La Fe de Jesús  Lección  No. 12


 

 

  Lo que la Biblia enseña acerca del día de descanso.
 

 
 
 

EL DÍA DE DESCANSO DADO POR DIOS
 

 

1. ¿Cuál es el día de descanso según la ley de Dios? (Éxodo 20:8-11)
 

 
 
 

2. ¿ Para beneficio de quién se dio el sábado? (S. Marcos 2:27)
 

 
 
 

HISTORIA DEL SANTO SÁBADO
 

 

3  ¿Quién instituyó el sábado, y cuándo lo hizo? (Génesis 2:1-3)
 

 
 
 

4. ¿Qué día respetó nuestro Señor Jesucristo? (S. Lucas 4:16)
 

 
 
 

5. ¿Qué día guardaba la Virgen María? (S. Lucas 23:56)
 

 
 
 

6. ¿Qué día respetaban los apóstoles?        (Hechos 17:2)
 

 
 
 

7. ¿Qué día se guardará en el cielo? (Isaías 66:22, 23)
 

 
 
 

¿QUÉ DEBO HACER?
 

 

1. Tener cuidado de no profanar el sábado (Isaías 56:2)

2. Venerar el sábado, haciendo la voluntad de Dios (Isaías 58:13-14)

3. Obedecer a Dios antes que a los hombres (Hechos 5:29)
 

 

MI RESOLUCIÓN:
 

 

Creo que el sábado es el día del Señor. Prometo respetarlo fielmente.
 

 

Acepto ................................ 

Calificación ................................ Instructor .................................................

ESTUDIO ADICIONAL
 

 

Historia venerable del sábado. Fue dado en la creación (Génesis 2:1-3). Abrahán lo respetó (Génesis 26:5). Fue santificado por los hebreos antes de la promulgación escrita de la ley (Éxodo 16:21-30). Promulgado en la santa ley (Éxodo 20:8-11), fue guardado por Jesús (S. Lucas 6:5, 6; 4:16; S. Marcos 1:21). Respetado por la virgen María (S. Lucas 23:56). Guardado por los apóstoles (Hechos 13:14, 44; 17:2; 18:4). Se respetará en el cielo (Isaías 66:22, 23).

No hay derecho a efectuar cambios. Dios es inmutable (Malaquías 3:6). Jesús es inmutable (Hebreos 13:8). Ni hombres ni instituciones tienen derecho a efectuar cambios en la ley de Dios (S. Mateo 5:18, 19; 15:6, 9; Eclesiastés 3:14).
 

 

El cristiano debe seguir el ejemplo de Jesús. Jesús respetó los mandamientos y guardó el santo sábado (S. Lucas 4:16). El verdadero cristiano sigue en todo el ejemplo de Jesús (1 Pedro 2:21; 1 Juan 2:6, 3; S. Juan 14:15).
 

El DÍA DEL SEÑOR
 

El título de "día del Señor" corresponde legítimamente al sábado (Apocalipsis 1:10; S. Mateo 12:8). El sábado es un recordatorio perpetuo del poder creador de Dios.

A través de los siglos el sábado ha ocupado el séptimo lugar en la semana. La Biblia lo identifica como séptimo día en varios textos (Éxodo 16:26; 20:8-11; 35:2; Levítico 23:3; Ezequiel 46:1; S. Lucas 13:14). "Sábado en el lenguaje hebreo significa descanso, y es el séptimo día de la semana" (Diccionario teológico de Buck).
 

 

EL DOMINGO NO ES DÍA DE REPOSO
 

En el Nuevo Testamento aparece ocho veces la expresión "primer día de la semana" referida al domingo (S. Mateo 28:1; S. Marcos 16:2, 9; S. Lucas 24:1; S. Juan 20:1, 19; Hechos 20:7; 1 Corintios 16:2). Todas las veces se le asigna el nombre "primer día de la semana", sin atribuirle significado religioso. La contraposición, 59 veces se refiere al sábado, usando la palabra SABBATON, que significa "reposo".

"Podéis leer la Biblia desde el Génesis hasta el Apocalipsis y no encontraréis una sola línea que autorice la santificación del domingo. Las Escrituras hablan de la observancia religiosa del sábado, día que nosotros jamás santificamos" (Cardenal Gibbons, La fe de nuestros padres, pág. 98. Nueva York, 1928). Relacionado: Porque se observa el Domingo.
 

 

¿CÓMO SE EFECTUÓ EL CAMBIO?

La Biblia predice atentados graves contra la santa ley de Dios (Daniel 7:25; 8:12). Así mismo, los apóstoles previenen a cristianos sobre la apostasía y la introducción de herejías en el seno de la iglesia (Hechos 20:28, 30; 2 Tesalonicenses 2:3, 4; Romanos 1:25).

    El cambio no fue hecho por Cristo ni los apóstoles, sino que sobrevino poco a poco en una iglesia que se había apartado de principios eternos de la ley de Dios. Entraron en la Iglesia miles de paganos que no estaban plenamente convertidos y que adoraban sol, cuyo culto se hacía en el primer día la semana. Durante un tiempo se guardaron los dos días. Hasta que Constantino en su famoso decreto por el cual ordenaba que se santificara únicamente el domingo.

    Dice el decreto de Constantino: "Descansen todos los jueces, la plebe de las ciudades y los oficios de todas las artes, en el venerable día del sol".

 

    Neander, notable profesor de Historia Eclesiástica de Berlín, declara: "La fiesta del domingo, como todas las fiestas, no fue jamás sino una ordenanza humana; los apóstoles no soñaron con erigir un mandamiento divino  al respecto, como tampoco soñó la Iglesia Apostólica primitiva con trasladar al domingo las prescripciones del sábado". Dios jamás podrá aprobar dichos cambios. Nuestro Señor Jesús reprochó severamente a quienes anteponían enseñanzas humanas a la divinas (Salmo 89:33, 34; S. Mateo 15:3, 9).
 

EL SELLO DE DIOS
 

  Dios ha establecido pruebas de obediencia y lealtad para determinar quiénes son su hijos fieles.   En el Edén, era el árbol de la ciencia del bien y del mal. Ahora, el Señor tiene un SELLO, mediante el cual conoce a los que son suyos (2 Timoteo 2:19). Con dicho sello señalará o sellará a sus hijos (Apocalipsis 7:2, 3). El sello se encuentra en la ley de Dios (Isaías 8:16).
 

    Para que un sello sea válido tiene que tener tres características: nombre, cargo y jurisdicción. Si examinamos los mandamientos de la ley de Dios, encontraremos que esas características se encuentran en el cuarto mandamiento, que ordena respetar el día sábado. Por eso, santificar el sábado es una señal entre Dios y sus hijos (Ezequiel 20:12,20).


AnteriorSiguiente...