Laicos.org

¿Mujer libre o la esclava?

 

El asunto de la vestimenta de las damas en el cristianismo ha sido continuamente debatido. La Iglesia Adventista  -de todo tipo que existe ahora - no ha sido la excepción a este debate.

Se ha debatido tanto que muchas veces se ha vuelto un fin  y para algunas personas artículos de fe. Se debate si mangas o no. Si pantalones o no. Si maquillaje o no. Si tacones altos o no. El largo o corto de la falda.

Bueno digo se debate aunque desde hace muchos años en algunas iglesias ese ya no es tema de debate, sino que cada quién va vestido como mejor le parece, sin importar lo que diga la Biblia o el Espíritu de Profecía.

Muchas veces se lucha con ese asunto desde los púlpitos. Estoy de acuerdo que son puntos interesantes y necesarios dejar en claro. Pero, en última instancia hay un punto al que me quiero referir:

 La Escrituras dicen en el Nuevo Testamento: (Énfasis suplidos por el autor)

1Pedro 3:3  El adorno de las cuales no sea exterior con encrespamiento del cabello, y atavío de oro, ni en compostura de ropas;

1Pedro  3:4  Sino el hombre del corazón que está encubierto, en incorruptible ornato de espíritu agradable y pacífico, lo cual es de grande estima delante de Dios.

1Pedro  3:5  Porque así también se ataviaban en el tiempo antiguo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, siendo sujetas á sus maridos:

1Pedro  3:6  Como Sara obedecía á Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras sois hechas hijas, haciendo bien, y no sois espantadas de ningún pavor.

 

Textos de la Biblia Reina Valera 1909.

 

Nuestro Hermano Pedro, habla no de lo exterior que para él era importante, pero en el verso 4, habla de algo más importante: “del corazón” en otras palabras mente o carácter.

Y ¿Cuál era ese carácter?  “…Espíritu agradable y pacífico…” “Porque así también se ataviaban en el tiempo antiguo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios”.

 

Nuestro hermano Pedro dice: “santas mujeres” de “…Espíritu agradable y pacífico…” y esto lo lograban no por ellas mismas sino que “esperaban en Dios”.

O sea que esas características las daba Dios. No era producto del mismo hombre, sino del Espíritu de Dios mismo.

  

“…Espíritu agradable y pacífico…” Los eruditos de nuestro bello lenguaje castellano o Español (otra cuestión de debate pero no nos corresponde a nosotros el debatirlo) define Agradable como:

1. adj. Que produce complacencia o agrado.
2. adj. Dicho de una persona: Afable (Agradable, dulce, suave en la conversación y el trato.)  en el trato.
3. adj. ant. Se decía de quien tiene complacencia o gusto en hacer algo.”
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

 

Notemos lo de agradable: complacencia, dulce, suave en la conversación y trato.

Habla de una esposa complaciente: que da o hace lo que se le solicita. Es dulce o sea que las personas que la rodean quedan contagiadas de esa dulzura. Les gusta estar al lado de esa esposa o madre porque su trato es lindo, bello y ni los hijos, ni su esposo que quieren “despegar” de su lado.

No es una esposa o madre que grita a sus hijos o esposo. Da buen trato a todos lo que la rodean.

 

Ojalá que no sean esposas que digan a sus esposos: “¿Y quién eres tú para decirme que hacer?”, “¿Y tú quién eres para escoger mis amistades?”, “Haré esto te guste o no te guste.”

Estoy seguro que en nuestras lectoras de Laicos.org no hay ese tipo de madres y esposas.

 

Seguimos con el mismo verso 4 “siendo sujetas á sus maridos”. De dulce trato, complacientes y aquí viene la parte donde la piedra se encontró con el coyol “Palmera…..Produce en grandes racimos una fruta de pulpa amarillenta y cuesco durísimo y negro… Real Academia Española  ©”,  tanto la piedra como el coyol son duros y cuesta que la piedra quiebre el coyol.

La parte de “siendo sujetas á sus maridos”  (vea: 1 Corintios 14:34; Efesios 5:22; Colosenses 3:18;Tito 2:5; 1 Pedro 3:1) es donde muchas queridas hermanas saltan y se retuercen o comienzan a razonar: “Eso era para el pasado, ahora es diferente”, “¿Yo sujetarme a un hombre? Nunca.”  y cosas por el estilo.

Entonces el adorno o el carácter: dulce, complaciente, de buen trato, sujetas a su marido en todo.

