representaciones dramatizadas en instituciones adventistas. Los consejos de E. G. de White sobre este punto tratan de varias situaciones. Al hacerlo enumera principios que servirían de guía.

Un vistazo de conjunto a estos consejos no parece condenar en su totalidad todo programa dramatizado. En otras palabras, Elena White no condena un programa por el hecho de ser dramatizado. A este respecto, los consejos sobre este asunto son similares a los relacionados con deportes, y es de notar que los dos han sido tratados en dos de sus advertencias. La Sra. de White no condenó el ejercicio sencillo de pelota (HC 453), pero al enumerar los principios involucrados, indicó los graves peligros que suelen acompañar a las actividades deportivas. La Sra. de White no condenó la sencilla dramatización en la Escuela Sabática de Battle Creek en l888, pero en muchas declaraciones ha demostrado claramente los muchos y casi seguros riesgos que acompañan "obras de teatro" y "programas teatrales".

Entonces parece ser que las cuestiones relacionadas con deportes y dramatizaciones en instituciones adventistas tienen que aclararse basados en principios fundamentales y no en una simple aceptación o prohibición. Esto complica enormemente la tarea y exige observarla más de cerca, un análisis cuidadoso y la determinación de ser guiado por principios cristianos. Si, en su experiencia personal, los jóvenes de ambos sexos pueden llegar a comprender y aplicar estos principios, mucho se adelantaría en la enseñanza de la importante lección que indica que la vida del cristiano se rige por principios y no por respuestas limitadas a "sí" o "no.

El valor de la presentación visual


La presentación visual se conoce como un medio efectivo de comunicación. Dios la empleó en repetidas ocasiones para instruir a sus profetas quienes muchas veces contaban lo que habían visto en visión y testificaban de lo que habían visto en forma panorámica. Elena White hizo algunos comentarios sobre este punto mientras estaba en Europa y tuvo necesidad de enfrentarse a algunos fanáticos que opinaban que todos los cuadros estaban prohibidos en el segundo mandamiento y por lo tanto había que destruirlos:

El segundo mandamiento prohíbe el culto de las imágenes, Dios mismo utilizó imágenes y símbolos para ilustrar las lecciones dadas a los profetas con el fin de que estos las transmitieran al pueblo, y así fuesen comprendidas mejor que si se las hubiese dado de cualquier otro modo. Estimuló la comprensión a través del sentido de la vista. La historia profética fue presentada a Daniel y a Juan mediante símbolos, y estos debían representarse nítidamente en cuadros para que el que leyera pudiese comprender.--2 MS, 369.

La cita de Elena de White ilustra bien la experiencia de Ezequiel cuando el poder de Dios fue dramatizado:

En cierta ocasión el profeta Ezequiel estuvo en visión en medio de un inmenso valle. Ante él se presentaba una escena sombría. De un extremo al otro del valle el suelo estaba cubierto de huesos. Se le preguntó; 'Hijo del hombre, ¿vivirán estos huesos?' Replicó el profeta, "Señor Jehová, tu lo sabes". ¿Que podría efectuar la fuerza y el poder del hombre con estos huesos revivieran. Pero mientras miraba, el poder de Dios empezó a manifestarse. Los huesos desparramados empezaban a juntarse "cada hueso con su hueso" y se unían por medio de tendones. Fueron cubiertos de carne y mientras el Señor soplaba sobre los cuerpos ya formados, 'entró espíritu en ellos y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.--Manuscrito 85, 1903 de EGW en SDA Bible Commentary, Vol.4, p. 1165.

También puede utilizarse para el mal


Como suele suceder, lo que puede ser eficaz para el bien cuando se emplea correctamente, también si se emplea incorrectamente se puede utilizar para el mal hasta el punto en que el uso correcto debe suprimirse. Nótese en la descripción de la obra de Satanás en el mundo, que el drama es la primera diversión mencionada que Satanás emplea para destruir las almas:

Muchas de las diversiones que son populares en el mundo hoy, aun entre aquellos que dicen ser cristianos, tienden al mismo fin que perseguían las de los paganos. Son, en verdad, pocas las diversiones que Satanás no aprovecha para destruir las almas. Por medio de las representaciones dramáticas ha obrado durante siglos para excitar las pasiones y glorificar el vicio. La ópera con sus exhibiciones fascinadoras y su música embelesadora, las máscaras, los bailes y los juegos de naipes, son cosas que usa Satanás para quebrantar las vallas de los principios sanos y abrir la puerta a la sensualidad. En toda reunión de placer donde se fomente el orgullo o se dé rienda suelta al apetito, donde se le induzca a uno a olvidarse de Dios y a perder de vista los intereses eternos, allí está Satanás rodeando las almas con sus cadenas.--PP, 491.

En los Testimonios se señaló una década antes que los dramas sensacionales preocupaban las mentes de los hombres y de las mujeres y esto les impedía aceptar la verdad:

El mundo está plagado de errores y fábulas. Continuamente se presentan cosas nuevas en forma de dramas sensacionales para ocupar la mente; abundan las teorías absurdas que destruyen el avance moral y espiritual.--4 T, 418.

La tercera declaración de E. G. White que mencionamos sobre este punto se relaciona con el bienestar de los alumnos en el Colegio de Battle Creek durante los primeros días cuando aun no se habían provisto los dormitorios, y los alumnos vivían en los hogares de familias circunvecinas. Esta declaración trata sobre el verdadero teatro, por cuanto fue escrita en 1881, mucho antes del advenimiento del cinematógrafo. Se presentan con claridad los peligros de las "diversiones teatrales" y se trazan los principios fundamentales.

Entre los sitios de diversión mas peligrosos se encuentra el teatro. En lugar de ser una escuela de moral y virtud, como se lo considera a menudo, es en verdad el propio lecho de inmoralidad. Mediante estos espectáculos se refuerzan y se confirman los hábitos viciosos y las inclinaciones pecaminosas. La música barata, gestos sensuales, expresiones y ademanes pervierten la imaginación y prostituyen la moral. Todo joven que acostumbre visitar tales espectáculos corromperá sus principios. No existe en el mundo una influencia mas poderosa que envenene la imaginación, destruya las impresiones religiosas y que entorpezca el gozo de los placeres sosegados y las sobrias realidades de la vida, que las diversiones teatrales. El gusto por estas escenas aumenta cada vez que se las frecuenta así como aumenta el deseo de bebidas embriagantes cada vez que se participa de ellas. El único curso que se puede seguir es el apartarse del teatro, del circo y de cualquier otro lugar de diversión dudosa. --4 T, 652-653.

Los Adventistas del séptimo día luchan contra el problema


El creciente aumento del número de Adventistas del séptimo día residentes en Battle Creek y el buen desarrollo de nuestro programa institucional nos hizo confrontar periódicamente el tema de las presentaciones dramatizadas.

