Laicos.org

El Problema del Diezmo - Parte 1

Por Ralph Larson


El tema de la mayordomía cristiana ha llegado a ser hoy día un dilema en las mentes de muchos adventistas del Séptimo día. Saber que somos individualmente los responsables ante el universo celestial, para administrar el legado que Dios nos ha confiado, nos motiva, en estos últimos años ha investigar cual es la mejor manera de cumplir con esta responsabilidad. 'El propósito de este documento no es solicitar fondos o tratar de señalar cuál es la responsabilidad personal de- cada uno, sino proporcionar al lector una información que le ayudará  a desempeñar su posición como mayordomos de Dios.
 

EL ASUNTO del diezmo ha llegado a ser un campo de batalla emocional, por lo tanto procedamos con cautela.
Voces usualmente calmadas pueden volverse, estridentes cuando se trata de este tema, y en muchas, ocasiones, sentimientos fuertemente agitados encuentran expresión en amargas acusaciones. No podemos negar  este problema el cual no muestra señal de disminución, sino de continuo crecimiento. Ignorarlo no parece ser la respuesta adecuada, ni tampoco lo es entregarse a arrebatos emocionales que tienden a agravar las tensiones en vez de mitigarlas. ¿Es posible considerar este problema  aparente calmadamente? Tratemos.

Mi relación personal con este problema ha sido educacional. Mientras enseñaba a estudiantes ministeriales en el Seminario Teológico Adventista Asiático, algunas veces me enfrenté a la pregunta: "¿Es apropiado enviar el diezmo a través de un canal que no sea el designado por la organización?"

Yo solía responder a la pregunta con un firme y absoluto "No. Enviar el diezmo a un lugar que no sea el designado  la organización es absolutamente incorrecto."
Debo confesar que no daba esta respuesta debido a las evidencias que había obtenido personalmente, sino debido a de las evidencias que yo aseguraba encontrar en el espíritu de profecía si las buscaba- Sin embargo, debido a que la pregunta no parecía ser urgente en aquel tiempo, y como yo estaba muy ocupado con clases, campañas evangelísticas y otros proyectos, no me empeñé en ninguna investigación sobre este tópico en particular.

Pero al volver a los Estados Unidos en el año 1985, me sorprendí al enterarme que la pregunta estaba perturbando seriamente a muchos miembros de iglesia. Resueltamente me dispuse a encontrar en el espíritu de profecía, la evidencia de que el diezmo debía ir siempre a través de  canales regulares de la iglesia y nunca por algún otro medio. Esta búsqueda me llevó a mí segunda y más gran sorpresa. No encontré lo que estaba buscando. La evidencia que yo deseaba encontrar no estaba en los escritos Inspirados.

¿Había  fracasado en comprender debidamente lo que ahora estaba leyendo? Aparentemente no. Encontré una declaración acerca del tema, que había sido preparada por Willie White (hijo y secretario de Elena de White), y por los pastores A.G. Daniells y W.W. Prescott, la cual indicaba que ni aun ellos habían encontrado tal evidencia en los escritos de Elena de White. El contexto histórico de, esta declaración es como sigue:
El 9 de mayo de 1907, un tal Charles E. Stewart de Battle Creek, envió a la oficina de Elena de White en Sanitarium, California, una compilación de 49 páginas de preguntas y acusaciones, con el propósito de arrojar duda sobre el Espíritu de profecía tal como era manifestado en el ministerio de la Sra. White. En octubre del mismo año, el material que encuadernado en un pequeño libro y publicado, aparentemente en Battle Creek algún tiempo después  fue reimpreso por otro de los críticos de Elena de White, a saber, E.S. Ballenger, de Riverside, California. El documento número DF 213, en las oficinas del Patrimonio White, en Loma Linda, es un registro de los planes hechos por Willie White  los pastores Daniells y Prescott para refutar las acusaciones  en el libro del Sr. Stewart, una de las cuales era que la práctica y los consejos de Elena de White en relación al diezmo no eran consistentes, ya que ella no siempre seguía sus propias recomendaciones. El párrafo seis de la página dos del documento es una clara enunciación de cómo estos tres hermanos entendieron la totalidad de las enseñanzas  de Elena de White con respecto al pago del diezmo.
 "6. En cuanto al uso debido del diezmo: El bosquejo que resume nuestro acuerdo sobre este tema, fue brevemente esta: Proporcionar citas de los escritos de la Hna. White relativas al diezmo y su uso; mostrar que su testimonio y, su práctica personal estaban en favor de pagar el diezmo a la tesorería designada, para ser usado bajo el consejo de los comités establecidos para tales propósitos; demostrar más ampliamente a través de sus escritos que cuando aquellos a cargo de la administración del diezmo fracasan en el cumplimiento de su deber, haciendo que los canales designados para la distribución del diezmo se conviertan en obstáculos que impidan su uso apropiado, entonces, para poder llevar a cabo el plan divino de que el diezmo sea empleado de la manera más sabia para el progreso de la obra, los individuos tienen el derecho de pagar sus diezmos directamente a los campos necesitados; no obstante esto envuelve un considerable grado de responsabilidad personal, que debe ser asumida por aquellos que decidan seguir dicho plan. Se consideró que este asunto podría ser manejado de modo que  mostrara que el apartarse de los planes regulares es autorizado solamente cuando este “deja de ser realizado por aquellos en posiciones de responsabilidad.”

