FrutasVegetales para crecer sanos 

DE LA PLANTA A LA MESA

Las plantas son seres vivos de gran importancia para nosotros, el aire que respiramos proviene de ellas, los animales que nos sirven de alimento y nosotros mismos las comemos y muchos de los medicamentos naturales que utilizamos provienen de los vegetales.

Aunque algunas plantas, como el maíz que se empezó a cultivar en México, crece en forma de tallos largos que se dirigen hacia arriba y posee grandes hojas, las papas, crecen bajo tierra, incluso su tallo, que es la parte de más valor nutricional.

Existen otras, como la calabaza, que son plantas largas con tallos delgados que crecen al ras del piso.

Puedes plantar semillas de vegetales como: la zanahoria, el aguacate, los frijoles, las habas. Los rábanos, entre otros. Recuerda tener el contenedor y la tierra negra con fertilizante, riega con poco agua cada tercer día.
¿Para qué nos sirve comer plantas?

Actualmente ya conocemos el valor nutricional de cada especie que cultivamos. Su principal aporte a nuestra dieta son los carbohidratos, pues la gran mayoría de ellos los contienen en gran cantidad. Esos carbohidratos son la principal fuente de energía de nuestro cuerpo, ¡por eso es tan importante comer vegetales!

Los vegetales como la zanahoria, la jícama o la lechuga los puedes comer bien lavados con sal, limón y chile; también los puedes comer con sopa.
 

 

Los vegetales aportan principalmente carbohidratos a nuestra dieta, en algunos casos como en la mezcla del azúcar de la caña con la pulpa carnosa del plátano, el valor nutricional se combina con un agradable sabor dulce.

Los carbohidratos los comemos de las plantas, principalmente de dos formas: como alimentos dulces, por ejemplo, los frutos o el azúcar que obtenemos de algunas especies y como masas, semillas o harinas que tienen poco sabor, pero que contienen una gran cantidad de carbohidratos por ejemplo la papa, el maíz, el fríjol o el arroz.

El segundo aporte que hacen las plantas a la alimentación humana son las fibras . Una parte del cuerpo de los vegetales está constituido por celulosa, una forma de carbohidratos que no podemos digerir, o sea, absorber y utilizar como fuente de energía. Sin embargo, se ha demostrado que cada día debemos consumir una cierta cantidad de fibras para ayudar al buen funcionamiento del intestino. Los nopales y todo lo que consumimos en forma de hojas (lechugas, espinacas, cilantro y muchos más) son importantes por aportar fibras.

El tercer beneficio son las vitaminas. Estas sustancias son importantes porque ayudan a regular las funciones del cuerpo y cuando faltan algunas es fácil contraer enfermedades. Las zanahorias proporcionan la dieta fibra y vitamina A, la vitamina K la encontramos en las verduras y otros vegetales verdes y los cítricos (naranja, toronja, lima, limón) y las guayabas contienen grandes cantidades de vitamina C, que es empleada por el cuerpo, dentro de nuestro sistema de defensa, para combatir infecciones virales.

Otro importante aporte que hacen las plantas son los minerales y el agua.

Los frutos comunes y las verduras contienen gran cantidad de agua y como muchas veces son dulces, eso los convierte en deliciososalimentos. 

Por otro lado, la gran mayoría de los vegetales contienen pequeñas cantidades de minerales (hierro, potasio, fósforo) que al consumirlas ayudan a mantener en buen estado nuestro cuerpo.

Las plantas nos aportan en buena cantidad, carbohidratos, fibra, minerales y agua.

Por último tenemos a las proteínas y las grasas. Estos nutrientes los obtenemos en su mayor parte de los frutos secos (nueces, pepitas, cacahuates), el olivo (aceitunas), las leguminosas (fríjol, haba, lenteja, soya), el amaranto.

Las plantas también nos aportan grasas y proteínas. 

Con toda esta gama de operaciones en sabores y valor nutricional es claro porqué consumimos plantas y porqué es parte vital de nuestra dieta.

Además hay hiervas que se comen como la menta, el cilantro, el clavo, el orégano y el perejil.

Una persona que consume regularmente alimentos en los que se encuentran vegetales como maíz, arroz, soya, fríjol, amaranto, nueces, nopales, papas, plátanos, zanahorias, calabacitas, lechuga, espinacas, ajo y diversos frutos está llevando una dieta completa.

La “inmortalidad” de las plantas.

¿Alguna vez te has dado cuenta que cuando se quedaban algunos vegetales mucho tiempo en el refrigerador, por ejemplo las cebollas y las zanahorias empiezan a desarrollar raíces? ¿Es que acaso pueden vivir tanto tiempo? Aunque plantas como las señaladas pierden mucha de su actividad, como seres vivos, cuando se les saca de la tierra, no siempre mueren, sino que quedan en un estado de letargo, en el que se mantienen por cierto tiempo.

Cuando dejamos una cebolla muchos días dentro del refrigerador, un lugar frío, pero también oscuro y húmedo, la planta empieza a crecer como si estuviera bajo tierra y por eso de un tiempo empieza a crecer como si la hubieran plantado: le empiezan a salir hojas, las raíces le crecen y aumentan de tamaño; incluso si se les corta un trozo o si sólo queda un pedazo, por ejemplo la parte superior de la zanahoria, es posible obtener de esto una nueva planta.

Algunas plantas como la cebolla, la zanahoria y el betabel (remolacha), entre otras, entran en letargo cuando las metemos al refrigerador.

Actividades.

¡Sembremos un aguacate! 

Material:

1 semilla de aguacate bien lavada

·Maceta

·Tierra

·Cuchara o palita.

En la maceta con tierra que te dé tu mamá, coloca la semilla del aguacate y entiérrala con mucho cuidado, despacio y sin fuerza, deja la parte superior de la semilla al descubierto y riéguela. Observa con mucha atención, en dos semanas podrás ver cómo crece la planta de aguacate.

Huerto.

Material:

·Tierra negra y de hoja

·Cajón de madera de 20 centímetros de altura, aproximadamente.

·Parte superior de zanahorias, cebollas, betabeles.

·Papas cortadas por la mitad.

·Ramitas enteras de cilantro.

·5 palitos de paleta.

·5 plumones de diferente color.

Mezcle bien los dos tipos de tierra y colócalos en el cajón, haz cinco surcos en la tierra a lo largo del cajón, uno para cada tipo de planta que vas a sembrar, coloca cada planta dentro del surco y agrega encima otra capa de delgada tierra (recuerda dejar de cuatro a cinco centímetros de distancia una y otra.) Coloca un palito de paleta al inicio de cada surco.

Pinta sólo una punta de cada uno.

Pon en anaranjado en las zanahorias, el rojo en los betabeles, el verde en el cilantro, el amarillo en la papa y el morado en la cebolla. Riega cada tercer día y coloca el cajón en un lugar soleado.

Observa el crecimiento de tus plantas, quizás podrás hacerte una ensalada de éstas.