El tabaco y la circulación de la sangre.


Dejar de fumar es, para un enfermo de arteriosclerosis, más beneficioso que cualquier otra forma de tratamiento.

La nicotina tiene un importante efecto vasoconstrictor (estrecha las arterias.) esto se comprueba fácilmente viendo como disminuye la temperatura de la piel de una persona, al fumarse un solo cigarrillo.

 Además, como se muestra en las páginas 8 y 9, la nicotina favorece el depósito de colesterol en las paredes de las arterias. Por todo ello, el tabaco es un enemigo de la buena circulación de la sangre.
 
 

Sección arteria colesterol ..Click para ampliar

1. Este esquema representa la sección de una arteria en la que se advierte cómo el depósito de colesterol en su pared, va estrechando el diámetro interior y dificultando así el paso de sangre.


 

Gangrena en el pie...Click para ampliar

2. Gangrena del pie, debido a la falta de riego sanguíneo en las arterias de la pierna, afectadas de arteriosclerosis.


 
3. Una vez se ha producido la necrosis de los tejidos, la amputación es el único tratamiento posible, para evitar mayores complicaciones.

 
 


Siguiente: Sumario Anterior:El Tabaco y la úlcera péptica

Última actualización 27/06/2015