Laicos.org

Confianza en el poder Divino


Aire Sol  Abstinencia Descanso Ejercicio Regimen Alimenticio Agua Confianza en Dios  Índice Home

Exodo 3:14   Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.

Gn:1:1: EN el principio crió Dios los cielos y la tierra. (RVA)

 Exodo 14:14  Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.

Salmos 40:4  Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la  mentira.

Salmos 94:22  Mas Jehová me ha sido por refugio, Y mi Dios por roca de mi confianza.

Proverbios 3:26 Porque Jehová será tu confianza, Y él preservará tu pie de quedar preso.

Proverbios 14:26 En el temor de Jehová está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.

Isaías 30:15  Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en  confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis,

Jeremías 17:7 Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.


Es imposible que nosotros, con nuestra propia fortaleza sostengamos el conflicto; y todo lo que aleje a nuestra mente de Dios, todo lo que induzca al ensalzamiento o a la dependencia de sí, prepara seguramente nuestra caída.  El tenor de la Biblia está destinado a inculcarnos desconfianza en el poder humano y a fomentar nuestra confianza en el poder divino. Conflicto y valor, Pág. 178

Les esperaba un viaje que duraría varios meses.  Los hombres llevaban consigo a sus esposas y sus hijos, así como sus posesiones, además de un gran tesoro para el templo y su servicio.  Esdras sabía que en el camino los acecharían enemigos listos para saquearlos y matarlos a él y a su grupo; y sin embargo no solicitó al rey fuerza armada para su protección. . . En este asunto, Esdras y sus compañeros vieron una oportunidad de ensalzar el nombre de Dios delante de los paganos.  Quedaría fortalecida la fe en el poder del Dios viviente si los israelitas mismos revelaban una fe implícita en su Caudillo divino.  Resolvieron por lo tanto poner toda su confianza en Él.  No quisieron pedir guardia de soldados, para no dar a los paganos ocasión de asignar a la fuerza del hombre la gloria que pertenece a Dios solo.  No podían correr el riesgo de despertar en la mente de sus amigos paganos una duda en cuanto a la sinceridad de su confianza en Dios como pueblo suyo. . . Serían protegidos tan sólo por la observancia de la ley de Dios y por sus esfuerzos para acatarla. . . "Ayunamos pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y él nos fue propicio" (Profetas y Reyes, págs. 448-450, 452, 453).

Con corazón agradecido, trató entonces de retirarse de la muchedumbre; pero de repente Jesús se detuvo. . . El Salvador podía distinguir el toque de la fe del contacto casual de la muchedumbre desprevenida.  Una confianza tal no debía pasar sin comentario. . . Hallando que era vano tratar de ocultarse, ella se adelantó temblorosa, y se echó a los pies de Jesús.  Con lágrimas de agradecimiento, relató la historia de sus sufrimientos y cómo había hallado alivio. Jesús le dijo amablemente: "Hija, tu fe te ha salvado: ve en paz".  El no dio oportunidad a que la superstición proclamase que había una virtud sanadora en el mero acto de tocar sus vestidos.  No era mediante el contacto exterior con él, sino por medio de la fe que se aferraba a su poder divino, como se había realizado la curación. . .
Así es también en las cosas espirituales.  El hablar de religión de una manera casual, el orar sin hambre del alma ni fe viviente, no vale nada.  Una fe nominal en Cristo, que le acepta simplemente como Salvador del mundo, no puede traer sanidad al alma. . . No es suficiente creer acerca de Cristo; debemos creer en él; la única fe que nos beneficiará es la que le acepta a él como Salvador personal; que nos pone en posesión de sus méritos (El Deseado de Todas las Gentes, págs. 311- 313).

