Elección, conservación e inactivación de los granos de Soya

Elección:
Deben elegirse porotos parejos, sin manchas, de buen color y aspecto, con la piel bien adherida, deben ser de consistencia firme, pero no duros, ya que mientras más duros son, más viejos.

Formas de utilización:


 Como grano verde
 Como harina
 Como leche
 En forma de aceites y salsas.

Conservación:
a) Poroto de soja: debe conservarse en lugar fresco y seco, en recipientes herméticos.
b) Productos a base de soja: si el producto no sufre cocción, masas de tarta, leche o mayonesa de soja, debe consumirse dentro de las 48 horas y mantenerse en la heladera a 4º C.
Si el producto es cocido o se utilizan conservadores naturales o artificiales, podrá consumirse dentro de los 45 días de elaborados (dulce de leche, porotos de soja en escabeche, etc)

Inactivación:
A pesar del alto contenido en proteínas del poroto de soja, no debe consumirse crudo, ya que contiene un inhibidor de enzimas que ayudan a digerir y utilizar las proteínas.
El poroto de soja debe cocinarse a temperatura superior de 60ºC (hervido u horneado) para inactivar dicho inhibidor y de ese modo se aumente el valor proteico.

Anterior: La soya en la alimentación     Siguiente: Cómo se puede utilizar la soja