Laicos.org

Con azúcar en la sangre No hay dulzura que valga

Revista 60.

Mi mamá murió de azúcar hace seis años yo tenía 31 y ahí no más me enfermé, también tengo azúcar. Desde ese día tomo tratamiento diario”, nos cuenta José Luis Castro, en la clínica de Enfermos Crónicos en Juigalpa.

Soy policía y trabajo fuera del pueblo, no puedo hacer dieta si estoy en el pegue. Si se me altera el azúcar me da sed que quisiera andar un hielo en la barriga. De noche me desvelo por la orinadera, y amanezco que no quiero ni hablar”.

“A veces nadie le aguanta el carácter, dice su esposa Patricia Urbina”. “El era gordito y bajó como 45 libras.
Yo lo veo mejor, pero los amigos le dicen que yo lo tengo arruinado, que ya no come ni toma con ellos y por eso vive más deprimido”.

 

También Nicolasa Bonilla nos cuenta: “Cumplí 43 años sin enfermarme de nada, ahora llevo 4 años con azúcar, y la pastilla no me llega, sólo la insulina.
Si se me baja el azúcar, me mareo, sudo helado, me duele la cabeza, y no quiero comer y así ando…

Otras veces mas bien se me sube, me siento hirviendo, el piso se me hunde, y andar con ese asco, me aflije.
“La diabetes resulta cuando una persona tiene alterada el azúcar en la sangre. La mayoría de los diabéticos son personas mayores de 40 años que se controlan el azúcar con pastillas o sólo con la dieta.

Hay otras que padecen de azúcar desde los 20 años en adelante y son dependientes de la insulina o sea que de por vida, tienen que inyectarse la insulina además de seguir una dieta.
Casi siempre tienen familiares que padecen de azúcar” nos dice el doctor Julio César Oporta, en la Clínica de Enfermos Crónicos, en Juigalpa.

Pero el azúcar baja o hipoglicemia se presenta en el diabético cuando no sigue las orientaciones. Hay gente que toma el medicamento pero no lleva la dieta como se debe y así pueden caer en azúcar baja.

Esa bajada y subida del azúcar descontrolan el cuerpo del diabético y pueden aparecer otras complicaciones en el corazón, en los ojos, en los riñones, las heridas no se cierran y a veces, hay que cortar un dedo o una pierna. Por último el enfermo se puede gravar.

“Hay gente que no cree que el que padece de azúcar puede aprender a controlarla sólo con dieta”, sigue diciendo el doctor Oporta.

Los medicamentos y la misma insulina son sólo una alternativa para el que no logra controlar su azúcar con la dieta adecuada, por el trabajo o por problemas económicos.
Aquí le damos una dieta más libre y a la par se le da el medicamento de acuerdo a la cantidad de azúcar que le sale en el examen. El tratamiento se le va cambiando y en la medida que se controle, queda sólo con la dieta.

Si usted tiene familiares diabéticos evite llegar a padecer de azúcar, aprenda a comer sin grasa y a combinar sus comidas con ensaladas de verduras y frutas.

“El gran problema es que en Nicaragua freimos casi todo lo que comemos, lo que hace difícil encontrar comida sana en las comiderías fuera de la casa”, dice don Oscar Debbe, especialista en medicina natural y nutrición.

Si usted es diabético evite comer grasa, carnes, comida enlatada, mortadela, chorizo, todos los dulces, gaseosas y reposterías. Todas estas comidas complican el trabajo del páncreas y no dejan producir la insulina que el cuerpo necesita. Para refrescar el páncreas y el hígado haga una sopa de cebolla con tomate y tómela dos veces al día.

Tome sopas con esas verduras sencillas: chayotes, frijolitos verdes, pipianes y ayote. También haga guisos sin aceite, cocínelos al vapor y con poco agua para que no pierdan los minerales.

Regule su nivel de azúcar, y coma ensaladas crudas con apio, culantro, ajo, cebolla y tomate, póngale unas gotitas de limón y una cucharadita de aceite de oliva.

Si le gusta el pan o la tortilla de les una tostadita y su digestión será más suave. Si le gustan las papas o el camote coma sólo una vez a la semana y en pocas cantidades.

Camine todos los días media hora para que el cuerpo se recupere del oxígeno y de la energía que le roba la enfermedad.


Tomado de: http://www.simas.org.ni/revistaenlace/articulo/1255


Lecturas relacionadasLecturas relacionadas

Naturismo y Nutrición Infantil por Oscar Debbe 

Manifiesto de la Reforma Pro-Salud por Oscar Debbe

Adiós a la comida chatarra  Por Oscar Debbe

Una novedorsa forma de diagnostico Por Oscar Debbe

Escuhe
El Santuario Organico y Vida natural versus 666 por Oscar Debbe. En Formato RealAudio(r)*

* © 2010 RealNetworks, Inc. RealPlayer y el logotipo de RealPlayer logo son marcas registradas y marcas comerciales de RealNetworks, Inc. Todas las demás marcas comerciales son propiedad de sus respectivos dueños.

Actualizado: 18/12/2010 01:34:09 p.m.