Si Moisés hubiera esperado que Dios hiciese el trabajo por él, nunca hubiera estado preparado para su posición de confianza.  La luz del cielo vendrá a los que sienten necesidad de ella y que la buscan como tesoros escondidos.  Pero si nos hundimos en un estado de inactividad, permitiendo que nos gobierne el poder de Satanás, Dios no nos enviará su inspiración.  A menos que ejercitemos al máximo las facultades que Dios nos ha dado, siempre seremos débiles e ineficientes.  Se necesita mucha oración y el ejercicio más vigoroso de la mente si queremos estar preparados para realizar el trabajo que Dios nos confíe.  Muchos nunca alcanzan la posición que podrían ocupar porque esperan que Dios haga para ellos lo que él les ha dado capacidad de hacer por sí mismos.  Todos los que hayan de ser útiles en esta vida deben pasar por la escuela de la disciplina mental y moral más severa, y entonces Dios los ayudará combinando el poder divino con el esfuerzo humano. . .
Los hábitos equivocados no son vencidos por un solo esfuerzo.  Sólo mediante una lucha larga y penosa se domina al yo (Testimonies, tomo 4, págs. 610-612).

La oración es la herramienta del éxito establecida por el cielo. Exhortaciones, peticiones y ruegos entre hombre y hombre, mueven a los hombres y desempeñan una parte en el control de los asuntos de las naciones. Pero la oración mueve al cielo. Sólo ese poder que viene en respuesta a la oración hará a los hombres sabios en la sabiduría del cielo y los capacitará para trabajar en la unidad del Espíritu, unidos por el vínculo de la paz. La oración, la fe y la confianza en Dios ponen en juego un poder divino que coloca las maquinaciones humanas en su verdadero valor: cero.
Dios nos cuida, Pág. 325.

La fe es el medio de conexión entre la debilidad humana y el poder divino. . . Debemos tratar de que se fortalezca nuestra fe. La iniquidad que abunda no debería ni por un momento hacer disminuir nuestra fe y amor por Dios, o debilitar nuestra confianza en sus seguras promesas, para que ninguna fuerte tormenta de tentación no nos desarraigue del verdadero cimiento. Tenemos una gran obra que hacer y necesitamos mayor fe. . . Mediante la comunión con Dios nuestra fe será fortalecida y las pruebas de nuestra fe serán una señal de nuestro destacado triunfo (Carta 24, 1888).

Los que se asocian íntimamente con Dios pueden no ser prósperos en las cosas de esta vida; a menudo pueden pasar por pruebas y aflicciones muy severas.  José fue calumniado y perseguido porque decidió conservar su virtud e integridad.  David, aquel siervo escogido de Dios, fue perseguido por sus malvados enemigos como si hubiera sido una bestia de presa.  Daniel fue lanzado al foso de los leones porque se mostró fiel e inconmovible en su lealtad a Dios.  Aunque a Job lo despojaron de sus posesiones mundanales y afligieron su cuerpo de tal manera que sus familiares y amigos llegaron a aborrecerlo, él conservó su integridad y su fidelidad a Dios.  Jeremías hablaba únicamente las palabras que Dios colocaba en su boca, y su claro testimonio airó de tal manera al rey y los príncipes que lo arrojaron en una mazmorra repugnante.  A Esteban lo apedrearon porque no dejaba de predicar a Cristo y éste crucificado.  A Pablo lo encarcelaron, lo azotaron con varas, lo apedrearon y finalmente lo mataron, porque fue un mensajero fiel en llevar el Evangelio a los gentiles.  El amado Juan fue deportado a la isla de Patmos "por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo".

Estos ejemplos de inquebrantable confianza humana en la fuerza del poder divino, constituyen un testimonio para el mundo acerca de la fidelidad de las promesas divinas, de su constante presencia y de su gracia sustentadora.  Mientras observa a estas personas humildes, el mundo es incapaz de discernir el valor moral que Dios les adjudica.  Es una obra de fe reposar serenamente en Dios en la hora más sombría -no importa cuán severamente probada y azotada por la tormenta-, porque sabe que nuestro Padre está en el timón.  Únicamente el ojo de la fe puede ver más allá de las cosas temporales y discernir el valor de las riquezas eternas.
Exaltad a Jesús, Pág. 323.
 
 










There have been Thanks!! Welcome!

Le agradecemos desde ya sus comentarios y sugerencias.[e-mail]Suscomentarios

[Christweb.com]
¿Desea un lugar para el home page de su iglesia completamente GRATIS?Visite Christweb.[Christweb.com]
Websiervo: Christian Gutiérrez
Última actualización 13 de Feb  2,001