Esta declaración parecía ser tina fuerte evidencia de que yo no había interpretado mal el material que había analizado. Las conclusiones de esos hermanos no eran diferentes a las conclusiones a que yo había llegado después de mi estudio.

Tal como lo indican en la cita, su propósito era ampliar el tema en un panfleto o periódico. Sería de gran ayuda si pudiéramos leer tal documento, pero todavía no he podido localizar una copia de éste.
Varios puntos básicos en relación al  pago  del diezmo se destacan muy claramente en los escritos de Elena de White . -Ella no, tenía duda alguna de que el devolver el diezmo al Señor es un deber cristiano y que descuidar este deber equivale a robarle a Dios. Véase Malaquías 3. Ella es igualmente clara y firme en su convicción de que el diezmo tiene solamente un uso apropiado: el sostén de los ministros de la Palabra de Dios. Aunque ella incluye tanto a aquellos que ministran con la pluma como con la voz, específicamente  excluye otros usos tales como: "fondos escolares---, y "colportores" (véase Testimonies, tomo 9, 248-249), fondo para pobres o gastos de iglesia. Véase sobre Mayordomía Cristiana, pág. 108.
De acuerdo al testimonio de la mensajera inspirada de Dios, el diezmo debe ser devuelto fielmente al Señor, y todo el diezmo ha de ser usado para el sostén del ministerio. Pero, ¿Qué ministerio? Esta es la pregunta que demanda respuesta. ¿Qué ocurriría si un ministerio se apartara del camino del deber sagrado? ¿Qué sucedería si un ministerio llega a estar tan teológicamente confundido como para dejar las verdades de la Palabra de Dios y comenzara a predicar un Evangelio falso? ¿Qué pasaría si los líderes de la iglesia empezaran a emplear los fondos del diezmo con propósitos que no fueran el ministerio de la  Palabra, tales como los arriba mencionados, o aun para pagar los honorarios de abogados no adventistas? ¿Cuál sería nuestro deber cristiano? Podemos tratar de evadir estas inquietantes preguntas diciendo: "No hay necesidad de preocupamos por esas cosas. Eso jamás ocurría en nuestra iglesia." Mas en vista de las predicciones de Elena de White acerca de una gran  apostasía adventista, ¿es ésta una actitud realista? Willie White y los pastores Daniells y Prescott no adoptaron tal posición. Ellos no negaron la posibilidad de una conducta reprochable, como podremos ver en las siguientes palabras: "Cuando aquellos a cargo del desembolso del diezmo fracasan en el cumplimiento de su deber, haciendo que los canales designados para la distribución del diezmo impidan su uso apropiado. Cuando [el plan original] deja de ser realizado por aquellos en posiciones de responsabilidad . . . " Documento WDF, número 213.
Recordemos que estos hermanos no estaban expresando sus propias ideas. Estaban enunciando lo que ellos  entendieron ser la totalidad de las enseñanzas de Elena de White. Tenían el ejemplo que ella había dado. En el año 1905, dos años antes esa reunión, Elena de White le había escrito una carta al presidente de la Asociación de Colorado, en la cual reveló  " por años" ella había estado usando su diezmo para ayudar a los ministros necesitados que habían sido desatendidos por la organización. La primera vez que escuché esta declaración, descarté muy fácilmente (así pensé) diciendo: "Ella era una profetisa, y yo no lo soy.. A menudo Dios da instrucciones a sus profetas que no pueden aplicarse a otras personas.
Pero el asunto no es tan simple. La carta también revela que cuando otras personas le ofrecían sus diezmos para que ella los usara a su discreción, ella los aceptaba y los usaba de la manera indicada anteriormente, para sostener ministros necesitados. Quizás aún podríamos decir que ella estaba ejerciendo las prerrogativas de una profetisa, ya que el dinero pasaba a través de sus manos. Pero eso no sería cierto. Al referirnos al tercer tipo de pagadores de diezmo que son mencionados en su carta:
"Si ha habido casos donde nuestras hermanas han destinado su diezmo para el sostén de los ministros que trabajan para la gente de color en el sur, que cada hombre, si es sabio, guarde silencio." Manuscript Releases, Tomo 2, Pág. 99.
No hay nada que sugiera que este dinero pasaba por sus manos, o de que fuera consultada acerca de esto. Aparentemente , el dinero cm enviado directamente a los ministros necesitados cuya condición había llegado a los oídos de quiénes enviaban el diezmo. Obviamente, Elena de White no desaprobaba la conducta de estas personas y mucho menos las acusaba de estar "robando" el diezmo.
Debemos reconocer que Willie White y los pastores Daniells y Prescott, quiénes fueron encargados con la responsabilidad de exponer un informe global en relación a los consejos y práctica de Elena de White en lo tocante al pago del diezmo, fueron fieles a la evidencia que estaba delante de ellos. Informaron sus hallazgos fielmente a la gente sin reservaciones ni exageraciones. Sintieron que no había contradicción alguna entre los escritos de Elena de White y su conducta. Ni en sus escritos ni en su práctica había algo que apoyara el hecho de que todo el diezmo, sin tener en cuenta las circunstancias, debía ser pagado a través de los canales designados por la organización.
Es probable que ellos no anticiparan que la publicación de su fiel informe causaría problemas a la organización de la iglesia. Estas condiciones (cuando personas en puestos de responsabilidad fracasan en emplear el diezmo para su debido uso), que de acuerdo a su reporte (y a los escritos de Elena de White) autorizan a los miembros de iglesia a ejercer su propio juicio para decidir a dónde enviar el diezmo, casi no existía en aquel tiempo. No podría haberse esperado que estos líderes previeran las condiciones que se han desarrollado ahora en la iglesia como resultado de la gran apostasía adventista.
Pero es casi imposible esperar que los adventistas, de hoy no vean el desarrollo de estas  condiciones. Muchos han retrocedido horrorizados ante la revelación de que cientos de miles de dólares de los fondos del diezmo sagrado han sido usados para emplear a abogados católicos y a otros no-adventistas para demandar y acusar a algunas personas tan sólo por llamarse adventistas del séptimo día; y sabemos de un caso donde enormes multas fueron impuestas y la persona fue encarcelada.

