Laicos.org

La Agenda del Islam

Serie de artículos sobre “El tiempo del fin” No. 84 (9 de Mayo 2002)

Autor: Samuele Bacchiocchi, Ph. D. - Profesor retirado de teología, Universidad adventista de Andrews (USA)

Tomado de: www.biblicalperspectives.com

 

 

Esta carta va a sorprender a la mayoría de nuestros suscriptores por tres razones: (1)  Es la continuación de la anterior (No. 83) en menos de una semana; No está escrita por un adventista, y (3) es más un análisis comparativo de la escatología (visión del Fin) de la Cristiandad, Judaísmo e Islamismo antes que una estricta perspectiva bíblica tal como venimos haciendo.

 

Lo que me hizo decidir a escribir estas reflexiones del Profesor Moshe Sharon, es simplemente el hecho que él nos ayuda a entender lo que últimamente se está poniendo en juego en el actual conflicto entre Israel y los Palestinos. Somos diariamente bombardeados con noticias acerca del desenvolvimiento del conflicto en Medio Este. Desdichadamente las noticias no ofrecen un entendimiento agudo de las fuerzas ideológico religiosas que están detrás de este conflicto. Las noticias sólo reportan de la destrucción de vidas humanas y propiedades, pero no de las fuerzas detrás de semejantes actividades destructivas y sin sentido.

 

Esta carta del Prof. Moshe Sharon, la cual me fue enviada por uno de nuestros suscriptores, capturó mi atención porque nos desafía a entender una creencia fundamental de la fe Musulmana, y es que el islamismo divide el mundo en dos partes: una parte ya está bajo el dominio del Islam, la otra parte deberá estarlo en el futuro. Y esto puede pasar tanto sea que el resto del mundo que no es islámico se incorpore al Islam o sea conquistado por él. Esta división del mundo fue reflejada en los últimos anuncios de Bin Laden. Él dijo: “Estos eventos han dividido el mundo entero en dos lados. El lado de los creyentes y el lado de los infieles.”

 

Durante mi reciente visita a Londres fui advertido del hecho que el cristianismo está declinando y la fe musulmana está creciendo, no sólo en Inglaterra, sino también en la mayor parte de Europa y USA. La ruda y triste realidad es que mientras los musulmanes se están infiltrando, penetrando y exitosamente propagando su fe en el mundo occidental, ningún proselitismo cristiano es permitido en países estrictamente musulmanes. De hecho los musulmanes han tenido éxito en borrar la presencia cristiana en países como Libia, Marruecos, Túnez, Algeria, Arabia Saudita, etc. En cierto tiempo estos países tuvieron florecientes comunidades cristianas. Algunos de los grandes pensadores cristianos como Agustín y Tertuliano vivieron y trabajaron en países del norte de África que eran predominantemente cristianos. Hoy el número de cristianos en esos países puede ser contado con los dedos de las manos.

 

Personalmente creo que si los musulmanes quieren que se les permita promover sus creencias en países occidentales, entonces los países musulmanes deben conceder a los cristianos la misma libertad de propagar su fe. Pero esto nunca va a ocurrir. ¿Por qué? Porque es la naturaleza de la fe musulmana, la cual cree en traer al mundo bajo el dominio del Islam. Yo pediría leer detenidamente este artículo. Está escrito por un reconocido erudito quien le ayudará a entender lo que los reporteros y políticos no están diciendo. La razón es que poca gente entiende el soporte teológico de la religión musulmana.

 

UNAS PALABRAS ACERCA DEL PROFESOR MOSHE SHARON

 

El profesor Moshe Sharon recibió su Doctorado en Historia Islámica Medieval de manos de la Universidad Hebrea en Jerusalén. Él ha servido como Consejero en Asuntos Arabes para el ex Primer Ministro Menachem Begin y para el Ministerio de Defensa. Actualmente da clases de Historia Islámica en la Universidad Hebrea.

 

LA AGENDA DEL ISLAM: UNA GUERRA ENTRE DOS CIVILIZACIONES

Por el Profesor Moshe Sharon

Profesor de historia islámica de la Universidad Hebrea, en Jerusalén

 

La guerra entre dos civilizaciones comenzó hace mucho tiempo atrás - entre la civilización basada en la Biblia y la civilización basada en el Corán. Y esto debe estar claro.