En el sanatorio

El crecido número de hospedados no adventistas en el sanatorio presentó un problema en lo relacionado con su entretenimiento. La compañía no adventista de Danville, Nueva York, bajo la dirección del Dr. Jackson había sugerido que los "dramas" eran de beneficio para los pacientes. (Véase testimonies, Vol. 3, P. 172). Pero Elena de White aconsejó muy decididamente que ese tipo de entretenimiento no debería formar parte del Sanatorio de Batlle Creek. Ese consejo apareció en un artículo publicado en 1881 y titulado "Position and work of the Sanitarium"; sus advertencias de ningún modo se limitan a la situación que imperaba en el Sanatorio.

Los que llevan la responsabilidad en el sanatorio deben ser extremadamente cuidadosos de que las diversiones no sean de tal carácter que rebajen las normas cristianas y consecuentemente coloquen a esta institución al mismo nivel de otras y debilite el poder de la verdadera santidad en las mentes de aquellos que están relacionados con ella. Los entretenimientos mundanales o teatrales no son esenciales para la prosperidad del sanatorio ni para la salud de los pacientes. Mientras más se les ofrezca este tipo de entretenimiento, menos complacidos estarán a menos que algo parecido se les ofrezca continuamente. La mente se encuentra en un estado insaciable por lo nuevo y lo excitante que es precisamente lo que no debiera recibir. Cuando se provea esta diversión la primera vez, se esperará que se vuelva a repetir, y los pacientes pierden el deseo de ocuparse en pasatiempos sencillos. Sin embargo, es el reposo y no la excitación lo que necesitan muchos de ellos.

Tan pronto como se introduzca esta clase de entretenimiento, se desvanecerán de muchas mentes las objeciones de ir al teatro, y el clamor de que escenas de alta calidad moral se presenten en el teatro destruirá la última barrera. Sería mejor que aquellos que permitan esta clase de diversión en el sanatorio busquen sabiduría de Dios para guiar a estas almas pobres, hambrientas y sedientas a la fuente de gozo , paz y felicidad.

Los administradores del sanatorio bien pueden llegar a la conclusión inmediatamente de que ellos ] podrán satisfacer esa clase de mentes que solo pueden hallar felicidad en lo novedoso y excitante. Para muchas personas esta ha sido su alimento intelectual durante su vida; existen dispépticos mentales así como dispépticos físicos."--4 T, 577-579.

Sociedades literarias de adventistas del séptimo día


En esta época precisa, 1800-1881, con el deseo de ofrecer programas culturales a nuestra feligresía, se formaron en Battle Creek y otros lugares "sociedades literarias". Pronto las representaciones teatrales formaron parte del programa. En la edición de la Review del 4 de enero de l88l apareció un informe de la Sra. White sobre el problema que pronto confrontaron y ello le instó a decir:

En todos los casos donde se ha establecido una sociedad literaria entre nuestros hermanos, su influencia ha sido desfavorable para la vida religiosa, y ha conducido a la apostasía. Esto fue comprobado en Battle Creek y otros lugares y el resultado ha sido siempre el mismo.

Entonces presenta el meollo del problema:

Los propósitos y fines que inducen a la formación de las sociedades literarias pueden ser buenos; pero a menos que estas organizaciones sean dirigidas por la sabiduría de Dios, estas tendrán un efecto diabólico. Se presentan varios entretenimientos a fin de presentarle a los mundanos una reunión interesante y atractivas. Como resultado las funciones de las llamadas sociedades literarias con frecuencia se degeneran en presentaciones teatrales desmoralizadoras y baratas. Todo esto satisface la mente carnal, que está en enemistad con Dios; pero no refuerza el intelecto ni fortalece la moral. Paulatinamente los incrédulos van eliminando el elemento espiritual y sus esfuerzos por conciliar principios que por su naturaleza son antagónicos llegan a corroborar su fracaso. Cuando el pueblo de Dios se une voluntariamente con el mundo y los no consagrados, y les dan la preponderancia, este será apartado de Dios por la influencia no santificadora bajo la cual se colocaron ellos mismos.

Muchas sociedades literarias en realidad no son más que teatros principiantes en un nivel bajo y que despiertan en la juventud el deseo de actuar en el escenario.--RH, 4 de enero de l88l.

El artículo completo disponible actualmente, puede leerse con mucho provecho. Véase Ellen G. White Review and Herald Articles, (Reimpreso) Vol. 1, págs. 224-225. Véase el Anexo A.

Actividades culturales y las sociedades literarias


Posteriormente, Elena de White trató sobre la introducción de representaciones teatrales en actividades culturales y las sociedades literarias. Al hacerlo, se refirió a los consejos dados en el artículo publicado en la Review de l88l, que se mencionó, y los amplió. Sintió que a menudo individuos de "poca experiencia religiosa" son los que dirigen. Entonces "Satanás emplea hombres como sus agentes para sugerir, dirigir, para proponer diferentes presentaciones y una variedad de cosas entretenedoras que no refuerzan la moral ni elevan la mente, sino que son totalmente mundanas. Pronto se descarta el elemento religioso y los incrédulos toman la dirección".--E.G.White, MS 41, 1900. (Véase Anexo B). El resultado fue la incorporación de "temas bajos y baratos que no son ennoblecedores ni instructivos; solo distraen". "La mente" fue conducida "lejos de reflexiones serias, lejos de Dios, lejos del cielo".

Amonestó ella:

Si sus actividades culturales y sociedades literarias se transformaran en oportunidades para estudiar la Biblia, sería una sociedad muchísimo mas intelectual de lo que jamás llegaría a ser dirigiendo su atención a representaciones dramáticas. A que nobles y elevadas verdades se podría aferrar y explorar la mente en la palabra de Dios!...

Los miembros de estas sociedades, que profesan amar y venerar las cosas sagradas y, sin embargo, permiten que la mente descienda a lo superficial, a lo ficticio, a lo simple, lo barato y a las representaciones falsas, están haciendo la obra de Satanás tan ciertamente como lo hacen al contemplar y unirse a esas escenas.--E.G.White, MS, 41, 1990.

En el Anexo B, se encuentra la declaración completa en la cual se presenta el compromiso gradual y vacilante entre el deber y el mundo, con sus resultados finales.

Consejos concernientes a la representación del programa de navidad de 1888


El miércoles 26 de diciembre de 1888, muy temprano en la mañana, Ellen G. White escribió acerca de un programa navideño presentado en Battle Creek la noche anterior por los niños de la Escuela Sabática y al cual ella concurrió. Dicho programa fue sencillamente dramatizado y en el cual se exponía un faro, y niños que vestían trajes simbólicos. También hubo discursos, poesías y cantos. Ella M. White, de seis años de edad, nieta de la Sra. White participó en el programa en un vestido que simbolizaba un ángel. Esta comunicación aparece como Anexo D.

