El Génesis y la Geología Parte 6

 

 

V. TENDENCIAS RECIENTES EN EL PENSAMIENTO GEOLÓGICO

Durante las décadas pasadas, la ciencia de la geología ha estado experimentando cambios en conceptos, altamente significativos y revolucionarios en su teoría. Estos cambios son sumamente amplios en su alcance y atañen especialmente a una catástrofe de un tipo semejante al diluvio que se describe en el Génesis.

A. Tectónica de placas

La idea de la tectónica de placas es completamente sencilla: los continentes y los fondos de los océanos han estado deslizándose, con respecto a la superficie de la tierra, como resultado de la desviación del material de la corteza terrestre, hacia el interior derretido, a lo largo de algunos límites y a la vez del replegamiento a lo largo de los límites opuestos, debido a la expulsión del material del interior derretido.

 

Es tan abarcante este concepto, que es necesario aceptarlo o rechazarlo enteramente. Al paso que se aceptaron algunas especulaciones concernientes a esta idea a principios de este siglo, fue tan sólo a mediados de la década de 1960 cuando ella alcanzó una aceptación muy difundida. Quienes no la aceptaron, fueron muy criticados.
Cualquiera que observe la forma de los continentes, queda impresionado con el parecido del contorno de la costa oriental de Norte y Sud América con la costa occidental de Europa y África. La teoría de la tectónica de placas, y más especialmente en este caso la teoría de la deriva continental, sugiere que durante el período pérmico estos continentes estaban unidos, no existía un océano Atlántico entre ellos, y que desde entonces se han estado separando mediante un desplazamiento.
A fin de entender mejor el proceso implicado, deben considerarse más detalles acerca de la organización de la superficie de la tierra.
Cuando se las considera en una escala mundial, las rocas son mucho menos rígidas que lo que normalmente uno se imagina. Esta cuestión es mayormente un asunto de apreciación relativa. Por ejemplo, una pulga que camine por encima de una cubierta de goma (llanta), podría pensar que la cubierta es bastante sólida, al paso que nosotros pensamos que es flexible. La Tierra se comporta más como un plástico suave que como un sólido rígido. Muchísima gente está familiarizada con las mareas del océano que son causadas por la atracción gravitatoria de la Luna y el Sol. La Tierra "sólida" también responde a la atracción de la Luna y el Sol, sólo que en una escala mucho menor. Los terremotos también demuestran que la tierra no es tan rígida. En un corte transversal de la superficie de la tierra (Fig. 2), la corteza debajo de los continentes consiste en una roca de tipo granítico, al paso que debajo de los océanos consiste en un basalto más denso (Sección IV-B). Una delgada capa exterior de sedimento cubre una buena parte de los continentes y de los océanos. Los continentes graníticos tienen una densidad que es menor (2,7) que la del basalto del océano (3,0) o que la litosfera que está debajo (más o menos 3,3) (Fig. 2). Por lo tanto, los continentes graníticos literalmente flotan por encima de rocas más densas que están debajo, en una manera parecida a la madera que flota encima del agua.
La teoría de la tectónica de placas divide la superficie de la Tierra en dos capas principales. La litosfera en la parte exterior es más rígida y consiste en la corteza y aproximadamente 100 Km. de la parte superior del manto. La astenosfera que es más plástica está debajo y es parte del manto.
La teoría sugiere que en algunas regiones, tales como la costa occidental de Sudamérica (Fig. 2), la litosfera está siendo incrustada en el manto. En otros lugares, tales como la cadena del Atlántico medio, la astenosfera se convierte en litosfera. Los continentes "flotan" pasivamente encima a medida que el fondo del océano se produce y es absorbido en diferentes zonas longitudinales de la tierra, tales como la cadena del Atlántico medio y la costa occidental de Sudamérica. Se supone que los continentes que estuvieron juntos durante el período pérmico, antes del pérmico estaban separados y tenían una configuración y tamaño diferentes (Hurley y Rand 1969; Palmer 1974). Sin embargo, no debiera llegarse a conclusiones definitivas acerca de esta posibilidad (Dewey y Spall 1975). Le Pichon y colaboradores (1973), 86