Puede que algunos miembros no conozcan acerca de incidentes específicos como este; pero sería difícil que  algún miembro en la División Norteamericana no esté consciente, de la gran apostasía teológicas, la cual es la raíz del problema del diezmo. Es probable que tarde o temprano cada miembro tendrá que batallar contra esta apostasía en la mañana del sábado.

Es un hecho innegable que hay pastores en la Iglesia Adventista del Séptimo Día, maestros en las universidades adventistas del séptimo día y personas en todos los niveles de la organización de la iglesia que persistentemente presentan como verdad la más gran de, mentira diabólica --que el cristiano no puede dejar de pecar, aun con el poder de Dios. En no menos de treinta y cinco ocasiones Elena de White identificó esta afirmación como una mentira que se originó en el corazón de Satanás y que fue desmentida por nuestro Señor Jesucristo. Indudablemente la más fuerte de sus declaraciones es esta:
"Satanás declaró que a los hijos e hijas de Adán les era imposible guardar la ley de Dios, y así acusar a Dios de falta de sabiduría y amor. Si ellos no podían guardar la ley el Dador de la ley había fallado. Los hombres que están bajo el control de Satanás  repiten estas acusaciones contra Dios cuando afirman que los hombres no pueden guardar su ley.  Jesús se humilló a sí mismo, revistiendo su divinidad  con la humanidad, para llegar a ser la cabeza y el representante de la familia humana, y por precepto y ejemplo condenar al pecado en la carne, y refutar las acusaciones de Satanás." Signs of the Times, Tomo 3, Pág  264.

¿Podemos sugerir una segunda lectura cuidadosa de la cita que acabamos de leer? Sus  implicaciones son asombrosas. ¿Puede ser posible que haya ministros, maestros y administradores, en nuestras filas que estén bajo el control de Satanás? Si los escritos de Elena de White son inspirados, no tenemos otra alternativa que creerlo.
 He aquí la médula del problema del diezmo. He aquí la respuesta a nuestra pregunta: ¿Quién es responsable? ¿No son acaso los ministros que presentan veneno desde los púlpitos, los maestros que presentan veneno en las aulas de clase y los administradores que los apoyan y los defienden, ignorando los desesperados ruegos de los miembros de iglesia?

Atribuir la culpa del problema del diezmo a los ministerios independientes es tan ilógico e injusto como echar la culpa a los adventistas históricos por las divisiones que las predicaciones de las falsas doctrinas del calvinismo han creado entre nosotros. Concédanos esta oportunidad para apelar a un claro discernimiento y un juicio correcto acerca de este tema.

Consideremos el caso de un miembro de iglesia que entiende nuestro mensaje, está consagrado a la verdad tal como es en Jesús y ha pagado los diezmos fielmente. En el transcurso de los años ha logrado obtener una pequeña biblioteca de los escritos de Elena de White y los ha estudiado cuidadosamente. Entonces es confrontado con una serie de sacudidas.
El sábado escucha a su pastor proclamar que nuestro Señor vino a la tierra en la naturaleza humana del Adán no caído, haciéndolo muy diferente a nosotros mismos. Él lo encuentra enigmático, por lo tanto pasa la tarde del sábado revisando su copia del libro El Deseado de Todos las Gentes. Y encuentra lo opuesto a lo afirmado como verdad en las páginas 17, 33, 87,92, 146, y 278. Poco después escucha a su pastor predicar que es imposible para los  cristianos, por todos los medios  dejar de pecar y que es, imposible, para cualquiera obedecer la ley de Dios. En El Deseado de Todas las Gentes, el miembro de iglesia encuentra esta declaración descrita como la mentira de Satanás en las páginas 16, 21, 92, 710711, y encuentra en ese libro un total de setenta y ocho afirmaciones de que posible, a través del poder de Cristo, que los cristianos obedezcan la ley de Dios. Acude entonces a El Conflicto de los Siglos y lee en, la página 543 que Satanás trata constantemente de engañar  a los discípulos de Cristo con su fatal sofisma de que les es imposible vencer.

A medida que esta descorazonadora  experiencia continúa, el miembro de iglesia es forzado a reconocer que las predicciones de Elena de White respecto a la gran apostasía  adventista  están siendo cumplidas ante sus ojos. Es entonces que surge la agonizante pregunta: "¿Me exige Dios que pague  mi diezmo para sostener la gran  apostasía?"

Como muchos otros que han pasado por la misma experiencia, decide que esta línea de razonamiento no tiene sentido. Entonces recurre a un ministerio independiente [de sostén propio] que sostiene la fe histórica de los adventistas del séptimo día, y que predica el mensaje que él aceptó al unirse a la iglesia. Y ahora empieza a enviar su diezmo a ese ministerio.

