El tabaco y las arterias.

El endurecimiento de las arterias (arteriosclerosis) afecta a más personas, y produce más muertes en los países desarrollados, que cualquier otra enfermedad. El tabaco es una de sus principales factores de riesgo.

Son muchas las enfermedades producidas como consecuencia directa de la arteriosclerosis: angina de pecho e infarto de miocardio, trombosis cerebral y falta de riego sanguíneo en las extremidades, entre otras. Una dieta rica en grasas de origen animal y en productos refinados carentes de fibra vegetal, produce un aumento del colesterol en la sangre (se considera normal hasta 220 Mg. por litro.) El depósito de ese colesterol en las paredes de las arterias inicia el proceso de arteriosclerosis.
La nicotina del tabaco tiene el efecto de favorecer el depósito del colesterol y de otras grasas en las paredes de las arterias. Además la nicotina también actúa como vasoconstrictor, es decir, estrecha la luz de las arterias. Esto hace que por la acción del tabaco y de los otros factores de riesgo que se mencionan, disminuya el aporte de sangre al corazón, el cerebro, las extremidades y otros órganos.
     Al dejar de fumar, y al cambiar la alimentación y eliminar otros factores de riesgo, el proceso de la arteriosclerosis se detiene, y aunque la calcificación de las arterias es ya irreversible, sí que mejora notablemente el aporte de sangre a los órganos afectados. S3
 
 
Click para ampliar 1. Una arteria sana no tiene depósitos de colesterol. La foto muestra aun segmento de una arteria aorta sana de un joven de 17 años, abierta longitudinalmente. Los pequeños orificios corresponden a la salida de las diversas ramas arteriales.

 
Click para ampliar 2. El color amarillento de esta arteria se debe al depósito de cierta cantidad de colesterol en su capa intima. El colesterol se encuentra únicamente en los alimentos de origen animal, y la nicotina del tabaco facilita su depósito en las arterias.

 
Click para ampliar 3. A medida que aumenta el depósito de colesterol en la capa intinma de las arterias, se producen ulceraciones y trombos que le dan una aspecto rugoso al interior de las arterias. También se depositan sales de calcio, que hacen que las arterias se vuelvan rígidas. Todo esto dificulta la circulación de la sangre en su interior.

 
Click para ampliar Click para ampliar 4 y 5. Los depósitos de colesterol y sales cálcicas, los trombos y las reacciones inflamatorias que se producen en las arterias, acaban obstruyéndolas su luz e impidiendo por completo el paso de sangre. El resultado de ellos es el infarto.
Click para ampliar 6. La cirugía vascular permite hoy la sustitución de las arterias lesionadas por injertos de materiales sintéticos. En la foto se pude ver un fragmento de una arteria aorta con sus dos ramas ilíacas dañadas por la arteriosclerosis, junto al injerto de material sintético con que se les sustituye

 
 

Factores de riesgo de la arteriosclerosis.
Tabaco: la nicotina favorece los depósitos de colesterol y estrecha las arterias. Dejar de fumar es más beneficioso, para el que sufre esta enfermedad, que cualquier otra forma de tratamiento.
Alimentación: las grasas de origen animal (carne grasa, embutidos, mantequilla, nata y crema, quesos grasos, huevos, etc.) aumentan el nivel de colesterol en la sangre.
Hipertensión arterial: las arterias se vuelven más susceptibles a la acción del colesterol.Trastornos del metabolismo: especialmente la diabetes.
Tensión nerviosa o estrés.


Siguiente:El Tabaco y la mujer Anterior: El Tabaco y la impotencia sexual Sumario

Última actualización 27/06/2015