FIGURA 2. DIAGRAMA ESQUEMÁTICO DE LA TIERRA SEGÚN LA TEORÍA TECTÓNICA DE LAS PLACAS

presentan en forma amplia y autorizada el concepto de la tectónica de placas.
La evidencia en favor de la tectónica de placas incluye: (1) La forma en que coinciden algunos de los continentes cuando teóricamente se los une. (2) La similitud de depósitos sedimentarios distintivos de Sudamérica con los del África. (3) Diseños simétricos de reversión magnética en la corteza oceánica a ambos lados de las cadenas de montañas o riscos, lo que sugiere que el basalto es exturbado a lo largo de esos riscos y después se esparce lateralmente luego de ser magnetizado con la polaridad prevaleciente. (4) La concentración de terremotos de profundidad llega hasta 700 km. en de las zonas donde la litosfera se supone que penetra en la tierra, en contraste con los terremotos superficiales, que penetran hasta 20 km., en zonas tales como la cadena montañosa del Atlántico medio, donde se supone que la litosfera se está formando (Fig. 2). Gass y colaboradores presentan un buen resumen en favor de la doctrina de la tectónica de placas (1972).

Las objeciones en contra del concepto de la tectónica de placas incluyen: (1) El problema de hacer coincidir algunos de los continentes. Por ejemplo, es necesario eliminar Centro América a fin de hacer que Norte y Sudamérica coincidan con Europa y África. (2) La falta de una explicación satisfactoria para el mecanismo del movimiento de placas. (3) Una buena cantidad de datos paleontológicos y paleoclimáticos sugieren que los continentes nunca se han movido. Kahle (1974) ha editado un tomo que presenta objeciones a la tectónica de placas.
El concepto de la tectónica de placas ha sido aceptado por la gran mayoría de los geólogos. Esta teoría, que es el cambio más significativo en el pensamiento de los geólogos de este siglo, ha causado y todavía está causando la revisión de muchos conceptos geológicos. Muchos puntos importantes todavía permanecen sin definición. Sin embargo, puesto que la idea es tan bien aceptada, se espera que sature el pensamiento de los geólogos durante muchos años. Sólo el tiempo dirá si la teoría resultará un éxito permanente o sólo será otro concepto transitorio. Si bien es cierto que los datos en favor de este concepto son muy impresionantes, se impone que seamos precavidos. Las informaciones recientes en cuanto al lecho de los océanos son "tanto perturbadoras como reveladoras" (Kaneps 1974). La teoría de la tectónica de placas tiene una cantidad de características interesantes que apoyan el concepto del 87 diluvio del Génesis. Tal como hace resaltar Dickinson (1974), los movimientos horizontales de la litosfera deben ser acompañados por movimientos mayores verticales que se esperarían en la mayoría de los modelos que se tienen del diluvio (Sección VI-B). La separación de los continentes representa una escala de actividad que sería de esperarse en el diluvio del Génesis. El concepto de una tierra menos rígida requerido por la teoría de la tectónica de placas hace que los cambios mayores que debieron acompañar al diluvio sean mucho más razonables.


Anterior
 


El fin de los dinosuarios

 

¿Terminaron los dinosaurios con el famoso "meteoro" de la Península de Yucatán?

 

En el principio: Cómo creó Dios le mundo en 7 días literales, incluyendo los dinosaurios, refutación del "Big Bang" , qué ocurrió cada día de la creación.
¿Abuelito? Está historia prueba que la teoría de la evolución está llena de huecos.
¡Ya viene! Lea la historia del diluvio y como la Escritura apoya la reciente edad de la tierra, además de la creación de los dinosaurios.

Para más información en este sitio visite nuestra sección Creacionista.

 

 

¡Agregue nuestra barra de herramientas a su PC para obtener noticias sobre actualizaciones inmediatas y a la vez colabora con nosotros!

10/03/2010