Ahora la pregunta es: ¿Quién es responsable? ¿Quién ha creado el problema de este miembro de iglesia, la obra de sostén propio o la predicación de las falsas doctrinas calvinistas en su propia iglesia? ¿Se resolverá este problema destruyendo la obra de sostén propio y permitiendo que continúe la falsa predicación?

 La respuesta es evidente. Destruir la obra de sostén propio no resolverá el problema de este miembro de iglesia, ni tampoco se resolverá con el restallido [sonido] del látigo de la autoridad eclesiástica sobre su cabeza, excluyéndolo de sus cargos en la iglesia, o mediante ningún otro medio de coerción.

Trágicamente, esta verdad tan obvia no parece ser comprendida por algunos administradores de la iglesia que continúan condenando e injuriando a las instituciones de sostén propio como si ellas fueran la causa de todas las dificultades, y como si la solución fuera simplemente exterminarlas. Tal parece que algunos de estos ministerios están siendo amenazados con disciplina eclesiástica como un primer paso en esa dirección.

He sido invitado a varias reuniones evidentemente con el propósito de resolver tensiones entre las instituciones de sostén propio y la organización de la iglesia. En ninguna de estas reuniones he discernido el más mínimo reconocimiento de que la predicación de las falsas doctrinas en nuestras iglesias fuera el verdadero problema, o aun una parte de éste. En ninguna de estas reuniones escuché el más  ligero indicio de que se fuera a realizar algún intento para corregir este mal.

Mas bien el mensaje enviado a las instituciones de sostén propio es simplemente: "Ustedes, y solamente ustedes, son los responsables, y si no suspenden sus actividades, sobre todo, si no dejan de aceptar diezmos, tendrán que sufrir las consecuencias."

Algunos ya están sufriendo las consecuencias. En algunos lugares a los obreros de ministerios de sostén propio se les ha negado el derecho a trasladar su feligresía de una iglesia a otra. Debemos recordar que todo miembro tiene derecho a solicitar una carta de traslado, y, de acuerdo al manual de la iglesia, esta puede ser negada solamente por acciones disciplinarias que han sido debidamente conducidas por la iglesia. Véase las páginas 224-229 del Manual de la Iglesia.

Respecto a esto, el Manual de la Iglesia también reconoce el derecho a la existencia de las instituciones de sostén propio (véase la página 217), y también establece que la reputación de un miembro de iglesia no debe ser puesta en entredicho por no prestar ayuda financiera a la iglesia. Véase la página 228. (Pag. 261 Manual Division Interamericana)

 Pero la emociones fuertes son enemigas de la razón; y como hemos podido notar al comienzo de este estudio, las emociones tienden a agitarse cuando el problema del diezmo es mencionado y son tan agitadas que en algunos casos no se puede conseguir resultados ni siquiera apelando al Manual de la Iglesia, al espíritu de profecía, o aun a la Biblia misma.

La tensión emocional también contribuye al mal manejo de las evidencias encontradas en varias declaraciones acerca del diezmo, y de las acusaciones que las acompañan. Posiblemente el ejemplo más sobresaliente de evidencias mal manejadas es una cantidad de declaraciones de Elena de White que fueron escritas para mostrar que el diezmo debe ser usado solamente para el ministerio de la Palabra y no para otras empresas cristianas. Estas son mal interpretadas para mostrar que el diezmo debe ser pagado solamente a un ministerio de la Palabra y no a los otros ministerios de la Palabra. Un ejemplo frecuentemente citado, donde se aplica esta falsa concepción, es el siguiente párrafo extraído de Testimonies, tomo 9, Pág. 247.

"Que ninguno se sienta en libertad de retener sus diezmos para usarlos de acuerdo a su propio juicio. No debe ser empleado para beneficio personal en caso de una emergencia, ni utilizado según el juicio propio, aun en lo que pueda considerarse como la obra del Señor " Énfasis suplido en todas las citas.

Lo que Elena de White quiso decir por la cláusula "lo que pueda considerarse como la obra del  Señor es aclarado en el mismo libro por las siguientes palabras:

"Unos opinan que el diezmo puede ser destinado para usos escolares. Otros piensan que los colportores  deberían ser sostenidos con el diezmo. Pero se comete un grave error cuando el diezmo es desviado del objetivo para el cual debe ser usado --el sostén del ministerio." Ibíd., toma 9, Págs. 248-249.

En vista de la debilidad de la naturaleza humana, y de las predicciones claras de Elena de White en relación a que, en los últimos días, habrían muchos apóstatas en el ministerio de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, (véase Testimonios para los Ministros, Págs. 409-410; Testimonies tomo 5, Págs., 80-81, 707) hubiera sido un gran riesgo para, la mensajera del Señor haber señalado a un grupo de ministros en particular como los únicos que debían ser sostenidos con el diezmo; y hubiera sido aun más peligroso establecer que ellos debían ser sostenidos a pesar de sus enseñanzas y acciones.

''No sería prudente sostener con los fondos de la tesorería de Dios a aquellos que verdaderamente mancillan y perjudican su obra, y que están constantemente rebajando las normas cristianas." Testimonies, tomo 3, Pág. 553.

"Pesan terribles ayes sobre los que predican la verdad, pero no son santificados por ella, y también sobre aquellos que consienten en recibir y sostener a los no santificados para que ministren en palabra y doctrina." Joyas de los Testimonios, tomo 1, Pág. 90.