 

No existe el islamismo fundamentalista. “Fundamentalista” es una palabra que proviene del corazón mismo de la religión cristiana. Significa fe basada en la palabra de la Biblia. Fundamentalista cristiano, o guiado por la Biblia, no significa ir deambulando por ahí y matando personas. No existe el islamismo fundamentalista. Sólo hay islamismo y punto final. La cuestión es cómo el Corán es interpretado.

 

De repente vemos que los grandes interpretes del islamismo son figuras políticas de occidente. Ellos parecen saber más que todos los que predican en las mezquitas, más que todos aquellos que proclaman sus terribles sermones contra cristianos y judíos. Estos políticos occidentales dicen que hay un buen islamismo y un mal islamismo. Dicen saber cómo diferenciarlos, aunque ninguno de ellos sepa leer ni una sola palabra en árabe.

 

EL LENGUAJE DEL ISLAM

 

Como puede ver, mucho es tapado por un lenguaje políticamente correcto, mas el hecho es que la verdad se ha perdido. Por ejemplo, cuando hablamos en occidente acerca del Islam, tratamos de usar nuestro propio lenguaje y terminología. Hablamos del Islam en términos de democracia, fundamentalistas, parlamento, congreso u otras palabras, las cuales son tomadas de nuestro propio diccionario. Uno de mis profesores y uno de los grandes orientalistas en el mundo dice que usar cultura occidental para explicar el Islam es como para un periodista de baseball describir un juego de cricket usando los términos de baseball. No podemos utilizar para una cultura o civilización el lenguaje de otra. Para el Islam tenemos que usar el lenguaje del Islam.

 

PRINCIPIOS QUE DIRIGEN AL ISLAM

 

Déjeme explicarle los principios que están conduciendo la religión del Islam. Por supuesto, cada musulmán tiene que conocer el hecho que hay sólo un Dios. Un musulmán tiene que conocer el hecho que hay sólo un Dios y que Mahoma es su profeta. Estos son los fundamentos de esta religión sin los cuales no se puede ser musulmán.

 

Pero más allá de esto, el Islam es una civilización. Es una religión que dio primera y principalmente un amplio y único sistema legal que sumerge al individuo, sociedad y naciones con reglas de comportamiento. Si usted es un musulmán, debe comportarse de acuerdo a las reglas del Islam que están establecidas en el Corán y las que son muy diferentes de las enseñanzas de la Biblia.

 

LA BIBLIA

 

Déjeme explicarle la diferencia. La Biblia es la creación del espíritu de una nación en un período bien largo de tiempo, si lo vemos desde el punto de vista de un erudito en el tema, y déjeme recordarle la palabra erudición (entendimiento profundo de un asunto). Pero hay una cosa que es importante en la Biblia. Conduce a la salvación, y lo hace de dos maneras.

 

En lo que se refiere a judaísmo, conduce a la salvación nacional - no sólo una nación que quiere tener un Estado, sino una nación que quiere servir a Dios. Esa es la idea detrás del texto hebreo de la Biblia.

 

El Nuevo Testamento retoma la idea de la Biblia Hebrea y nos dirige hacia la salvación personal. Entonces tenemos estos dos tipos de salvación, que de tanto en tanto, se complementan entre si. Pero la palabra clave es salvación. Salvación personal significa que cada individuo es cuidado por Dios, por Él mismo, quien guía a la persona a través de Su Palabra a la salvación. Esta es la idea en la Biblia, ya sea que estemos hablando del Viejo o Nuevo Testamento. Todas las leyes en la Biblia, aun las más diminutas, son de hecho orientadas a este punto de la salvación.

 

También hay otro punto en la Biblia, el cual es altamente importante. Es la idea que Dios creó al hombre a su propia imagen y semejanza. Por lo tanto usted no va caminando por ahí y destruyendo de la faz de la Tierra la imagen de Dios. Muchas personas, por supuesto, usaron las reglas bíblicas y las dieron vuelta. La historia ha registrado innumerables masacres en el nombre de Dios y en el nombre de Jesús. Pero como religiones, ambas el judaísmo y el cristianismo en sus  fundamentos hablan de honrar la imagen de Dios y la esperanza de la salvación. Estos son dos principios básicos.

