LA MATERNIDAD DE LA MUJER FUMADORA.

El tabaco afecta negativamente a todo el proceso de la reproducción, desde la fecundación, la gestación y el parto, hasta la lactancia y el desarrollo del bebé.

Lactancia.

La nicotina pasa a la leche materna, causando irritabilidad, llanto e insomnio, entre otros síntomas, al lactante de madre fumadora.

Mortalidad perinatal.

El bebé en gestación de la madre fumadora, sufre de intoxicación por la nicotina y el monóxido de carbono, que pasan a la sangre del bebé en gestación. El corazón del nuevo ser aumenta su frecuencia de 5 a 40 latidos por minuto cada vez que la madre fuma un cigarrillo. Según un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las embarazadas que fuman menos de un paquete al día, tiene un 20 por ciento más de hijos muertos antes del nacimiento o en los primeros días de vida. Fumando más de un paquete al día, la mortalidad perinatal asciende al 35 por ciento.

Aborto espontáneo.

En las fumadoras se produce un número mayor de abortos que en las no fumadoras: 20 por ciento contra 15,3 por ciento.

Toxemia gravídica (Eclampsia).

Según la OMS, la preeclampsia se da con más frecuencia en las mujeres fumadoras, pudiendo abortar más fácilmente en una eclampsia, lo que supone un grave riesgo tanto para la madre como para el bebé en gestación.

Vómitos.

Las náuseas y vómitos son más frecuentes en las embarazadas durante el primer trimestre de gestación, así como los edemas o hinchazones- por el efecto antidiurético de la nicotina- y la hipertensión.

Prematuridad.

Según la OMS, el 11 por ciento de los partos antes del término son debidos al uso del tabaco durante el embarazo. En este mismo informe se dice que el hecho de fumar durante el embarazo es una forma de maltratar al niño.

Bajo peso.

Los hijos de fumadoras (un paquete al día) nacen con bajo peso (menos de 2,500 gramos), con el doble de frecuencia que los hijos de no fumadoras. El bebé en gestación de la madre fumadora recibe menos oxígeno, y su placenta menos sangre, por lo que se desarrolla con dificultad.

Malformaciones fetales.

Las malformaciones y las monstruosidades fetales aparecen con mayor frecuencia en hijos de madres fumadoras. Las más frecuentes son: cardiopatías congénitas, alteraciones de manos y pies, aplasia ósea y microcefalia.

 


Siguiente: El Tabaco y el enfisema Anterior: El Tabaco y la mujer  Sumario

Última actualización 27/06/2015