"Así como pesan aves sobre aquellos que predican la verdad sin estar santificados en mente y cuerpo, así también pesan ayes sobre aquellos que reciben y sostienen a los no santificados en posiciones que ellos no pueden ocupar.” Testimonies, tomo 2, pág. 552.

 Notemos también el uso que hace Elena de White de la expresión, -la tesorería de Dios su carta al presidente de la asociación, a la cual ya nos hemos referido, primero ella relata su costumbre y luego agrega, "el dinero no es retenido de la tesorería del Señor." Obviamente ella no compartía el concepto limitado de "la tesorería del Señor” que algunos tienen hoy.

Algunos ministerios de sostén propio han señalado las declaraciones de Elena de White de que no es necesario que todos los "recursos" o "medios" fluyan a través de los mismos canales, y han razonado no sin justificación que estos términos generales incluyen tanto los diezmos como las ofrendas. Pero algunos escritores se han aferrado a esta conclusión y la han convertido en la base para acusaciones de deshonestidad. Seguramente esta acusación podría denominarse emocionalismo fuera de control. Ciertamente quisiéramos tener una evidencia más contundente antes de acusar a cualquier persona de deshonestidad,

 Ud. y yo no podemos resolver los problemas de la iglesia, ni los problemas de los ministerios independientes, pero sí podemos y debemos resolver nuestro problema personal e individual en relación al tipo de ministerio que vamos a apoyar con nuestro diezmo. Cada uno de nosotros resolvería mejor este problema si nos arrodillamos ante el Señor, con los escritos inspirados. Probablemente ninguno de nosotros presumirla de instruir a otros con respecto a su deber.

Algunos pueden pensar en la viuda y sus dos blancas sobre  quien el Señor pronunció una bendición a pesar de la corrupción que existía en los líderes de la iglesia en aquel tiempo. Otros Pueden reflexionar que no tenemos evidencia de que la viuda estuviera consiente de esa corrupción y en todo caso en ese tiempo no había un gobierno eclesiástico representativo como el que ahora tenemos. Algunos serán influenciados por la declaración de Elena de White:

"Dios desea atraer a los hombres a una relación directa consigo mismo. Cada hombre ha sido hecho un mayordomo de deberes sagrados  . . Cada uno debe cumplir su deber de acuerdo a la dirección del Dador, y cada uno debe rendir cuentas de su mayordomía a Dios . . . Somos responsables de invertir estos recursos por nosotros mismos. " Ibid., tomo 7, págs. 176-477.

 "¿Nos damos cuenta individualmente de nuestra verdadera posición, de que como siervos contratados por Dios no podemos negociar nuestra mayordomía? Somos responsables individualmente ante el universo celestial de administrar lo que Dios nos ha confiado.'' Testimonios para los Ministros, Págs. 361-362.

Y no debemos pasar por alto las advertencias previamente citadas de que pesan ayes sobre aquellos que consienten en recibir y mantener ministros cuyas actitudes no santificadas perjudican la obra de Dios.

No ha sido el objetivo de este estudio guiar a ninguna persona en relación a su responsabilidad individual. Ha sido nuestro propósito probar los siguientes puntos:

1. No hay evidencia bíblica, ni del espíritu de profecía que apoye la opinión de que todos los diezmos deben ser pagados a través de los canales de la organización, sin tener en cuenta las circunstancias. Una posición tal puede requerir que en algunos casos una apostasía absoluta sea sostenida por el diezmo, lo cual excede los límites de la razón.

2. Se nos ha dado, a través de la mensajera escogida por Dios, una abundancia de amonestaciones claras advirtiéndonos  de que llegará un tiempo cuando habrá ministros apóstatas predicando desde muchos púlpitos adventistas del séptimo día, y que la apostasía  se extendería a través de las filas de nuestros ministros y miembros.

3. Si vamos a tomar las palabras de Elena de White  en forma literal, ese tiempo ha llegado, al menos en parte, a juzgar por el hecho de que muchos pastores que ahora ocupan los púlpitos adventistas del séptimo día están predicando como verdad la gran mentira satánica de que los cristianos no pueden dejar de pecar aun por medio del poder de Cristo. En base a una clara e indiscutiblemente definición del espíritu de profecía,  sabemos que tales ministros están "bajo el control de Satanás."

De ahí que, como mayordomos cristianos ante Dios, tenemos una solemne responsabilidad que cumplir, en relación a nuestros diezmos y ofrendas.

Quiera el Señor ayudar a cada uno de nosotros a devolver el sagrado diezmo con oración, con cuidado y concienzudamente, como el Señor lo ha estipulado, para el sostén del ministerio.

Y espero que nunca lleguemos a estar confundidos e indecisos con respecto a qué clase de ministerio el Señor juzga digno de recibir su diezmo. Es mi oración que nunca estemos confusos y en incertidumbre en cuanto a quién es responsable del presente problema del diezmo. La responsabilidad debe ser colocada sobre aquellos que están predicando entre nosotros las falsas doctrinas del calvinismo, y sobre los administradores que los apoyan y mantienen en sus posiciones.