 

LA ESENCIA DEL ISLAM

 

Ahora analicemos un poco la esencia del Islam. El Islam nació con la idea que debería gobernar el mundo. Veamos pues la diferencia entre estas tres religiones. El judaísmo habla de la salvación nacional - al final de la historia cuando el mundo se convertirá en un mejor lugar, Israel estará en su propia tierra, gobernada por su propio rey y sirviendo a Dios. El cristianismo habla que cada persona en el mundo puede ser salva de sus pecados por medio de Jesús, mientras que el Islam habla de gobernar el mundo. Puedo aquí citar un verso en árabe, pero no hay razón de hacerlo en árabe, así que permítame citarlo en inglés: “Allah sent Mohamed with the true religion so that it should rule over all the religions” (Alá envió a Mahoma con la verdadera religión para que gobernara sobre todas las otras religiones).

 

La idea entonces es que no todo el mundo se va a hacer musulmán en aquel tiempo, sino que todo el mundo será sojuzgado por el Islam. El imperio islámico fue establecido en el año 634 DC, siete años después (640 DC) el núcleo del imperio ya estaba creado. Las reglas religiosas que fueron tomadas del Corán y de la Tradición (adjudicada al profeta Mahoma) fueron trasladadas al sistema legal verdadero. Judíos y cristianos podrían vivir bajo el Islam sólo si pagaban un impuesto especial y si aceptaban la superioridad del islamismo. Por supuesto que deben de haber sido humillados. Y judíos y cristianos viviendo bajo el Islam son humillados hasta el día de hoy.

 

Mahoma sostuvo que todos los profetas de la Biblia fueron musulmanes. Mahoma aceptó la existencia de todos los profetas bíblicos antes de él, sin embargo dijo que todos ellos fueron musulmanes. Abraham fue musulmán. De hecho, Adán mismo fue el primer musulmán. Isaac, Jacob, David, Salomón, Moisés y Jesús fueron todos musulmanes, y todos ellos escribieron con similitud al Corán. Por lo tanto la historia del mundo es historia islámica porque todos los héroes de la historia fueron musulmanes. Además, los musulmanes aceptan el hecho que cada uno de estos profetas trajo consigo alguna clase de revelación. Moisés trajo el Taurat, el cual es la Torá, y Jesús trajo el Ingeel, el cual es el Evangelio.

 

LA BIBLIA CONTRA EL CORAN

 

¿Porqué entonces la Biblia es diferente del Corán? Mahoma explica que los judíos y los cristianos olvidaron sus libros (la Biblia). Pero como este libro no ha sido cambiado ni olvidado totalmente, debe pues tener un contenido semejante al del Corán. Porque judíos y cristianos tienen parte de la verdad, el Islam concede que estos libros no pueden ser destruidos completamente por la guerra [por ahora]. Sin embargo la ley es muy clara - judíos y cristianos no tienen bajo ningún concepto el derecho de existir independientemente. Pueden vivir bajo las reglas islámicas provistas y las que sean promulgadas por el Islam para ellos.

 

LA LEY DEL ISLAM Y LA JIHAD

 

¿Qué pasa si judíos o cristianos no quieren vivir bajo las leyes del Islam? Entonces el Islam tiene que combatirlos y este combate se llama Jihad. Jihad significa guerra contra aquellas personas que no aceptan la superioridad de la ley islámica. Eso es Jihad. Pueden ser judíos, pueden ser cristianos, pueden ser politeístas (adorar a muchos dioses). Pero desde que ya no hay muchos politeístas, por lo menos en el Medio Este, la guerra es contra los judíos y los cristianos.

 

Unos días atrás recibí un panfleto distribuido en el mundo por Bin Laden donde llama a una Jihad contra Estados Unidos por ser el líder del mundo cristiano, no porque Estados Unidos apoye a Israel sino porque los americanos están profanando Arabia con sus sucios pies. Hay americanos en Arabia cuando no tendría que haber ninguna presencia cristiana. En este panfleto no hay una sola palabra sobre Israel. Sólo los americanos están profanando el hogar de los profetas.

 

DOS CASAS

 

El Corán ve al mundo como dividido en dos - una parte que está bajo el gobierno islámico y otra parte que se supone deberá estarlo en el futuro. Hay una división en el mundo que es bastante clara. Cada persona que comienza a estudiar el Islam la conoce.

 

El mundo es descrito como Dar al-Islam (la casa del Islam) - ese es el lugar donde el Islam gobierna - y la otra parte es llamada Dar al-Harb - la casa de guerra. No es la casa de los “no musulmanes”, sino la “casa de guerra”. Es la casa de guerra la que al final de los tiempos será conquistada. El mundo continuará estando en la casa de guerra hasta que caiga bajo la ley islámica.

