Laicos.org

Tallo y hojas.

El hipocotilo (parte del tallo que se halla por debajo del punto de inserción de los cotidelones) comienza a desarrollarse después de que las raíces, empujando a la semilla hacia la superficie del suelo. Durante este proceso el hipocotilo se va irguiendo hasta alcanzar una posición vertical sobre el terreno.

Cuando el pipocotilo adquiere la posición vertical y está ya al aire, los cotidelones se abren y aparece el primer par de hojas, situadas en un mismo nudo. Estas hojas son simples, a diferencias de las adultas, todas trifoliadas (con tres falsas hojas o foliolos) y que se localizan de forma alterna en el tallo. Éste tiene la capacidad de ramificarse, característica cuya intensidad depende de los cultivares y del espaciamiento utilizado.

Flores

Las flores son autógamas, lo que significa que la fecundación se produce en el interior de las mismas. Ello permite preservar todas las características de las plantas originales aunque la propagación se realice por medio de semillas. Las flores (y, por tanto, las legumbres) se ubican en el punto de unión de las hojas con el tallo principal o con las ramas laterales (axila de la hoja), y se agrupan formando un racimo.

 
Compre Bacterias para hacer Yogurt
 

El número de flores por axila depende de los cultivares, de las condiciones climáticas y de su situación en la planta. La cantidad de flores que caen al suelo puede llegar al 75 por ciento. Esta cifra es una característica de la especie y constituye un reto para los mejoradores, ya que, si cuajaran todas las flores producidas, sería posible obtener hasta veinte toneladas de grano por hectárea.

El periodo de floración, que normalmente dura unos 25 días, puede extenderse hasta los 45 ómás.

El hábito de crecimiento de la especie puede ser determinado o indeterminado. Los cultivares de crecimiento determinado dejan de crecer al comenzar la floración. Los indeterminados, sin embargo, pueden incrementar su altura entre dos y cuatro veces después de haber empezado a florecer.

Legumbre

A partir de las flores fecundadas se originan las típicas vainas de las leguminosas, que en la soya pueden tener hasta cuatro granos cada una. La coloración de estas vainas y la presencia o ausencia de pilosidad son características relevantes para identificar los distintos cultivos de soya.

Tipo de aprovechamiento.

La soya es un cultivo de gran importancia en la alimentación humana y animal, debido a su elevado contenido en aceite y proteínas. En Occidente no se produce mucha cantidad, pero sí un consumo elevado, destinándose más del noventa por ciento del aceite a la elaboración de margaritas o a usos culinarios.

Los programas de mejora llevados a cabo en los países americanos han conducido a incrementar el rendimiento hasta aproximadamente 4500 Kg de grano por hectárea, lo que, con un contenido medio de aceite de alrededor del 21 por ciento en los cultivares comerciales, permiten obtener unos

950 Kg de aceite por hectárea.

La soya es la principal fuente de la que se obtiene la lecitina, una sustancia con multitud de usos en la industria: panadería, polvos para bebidas, manteca para pastelería, grasa de freír y diversos fármacos.

Con un contenido medio en proteína del 34 por ciento, la soya constituye un componente de gran valor para elaborar alimentos y piensos compuestos. A partir de su proteína se obtienen aditivos alimentarios, carnes sintéticas, bebidas, lana vegetal, pinturas emulsiónales en agua y una inmensa gama de productos.

El residuo procedente de la de la extracción del aceite, la torta de soya, tiene un contenido en proteínadigestible del cincuenta por ciento.

Hay que tener en cuenta el destino de la producción a la hora de elegir los cultivare, ya que existe una relación inversa entre los contenidos respectivos de aceite y de proteína en el grano, de modo que cuando aumenta uno, se reduce el otro.

Al no tener azúcares, el concentrado de harina de soya puede combinarse con otros productos y recibir el sabor que se desee. Así, puede mezclarse al quince por ciento con harina de trigo para aumentar el contenido proteico del pan o los dulces. En la alimentación animal se utiliza con el mismo fin.
 

Diversidad genética.