Es significativo notar que el consejo dado al organizador del programa se refiere a la forma cómo la presentación pudo haber sido mas eficaz; sin embargo, no se censuró el programa por las representaciones hechas. Antes bien, ella comentó: "Me gustó el faro...La parte presentada por los niños fue buena. La lectura fue apropiada."--E.G. White, Carta 5, 1888 (Pág. 19). Al mismo tiempo hizo ciertas observaciones:

Se cantó como se esperaría en cualquier función teatral, pero no se entendió ni una palabra. Ciertamente el barco llevado por la tempestad se estrellaría contra las rocas si del faro no procedía mas luz de la que se vio durante los ensayos. Debo confesar que me sentí muy entristecida por estas cosas, así que, contrario a la misma obra de reforma que estamos tratando de llevar adelante en la iglesia y en nuestras instituciones, sentí que hubiera sido mejor no haber estado presente. Este era un momento que se podría haber aprovechado no solo para los niños de la Escuela Sabática sino que se deberían de haber hablado palabras para profundizar la necesidad de buscar la ayuda de aquel Salvador que los había amado y se había entregado por ellos. Si se hubiesen cantado los preciosos himnos, "Roca de la eternidad, fuiste abierta para mí, se mi escondedero fiel", "Cariñoso Salvador huyo de la tempestad". Las almas de quiénes fueron inspiradas con renovado fervor por el Maestro en esos himnos contados cuya sola virtud se encontraba en la actuación del que cantaba.--E.G. White, Carta 5, 1888 (anexo D).

Luego se hicieron ciertas preguntas relevantes concernientes al programa:

¿Se inclinarán más por las cosas espirituales aquellos que tomaron parte en el programa? ¿Aumentará en ellos el sentido de obligación hacia nuestro Padre celestial quien envió a su Hijo a este mundo con sacrificio infinito para salvar a la humanidad de la ruina total? ¿Se estimuló la mente para aceptar a Dios por su gran amor con el cual nos ha amado?--I (anexo D).

Si el hecho de haber incluido dramatización en el programa hubiera sido en sí pecaminoso, ello hubiera sido aclarado. El consejo se relacionó mas bien con el contenido y su efecto sobre los participantes, etc.

Esta experiencia parecería indicar el uso apropiado de un programa dramatizado para enseñar a hombres y mujeres el amor de Dios y el camino de la salvación dirigido por hombres y mujeres consagrados dedicados a la obra e impulsados por rendir servicio a Dios y no para su propio ensalzamiento. El programa "Faith for Today" (Fe para Hoy) parecería formar parte de esta categoría. Tampoco esto entraría en conflicto con el consejo de que el evangelista Adventista del Séptimo Día debe realizar su obra sin "representaciones teatrales" (Véase anexo E).

El empleo de nuestros talentos en la comunicación


En 1888 Ellen G. White envió a los dirigentes de la iglesia un manuscrito titulado "To every man his work"(1), en el cual se refiere al uso debido de los talentos que se nos han encomendado. El talento de la comunicación fue tratado detalladamente y con claridad. Se recalcó que este talento puede emplearse con fines personales o para servir a Cristo.

Si las habilidades que se nos confieren las consideramos como nuestras, para usarlas según nuestros antojos, para hacer de ellas alarde y crear sensacionalismo, el señor Jesús se avergüenza por la conductas de sus profesos seguidores."-- E.G. White, MS 42, 1898.

Luego pregunta:

¿Puede usted glorificar a Dios al educarse para representar personajes teatrales y entretener a una audiencia con fábulas? ¿No le ha dado Dios inteligencia para usarla para glorificar su nombre en la proclamación del evangelio de Cristo? Si usted desea una carrera pública, hay una obra que hacer. Ayude a quienes usted representa en dramatizaciones, Vuelva a la realidad.... El Señor ha dado evidencia de su amor por el mundo. Allí no hubo falsedad, no hubo dramatización en lo que él hizo.--I

Hay otro punto clave, casi escondido, que vale la pena considerar.

Todo aquel que desee ocupar un puesto de distinción tiene la oportunidad de llevar el yugo de Cristo.--I

La Sra. White instó en que el medio de comunicación se emplee para comunicar "un conocimiento de Cristo", y no para glorificar al yo. Véase anexo C.

El adiestramiento en el "orgullo y amor a la ostentación" que conduce a la autoexaltación, pueden manifestarse a temprana edad, promovido aun por el programa de la Escuela Sabática.

La Sra. White nos advirtió en 1893:

En la Escuela Sabática se han aceptado como oficiales y maestros hombres y mujeres sin inclinación espiritual que no tienen ningún vivo interés por la obra que se les ha encomendado; pero solo mediante la ayuda del Espíritu Santo se pueden poner las cosas en orden. El formulismo, el orgullo y el amor a la ostentación han sustituido la verdadera piedad y la humilde santidad. Las cosas cambiarían si un número se consagrara enteramente a Dios y luego dedicara sus talentos a la obra de la Escuela Sabática, avanzando siempre en conocimiento y educándose para poder enseñar a otros cuales serían los mejores métodos mediante los cuales ellos puedan representar un drama, consumiendo tiempo en representaciones teatrales y exhibiciones musicales por cuanto esto no beneficia a nadie. De nada sirve adiestrar a los niños a pronunciar discursos en ocasiones especiales. Ellos deberían ser atraídos al Señor, y en vez de emplear tiempo, dinero y esfuerzos para hacer una representación, que todo ese esfuerzo se canalice a recoger gavillas para la cosecha.--FCE, p. 253.

Otra cita hace resaltar más claramente el punto:

El orgullo, la estimación propia y el atrevimiento son características destacadas de los niños de hoy y son la maldición de nuestra era. Cuando por todas partes vio esta manifestación desagradable y tan desemejante a Cristo, y veo a padres y maestros tratar de exhibir la habilidad y el conocimiento de sus hijos y alumnos, me duele el corazón; porque sé que esta es la conducta exactamente opuesta a la que se debería seguir.--COES, pp. 49-50.

Los juegos y las representaciones teatrales confunden los sentidos


En 1900 Elena de White reveló en un artículo publicado en Review and Herald la forma como, a medida que nuestra juventud se educa, Satanás recurre a la vanagloria "en juegos y representaciones teatrales" par confundir los sentidos de "los jóvenes" "mientras que la luz brilla en su derredor". He aquí el cuadro solemne en su ambiente:

La opinión pública considera que le trabajo manual es degradante. Pero los hombres podrán esforzarse hasta el máximo jugando críquet, béisbol o boxeo sin degradarse. Satanás se siente feliz cuando los humanos emplean sus facultades físicas y mentales en cosas que no instruyen, que no son útiles, que no les ayudan a convertirse en fuentes de bendición par aquellos que están en necesidad. Mientras se convierten en expertos jugadores de juegos que no tienen para ellos o para otros el mínimo valor, Satanás está jugando el juego de la vida por sus almas, arrebatándoles los preciosos talentos que Dios les ha dado e intercambiándoselos por sus propios atributos malvados, que no solo los destruyen a ellos mismos, sino que además su influencia destruye a quienes se relacionan con ellos.