 

Esta es la norma. ¿Porqué? Por que Alá dice eso en el Corán: “Alá envió a Mahoma con la verdadera religión para convertir a todas las demás religiones.”

 

LEY ISLÁMICA

 

Dentro de la visión islámica de este mundo, hay leyes que gobiernan las vidas de los musulmanes mismos, y estas reglas son muy estrictas. Hay cuatro escuelas de leyes que interpretan un poco diferente algunos aspectos menores de la ley, pero en lo fundamental no hay diferencia entre ellas. En todo el mundo islámico, los países han favorecido una u otra corriente de estas escuelas según las circunstancias.

 

La más estricta escuela de leyes es llamada Hanbali, principalmente viene de Arabia Saudita. No hay juegos allí, no se experimenta con el significado de las palabras. Si el Corán habla de guerra, entonces es guerra.

 

A través de los siglos hubo varias perspectivas en el Islam y con diferentes interpretaciones. Hubo buena gente que fue muy iluminada en cuanto al Islam y que trataron de interpretar las cosas de una manera diferente. Incluso trajeron tradiciones de boca de los profetas que decían que ni mujeres ni niños deberían ser muertos en la guerra.

 

Estas corrientes más liberales aun existen, pero hay una cosa que es muy importante para nosotros de recordar. La escuela de leyes Hanbali es extremadamente estricta, y hoy es la escuela que está detrás de la mayoría de los poderes terroristas. Aun si hablamos de la existencia de otras escuelas de leyes islámicas, cuando hablamos de pelear contra los judíos o el mundo cristiano liderado por Estados Unidos, es la escuela Hanbali la que es seguida.

 
 

ISLAM Y TERRITORIO

 

Esta civilización creó una muy importante y fundamental regla acerca del territorio. Cualquier territorio que cae bajo el gobierno islámico no puede ser des-islamizado. Aun si en algún momento, el enemigo [no musulmanes] toma el territorio que estaba bajo dominio islámico, el territorio es considerado del Islam para siempre. Esta es la razón por la cual siempre que oímos del conflicto árabe israelí se escucha: territorio, territorio, territorio. Hay otros aspectos del conflicto, pero territorio es de lo más importante.

 

La civilización cristiana no es solo vista como un oponente religioso, sino como una represa deteniendo el avance del Islam de obtener su objetivo final y para el cual fue creado.

 

El Islam fue creado para ser el ejército de Dios, el ejército de Alá. Cada musulmán es un soldado en este ejército. Cada musulmán que muere en este combate para la propagación del Islam es un shaheed (mártir) sin importar cómo él muera. No es una guerra que se detenga. Esta guerra está ahí pues fue creada por Alá. El Islam debe ser quien gobierne. Esta es una guerra que no terminará.

 

ISLAM Y LA PAZ

 

La paz en el Islam sólo puede existir dentro del mundo islámico; la paz sólo puede ser entre musulmán y musulmán. Con el mundo no musulmán u oponentes no musulmanes, puede haber sólo una solución - un cese de fuego provisorio hasta que los musulmanes ganen más poder. Es una guerra sin cuartel hasta el final de los días. Solamente hay paz cuando el lado islámico vence.

 

Las dos civilizaciones sólo pueden tener períodos de cese de fuego. Y esta idea de cese del fuego está basada en un muy importante precedente histórico, el cual, incidentalmente, Yasser Arafat se refirió cuando habló en Johanesburgo después que firmó el acuerdo de Oslo con Israel. Déjeme recordarle que el documento habla de paz - usted no creería si lo leyera! Pensaría que se trata de una historia de ciencia-ficción. Quiero decir que cuando uno lee el documento, no puede cree que fue firmado por israelíes que conocen perfectamente la política y civilización islámicas.

 

Pocas semanas después que el acuerdo de Oslo fue firmado, Arafat fue a Johanesburgo (capital de Sudáfrica) y en una mezquita dio un discurso en el cual se disculpaba, diciendo: “¿Piensan que yo firmé algo con los judíos que es contrario a las leyes del Islam?” (He obtenido una copia del discurso de Arafat así que lo he escuchado de su propia boca). Arafat continuó: “No es así. Estoy haciendo exactamente lo que el profeta Mahoma hizo.”