La especie que más se cultiva hoy, la Glycine max (L.) Merril, es similar a la G. Ussuriensis Regel et Maack, usada en programas de mejora genética por su rusticidad. La G. Javanica L., una soya perenne cultivada como forrajera, está adaptada a zonas de clima templado o semitropical. Para la producción de grano se emplea la mencionada G. Max (L.) Merril, a la que pertenecentodos loscultivares comerciales importantes en el mundo. Por la gran diversidad que presenta, podemos encontrar variedades adaptadas a muy diversas condiciones de clima y suelo.

 

Cabe establecer una primera clasificación de la especie en función de que las plantas tengan el hábito de crecimiento determinado o indeterminado. Las pertenecientes al primer grupo son más adecuadas para zonas de clima templado semi-tropical, donde las condiciones de foto período varían menos y las plantas se ramifican más. Este grupo abarca la práctica totalidad de los cultivos que se emplean en América del Sur.

Los cultivares de crecimiento indeterminado se hallan adaptados a territorios situados en latitudes superiores, como el norte de Estados Unidos. Por lascaracterísticas de estas zonas (veranos cortos y, por lo tanto, un periodo de crecimiento vegetativo reducido) resulta preciso usar cultivares indeterminados para que la planta alcance una adecuada envergadura.

También pueden clasificarse los cultivares de soya en función de la duración de su ciclo vegetativo, entendiendo como tal periodo de tiempo transcurrido entre la nascencia y la madures fisiológica de los granos. Este periodo puede variar entre los noventa y los doscientos días, aproximadamente. Hay que destacar que el ciclo de un cultivar se relaciona con la zona en que se encuentra establecido, ya que es el foto período lo que determina la floración.

Agro ecología.

La temperatura desempeña un papel fundamental en el desarrollo de la planta. La suma de las medias térmicas obtenidas durante el ciclo vegetativo (integral térmica) suele variar entre los 1,400 y los 2500 °C, aunque durante los primeros estadios de desarrollo la planta puede resistir hasta –4°, siempre que el brote terminal no se vea afectado. La temperatura óptima para el crecimiento está en torno a los 22 ó 25 °C; cuando sube por encima de los 38° se detiene la actividad vegetativa y puedeproducirse el aborto de las flores y una reducción del contenido oleico en los granos.

Las necesidades hídricas de la planta varían entre 500 y 700mm de agua. La semilla de soya necesita absorber el cincuenta por ciento de su volumen en agua para germinar, en contraste con la del maíz, que sólo necesita el treinta por ciento. Gracias a la capacidad de profundización de su sistema radicular, la soya puede resistir períodos de sequía muy prolongados, siempre y cuando la deficiencia no se produzca durante la fase de floración. En esta etapa, el consumo de agua alcanza aproximadamente 7,5 mm/día o, lo que es lo mismo, 75 m3/ha/ día.

El factor más determinante a la hora de definir el ciclo de un cultivar es su sensibilidad especifica al fotoperíodo, esto es, la respuesta de la planta a la duración del día. La soya es una planta de día corto: florece cuando el número de horas de luz diarias empieza a disminuir, después del sostilcio de verano.

Los distintos cultivares reaccionan de manera diferente ante este factor; las respuestas no dependen de la zona de cultivo, sino que están reguladas genéticamente. En consecuencia, si un cultivar con fotoperíodo crítico de 14 h se siembra en su zona templada y alejada del ecuador (por ejemplo, el centro de Argentina), su ciclo vegetativo será más largo que si se planta en una región de clima subtropical o tropical (como el norte de Colombia) con la misma fecha de siembra, ya que en este tipo de clima se alcanza el fotoperíodo crítico antes que en la primavera. Conviene que el productor, previamente a elegir la variedad que va a sembrar, conozca el ciclo de los tiposde soya disponibles para las condiciones en las que realizará el cultivo, ya que el ciclo de un cultivar depende de la fecha de siembra y de la latitud del lugar en que se vaya a plantar.

Siguiente: Prácticas culturales Suelos y fertilización. Siembra