La obra de Satanás es inducir a los hombres a ignorar a Dios, embargar y absolver la mente de tal forma que no piensen en Dios. La educación que han recibido ha tenido como fin confundir la mente y eclipsar la verdadera luz. Satanás no desea que los hombres tengan un conocimiento de Dios; y se sentirá muy halagado si le es posible poner en acción juegos y representaciones teatrales que confundan los sentidos de la juventud par que las almas perezcan en oscuridad mientras que la luz brilla en su derredor.--RH, 13 de marzo de 1900, en Review and Herald Articles, Vol. 4, p. 163.

En Consejos para los Maestros, p. 262, se encuentra una declaración similar.

Cristo es el ejemplo del cristiano en todas las cosas. Ella escribió concerniente a El:

No me ha sido posible hallar un solo caso en que Cristo haya adiestrado s sus discípulos para que se ocuparan en diversiones de fútbol o boxeo, para hacer ejercicio físico o en representaciones teatrales y, sin embargo, Cristo fue nuestro modelo en todas las cosas.--Fundamentals of Christian Education, p. 229.

En Testimonies, Vol. 5, p. 360, se encuentra un firme principio que puede servir de pauta par recordar siempre cómo contestar a preguntas relacionadas con el tema que hemos venido tratando.

Nuestro ejemplo e influencia deberán ser siempre un poder que apoye la reforma. Debemos abstenernos de cualquier práctica que tienda a entorpecer la conciencia o promover la tentación. No debemos abrir ninguna avenida que le dé a Satanás acceso a la mente de un solo ser creado a la imagen de Dios.

ANEXO A


Lo favorable y lo adverso de las sociedades literarias adventistas del séptimo día

Por Sra. E. G. White

Con frecuencia se pregunta: Son las sociedades literarias de algún beneficio para nuestra juventud? Para contestar debidamente esta pregunta deberíamos considerar no solamente el fin reconocido de dichas sociedades, sino también la influencia que éstas han ejercido y que la experiencia ha comprobado. Superar nuestra mente es un deber que tenemos para con nosotros mismos, la sociedad y Dios. Pero jamás deberíamos idear métodos para cultivar el intelecto a expensas de lo moral y de espiritual. Es solamente mediante el desarrollo armonioso de las facultades mentales y morales que podremos alcanzar la más alta perfección de cualquiera de ellas. ¿Se alcanzarán estos resultados a través de las sociedades literarias tal como están dirigidas?

Tal como se hizo la pregunta originalmente, parecería falta de buen sentido dar una respuesta negativa; pero en cada caso en que se ha establecido una sociedad literaria entre nuestros miembros, su influencia ha sido desfavorable para la vida religiosa y ha conducido a la apostasía. Esto ha sido probado en Battle Creek y en otros lados con resultados exactamente iguales. En ciertos casos, de estas asociaciones han surgido perjuicios de larga duración.

Por lo general se admiten personas incrédulas y no consagradas de corazón ni en sus vidas y se las coloca con frecuencia en los puestos de mayor responsabilidad. Se podrán adoptar reglamentos con los cuales se espera controlar toda influencia maligna; pero Satanás, un general astuto, está trabajando para moldear la sociedad y que esta le sirva para ejecutar sus planes y con el tiempo muchas veces él también triunfa....

Pueden ser teatros principiantes de nivel barato

Los propósitos y fines que conducen a la formación de sociedades literarias podrán ser encomiables; pero a menos que la sabiduría que proviene de Dios dirija estas organizaciones, estas se convertirán en una verdadera fuente de maldad. Se presentan varios entretenimientos a fin de presentarle a los mundanos una reunión interesante y atractiva. Como resultado las funciones de las llamadas sociedades literarias con frecuencia se degeneran en presentaciones teatrales desmoralizadoras y baratas. Todo esto satisface la mente carnal, que está en enemistad con Dios; pero no refuerza el intelecto ni fortalece la moral. Paulatinamente los incrédulos van eliminando el elemento espiritual y sus esfuerzos por conciliar principios que por su naturaleza son antagónicos corroborando así su fracaso. Cuando el pueblo de Dios se une voluntariamente con el mundo y los no consagrados, y le dan la preponderancia, este será apartado de Dios por la influencia no santificadora bajo la cual se colocaron ellos mismos.

Muchas sociedades literarias en realidad no son más que teatros principiantes en un nivel bajo y que despiertan en la juventud el deseo de actuar en el escenario.

Una Ilustración

Mientras que escribo sobre este punto, mis ojos se enfocan sobre un incidente muy notable de la vida real:

"No vale la pena, Sra. W. He tratado una y otra vez y no puedo convertirme al cristianismo".

"Así dijiste el año pasado, y sin embargo creías que no había nada que se opusiera".

"Creo que actualmente no existe nada, pero me siento igual a como me sentía antes y creo que jamás llegaré a ser cristiana".

La que habló primero era una joven inteligente de poco más de veinte años de edad, quien durante una visita el año anterior, le había confiado a su amiga de mas edad su sincero deseo de llegar a ser cristiana. No había duda alguna de que su deseo era sincero. La que visitaba estaba sumamente preocupada porque no comprendía el por qué su amiga joven aun no había encontrado la paz. Las dos se encontraban al lado de la puerta entreabierta de un salón de la escuela dominical donde se ensayaba un "entretenimiento"; y la joven mirando hacia adentro pareció encontrar de repente una idea que le permitiría continuar meditando.