 

Cualquier cosa que el profeta Mahoma haya hecho sienta un precedente. Lo que Arafat dijo fue: “Recuerden la historia de Hodaybiya.” El profeta Mahoma hizo un acuerdo de paz con la tribu de Kuraish por diez años. Pero enseguida entrenó un ejército de 10.000 soldados y en dos años marchó por la ciudad de la Meca capturándola de manos de la tribu Kuraish. El, por supuesto, encontró algún pretexto para hacerlo.

 

De este modo, en la jurisdicción islámica, esto se convierte en un precedente legal para establecer que se puede hacer la paz pero por un plazo máximo de diez años. Segundo, a la primera oportunidad que se presente, se deberá renovar la Jihad [rompiendo de esta forma el acuerdo de paz].

 

En Israel ha tomado casi cincuenta años que la gente entienda que no se puede hablar de paz [permanente] con los musulmanes. Tomará otros cincuenta a occidente el entender que ellos tienen un estado de guerra con la civilización islámica, la cual es machista y fuerte. Esto debe entenderse: Cuando hablamos de guerra y paz, no estamos hablando en términos ingleses, franceses, belgas o alemanes. Estamos hablando de guerra y paz en términos islámicos.

 

CESE DEL FUEGO COMO UNA OPCIÓN TÁCTICA

 

¿Qué hace que el Islam acepte un cese de fuego? Sólo una cosa: cuando el enemigo es demasiado fuerte. Es una opción táctica. A veces, se debe aceptar el cese de fuego en las más humillantes condiciones. Está permitido porque Mahoma aceptó un cese de fuego bajo condiciones humillantes. Eso es lo que Arafat dijo en Johanesburgo.

 

Cuando los políticos de occidente oyen estas cosas, responden, “¿De qué estás hablando? Estás en la Edad Media. No entendéis los mecanismos de la política.” ¿Cuáles mecanismos de la política? No hay mecanismos de la política donde está la fuerza al control. Y quiero decirles algo: no hemos visto el fin de todo esto, porque el menú de opciones de un musulmán radical ahora incluye armas atómicas, químicas o biológicas, y las usarán. No tengo dudas al respecto.

 

Ahora, desde que enfrentamos una guerra y sabemos que no podemos obtener más que un temporario cese de fuego, uno tiene que preguntarse a sí mismo cuál es el mayor componente para un cese de fuego entre árabes e israelíes. Es que el lado islámico es débil y el lado israelí es fuerte. Las relaciones entre nuestro estado de Israel y el mundo árabe en los últimos cincuenta años ha sido basadas en esta idea, la fuerza de disuasión.

 

DONDEQUIERA QUE HAYA ISLAM, HABRÁ UNA GUERRA

 

La razón por la cual pasa lo que pasa en Yugoslavia y otras partes es porque el Islam ha tenido éxito en entrar en estos países. Dondequiera que  haya Islam habrá una guerra. Es parte del crecimiento y actitud de la civilización islámica. ¿Porqué la pobre gente en Filipinas es asesinada? ¿Qué está pasando entre Pakistán y la India?

 

LA GUERRA ISLÁMICA DE INFILTRACIÓN

 

Además, hay otro hecho que debe ser recordado. El mundo islámico no solo tiene la actitud de la guerra abierta y declarada, sino también el método de la guerra por infiltración. Una de las cosas que el mundo occidental no está prestando la debida atención es al crecimiento del poder islámico en el mundo occidental. Lo que ocurrió en Estados Unidos y las Torres Gemelas no fue un ataque que vino del exterior únicamente sino que tuvo apoyo y logística internos. Y si Estados Unidos no se despierta, un día los americanos se encontrarán envueltos en una guerra química y quizá más probable atómica - dentro de su propio territorio.

 

FIN DE LOS DÍAS

 

Es muy importante entender cómo una civilización ve el fin de los días. En el cristianismo y judaísmo, sabemos exactamente lo que esto significa.

 

El judaísmo lo entiende como el libro de Isaías describe - paz entre naciones, no sólo una nación, sino entre todas las naciones. Los pueblos no tendrán más necesidad de armas y la naturaleza será cambiada - un hermoso tiempo del fin y el reino de Dios en la tierra.

 

El cristianismo va más allá hasta Apocalipsis para ver a Satanás mismo erradicado totalmente. No hay más poder del mal. Esa es la visión.

 

Estoy hablando ahora como historiador. Trato de entender cómo  el Islam ve los días del fin. En los días finales el Islam ve al mundo totalmente musulmán, completamente musulmán bajo el gobierno del Islam. Victoria completa y final. Los cristianos no existirán, porque de acuerdo a muchas tradiciones islámicas, los musulmanes que estén en el infierno tendrán que ser reemplazados por alguien y esos serán los cristianos.