La mensajera del Señor aconsejó a los padres, a los guardianes de la juventud y a aquellos que ministran en el servicio de Dios:

"Cuando los males existentes no son confrontados y detenidos, debido a la cobardía de los hombres para reprender el mal, o debido a la falta de interés y la indolencia en agotar sus propias fuerzas esforzándose fervientemente por purificar la familia o la iglesia de Dios, los tales son responsables por los daños que puedan resultar como consecuencia de su negligencia en cumplir con su deber." Testimonies, tomo 4, Pág. 516.

"Somos responsables de los males que podríamos haber refrenado en otros mediante la reprensión, mediante la advertencia, mediante el ejercicio de la autoridad paternal o pastoral, como si nosotros fuésemos  culpables de los actos." La Temperancia, Pág. 228.

Quiera el Señor otorgamos fe, valor y fuerza en estos tiempos turbulentos para conocer y ejecutar la voluntad del Señor.

Nota de los traductores.- Después de la publicación de este artículo en inglés, la revista Adventist Review, publicó una respuesta desafiante a las conclusiones del pastor Larson. Esto por supuesto dio lugar a que posteriormente el pastor Larson refutara los ataques hechos a su investigación. Por lo tanto le invitamos a que lea la continuación a esta exposición titulada. El Problema del Diezmo, parte 2.

Tomado de Nuestro Firme Fundamento.  Mayo 3, 1995



Referencias
 

DTG17 " Al tomar nuestra naturaleza, el Salvador se vinculó con la humanidad por un vínculo que nunca se ha de romper. A través de las edades eternas, queda ligado con nosotros. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito."

DTG33 "Le odió aun más cuando se vio destronado. Odiaba a Aquel que se había comprometido a  redimir a una raza de pecadores. Sin embargo, a ese mundo donde Satanás pretendía dominar, permitió Dios que bajase su Hijo, como niño impotente, sujeto a la debilidad humana. Le dejó arrostrar los peligros de la vida en común con toda alma humana, pelear la batalla como la debe pelear cada hijo de la familia humana, aun a riesgo de sufrir la derrota y la pérdida eterna."

DTG87 Estas palabras de confirmación fueron dadas para inspirar fe a aquellos que presenciaban la escena, y fortalecer al Salvador para su misión. A pesar de que los pecados de un mundo culpable pesaban sobre Cristo, a pesar de la humillación que implicaba el tomar sobre sí nuestra naturaleza caída, La voz del cielo lo declaró Hijo del Eterno.

DTG92 Durante cuatro mil años, la familia humana había estado perdiendo fuerza física y mental, así como valor moral; y Cristo tomó sobre sí las flaquezas de la humanidad degenerada. Únicamente así podía rescatar al hombre de las profundidades de su degradación.
Muchos sostienen que era imposible para Cristo ser vencido por la tentación. En tal caso, no podría haberse hallado en la posición de Adán; no podría haber obtenido la victoria que Adán dejó de ganar. Si en algún sentido tuviésemos que soportar nosotros un conflicto más duro que el que Cristo tuvo que soportar, él no podría socorrernos. Pero nuestro Salvador tomó la humanidad con todo su pasivo. Se vistió de la naturaleza humana, con la posibilidad de ceder a la tentación. No tenemos que soportar nada que él no haya soportado.
Para Cristo, como para la santa pareja del Edén, el apetito fue la base de la primera gran tentación. Precisamente donde empezó la ruina, debe empezar la obra de nuestra redención. Así como por haber complacido el apetito Adán cayó, por sobreponerse al apetito Cristo debía vencer. "Y habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, después tuvo hambre. Y llegándose a él el tentador, dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se hagan pan. Mas él respondiendo, dijo: Escrito está: No con sólo el pan vivirá el hombre, mas con toda palabra que sale de la boca de Dios."

DTG146 El pueblo sabía muy bien que en sí misma la serpiente no tenía poder de ayudarle. Era un símbolo de Cristo. Así como la imagen de la serpiente destructora fue alzada para sanar al pueblo, un ser "en semejanza de carne de pecado"* iba a ser el Redentor de la humanidad.

DTG278 Cristo es la escalera que Jacob vio, cuya base descansaba en la tierra y cuya cima llegaba a la puerta del cielo, hasta el mismo umbral de la gloria. Si esa escalera no hubiese llegado a la tierra, y le hubiese faltado un solo peldaño, habríamos estado perdidos. Pero Cristo nos alcanza donde estamos. Tomó nuestra naturaleza y venció, a fin de que nosotros, tomando su naturaleza, pudiésemos vencer. Hecho "en semejanza de carne de pecado,"* vivió una vida sin pecado. Ahora, por su divinidad, echa mano del trono del cielo, mientras que por su humanidad llega hasta nosotros. El nos invita a obtener por la fe en él la gloria del carácter de Dios. Por lo tanto, hemos de ser perfectos, como nuestro "Padre que está en los cielos es perfecto."