-"Yo creo", dijo vacilante,"hay una cosa a la cual no puedo renunciar".
-"Querida, renuncia a ella inmediatamente".
-"Pero no puedo".
-"Entonces ven primero a Cristo y el te dará la fuerza de voluntad".
-"No quiero que me la dé. Yo creo que sí yo supiera que dentro de tres semanas a partir de esta noche yo moriría y me perdería, preferiría perderme que renunciar a mi pasión"
-"¿Y qué es esta cosa tan querida que vale más para ti que tu salvación?
-"No es que valga mas, sino que la quiero mas, y no puedo y no renunciaré a ella. Lo que sucede es que deseo...deseo ser artista; yo sé que tengo la habilidad; Siempre he tenido la esperanza de que se presentaría la oportunidad para subir al escenario, y no puedo evitar seguir pensando en eso."
-"¿Crees tú que sería malo hacerlo aun cuando se te presentara la oportunidad?
-"No creo que sería pecado; pero no podría hacerlo y a la vez ser cristiana; las dos cosas no se mezclan."
-"¿Y como se te despertó ese deseo? Estoy segura que tú no perteneces a una familia que le gusta el teatro."
-"Oh, no , mi padre y mi madre son metodistas; ellos siempre han estado en contra del teatro. Yo he sido miembro de la escuela dominical toda mi vida. Cuando yo tenía cuatro años de edad ellos me hacían cantar y recitar durante reuniones de entretenimiento, y en los diálogos actué como ángeles y hadas; ya cuando era mayor me tocó arreglar los cuadros al vivo y las charadas, etc. Luego me incorporé a un grupo de representaciones que nuestra iglesia formó para los jóvenes. Primero presentamos "Mrs, Jarley's Wax-works" y cantamos "Pinafore" para beneficio de la iglesia; luego nos pusimos mas ambiciosos, estudiamos y tuvimos representaciones teatrales privadas. El invierno pasado alquilamos el Salón Mason e hicimos una serie de representaciones de Shakespeare con cuyas entradas logramos cancelar una gran parte de la deuda de la iglesia. Pero eso es solamente una representación de segunda clase, tomando todo en cuenta. Me interesa actuar de verdad, subir al escenario como una profesión. Mi padre está opuesto; pero espero que algún día se presente la oportunidad para realizar los deseos de mi corazón."
-"Mientras tanto, no acudirás a Jesús en busca de salvación"
-"No, no puedo hacerlo y seguir anhelando ser actriz y no renunciaré a mi deseo"
-"Y la que visitaba se alejó tristemente pensando por cuántos miserables platos de potaje los hombres y las mujeres están dispuestos a vender su gloriosa primogenitura como hijos de Dios; pensando asimismo en las semillas que se siembran en nuestras escuelas dominicales, la cizaña entre el trigo, y la cosecha que se recogerá de esta siembra de semilla poco juiciosa aunque bien intencionada"
 

Proyectos en Battle Creek

Nuestro estudio ha tenido como fin formular un plan para establecer una sociedad literaria que redunde en beneficio de todo aquel que se relacione con ella; una sociedad en la cual todos sus miembros se sentirán moralmente responsables para que esta cumpla su cometido y evitar las influencias malsanas que han convertido dichas sociedades en un peligro para los principios religiosos. En estas sociedades se necesitan personas prudentes y de buen juicio que se mantienen unidas al cielo, que sabrán distinguir lo que es una influencia malsana y sin ser engañados por Satanás marcharán adelante por la senda de la integridad, llevando siempre en alto el estandarte de Cristo. Tal influencia infundirá respeto y constituirá estas reuniones en una bendición en lugar de maldición. Si hombres y mujeres maduros se unieran a jóvenes para organizar y dirigir una sociedad literaria tal, podría convertirse en una organización útil e interesante. Pero cuando estas reuniones se degeneran en ocasiones para pasatiempo y alegría bulliciosa se convierten en cualquier cosa menos en sociedades literarias o ennoblecedoras; antes por el contrario degradan la mente y la moral...

La mente es apartada de la auténtico

Muy pocos se dan cuenta que es un deber personal controlar sus pensamientos e imaginación. Es difícil mantener la mente indisciplinada concentrada en temas constructivos. Pero si los pensamientos no se aplican debidamente, es imposible que lo religioso florezca en el alma. La mente debe ocuparse con temas sagrados y eternos, de lo contrario albergará pensamientos frívolos y livianos. Es necesario mantener nuestras facultades intelectuales y morales bajo disciplina y con el ejercicio estas se reforzarán y se perfeccionarán...

El intelecto, así como el corazón, debe consagrarse al servicio de Dios. A él pertenece todo cuanto hay en nosotros. No importa cuan inocente o loable pueda aparecer, el seguidor de Cristo no debería participar de ningún placer, o dedicarse a ninguna empresa en la cual la conciencia le indica que disminuirá su fervor y espiritualidad.

La búsqueda de placer, la frivolidad y el libertinaje mental y moral están inundando el mundo con su influencia desmoralizadora. Todo cristiano debería luchar para rechazar las corrientes de maldad y así rescatar a nuestra juventud de las influencias que los arrastrarían a la perdición. Que el Señor nos ayude para abrirnos paso contra esa corriente!--Review and Herald, 4 de enero de 1881.

ANEXO B


Representaciones teatrales en sociedades literarias adventistas del séptimo día

El elemento mundano toma la dirección

El propósito y el fin perseguidos por las sociedades literarias podrá ser loable, pero a menos que todos los participantes dependan de la sabiduría que procede de lo alto y confíen continuamente en Dios, aquella influencia salvadora no se manifestará. Cuando los que profesan ser el pueblo de Dios se unen voluntariamente con el mundo, o le dan a los hombres de poca experiencia religiosa la dirección en estas sociedades literarias, aquellos revelan que tienen en muy poca estima las cosas eternas. Al primer movimiento se sobrepasan de los límites. Existirán límites, reglas y reglamentos, pero a pesar de todo esto, el elemento mundano tomará la dirección. Hombres en territorio del enemigo, guiados por su poder ejercerán una influencia dominadora a menos que exista un poder infinito para contrarrestarlos. Satanás emplea hombres como agentes suyos para sugerir , dirigir, proponer distintas representaciones y una diversidad de entretenimientos que no refuerzan la moral ni elevan los pensamientos, antes bien son totalmente mundanos. Pronto se elimina el elemento religioso y los inconversos toman la dirección.

Titubeo entre el deber y el mundo

Hombres y mujeres que rehusan ser entrampados, que seguirán siempre adelante por la senda de la integridad, leales y fieles al Dios de los cielos a quien temen, aman y honran pueden convertirse en una influencia poderosa para amparar al pueblo de Dios. Una influencia tal infundirá respeto. Pero el titubeo entre el deber y el mundo le da al mundo todas las ventajas y ciertamente dejará su impresión modeladora de manera que a duras penas se pensará en la religión, Dios y el cielo.

Se contaría con buen respaldo si la juventud, hombres y mujeres maduros organizarán una sociedad donde la lectura y estudio de la Biblia fuera el tema principal, donde se discutiera y se estudiaran las profecías, y donde se estudiaran las lecciones de Cristo. No existe ningún libro capaz de elevar, reforzar y ampliar la mente como la Biblia si tan solo tomáramos tiempo para escudriñar sus páginas. No hay otra cosa que dote a nuestras facultades con nuevo vigor y prepare la mente para comprender y evaluar esas verdades como el relacionarlas con las maravillosas verdades de la palabra de Dios.