Los judíos ya no existirán más, porque antes de la llegada de los últimos días, va a ver una guerra contra ellos donde todos serán aniquilados. Lo que estoy citando ahora, proviene de la raíz de la tradición islámica y es leído por cada niño en la escuela. Los judíos serán todos aniquilados. Ellos huirán y se esconderán detrás de árboles y rocas, y en aquel día Alá dará bocas a los árboles y a las rocas y ellos dirán: “Oh musulmanes vengan aquí, hay un judío detrás de mí, mátenlo.” Sin esto el tiempo del fin no puede venir. Esto es una creencia fundamental del Islam.

 

¿HAY ALGUNA POSIBILIDAD DE DETENER ESTA DANZA DE GUERRA?

 

La pregunta que nos hacemos aquí en Israel es ¿Qué va a pasar con nuestro país? ¿Hay alguna posibilidad de detener esta danza de guerra? La respuesta es: “No. No en el futuro cercano.” Lo que podemos hacer es alcanzar una situación donde por algunos años podamos tener relativa quietud.

 

Pero para el Islam, el establecimiento del estado de Israel fue un retroceso en la historia del Islam. Primero, territorio islámico fue arrebatado del Islam por los judíos. Usted ya sabe ahora que esto no puede ser nunca aceptado, ni siquiera por un metro. Así cualquiera que piense que Tel Aviv está segura está cometiendo un grave error. Territorio, el cual por un tiempo fue dominado por leyes islámicas, ahora se ha convertido en no musulmán. Los no musulmanes son independientes de las leyes islámicas; los judíos han creado su propio estado independiente. Esto es anatema (una maldición). Y (esto es lo peor) Israel, un estado no musulmán, está dominando por sobre los musulmanes. Esto es impensable, que un estado no musulmán domine sobre los musulmanes.

 

Creo que la civilización de occidente debe mantenerse y apoyarse mutuamente. Israel se encuentra a sí misma en la primera fila de esta guerra y necesita la ayuda de su civilización hermana. Necesita la ayuda de Estados Unidos y Europa y del mundo cristiano. De una cosa estoy seguro, esta ayuda también puede ser dada por personas cristianas que vean en esto como un camino para la salvación.

 

COMENTARIO FINAL DE BACCHIOCCHI

 

La lectura del Profesor Moshe Sharon revela su preocupación como judío, especialmente por la amenaza de la visión que los musulmanes tienen del tiempo del fin y del futuro de Israel. Lo que hallo de gran ayuda en esta lectura es la simple y clara forma en que Sharon explica las diferencias entre la visión musulmana del tiempo del fin y las de los judíos y cristianos.

 

Mientras que el judaísmo y el cristianismo ven el Fin como el surgimiento de un mundo nuevo donde la paz prevalece sobre las naciones y el mal es erradicado, el Islam ve el Fin como un mundo dominado y regido por los musulmanes. Su creencia final en que eventualmente tendrán éxito en erradicar la presencia cristiana y judía - y otra clase de infieles, de la faz de la Tierra.

 

Francamente esta visión musulmana del tiempo del fin la encuentro exclusivista, intolerante y arrogante. Atemorizante, para concluir. Dicha visión puede conducir a naciones que están desarrollando armas biológicas, químicas o nucleares como Libia, Irán o Irak, a usarlas en orden de avanzar la causa del Islam y apresurar el establecimiento del reino musulmán en esta tierra. Lo que todo esto quiere significar es que los musulmanes no están sólo luchando por más territorio en Palestina en el Medio Este, sino por un control total del territorio de este planeta.

 

Es imperativo para los líderes políticos y cristianos entender que la agenda del Islam se extiende más allá de Palestina, para abrazar al mundo entero. La respuesta cristiana a la agenda del Islam es encontrar formas creativas de alcanzar a los musulmanes con las Buenas Nuevas del Evangelio, que es paz personal con Dios en esta vida presente, y paz eterna y global en el mundo por venir. La paz definitiva será alcanzada, no por el dominio de una nación, sino por el establecimiento del reino de Dios después de la erradicación de todas las formas del  mal.


Relacionado del mismo autor:
La violencia en el Corán y en la Biblia

 

30/05/2010 07:19 p.m.