DTG16 Satanás representa la divina ley de amor como una ley de egoísmo. Declara que nos es imposible obedecer sus preceptos. Imputa al Creador la caída de nuestros primeros padres, con toda la miseria que ha provocado, e induce a los hombres a considerar a Dios como autor del pecado, del sufrimiento y de la muerte. Jesús había de desenmascarar este engaño. Como uno de nosotros, había de dar un ejemplo de obediencia. Para esto tomó sobre sí nuestra naturaleza, y pasó por nuestras vicisitudes. "Por lo cual convenía que en todo fuese semejado a sus hermanos." Si tuviésemos que soportar algo que Jesús no soportó, en este detalle Satanás representaría el poder de Dios como insuficiente para nosotros. Por lo tanto, Jesús fue "tentado 16 en todo punto, así como nosotros."*  Soportó toda prueba a la cual estemos sujetos. Y no ejerció en favor suyo poder alguno que no nos sea ofrecido generosamente. Como hombre, hizo frente a la tentación, y venció en la fuerza que Dios le daba. El dice: "Me complazco en hacer tu voluntad, oh Dios mío, y tu ley está en medio de mi corazón."* Mientras andaba haciendo bien y sanando a todos los afligidos de Satanás, demostró claramente a los hombres el carácter de la ley de Dios y la naturaleza de su servicio. Su vida testifica que para nosotros también es posible obedecer la ley de Dios.

DTG21 Los que deseaban servir a Dios, y trataban de observar los preceptos rabínicos, luchaban bajo una pesada carga. No podían hallar descanso de las acusaciones de una conciencia perturbada. Así Satanás obraba para desalentar al pueblo, para rebajar su concepto del carácter de Dios y para hacer despreciar la fe de Israel. Esperaba demostrar lo que había sostenido cuando se rebeló en el cielo, a saber, que los requerimientos de Dios eran injustos, y no podían ser obedecidos. Aun Israel, declaraba, no guardaba la ley.

DTG92 Satanás había señalado el pecado de Adán como prueba de que la ley de Dios era injusta, y que no podía ser acatada. En nuestra humanidad, Cristo había de resarcir el fracaso de Adán. Pero cuando Adán fue asaltado por el tentador, no pesaba sobre él ninguno de los efectos del pecado. Gozaba de una plenitud de fuerza y virilidad, así como del perfecto vigor de la mente y el cuerpo. Estaba rodeado por las glorias del Edén, y se hallaba en comunión diaria con los seres celestiales. No sucedía lo mismo con Jesús cuando entró en el desierto para 92 luchar con Satanás. Durante cuatro mil años, la familia humana había estado perdiendo fuerza física y mental, así como valor moral; y Cristo tomó sobre sí las flaquezas de la humanidad degenerada. Únicamente así podía rescatar al hombre de las profundidades de su degradación.
 

DTG710 Al principio de la gran controversia, Satanás había declarado que la ley de Dios no podía ser obedecida, que la justicia no concordaba con la misericordia y que, si la ley había sido violada, era imposible que el pecador fuese perdonado.  Cada pecado debía recibir su castigo, sostenía insistentemente Satanás; y si Dios remitía el castigo del pecado, no era un Dios de verdad y justicia.  Cuando los hombres violaban la ley de Dios y desafiaban su voluntad, Satanás se regocijaba.  Declaraba que ello demostraba que la ley de Dios no podía ser obedecida; el hombre no podía ser perdonado.  Por cuanto él mismo, después de su rebelión, había sido desterrado del cielo, Satanás sostenía que la familia humana debía quedar privada para siempre del favor de Dios.  Insistía en que Dios no podía ser justo y, al mismo tiempo, mostrar misericordia al pecador.

DTG711 Por su vida y su muerte, Cristo demostró que la justicia de Dios no destruye su misericordia, que el pecado podía ser perdonado, y que la ley es justa y puede ser obedecida perfectamente.  Las acusaciones de Satanás fueron refutadas.  Dios había dado al hombre evidencia inequívoca de su amor.

CS543 "El que encubre sus transgresiones, no prosperará; mas el que las confiesa y las abandona, alcanzará misericordia." (Proverbios 28: 13, V.M.) Si los que esconden y disculpan sus faltas pudiesen ver cómo Satanás se alegra de ello, y los usa para desafiar a Cristo y sus santos ángeles, se apresurarían a confesar sus pecados, y a renunciar a ellos.  De los defectos de carácter se vale Satanás para intentar dominar toda la mente, y sabe muy bien que si se conservan estos defectos, lo logrará.  De ahí que trate constantemente de engañar a los discípulos de Cristo con su fatal sofisma de que les es imposible vencer. Pero Jesús aboga en su favor con sus manos heridas, su cuerpo quebrantado, y declara a todos los que quieran seguirle: "Bástate 544 mi gracia." (2 Corintios 12: 9.) "Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.  Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga." (S.  Mateo 11: 29, 30.) Nadie considere, pues, sus defectos como incurables.  Dios concederá fe y gracia para vencerlos.