Las actividades culturales y las sociedades literarias pueden ser constructivas

Si la mente humana se inclina por lo bajo y lo barato es porque en general se le ha permitido tratar con cosas corrientes y no se la ha ejercitado para captar pensamientos elevados que son duraderos como la eternidad. Estas sociedades literarias y actividades culturales están ejerciendo casi universalmente una influencia enteramente contraria a lo que pretenden ser, y son detrimento para la juventud. Esto no tiene razón de ser, pero debido a que elementos inconversos toman la dirección, y porque los mundanos desean que todo sea para complacerse ellos mismos, sus corazones no están en armonía con Cristo Jesús, están en las filas de los enemigos del Señor y no se sentirán felices con una clase de entretenimiento que reforzaría y establecería la espiritualidad entre los miembros de la sociedad.

La investigación de la Biblia desde la naturaleza de oposición a las representaciones teatrales

La mente que rechace todo aquello que degrada pero que se acostumbra a meditar en las verdades ennoblecedoras, amplias y profundas, será fortificada. Un conocimiento de las Escrituras superará cualquier otro conocimiento en el fortalecimiento del intelecto. Si las actividades culturales y sociedades literarias se convirtieran en oportunidades par escudriñar la Biblia, aquellos llegarían a ser muchísimo mas sociedades intelectuales de lo que jamás llegarían a ser prestando atención a representaciones dramáticas. Cuán nobles y elevados pensamientos podría captar y explorar la mente en la palabra de Dios! La mente podría profundizar y ahondarse aún más en su investigación, fortificándose mas con cada esfuerzo por comprender la verdad y, sin embargo, encontrar que mas allá existe un infinito.

Los miembros de estas sociedades, que profesan amar y venerar las cosas sagradas y, sin embargo, permiten que la mente descienda a lo superficial, a lo ficticio, a lo simple, lo barato, a las representaciones falsas, están haciendo la obra de Satanás tan ciertamente como lo hacen al contemplar y unirse a esas escenas. Si sus ojos fueran abiertos, se darían cuenta que Satanás es su líder, el instigador presente a través de sus agentes quienes tienen un alto concepto de sí mismos. Pero Dios declara sus vidas y carácter juntamente mas frívolos que la vanidad. Si estas sociedades se dedicaran al estudio del Señor y su grandeza, sus misericordias, su obra en la naturaleza, su majestad y poder tal como lo revela la inspiración, entonces serían ricamente bendecidos y fortificados.--Ellen G. White, MS 41, 1900.

ANEXO C


El empleo de nuestros talentos de comunicación

(Todo forma parte del MS 42, 1898, de E. G. White. Usado mayormente en Review and Herald Supplement del 21 de junio de 1898. EGW Review and Herald articles, Vol. 3. págs. 582-583).

¿Yo o Cristo?

Muchísimas almas se salvarían si aquellos que profesan seguir a Cristo trabajaran como El trabajó, viviendo no para complacerse s sí mismos, sino para glorificar a Dios, trabajando como misionero, demostrando su amor verdadero por el Maestro usando en todo lo posible los talentos que le fueron encomendados. Dada la propia naturaleza del trabajo de Cristo, aquellos que lo desempeñen perderán de vista al yo.

Se nos ha encomendado amar las almas como Cristo las ama, afligir nuestras almas para que los pecadores sean convertidos. Mostrar el incomparable amor de Cristo. Ocultar el yo. Cuánto cuidado deben ejercer los que se dicen ser cristianos para no tildar de religión sus pasiones y su orgullo! Al mostrar vanidad, al anhelar reconocimiento, muchos ocultan a Cristo y se presentan ellos mismos. En sus propias ideas y maneras existe tal orgullo y abrigan una satisfacción por sus propias habilidades que el Señor no puede derramar sobre ellos su Espíritu Santo. Si así lo hiciera, estos lo malinterpretarían y como resultado se ensalzarían aún mas. Sus ideas egoístas son impedimento para el avance de la obra. En cualquier cosa que hagan, el yo es las figura principal. Llegan a considerar su propio celo y devoción como el gran poder de la verdad. Sin darse cuenta ellos mismos, todos son mayordomos infieles. Dirigen la obra por canales equivocados. Su orgullo los conduce a lugares donde serán abandonados para dar pasos en falso.

Comunicación

Los mayordomos de Dios no solo reciben dinero. Su talento de comunicar es un don. ¿Qué comunica usted de los dones de Dios en sus palabras, en su tierna simpatía? ¿Está usted permitiendo que su dinero pase a las filas del enemigo para destruir a los que usted está tratando de complacer? Entonces, nuevamente, el conocimiento de la verdad es un talento. Hay muchas almas en tinieblas que podrían ser alumbradas con nuestras palabras fieles y verdaderas. Hay corazones que anhelan simpatía, que parecen lejos de Dios. Nuestra simpatía puede ayudarles. El Señor tiene necesidad de nuestras palabras, dictadas por su Espíritu Santo...

Todos los dones naturales deben ser santificados como preciosos talentos. Deberán consagrarse a Dios para que sirvan al Maestro. Toda ventaja social es un talento y no debería emplearse para satisfacción propia, diversión o para gratificarnos a nosotros mismos. Dinero y bienes pertenecen a Dios, los cuales se emplearán enteramente para horario; El ha prometido que si empleamos los bienes encomendados como fieles mayordomos, seremos ricos en bendiciones, de las cuales tendremos amplios recursos para bendecir a otros. Pero si las ventajas recibidas las consideramos nuestras para usarlas conforme a nuestro capricho, para ostentar y producir sensacionalismo, el Señor Jesús, nuestro Redentor, es puesto en vergüenza por el carácter de los que profesan seguirlo.

La pasión por las representaciones teatrales

¿Le ha dotado Dios de inteligencia? ¿Le corresponde a usted administrarla según sus inclinaciones? ¿Puede usted glorificar a Dios al ser educado para representar a personajes en obras teatrales y divertir al público con fábulas? ¿No le ha dado Dios inteligencia para emplearla en glorificar su nombre en la proclamación del evangelio de Cristo? Si usted desea una carrera pública, hay una obra que usted puede hacer. Ayude a aquellos a quienes usted representa en las funciones. Venga a la realidad. Ofrezca su simpatía donde esta se necesita para levantar al caído. La mayor obsesión de Satanás es pervertir la inteligencia y hacer que los hombres ansíen funciones y representaciones teatrales. La experiencia y el carácter de todo aquel que se ocupa de esta obra estarán de acuerdo con lo que se le haya llenado la mente. (Este párrafo no se encuentra en el artículo publicado en Review)

El Señor ha revelado su amor por el mundo. En lo que hizo no hubo falsedad, no hubo engaño. El dio un regalo vivo, capaz de sufrir la humillación, olvido, vergüenza, crítica. Así lo hizo Cristo para rescatar al caído. Mientras que los humanos maquinaban formas y métodos para destruirlo, el Hijo del Dios infinito vino a nuestro mundo para dar ejemplo de la gran obra que había que realizar para redimir y salvar al hombre. Hoy, los orgullosos y desobedientes están luchando por recibir de sus semejantes fama y honor divirtiéndolos con el mal uso de los dones que Dios les ha dado. Así lo hacen en lugar de invitarlos a contemplar el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo.