La Escritura hace una alegoría o ilustración sobre dos mujeres las cuales tuvieron a su vez dos hijos:

Una libre y una esclava. (Gál. 4:22-23)
La libre Sara y la esclava Agar. Ambos tuvieron dos hijos: Sara por la promesa, Agar con ayuda humana.

Una es esclava del pacto de la ley o el Monte Sinaí: Agar. A ella le cae el peso del pacto según la carne.

A Sara: la comparan con la Jerusalén de arriba, la libre. Y madre de todos nosotros.

Quiero hacer una reflexión. Miremos como Sara trataba a su esposo Abraham.
¿Cómo ella le decía a su marido? : señor. (1 Pedro 3:6  ). Si así: señor.
Pregunto: ¿Qué esposa llama señor a su esposo? O responde: ¿Mándeme? Si mis queridos y caros hermanos y hermanas.

Nuestro hermano Pedro Apóstol nos dice que el ornato de Sara y de aquellas mujeres piadosas era su carácter agradable y pacífico. 1Pe 3:4 

Definitivamente el carácter es vital en las relaciones del hogar y de la Iglesia.

Yo no encuentro en las Escrituras a Sara diciendo a su señor:

“¿Y tú quién para decirme quienes son mis amigos?”

“¡Iré a ese lugar, quieras o no quieras!”

Y cosas por el estilo.

Pero el sábado de tarde sol al ponerse sábado a de llegar – como dice un corito.

Y con todos esos desacuerdos de carácter, la familia se reúne a recibir el sábado.

Muchas veces creemos que el recibir el sábado solo es sentarse a cantar y orar. Correr a arreglar comida y ropa.

Pero el arreglo, el atavío para recibir al Señor del sábado lo dejamos en la entrada de la casa.

La mujer tenía y tiene todavía en la cultura judía una parte importante en la recepción del Sabbat o sábado.

La madre de la familia es la encargada de hacer un ritual sobre unas velas al comenzar el sábado ¿Por qué?

Inserto de forma parcial la traducción libre de éste artículo:

“¿Por qué las mujeres judías encienden las velas en Shabbat?:

Es un mitzvah (mandamiento) para que los judíos encender velas para comenzar a guardar en Shabbat. Es un mitzvah para que los hombres judíos y las mujeres enciendan velas del Sabbat en la noche de viernes. Puesto que la esposa tiene generalmente más influencia sobre el espíritu del hogar, le dieron el privilegio de encender las velas de Shabbat. Si vive un hombre vive solo, él debe encender las velas.

¿Por qué haga las mujeres judías encienden las velas el viernes por la noche?

Según Rashi (Talmud, Shabbat 31b), obligan a las mujeres a encender las velas de Shabbat porque las mujeres eran responsables de amortiguar la luz del mundo (Eve fue tentada por la serpiente) y ahora deben traer la luz nuevamente dentro del mundo. Otros dicen que se las lo hacen simplemente porque están más asociadas al hogar. La explicación que me gusta mejor es que la naturaleza naturalmente espiritual de las mujeres las califica de mejor manera para ser responsables de traer el Espíritu  del Shabbat en el hogar.”

(Fuente del artículo insertado: http://judaism.about.com/od/sabbath1/p/all_nerot.htm Artículo completo en Inglés)

 

Como pudieron leer y observar la esposa o madres es la persona que trae el sábado al hogar. ¿Cómo ella lo traer? Con el carácter que describe el Apóstol Pedro. Del espíritu de la madre depende en gran medida  sábado que guardará la familia.

Madres y hermanas: ¿Cómo cual mujer quiere ser? Como Agar, la esclava, la que estaba bajo la ley o como Sara, la libre, la que representa a la nueva Jerusalén?

Así que mis queridas hermanas y madres: Que su atavío sea el carácter de aquellas santas mujeres.

Termino con ésta reflexión: ¿Por qué en nuestros países latinos se tiene la costumbre de presentar a las esposas como “mi señora”, pero ellas nunca nos presentan como “mi señor”?

Bendiciones a todos y que tengamos un feliz sábado.


Relacionado:

El Espíritu del sábado.
Los cinco lenguajes del amor
¿Cómo está la salud de su matrimonio?
Como enfrentar las desilusiones en el matrimonio.
Los fundadores del hogar.
El Casamiento de Isaac

Separación y razones para el divorcio.
La cabeza del hogar
La influencia del hogar
Yo me casé con un alcohólico

 

 

17/04/2010 06:48:01 a.m.