TM409410 ¡Oh, cuánto mejor sería si todos los que hacen esto estuvieran relacionados con alguna otra clase de trabajo que el de las instituciones sagradas señaladas por Dios como sus grandes centros!  Se cree que éstas se hallan bajo la dirección del Espíritu Santo; pero esto es un error.  No hacen la obra de Dios felizmente; no dan evidencia de que comprenden su sagrado carácter.  Su influencia descarría a otros, haciéndoles considerar livianamente los instrumentos ordenados por Dios para la salvación de las almas, e induciéndolos a pensar que pueden presentar sus propias ideas, y sus pensamientos y planes comunes.  Así se desciende a un nivel bajo, ordinario, y Dios resulta grandemente deshonrado.
Dios quisiera que todos los que tienen una experiencia semejante impresa en su vida religiosa, eligieran una ocupación en cualquier otra parte, en esferas de trabajo modestas, donde los intereses eternos no fueran disminuidos por sus vidas no consagradas.  Allí hay menos oportunidad de ser tentados.  El trabajo fatigoso y cansador del cuerpo neutraliza y subyuga sus malas propensiones, y otros no serán modelados por sus dañinas tendencias y rasgos de carácter.
NO HAY CAMPO NEUTRAL*
Los que tienen alguna relación con la obra de Dios en cualquiera de nuestras instituciones deben tener comunión con Dios, y debe encargárselas que hagan lo recto bajo toda circunstancia, a fin de que sepan dónde serán hallados en el día de la prueba. 410 Nadie que esté relacionado con la sagrada obra de Dios puede permanecer en campo neutral.  Si un hombre está dividido, indeciso, inestable, hasta que esté seguro de que no perderá nada, muestra que es un hombre a quien Dios no puede usar. Pero muchos trabajan de esta manera. No han sido señalados por Dios, o de otra suerte han dejado decididamente de ser manejados por el poderoso agente del Espíritu Santo.
El Señor usará a los hombres educados si su supuesto conocimiento no los induce a querer manejar al Espíritu Santo, y a tratar de enseñar al Señor que el procedimiento humano es mejor que los planes divinos, porque se aviene mejor con la opinión popular.  Todos los que están en el servicio de Dios se hallan en la obligación de permanecer firmes, con valor, y hacer frente al prejuicio, a la oposición y a la pasión humana.  Deben recordar siempre que son siervos de Dios, y que trabajan en su servicio.
Mensajeros de Dios
El Señor quiere que su pueblo se aparte de todo lo que no esté de acuerdo con las Escrituras con respecto al ministerio.  Los hombres llamados al ministerio no deben ser convertidos en ídolos, no debe mirárselos con reverencia supersticiosa; y debido al poder que invisten por medio de su oficio, el pecado en ellos no debe perder su carácter ofensivo.  Su mismo oficio hace que el pecado en ellos sea más excesivamente pecaminoso; pues al cometer pecado se convierten 411 en ministros del pecado, agentes de Satanás, por medio de los cuales éste puede consumar su éxito para perpetuar el pecado.
 

Carta de Elena White a G. F. Watson sobre el diezmo.
(Encontrado en el CD-ROM de los escritos de EGW)

A petición de la Comité de la defensa de literatura, el secretario de Fideicomisarios prepararon una carta “ La Sra. White y el diezmo” para ser usada donde fuera necesaria para tratar con  la desinformación que ahora se ha hecho circular ampliamente por C.A. Anderson, La Vara del Pastor, y otros.
Se hace uso de una comunicación escrita por la Señora White in 1905 a G. F. Watson, presidente de la conferencia de Colorado. Parece ser aconsejable, para tratar con esta cuestión, poner la carta Watson completa junto con otras citas  relacionadas de la pluma de la Sra. White.
Mientras la letra al Anciano Watson has sido impresa por seis u ocho diferentes personas y habiendo circulado ampliamente, esta es la primera vez que ha sido copiada por el White Estate desde que se escribió en 1905.

“Mi hermano, deseo decirle, sea cuidadoso en como se mueve. No esta actuando prudentemente. Lo menos que tenga que hablar acerca del diezmo que ha sido  destinado a los mas necesitados y  desalentados campos en el mundo, lo más  juicioso será.
Me ha sido presentado por años que mi diezmo tenía que ser destinado por mi misma para ayudar a los ministros negros o blancos que  estaban olvidados y no recibían lo suficiente para suplir las necesidades de sus familias.
Cuando mi atención fue llamada hacia los ministros de más edad, fueran negros o blancos, fue mi tarea especial, investigar sus necesidades y suplirlas.

Este era mi trabajo especial, y lo he hecho en un número de casos.
Ningún hombre debiera darle notoriedad a el hecho que en casos especiales el diezmo  es usado de esa forma.
En cuanto al trabajo de los negros en el Sur, que  campos han sido y continúan  siendo robados de los medios que debieran llegar a los trabajadores en ese campo. Si han habido casos  donde nuestras hermanas se han destinado sus diezmos para sustentar económicamente a los ministros que trabajan entre la gente negra en el Sur, deje que cada hombre, si es sabio, que mantenga su paz.

Yo misma he destinado mi diezmo para los casos que se me han informado.
He sido instruida para hacer esto, y como el dinero no es retenido de la tesorería del Señor , este es un caso sobre el cual no se debiera comentar, porque esto haría necesario dar a conocer estos asuntos,  los cual no deseo hacer, porque no es lo mejor.
Algunos casos han sido mantenidos ante mi por años, y yo he suplido sus necesidades de el diezmo, como Dio me instruyó que hiciera. Y si alguna persona me dijera, Hermana White, Ud. dirija mi diezmo hacia donde Ud. sabe que se necesita más, le diría, Si, si lo haría; y lo he hecho así. He recomendado a esas hermanas que pusieran su diezmo donde ha habido  más necesidad.

Los miembros no han de ser borrados por razones económicas.  Un miembro no debe ser nunca borrado del registro de la iglesia o no poder prestar ayuda financiera a alguno de los ramos de la iglesia, o por no haberlo hecho. La condición de miembro descansa primariamente sobre una base espiritual, y sin embargo, es el deber de todo miembro sostener financieramente la obra de la iglesia en la medida de su capacidad, pero nunca debe de ser privado de su carácter de miembro simplemente por no poder prestar ayuda financiera a la iglesia o por no hacerlo.
 



Ultima Modificación en Dic 19   2,000
19/12/2009
WebServant Christian Gutierrez