Oportunidad para los que quieren un lugar de distinción

La obra grande y extraña de Dios es la de redimir y salvar, y así restaurar lo que el pecado destruyó. algunos encuentran en le Biblia muchas cosas que a su juicio sancionan un comportamiento que Dios jamás aprobará. pero cuando Dios convierte a agentes humanos, estos huirán a Cristo, para que sus vidas se escondan con él en Dios. Levantarán sus ojos para ver la desolación perpetua que el pecado produjo y está produciendo y rogarán para que Dios los haga colaboradores con Cristo. Empezarán a reparar los lugares desolados por los hombres ricos y pobres al quebrantar la ley de Dios.

Todos los que deseen ocupar un lugar de distinción tienen la oportunidad de llevar el yugo de Cristo. "Aprended de mí", dice el Gran maestro, "porque soy manso y humilde de corazón: y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y ligera mi carga". Que la petición del alma sea: Oh, Señor, tú eres mi Dios; te exaltaré, loaré tu nombre; porque tú has hecho maravillas; tus consejos de antiguo son fidelidad y verdad... Porque has sido fuerza al pobre, fuerza al necesitado en la tribulación, refugio en la tormenta, sombra en el calor, cuando la ráfaga de los terribles es como la tormenta contra el muro... Y en aquel día se dirá, He aquí este es nuestro Dios; lo hemos esperado, nos alegraremos y nos regocijaremos en su salud".

El don del buen ejemplo es algo grandioso. Pero muchos juntan alrededor de sí una atmósfera malsana. Estos no saben que, en este su día, las cosas que pertenecen a su paz. En gran medida,estos han perdido la facultad de discernimiento espiritual. A lo malo llaman bueno y a lo bueno, malo.

Modos de comunicación

El don de la palabra, el conocimiento, simpatía y amor comunican un conocimiento de Dios. Todos estos dones deben ser entregados a Dios. El Señor los necesita; los pide. Todos deben hacer su parte en la preparación de sus propias almas y la de otros para dedicar sus talentos a Dios. Cada alma, cada don debe ofrecerse como contribución a Dios. Todos deben cooperar con Dios en la obra de salvar almas. Dios te ha dado los talentos que posees para que puedas ser un colaborador eficiente con Cristo. Hay corazones que anhelan simpatía, que perecen porque necesitan esa ayuda que Dios te ha dado para que se las des a ellos. Nuestras iglesias están enfermizas porque no están cumpliendo con el trabajo que se les ha asignado. No son como Dios quisiera que fueran. Ojalá puedan despertar de su letargo!

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las acechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica por todos los santos. Efesios 6: 10-18

ANEXO D


Escenas dramatizadas

Querido Hermano (2)

Me levanté a las tres de la mañana para escribirle algunas líneas. Me gustó el faro; la escena que requirió gran esfuerzo pudo haber sido muy impresionante, pero no fue tan concluyente ni impresionante como pudo haber sido cuando se invirtió tanto tiempo y mano de obra para prepararla. la parte donde actuaron los niños fue buena. La lectura fue apropiada. ¿Sin embargo, hubiera estado más a tono con la obra que hemos tratado de realizar en la iglesia si en esa ocasión se hubiera presentado una plática convincente sobre cómo loa niños y los maestros de la Escuela Sabática trabajan concienzudamente en pro de la salvación de los niños bajo su cuidado, presentando a Jesús la ofrenda mas aceptable, la entrega de sus propios corazones, respaldado por observaciones cortas y al punto sobre cómo podrían realizarlo?

Cada acción debería estar en armonía con el único gran propósito, la preparación de los corazones y que individualmente los alumnos y maestros deberían ser como una luz puesta en un candelabro para que alumbre a todos los que están en la casa. esto interpretaría vivamente el faro que guía a las almas para que no se conviertan en náufragos de la fe. ¿Podría usted decirme qué efecto decidido sobre esta obra tuvieron las dos poesías ensayadas por aquellas dos señoras en la plataforma?

Se cantó como se esperaría en cualquier función teatral, pero no se entendió ni una palabra. Ciertamente el barco llevado por la tempestad se estrellaría contra las rocas si del faro no procedía más luz de la que se vio durante los ensayos. Debo confesar que me sentí muy entristecida por estas cosas, así que contrario a la misma obra de reforma que estamos tratando de llevar adelante en la iglesia y en nuestras instituciones sentí que hubiera sido mejor no haber estado presente. Este era un momento que se podría haber aprovechado no solo para los niños de la Escuela Sabática sino que se deberían de haber hablado palabras para profundizar la necesidad de buscar la ayuda de aquel Salvador que los había amado y se había entregado por ellos. Si se hubiesen cantado los preciosos himnos, "Roca de la eternidad fuiste abierta para mí, sé mi escondedero fiel", "Cariñoso Salvador huyo de la tempestad". ¿Las almas de quiénes fueron inspiradas con renovado fervor por el Maestro en esos himnos cantados cuya sola virtud se encontraba en la actuación del que cantaba?

Mientras que se hacían esfuerzos agotadores para preparar esta representación se estaban llevando a cabo reuniones del más profundo interés las cuales deberían de haber llamado la atención y contado con la presencia de cada alma, no fuera que estuvieran perdiendo algo del mensaje que el Maestro les había enviado. Ya la Navidad pasó a la eternidad con el peso del registro y estamos ansiosos de saber cuáles serán los resultados. ¿Hará esto que los participantes en el programa tengan mayor conciencia espiritual? ¿Se sentirán más responsables hacia nuestro Padre celestial quien envió a su Hijo al mundo con tan infinito sacrificio para salvar al hombre caído de la perdición total? ¿Sirvió esto para despertar nuestra mente y comprender a Dios por su gran amor con que nos ha amado?

Ahora que la Navidad ha pasado a la historia, esperamos que aquellos que han empleado esfuerzos agotadores manifiesten un celo decidido y sincero, un esfuerzo desinteresado por la salvación de las almas de los maestros en la Escuela Sabática, y que a su vez ellos puedan trabajar por la salvación de sus clases, que les puedan instruir personalmente en cuanto a lo que deben hacer para ser salvos. Esperamos que ellos puedan tener a tiempo para trabajar con sencillez y sinceridad por las almas que están bajo su cuidado, que orarán con ellos y por ellos para que entreguen a Cristo la preciosa ofrenda de sus propias almas, para que ellos pueden hacer palpable realidad el símbolo del faro en los rayos de luz que alumbren de sus propios esfuerzos en el nombre de Jesús, que deberían realizarse en el amor, ellos mismos captando los rayos de luz para difundir esta luz a otros, y que no se conformen con una obra superficial. Muestre igual pericia y aptitud en ganar almas para Jesús así como lo ha demostrado en agotadores esfuerzos durante la ocasión que hace poco tuvo lugar. Con esfuerzos de alma y corazón encamínelos hacia la Estrella que alumbra en estos momentos en un cielo moralmente oscuro, a la misma Luz del mundo. Que su luz alumbre para que las almas agitadas por la tempestad fijen sus ojos en ella y escapen de las peñas escondidas bajo la superficie del agua. Las tentaciones está esperándolas para engañarlas; hay almas oprimidas por la culpabilidad listas para hundirse en la desesperación. Trabajen por salvarlas; encamínenlas hacia Jesús quien tanto las ama que dio su vida por ellas...

La Luz del mundo está brillando sobre nosotros para que absorbamos sus rayos divinos y que esta luz brille sobre otros en buenas obras para que muchas almas sean inducidas a glorificar a nuestro Padre que está en los cielos. El es paciente, no queriendo que ninguno se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento. El corazón de Cristo se entristece cuando hay tantos que rehúsan su misericordia y amor incomparables.

¿Trabajarán con igual celo e interés aquellos que participaron en el programa de anoche para presentarse ante Dios aprobados al trabajar para el Maestro y así presentarse ellos mismos como obreros inteligentes que no tienen de qué avergonzarse? Que los maestros de la Escuela Sabática sean totalmente imbuidos del espíritu del mensaje para nuestros días y que lleven ese mensaje en todos sus trabajos u ocupaciones. Hay almas que salvar, y mientras que en la obra de la Escuela Sabática ha habido mucho detalle y una buena cantidad de tiempo precioso se ha dedicado a la lectura de informes y registros, ha habido muy poso tiempo para permitir que la luz brille en rayos claros y firmes en la instrucción necesaria para salvar las almas de los niños y la juventud. La mayor evidencia de verdadero conocimiento se manifiesta en la gran sencillez al presentar discursos menos floridos, al hacer observaciones menos prolongadas, al presentar la verdad sencilla y al punto y no pronunciar en ningún discurso palabra alguna que haga alarde de profundos conocimientos. Todos los que han llegado al conocimiento de Jesucristo lo imitarán en su método de enseñanza.--C No. 5, 1888

ANEXO E


Relación entre el evangelista y las representaciones teatrales

Elena de White aconsejó repetidas veces a nuestros ministros y evangelistas a apartarse de representaciones teatrales en el púlpito:

Nuestro éxito dependerá de que llevemos a cabo la obra con la sencillez con que Cristo la realizó, sin introducir en ella ninguna actividad teatral (Carta 53, 1904).--E, Pág. 106. Las tres declaraciones siguientes ofrecen más luz en cuanto a lo que significaba "actividad teatral" en las presentaciones evangelizadoras:

Que no haya rarezas ni excentricidades en la acción de los que proclaman la Palabra de Verdad, porque tales cosas debilitarán la impresión que debería realizarse mediante la Palabra. Debemos precavernos, porque Satanás está decidido, si fuera posible, a mezclar su mala influencia con los servicios religiosos. Que no haya exhibiciones teatrales, porque esto no ayudará a fortalecer la creencia en la Palabra de Dios. Más bien distraerá la atención, haciendo que se fije en el instrumento humano.(Carta 352, 1908).

Debe (cualquier pastor) descartar de sus reuniones todo aquello que tenga semejanza de despliegue teatral; pues tales apariencias exteriores no añaden fuerza al mensaje que presenta. Cuando el Señor pueda cooperar con él, su obra no necesitará hacerse de una manera tan costosa. No tendrá necesidad entonces de gastar tanto en anunciar sus reuniones. No dependerá tanto del programa musical. Esta parte de sus servicios se presenta más como un concierto que como un servicio de canto de una reunión religiosa.(Carta 49, 1902),--Evangelismo, Pág. 365.

El ministro de Cristo debe ser un hombre de oración, un hombre de piedad, alegre, pero nunca burdo ni áspero, burlón o frívolo. El espíritu de frivolidad podrá estar de acuerdo con la profesión de payasos y actores de teatro; pero es totalmente indigno de un hombre que ha sido escogido para ser intermediario entre los vivos y los muertos y ser un portavoz de Dios.--T, Vol.4 Pág. 320.

En 1910 se nos aconsejó de nuevo muy claramente que no debemos emplear métodos teatrales. En el libro Evangelismo dice lo siguiente:

Tengo un mensaje para los que están a cargo de la obra. No instéis a los hombres que se ocupan de esta obra a pensar que deben proclamar el mensaje solemne y sagrado con un estilo teatral. No hay que poner en nuestra obra ni la mínima partícula de nada que sea extravagante. La causa de Dios debe tener un molde sagrado y celestial. Lleve la imprenta divina todo lo que se relaciona con al predicación del mensaje para este tiempo. No se permita nada de naturaleza extravagante, porque esto echaría a perder la santidad de la obra.

Se me ha dicho que encontraremos toda clase de experiencias y que los hombres procurarán introducir prácticas extrañas a la obra de Dios. Hemos encontrado estas cosas en muchos lugares. Desde el comienzo de mis actividades en la iglesia se me dijo que había que desanimar y prohibir toda clase de actuaciones teatrales en relación con la proclamación de la verdad presente. Personas que pensaban que tenían una obra maravillosa que debían llevar a cabo procuraban adoptar un comportamiento extraño y manifestaban actitudes corporales raras. Se me dio esta instrucción: "No aprobéis nada de esto". Las actuaciones con visos teatrales o extravagantes no deben tener lugar en la proclamación del mensaje solemne que nos ha sido confiado.

El enemigo vigilará estrechamente y aprovechará toda ventaja o circunstancia para rebajar la verdad mediante la introducción de actuaciones indignas. No hay que estimular ninguna de esta actividades. Las verdades preciosas que se nos han dado deben ser proclamadas con toda solemnidad y con sagrado temor reverente. (Manuscrito 19, 1910),--Evangelismo, Pág. 105.

Clave de abreviaturas


MS Mensajes Selectos

PP Patriarcas y Profetas

T Testimonies

FCE Fundamentals of Christian Education

COES Consejos sobre la obra de la Escuela Sabática

RH Review and Herald

E Evangelismo

1. Usado mayormente en Review and Herald Supplement, 21 de junio de 1898 como material de lectura que se presentaría a las iglesias. Review and herald Articles, Vol. 3, pp. 581-583.

2. Esta comunicación fue escrita muy temprano el miércoles por la mañana, 26 de diciembre de 1888, y se relacionaba con un programa navideño dramatizado y presentado por la Escuela Sabática de Battle Creek. Los niños vistieron trajes simbólicos. Ella M. White, nieta de seis años de edad, de la Sra. White participó en el programa vestida de ángel.